sábado, 28 de octubre de 2017

“El mito de la patente masónica” en la perspectiva de R. Dachez

clip_image001
Las Constituciones: el nacimiento de la autoridad masónica

Desde hace ya años hemos venido estando interesados sobre la reflexión masonológica en sus distintas vertientes, sobre los hechos y realidades  masónicas, y no solo desde la perspectiva personal, sino manifestada en una voluntad de conjunto como la que manifiesta el Círculo de Estudios de Rito  Moderno y Frances Roëttiers  de Montaleau, que además se ha caracterizado por introducir en lengua castellana, no solo nuevos temas de reflexión , sino a diversos autores en general del área francófona, que nos parece importantes que se conozcan en los ambitos castellanos .

Uno de estas grandes personalidades es Roger Dachez, ligado al Instituto Masónico de Francia, que nos abre con este trabajo, que hemos vertido al castellano, unas reflexiones sobre las tan traídas y llevadas, Patentes Masónicas, lo cual abre todo un tapete de ideas y reflexiones.

Agradecemos desde aquí a Roger Dachez toda su disposición y bien hacer, de lo cual hemos sido testigos, pues nuestro trabajo está perlado de  muchos de sus trabajos.

Víctor Guerra.


Trabajo de Roger Dachez publicado en su Blog Pierres vivantes el 15 de octubre de 2016.

Uno de los sujetos más frecuentes de querellas y desórdenes, en la masonería francesa principalmente, es la cuestión de las patentes. Hemos visto en numerosas ocasiones algunas Obediencias o Jurisdicciones de altos grados creados nuevamente – por escisión o por divisiones – a iniciativa de miembros “regularmente” iniciados en los grados diversos que estas estructuras pretendían ahora controlar de forma independiente, ir a la búsqueda, a menudo penosa y turbulenta, de la “patente”, que solo, según ellos – ¡y más aun según los otros! – podrían legitimar sus trabajos. El tema no es nuevo y ha llevado a algunos de los más pintorescos – pero a veces también los más desgarradores – episodios de la historia masónica de nuestro país. Sin embargo, una breve reseña histórica nos permite arrojar luz sobre este nuevo día. Me gustaría dar aquí algunas indicaciones que me reservo para desarrollar de manera mucho más considerable en un libro que aparecerá dentro de tres o cuatro años.

¿Qué es una patente?

¿De dónde viene esta idea que un documento, denominado “patente” -Warrant, en inglés- es indispensable para que los trabajos masónicos sean perfectamente indiscutibles, al menos en derecho, si no de hecho?

Sería necesario aquí rehacer toda la historia de la noción jurídica de la patente, pues de allí viene todo.

En el derecho antiguo, una carta patente (ingl. Letters patent) era un acto público (lat. Patere: “estar abierto”) por el cual el rey confería a aquél que dependía de su autoridad, un derecho, un estatuto o un privilegio. Este documento se oponía a la Letter closed o en francés la lettre de cachet (carta sellada) que se dirigía solo a su destinatario, ¡y no necesariamente para ponerlo en prisión!

Se entenderá que la patente es un instrumento jurídico por el cual una autoridad civil permite a una persona, un grupo de personas o a una institución ejercer una cierta actividad, reconociendo la supremacía del titular de la patente y admitiendo, según sea el caso, que pueda decidir la retirada: vemos que en definitiva no es otra cosa que un procedimiento de sumisión política…

La patente en masonería

¿Cuándo apareció la patente en masonería? Una vez más, como en muchas otras áreas, todo comenzó en Inglaterra. Cuando a partir de 1721 y la llegada del primer Gran Maestro noble de la Gran Logia de Londres, John, 2° Duque de Montagu, las logias fueron coronadas por un alto aristócrata, la Gran Logia, ansiosa por afirmar su autoridad, que reposaba sobre unos fundamentos tradicionales que eran al menos bastante débiles, inventó la noción de “regularidad” – que significaba simplemente: “estar sujeto a una autoridad conocida cuyas reglas se siguen” – y la patente que era la manifestación oficial de la misma.[1]

Las mismas prácticas se seguirán en Francia tan pronto como la Gran Logia comenzará, bastante más tarde, y con dificultad para imponer su autoridad sobre las logias del reino.

En todos los casos, el punto más interesante fue que el otorgamiento de patentes dio lugar al pago de un derecho de cancillería... Hoy en día, todas las logias inglesas están provistas de patentes, excepto las que derivan de las cuatro logias conocidas como fundadoras en 1717 (de las cuales sólo quedan tres), que son denominadas time inmemorial (“de tiempo inmemorial”).

La saga de las falsas patentes y de los documentos apócrifos

Se podría escribir una verdadera novela sobre las patentes de las cuales los fundadores de las obediencias o ritos se esforzaron por intentar establecer – a menudo contra toda evidencia – que no habían inventado nada sino simplemente transmitir “pura y sin mancha” o “despertar” una antigua tradición de la que habían “regularmente” recibido el depósito, lo que quedaba claramente evidenciado por la “patente”, es decir, la “prueba pública” que exhibían.

Después de todo, el ejemplo venía de lejos: fue sobre esta base que la Gran Logia de Londres se constituyó en 1717 (o, más exactamente, hacia 1721, afirmando que se remontaba a 1717). Según Anderson, en efecto, sólo había sido "despertada", sus Constituciones -completamente revisadas y dotadas de un plan y, sobre todo, un contenido completamente nuevo en 1723- 

siendo sólo el último eslabón de la larga cadena de los Antiguos Deberes, cuyo origen se perdía en la noche de los tiempos -Georges Payne, considerado haber sido el Gran Maestre en 1720- ¿no había mostrado el Ms Cooke, fechado alrededor de 1420? ¿No era eso un "depósito de fundación"?

Luego sigue la larga lista de documentos que posteriormente -aunque todas son manifestaciones falsas y a veces descaradas, o simplemente groseramente fechadas- han servido de base y justificación de origen a instituciones o ritos ahora venerables ¡y que vigilan celosamente que no se haga nada sin una patente entregada por ellos!

He aquí, para hacernos una idea, una lista no exhaustiva:

La patente Gerbier, considerada como de 1721, aparecida en 1785, es una falsificación obvia como ya lo pensó Thory a principios del siglo XIX, pero el capítulo del Dr. Gerbier, que se fundó en esta supuesta patente, fue sin embargo cofundador del ¡Gran Capítulo General del Gran Oriente de Francia!

La patente de Martinès de Pasqually, fechada como de 1738, supuestamente atribuida por Charles Stuard, y que exhibió muy temprano en su carrera para abrir las puertas de las logias e imponer su Rito, que iba a influir en el RER, es de absoluta inverosimilitud tanto en forma como en contenido.

La patente Morin (1761) existió, en efecto, pero las facultades que atribuía a su beneficiario fueron revocadas cinco años más tarde por la autoridad que la había emitido, lo que no impide que sea uno de los documentos fundadores de lo que se convertiría, después de aventuras improbables, en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Las Grandes Constituciones, llamadas de 1786, atribuidas absurdamente a Federico de Prusia, texto de referencia de la autoridad de la REAA, es una grosera falsedad inspirada de un texto emanado de la Gran Logia de Francia en 1763, atrozmente plagiado.

Federico II
El presunto autor de las Grandes Constituciones, cuyos elementos esenciales habían sido escritos por la primera Gran Logia de Francia unos veinte años antes.

El texto también confunde claramente el Santo Imperio y Prusia.

La aventura continúa en la época contemporánea. Así, nuestros amigos ingleses, tan exigentes en términos de "regularidad", es decir, de conformidad con sus propias reglas, y a ninguna otra, no han cesado de crear pura y simplemente nuevos Side Degrees -que nosotros llamamos altas grados en Francia- incluso en el siglo XX. Para citar sólo algunos remarcables, La Orden Augusta de la Luz, creada en 1902, La Orden Masónica de los Preceptores Peregrinos en 1984, La Orden conmemorativa de Santo Tomás de Acre en 1998 y La Orden Masónica de Athelstan en 2005.

Si bien estas creaciones son claramente elaboraciones contemporáneas -aunque muy interesantes e inteligentemente construidas- y por lo tanto carecen de "patentes inmemoriales", sus autores han sentido la necesidad de reclamar, también ellos, un "documento de fundación", incluso de una manera muy vaga y muy indirecta, por ejemplo, al mencionar “antiguos archivos” de los que habrían hecho ¡el descubrimiento providencial!

Sin embargo, estas organizaciones han sido reconocidas por la Gran Logia Unida de Inglaterra como verdaderos "Cuerpos Masónicos", porque en este país es la organización que otorga a las Jurisdicciones el derecho a existir "regularmente" y, por ejemplo, actualmente hay unos 5.000 miembros en las “Courts” (Cortes) de la Orden de Athelstan.

La patente masónica hoy en Francia

La patente en Francia, digámoslo claramente, se ha convertido lo más frecuentemente en un instrumento de gestión de influencia política y del poder manifiesto de una obediencia o de una jurisdicción sobre todas los demás.

Sin embargo, además de todas las consideraciones históricas antes mencionadas, que relativizan en gran medida la noción de patente en masonería, ciertos casos sólo conducen a absurdos: por ejemplo, cuando se solicita -como se ha hecho conmigo en varias ocasiones, en las diversas responsabilidades masónicas que ejerzo o he ejercido- ¡una "patente Emulación"! 

¿Apreciamos el grado en que tal petición es grotesca? En primer lugar, porque rigurosamente hablando, sólo la logia Emulación de Londres podría hacerlo. Seguidamente y sobre todo ¡porque ella nunca lo ha hecho! 

Atribuye una "etiqueta", de alguna manera, reconociendo que ésta o aquella logia sigue el ritual definido por ella, pero si alguna logia, dentro de la Gran Logia Unida de Inglaterra, decide trabajar "Emulación con algunas alteraciones" o cualquier otro Working, por supuesto recibirá una patente de la Gran Logia Unida de Inglaterra para trabajar los Craft Degrees (les tres grados del Oficio) bajo su autoridad, pero ciertamente no la patente de un Rito -lo que Emulación no es en absoluto, en el sentido francés de la palabra "Rito". Por lo tanto, ¿con qué derecho, en Francia, cualquier autoridad masónica otorgaría una "patente de Emulación"?

Pero vayamos más allá. Cuando René Guilly-Désaguliers y sus compañeros de viaje, en 1968, crearon la Loge Nationale Française, restableciéndolo según las formas del siglo XVIII, el Rito Francés Tradicional (RFT); ¿sintió la necesidad de solicitar una patente al Grand Orient de France -que probablemente no le habría concedido en ese momento, especialmente para una forma del rito francés que no había practicado desde hacía mucho tiempo y que iba entonces contra sus principios y prácticas más establecidos? ¿Era necesario, por lo tanto, que los Hermanos de la LNF prohibieran esta feliz refundación?

Finalmente, podríamos extender la observación a todos los Ritos: si unos Hermanos - o Hermanas, evidentemente - habiendo sido recibidos en uno o más grados de un Rito, constatando que por diversas razones ya no pueden practicarlos en el marco de una Obediencia o Jurisdicción dada, deciden liberarse de ella y refundar una nueva estructura, más en conformidad, según ellos - con o sin razón - con las definiciones de origen, ¿deben prohibírselo a sí mismos porque nadie les dará una patente? Es entonces admitir que todo poseedor de una patente "reconocida" - ¿pero por quién? - cuyos orígenes lejanos son a menudo infinitamente dudosos u oscuros, puede decidir que ¡de ahora en adelante será necesario pasar por él para obtener una en el futuro! Rápidamente vemos a qué absurdas consecuencias nos conduce este razonamiento.

Dejo a un lado a algunos aventureros masónicos contemporáneos - comúnmente llamados estafadores - que pretenden vender patentes "incuestionables" a buen precio, pero cuando una Jurisdicción bien establecida requiere, para reconocer una nueva estructura masónica deseosa de practicar un rito que la primera pretende tener, que obtenga una patente de la misma y estipula que el nuevo titular será incapaz de concederla a otros, ya no tiene relación con la "regularidad iniciática" y es simplemente voluntad de poder y arrogancia política.

De inmediato oigo el argumento de que uno puede oponerse a esta visión de las cosas: "Pero entonces, ahora, ¿todo el mundo puede hacer cualquier cosa y transmitirlo a cualquiera, sin patente? "

Podemos responder a esto varias cosas:

En primer lugar, y para empezar con una sonrisa, cuando se echa un vistazo un poco a distancia sobre las costumbres y las vicisitudes del paisaje masónico francés, a menudo uno se pregunta si ya no se hace un poco de no importa qué ... ¡cubiertos y protegidos de innumerables patentes!

Seguidamente, y más seriamente, eso no es lo que dije, pero sigo sosteniendo que desde un punto de vista tradicional - en el sentido casi gueniano del término, ¡una vez no supone una costumbre en mí! - un grupo de Hermanos y Hermanas que han sido recibidos en un determinado grado en estructuras generalmente consideradas como históricamente justificadas para comunicarlo, son legítimos para transmitirlo a su vez, con o sin patente.

Y si mañana deciden fundar un nuevo Rito y crear nuevos grados - ¡como se ha hecho, especialmente en Francia, a lo largo del siglo XVIII y como siempre lo han hecho y lo siguen haciendo los ingleses! – se les podrá reconocer o no, admitir su existencia o no, pero no se les podrá exigir la posesión de la menor patente para legitimar su acción -ni siquiera pedirles una para que reanuden su creación si así lo desean (a menos que lo hayan presentado en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial).

Finalmente, la libertad no excluye ni el rigor ni la razón. No es porque se pueda hacer todo que se deba hacer todo. Hay que esforzarse siempre por mostrar discernimiento y sentido común en todas las acciones: éstas son desafortunadamente cualidades a menudo defectuosas en masonería.

La patente fue introducida en el universo masónico en un intento de controlar las acciones de unos y otros. La posesión de una patente en este campo, sin embargo, sólo ofrece débiles garantías, pero en cualquier caso no tenía otro propósito. Si, por el contrario, se considera un criterio de autenticidad tradicional, de "legitimidad espiritual" en la práctica de tal o cual grado de masonería, entonces uno se equivoca en el sujeto y se está totalmente equivocado.

Todos aquellos que, a menudo con genio, crearon entre 1725 y 1760, por encima de los de aprendiz y compañero, la mayoría de los grados que componen nuestro universo Masónico, lo hicieron sin autorización ni patente. Su obra es el patrimonio común y la herencia indivisa de todos los francmasones de buena voluntad, aunque algunos consideran que es útil atribuirse a sí mismo patentes de legitimidad exclusiva.

Lo que garantiza la práctica más justa de la Francmasonería, no son las patentes. Es la sinceridad, el espíritu de verdad, la humildad, el trabajo perseverante y el estudio atento y serio del inmenso y fascinante patrimonio simbólico y ritual acumulado por los masones durante tres siglos.
"Es a través de mis obras que mostraré mi fe”. Santiago, 2:18.

Todo un programa ...

ROGER DACHEZ


[1]Desarrollé este tema en Regularidad y reconocimiento – Historia y posturas, Editions Conforman, 2014.

domingo, 10 de septiembre de 2017

El Ritual de Bristol. Un ritual inglés del Siglo XVIII

2017-09-10 15.12.15
El verano concluye, y es hora de ir despertando del sopor algo húmedo de este verano, que me ha tenido entretenido en otras lides, como los Caminos peregrinatorios, tanto a Santiago, como a Santo Toribio de Liébana o a Covadonga, tareas aún en las que sigo enfrascado, lo cual no obsta para que empiece a ocuparme de las cuestiones masónicas concerniente al Rito Moderno y al Rito Francés, que aunque pudiera parecer una materia agotada, cada día compruebo que anda aún muy escasa la grey masónica de conocimientos, no solo acerca de estas cuestiones tan específicas, sino en general, y bufonadas aparte, como las que deja el tal Al-Guarris caer en las publicaciones de su Curso de Fundamentación, aunque vemos también como muchos autores confunden rito con ritual, lo cual parece muy común, por ejemplo referido a Emulación, y no se trata de las bufonadas a la gallega de que que fue primero el huevo o la gallina, sino de tener cosas claras antes de anatemizar al personal.

En todo caso vuelvo a la trinchera para ir despejando dudas, ya que alguno que otro,  aún no se ha enterado de que leer, discernir, analizar y criticar no es «ser un profesional de la verdad», sino una misión que en parte genera la propia filiación masónica, fuera de los contextos más bufonescos y estéticos.

Por esa razón traigo de nuevo a este blog, mi última publicación que viene también de la mano de otra autoría como es la del Hermano Saúl Apolinaire, y que tras ciertos años  embarcados en este proyecto, entre todos: autores, editores, correctores, hemos logrado que esté listo para su promoción, distribución y venta..
Adelanto que  ha ido una tarea difícil, laboriosa,  con muchas lecturas de por medio, muchas confrontaciones de textos y rituales, y muchas preguntas…, algunas de ellas sin respuesta , y es lo que nos permite decir sin ambages que este libro  BRISTOL. Un ritual Inglés del Siglo XVIII . Estudio comparativo Bristol.Emulación es una «rara avis»  en el mundo masónico español.
A buen seguro que un trabajo de esta naturaleza en Francia, tendría cierta repercusión, traería parejo ciertas diatribas y debates…, pero en España no creo que alcance a mucha gente, y menos que concierte un debate intenso; ya que los trabajos de investigación sobre ritos y rituales no es algo que esté en el contexto bibliográfico español,  y menos aún, que se hagan trabajos comparativos entre rito y rituales, y menos que haya un importante núcleo de lectores interesados en estas cosas, digamos que se sigue en la entretelas de los misterios y poco menos.
Y esas  cosas fueron, en parte  a las cuales nos hemos dedicado, tanto Saul Apolinaire como yo mismo, intentar a dar a conocer  trabajos enfoques, y abordamientos distintos , traduciendo a otros autores durante largo tiempo, pero va llegando el momento de que es bueno ir generando la propia visión que se ha ido articulando a base de años de lecturas, de investigaciones, y no pocas vueltas en tono a los asuntos masónicos, y entre esas ocupaciones última ha sido poner en pie  un trabajo ímprobo  para  poder determinar la filiación de un ritual como el  Bristol, el cual algunos notorios autores han clasificado  como una herramienta ritual proveniente de la molienda de los «Modernos».
Desde hace años , cuando Saúl Apolinaire me invitó a participar de sus disquisiciones, que no eran más que cambios de impresiones fuimos llegando a la conclusión de que el  ritual de Bristol, que sirvió a la Gran Logia de Wigan como herramienta ritual frente a la presión de la Gran Logia Unida de Inglaterra, (GLUI) es más bien, un preclaro  representante del trabajo reformista de los llamados masones  «Antiguos» , o sea los partidarios de L. Dermott.
Aunque no por ello, deja de presentar diversas singularidades de los sistemas rituales de  «Modernos» ya que los préstamos y la influencias de unos en otros, era algo que estaba y ha estado al cabo de la calle masónica.
Tengo que adelantar que este no es un libro fácil, ni de entretenimiento que se lee y ya está, sino que muy al contario es un libro para despejar la pereza, ya que es un libro que exige tener papel y lápiz al lado, e ir de adelante atrás, página tras página, como tantas veces hemos hecho nosotros, anotando nuevas  cuestiones y singularidades que van surgiendo  del conocimiento, y del compartir con  otros estudiosos los descubrimientos, sabiendo de antemano que la masonería no es única ni unívoca, así como tampoco los ritos y los rituales.

Como libro que se pone a la venta , espero que su repercusión en  el medio masónico, al que está dedicado sea pleno. En concreto el libro está más enfocado a unas determinadas masonerías `practicantes del, (REAA y Emulación), para las cuales puede ser importante, aunque se hacen aportaciones diversas sobre la historia masónica de aquella época como la existencia de una Gran Logia contraria a la GLUI, como era la de Wigan,   y como no, con un inmersión profunda en los temas rituales, lo cual espero que  tenga un cierto reconocimiento al trabajo y esfuerzo dedicado por poner este libro en manos de todos aquellos interesados. De momento sabemos que ha habido un interesante monto de lectores que están en ello.

Y poco más puedo explicar de mi trabajo, más allá de lo escrito, aunque el  libro nace  como punto  para el debate sobre la aparición de los símbolos masónicos, y sus desarrollos.


El ritual de Bristol constituye una inmersión en los «usos» rituales ingleses del siglo XVIII lo que  nos permite conocer las vicisitudes habidas en la conformación de la Gran Logia Unida de Inglaterra (GLUI) tras el Acta de Unión de 1813. La Gran Logia de Wigan, rival de la Gran Logia Unida de Inglaterra, pondrá de manifiesto el viejo ritual de Bristol a modo de contrapunto ante la unificación ritual pretendida por la GLUI con el ritual de Emulación.
Los trabajos comparativos de esta obra exponen la dinámica que hubo entre dos universos masónicos antagonistas tan importantes como fueron los «Modernos» y los «Antiguos», destacando las convergencias y divergencias, e incluso los préstamos habidos entre ambas realidades rituales, perfectamente reflejadas en el Ritual de Bristol.
Este libro aclara algunas cuestiones acerca de la naturaleza ritual del Bristol, al que algunos autores han señalado como procedente de la molienda de los «Modernos». Mediante el intenso trabajo comparativo con el ritual inglés, estilo Emulación, aquí se comprueba que su singular mixtura procede de muchas otras realidades y circunstancias.
SOBRE SAÚL APOLINAIRE   Saúl Apolinaire
Nació en La Plata, Argentina, 1944) pasó al Oriente Eterno en 2015. Iniciado en 1972, trabajó en la logia Estrella Polar nº 78 de Bahía Blanca, fue miembro de la logia de La Plata nº 80 en la que fue Venerable, miembro de la logia Luz y Verdad nº 79 y Los Hijos de Quilmes nº 458 de Villa Dominico, provincia de Buenos Aires, y participó en la fundación de la logia Alejandro Korn 488 (ambos talleres auspiciados desde la Gran Logia Argentina de Masones Libres).

Miembro del Círculo de Estudios  de Rito Moderno y Francés Roëttiers de Montaleau. Traductor de Freemasons Book of the Royal Arch de Bernard E. Jones.

Editor del Blog Imprenta de Benjamín, donde se encuentra el grueso de su trabajo.

SOBRE VÍCTOR GUERRA  Víctor Guerra
Nació en 1955 Tremañes (Gijón-Asturias). Iniciado a finales de la década de los 90 en la Gran Logia Simbólica Española (GLSE). Incardinado en el Gran Oriente de Francia durante casi más de una docena de años, Miembro de las Órdenes de Sabiduría del Rito Moderno/Francés (Vª Orden 9º).

Miembro que fue de la Gran Logia Mixta de los Andes Ecuatoriales (GLMAE) y de Le Droit Humain (DH) (Federación Española); hoy  es miembro del Grande Oriente Lusitano, logia Estrela do Norte (Oporto). Venerable de la Logia de Investigación Los Modernos. Presidente del Círculo de Estudios de Rito Francés Roëttiers de Montaleau.

Ha publicado Aproximación a la masonería gijonesa siglo XIX y XX. Premio Investigación IES Rosario de Acuña. Ayto. Gijón 2001. La masonería en Asturias 1850-1938 (Los francmasones de la Comarca de la Sidra), Edt. KRK. Oviedo 2000. Juan González Río su vida y su tiempo. Oviedo 1824-1884. ATRA 2002. La masonería ovetense del siglo XIX. Una sociabilidad en acción. Cuadernos de Historia nº 7, Universidad de Oviedo, 2004. El Gran Oriente de Francia en Asturias (Las logias gijonesas 1850-2004), Colecc. Papeles Masónicos. AMLRA 2004. La masonería del Oriente de Asturias (siglos XVIII-XX), Editorial MASONICA.ES. Rito Francés. Historia, reflexiones y desarrollo. Editorial MASONICA.ES. Oviedo 2010. Coordinación, anotación crítica e introducción a los textos del Régulateur du Maçon, Ritual de Banquetes Aprendiz; Compañero y Maestro. Rito Moderno. Una mirada desde el siglo XXI. MASONICA.ES.
Editor de los decanos blogs: Masonería Siglo XXI y Rito Francés.
CONTENIDOS DEL LIBRO
INTRODUCCIÓN 15, PRÓLOGO de Alberto Moreno 25, NOTAS SOBRE LA MASONERÍA IRLANDESA EN BRISTOL 31
CONTEXTO HISTÓRICO 41: LOS PUENTES 55, LA GRAN LOGIA DE WIGAN 63

¿ES EL RITUAL DE BRISTOL «MODERNO»? 73
SINGULARIDAD DEL RITUAL DE BRISTOL 79

Los Diáconos 79 Ubicación de los Vigilantes 83 Tablero de Logia y Pavimento Mosaico 85 Altar o Pedestal de las Obligaciones 89 El Volumen de la Ley Sagrada o la Biblia 91 Tres luces, tres candelabros, los Oficiales y sus correspondencias 92 Prueba de la escritura 96 Invocaciones y Plegarias 98 Aclamaciones 102 Las Palabras de Paso 104 Los viajes del Neófito 104 Las Columnas en las mesas de los Vigilantes 106 El Cable Tow 107 Aprendiz Entrado Masón 108 La promesa del Aprendiz: la Obligación, Promesa y Sellado 109 Las llamadas a la puerta de la logia 115

ESTUDIO COMPARATIVO DEL RITUAL DE BRISTOL (1763) Y EL RITUAL DE EMULACIÓN (VERSIÓN PERFECT CEREMONIES) 119
Ritual de Primer Grado 119 Abreviaturas y tratamientos de los rituales 120 Nota 1 | Situación de cada Oficial en Logia 120 Nota 2 | Los Diáconos 124 Nota 3 | El VM. Conducta tras apertura de la Logia 128

INICIACIÓN 129 Nota 4 | Los llamados a la puerta 129 Nota 5 | Los Stewards 130 Nota 6 | Guarda Templos 132 Nota 7 | Privilegios para ser admitido 133 Nota 8 | Prueba del Compás 134 Nota 9 | Espadas y puñales 136 Nota 10 | Contestación a las preguntas 136 Nota 11 | Tratamiento en la Plegarias 139 Nota 12 | Hacer masón 141 Nota 13 | Ternario de Desnudez 142 Nota 14 | El candidato, cara al Este 145 Nota 15 | Aras, o Pedestales 148 Nota 16 | Formulación de las Promesas 151 Nota 17 | La Obligación 155 Nota 18 | Sellado de la Promesa 156 Nota 19 | Por siempre guardaré el Secreto 158 Nota 20 | Luces y luminarias 161 Nota 21 | Nota aclaratoria 168 Nota 22 | Trabajo del Aprendiz 169 Nota 23 | Predisposición del candidato 175 Nota 24 | Toque 179 Nota 25 | Nombre de las columnas 181 Nota 26 | Esquina NE 190 Nota 27 | El Mandil 191 Nota 28 | Prueba de la escritura 196

CONCLUSIONES GENERALES 201
EPÍLOGO de Joaquim Villalta 207

ANEXO | RITUAL MASÓNICO BRISTOL 213 Apertura de logia 215 Ceremonia de Iniciación 219 Clausura de una Logia de Aprendices 238 Entrados masones 238
BIBLIOGRAFÍA 241 BIBLIOGRAFÍA RITUAL 245 BLOGS DE REFERENCIA 247
Colección  RITUALES  , Rito de Emulación   Idioma Castellano
EAN   9788494691768   ISBN 978-84-946917-6-8
Edición en papel    15,99 € Añadir al carrito
VÍCTOR GUERRA

viernes, 23 de junio de 2017

NOS VAMOS DE VACACIONES HASTA SEPTIEMBRE

19265116_10209865502455711_1634261388_n

Es necesario tomarse un descanso, y será hasta Septiembre, que nos volveremos a ver con aquellos temas que nos interesan..

Que no escriba no significa que no este presente y que los perfiles o grupos de Facebook funcionen aunque sea medio gas…

UN TAF  y Felices Vacaciones a todos.

Victor Guerra

lunes, 29 de mayo de 2017

LA EVOLUCIÓN DE LA LEYENDA HIRÁMICA EN INGLATERRA Y FRANCIA. (2ª parte)

Resultado de imagen de Hiram Arquitecto

Siguiendo con la estela que he venido abriendo sobre algunas míticas y modelos masónicos, como lo que he publicado hace unas semanas   , creo que ahora es importante referenciar este importante trabajo que se tradujo en el 2011 y que me parece importante dar a conocer, puesto que su autor Joannes Snoek, es un importante investigador e historiador  de las religiones y los ritos y rituales  en Europa del Norte y , miembro  eminente de la logia Recherche Freimaurerische Forschungsvereinigung Frederik (GLFvD). el  cual nos puede aportar en este tema algunas cuestiones, que ya he comentado, a veces como de pasada.

La atenta mirada y estudio de Snoek es importante para una re-situación del modelo hirámico, ya que el maneja los textos ingleses y franceses con soltura y conocimiento.

La atenta mirada y estudio de Snoek es importante para una re-situación del modelo hirámico, ya que el maneja los textos ingleses y franceses con soltura y conocimiento.

Dada la longitud del trabajo este se publicará en tres fases.

Víctor Guerra

Conferencia dictada por el propio H. Snoek en el Freemason´s Hall, patrocinada por la Cornerstone Society el 13 de mayo de 2001.


3. EL DESCUBRIMIENTO DE HIRAM

Vamos ahora a la tercer parte de la Leyenda Hirámica, el hallazgo del cuerpo de Hiram. Pritchard dice que quince amados Hermanos, por orden del Rey Salomón, salieron por la puerta Oeste del Templo ( en búsqueda de Hiram), y que se dividieron de derecha a izquierda al alcance unos de otros; y que acordaron en que si no se hallaba la Palabra en él o sobre él , la primer palabra sería la Palabra del Maestro.

En vista de los últimos desarrollos, debemos notar dos cosas: en primer lugar no está especificado quienes eran esos quince hermanos, y , en segundo lugar, que ellos, que deciden cambiar la Palabra del Maestro no tenían razón alguna para sospechar que Hiram había muerto, y menos que fuera asesinado y porqué. Como todo esto no tiene lógica buscaremos una mejor solución. El ritual inglés del Rite Ancien de Bouillon de 1740 resuelve el problema así:

Los ( tres) hermanos que salieron a la búsqueda de Hiram hallaron un cuerpo y comunicaron esto a Salomón que entonces respondió:

Ay! Queridos hermanos, estamos satisfechos de que hayáis descubierto el entierro de nuestro digno Gran Maestro. Poco después de vuestra partida, mis hermanos, un Tirio de las canteras nos informó que dos Compañeros de Oficio habían aguardado a nuestro Digno Gran Maestro por un corto tiempo antes de su muerte, demandándole los secretos de un Maestro Masón a lo cual él por supuesto respondió que no podría revelarlos a nadie por el convenio hecho con el Rey de Tiro de no hacerlo en su ausencia, pero que inmediatamente después de la dedicación del Templo todos los dignos y leales Compañeros de Oficio serían premiados con ellos. Enojados por tal respuesta se volvieron a las canteras y al reunirse con el Tirio le relataron todo y le confesaron un diabólico complot para acechar a nuestro digno Gran Maestro y extraerle la Palabra del Maestro Masón. 

El Tirio trató de persuadirles de abandonar tan vil acción, pero ellos le aseguraron que resolvieron ejecutar el plan a pesar del peligro, y a cambio se burlaron de él por no ser un súbdito leal de Tiro, puesto que nuestro digno Gran Maestro, como falsamente afirmaban, contemplaba por medio de sus Obreros nada menos que una usurpación a la corona del rey Hiram. Al decir esto, el Tirio quedo grandemente turbado y temiendo ser denunciado como un rebelde a su Soberano, consintió en mantener este concilio en secreto, aunque no aprobaba nada de la conspiración.

Así que, Ay! es verdad que nuestro venerable Gran Maestro ha sido vilmente asesinado, y asesinado por sus propios Compañeros de Oficio. Pero los malhechores han huido, abandonando toda pretensión a lo que pudieron haber obtenido- se han convertido en vagabundos sobre la faz de la tierra y serán por siempre malditos.

A esto, uno de los buscadores replicó:” Sire, nuestro Gran Maestro Hiram Abif ha sido muerto, mucho me temo que la palabra mas sagrada y misteriosa pueda haberse perdido”.Esta sí que es una reacción lógica. Sorprendente es, sin embargo que todo lo que sigue no esta de acuerdo con Pritchard. Pues Salomón replica:

“Espero que no, hermano mío, nosotros le permitimos, es la verdad, después de levantar los pilares de J(achim) y B(oaz) grabar la Palabra mas misteriosa en una placa de oro dentro de la cabalística figura de nuestro sello, y usarla como una especial marca de nuestro real favor y buena voluntad, y no dudo que permanece con él. Procedamos de todos modos a la tumba y examinemos por nosotros mismos.

Cuando esto se hace, por supuesto, se encuentra la “medalla de oro donde está grabado un doble triángulo encerrado por un círculo en el medio del cual esta el tetragrámaton”. Esta solución al problema, aunque después trabajado en alguno de los llamados “altos grados”, no fue adoptada por ninguna otra versión de la Leyenda Hirámica de nuestra colección.

En 1743, John Coustos dio el primer paso en otra dirección: en cuanto los quince buscadores hallan un cuerpo, implícitamente están reconociéndolo como “el cuerpo del Maestro”. Esto fue comunicado a Salomón quien ordenó a los Oficiales y Aprendices, a desenterrar el cuerpo. Ahora sabiendo que Hiram fue muerto, decidieron que si en el cuerpo del Maestro, o en sus bolsillos no se hallaran los medios de reconocerle en su calidad de Maestro, seguirían el procedimiento de utilizar la primera palabra y signo que ellos se dijeran unos a otros después de usar la empleada normalmente como Oficiales y Aprendices.

Esta decisión está en consonancia con el relato de Prichard, pero es más lógica puesto que al menos saben que Hiram esta muerto, aunque desconocen porqué fue asesinado. Al respeto esta versión es menos convincente que la del Rite Ancien de Bouillon. Nótese también que John Coustos todavía se refiere a la posibilidad de hallar.. “sobre el cuerpo del Maestro o en sus bolsillos… los medios de reconocerle su capacidad como Maestro”. Eso recalca Pritchard: “en él o sobre él”. En ese sentido, la versión de John Coustos es intermedia entre las versiones inglesas de Pritchard y el Rite Ancien de Bouillon por una parte, y el Catecismo Francés de 1744 por la otra. En este Catecismo hallamos ante todo que el número de buscadores se reduce de quince a nueve. Además,

los buscadores por primera vez, son Maestros, un punto sobre el que volveré mas adelante. Tres de esos nueve Maestros hallaron el cadáver

…..e indicaron a los demás unírseles, y habiendo reconocido a su Maestro sospecharon que pudieran haber sido algunos Compañeros de Oficio intentando forzarle a dar la palabra del Maestro; y temiendo que lo hubieran conseguido, ante todo decidieron cambiarla y eligieron la primera que pronunciara alguno de ellos al desenterrar el cuerpo.(11)
………………………………………………………………..
Nota del T: la expresión que usa Pritchard es “ in him or about him”, lo que puede entenderse literalmente como “en él o a su alrededor”, pero también “ en él o sobre él”.
…………………………………………………………………………………………
Así pues, aquí el reconocimiento del cadáver como siendo el de Hiram es mencionado explícitamente, en tanto que se formulan las sospechas de lo que pudiera haber sucedido. Esto hace mucho más aceptable la decisión de los buscadores de cambiar la Palabra del Maestro.

Sin embargo, a la vez se introduce un problema nuevo: ¿Cuán aceptable es la duda acerca de la lealtad de Hiram, temiendo que pudiera haber entregado la Palabra del Maestro’? Con todo, en Francia se convirtió en la versión standard. Entretanto, en Inglaterra se fue desarrollando una variante diferente. El manuscrito del ritual de Ecossais Anglois, probablemente de entre 1745 y 1750, que pretende ser, y probablemente lo sea, una traducción francesa de un antiguo texto en inglés, dice:

No habiendo retornado Hiram como de costumbre, Salomón le hizo buscar en todos los lugares en que podía encontrarse. Los encargados de esto informaron que alo extraordinario podría haber sucedido porque una cierta cantidad de sangre se había derramado en el Templo, y que no se podía dar con Hiram. Salomón hizo un llamado general a los obreros comprobando que solo faltaban tres que se habían retirado al darse esta orden…. Entonces Salomón no dudó mas de que estos eran los asesinos y emitió ordenes estrictas de perseguirlos y aplicarles la ley del Talión después de comprobar que aún con la fuerza del dolor no hubieran arrancado a Hiram la Palabra del Maestro.(12).

Aquí, la sangre derramada en el Templo convence a Salomón que Hiram fue asesinado, y la desaparición de tres hermanos le aclara quien lo hizo.

Además no asume que Hiram pudiera haber roto su juramento, y pasa por estar seguro de ello. Cuando uno de los Maestros halla el cadáver de Hiram y mira su postura, “hace que sus compañeros lo comprueben y concluye que Hiram no había revelado nada “((il le fit remarquer à ses camarades et en augura qu’il n’avoit rien revelé). Después que Hiram es vuelto a enterrar, es Salomón quien “ordena (a los maestros) guardar esos signos y toques y usarlos durante el resto de la construcción del Templo” (Enjoignit [aux maîtres] de conserver ces signes et ces

attouchemens pour s’en servir pendant le reste de la construction du Temple), pero no hay dudas en el reemplazo de la antigua Palabra del Maestro.

La influencia de este ritual inglés sobre el francés queda demostrado por un ritual manuscrito francés, Cahier Concernant les Receptions et Céremonies(etc) de 1760, el cual combina elementos de ambos. Al principio se ve justamente la versión francesa, nueve Maestros son enviados en busca de Hiram. Tres de ellos hallan el cadáver e

informan de ello a Salomón. El entonces ordena buscar el cuerpo. Hasta aquí no hay nada sorprendente en esta versión. Pero entonces Salomón inspecciona entre los obreros y encuentra que hay tres Compañeros de Oficio que han desaparecido; después el texto continúa en la manera francesa usual: los nueve maestros deciden cambiar la Palabra del Maestro, porque temían que fuera divulgada.

Del mismo modo, el manuscrito francés Passus Tertius de 1766 menciona la sangre hallada en el Templo, y tiene la frase: “ellos concluyeron con satisfacción que no había revelado ni divulgado cosa alguna” (Ils augurèrent alors avec satisfaction, qu’il n’avoit rien révélé où divulgué). También tiene este párrafo en el punto donde se describe la elevación de Hiram: El intento de los Maestros en levantar el cuerpo de nuestro venerable jefe, resultó en su dedo medio empujado contra las costillas y el aire confinado en esa parte del cadáver salió por la parte superior del cuerpo, pero con un ruido tal que creyeron que gritó ¡Ha!. Si el el Venerable Maestro Hiram hubiera estado vivo, creo y afirmo que hubiera pronunciado Moabon (13).

Comparémoslo con este:

al intentar forzar su dedo medio entre las costillas, el aire confinado en el cadáver salio con un ruido tal que creyeron que el Venerable estaba vivo, y algunos dijeron que pronunciaba Moabon.(14)
Esta cita es otra vez del Ecossais Anglois. Esos dos rituales franceses claramente demuestran la influencia de la traducción francesa del Ecossais Anglois sobre los últimos textos franceses. Posteriormente se copiaron esos ítems, demostrando así su influencia perdurable, pero parece que jamás se hizo esto en las versiones francesas impresas.(15) así que eventualmente desaparecieron otra vez.

Un enfoque radicalmente diferente aparece en los Three Distinct Knocks, también de 1760, pero en inglés. Hemos visto antes que al principio no había tres sino quince conspiradores, doce de los cuales se retractaron antes de cometer el crimen. Esos doce juegan un papel crucial en el episodio que veremos a continuación.

.Nuestro Maestro Hiram había desaparecido, pues no se lo había visto en la Obra como era usual, así que Salomón hacía muchas preguntas pero nada escuchaba de él. Así que lo supuso muerto. Los doce Compañeros de Oficio que se habían retractado al oir el informe sintieron remordimientos de conciencia y se presentaron ante Salomón con guantes y mandiles blancos como prueba de su inocencia; y el rey Salomón les envió en busca de los tres rufianes que se habían fugado.

Si en el Ecossais Anglois la identidad de los asesinos se supone solo por su ausencia a la inspección, aquí están positivamente identificados por aquellos que conocían sus planes, como fue el caso del Rite Ancien de Bouillon de 1740. Además lo que le ocurrió a Hiram no es ahora tema de especulación. Por otra parte al igual que en el Ecossais Anglois, los doce Compañeros de oficio primero hallaron a los tres asesinos, quienes fueron llevados ante Salomón, confesaron su crimen y fueron castigados. Y a continuación sigue un nuevo concepto más interesante

Salomón les dijo que si no encontraban la palabra clave en él o sobre él, es que se había perdido, porque no había en el mundo más que Tres que la conocían y que jamás había sido dada sino por los Tres conjuntamente, pero como uno había muerto, por lo tanto estaba perdida. Pero para el futuro, el primer signo y Palabra que se pronunciara al levantarlo serían para siempre.

Vimos antes que en este ritual Hiram mencionó a uno de sus extorsionadores que “ no esta en su Poder el entregar(la Palabra del Maestro) él solo, excepto que estuvieran los Tres juntos, Salomón, Rey de Israel, Hiram, Rey de Tiro e Hiram Abiff”. Por tanto Hiram no solamente no quiso sino que no podía divulgarla. El concepto muy novedoso aquí es la necesidad de tener una nueva Palabra del Maestro rechazando toda duda de la fidelidad de Hiram, pero desde la automática perdida de la antigua Palabra del Maestro, ahora que uno de los tres, al exigírsele su pronunciación, había muerto, precisamente sin darla.

Este concepto de la necesidad de tres para pronunciar la antigua palabra del Maestro, la cual posteriormente fue el Nombre de Dios en hebreo, puede ser considerablemente anterior a 1760. Por ejemplo, el Manuscrito Graham de 1726 menciona cuatro veces que es necesario que tres Maestros formen “una Triple Voz” para pronunciar los secretos del Maestro.(17).

También el Rite Ancien de Bouillon de 1740 dice que Salomón “en solemne cónclave comunicó ( este nombre mas preciado) a (su) real amigo el Rey de Tiro, y también a nuestro….Gran Maestro Hiram Abiff” y ..” escribimos que nadie podrá pronunciarlo sino los que lo recibieron de estos labios vivientes”.

Y John Coustos conocía que “a (Hiram) solamente le fue revelado el Signo que le correspondía como Maestro”. Así que parece que tenemos aquí un aspecto de la Leyenda Hirámica que bien puede ser anterior a la de Prichard; no fue expresada por él ni está en conflicto con lo ya dicho; no era conocida en Francia pero lo siguió siendo en Inglaterra.

A la vez, conviene remarcar otra vez la idea : “ si no hallaran una Palabra clave en él o a su alrededor”, lo cual nos recuerda la sugestión de Prichard de que la palabra del Maestro pudiera haberse perdido “en él o sobre él”; la medalla de oro con el tetragrámaton del Rite Ancien de Bouillon, que se encuentra en el cadáver de Hiram, y la sugestión de John Coustos de que el secreto pudiera ser encontrado “ en el cuerpo del Maestro o en sus bolsillos”. En otras palabras, este elemento también es constantemente presentado en todas las versiones inglesas y ausente en las francesas. Además esto puede hallarse tan temprano como 1726 en el Manuscrito Graham, que afirma:

Sem,Cam y Jafet deseosos de ir a la tumba de su padre Noé trataron de hallar algo que les diera el verdadero secreto que tenía el famoso predicador(;) porque deseo y permitiré que todos reconozcan que las cosas necesarias para el mundo nuevo estaban en el arca con Noe(.) Antes esos tres hombres acordaron que si no hallaban cosa alguna en él,(,) que la primera cosa que se hallara sería para ellos el secreto del que no dudarían sino que mas firmemente creerían que Dios era poderoso y probaría su fe (,) por la oración y obediencia para que lo que hallaran mostrara ser tan verdadero como si lo hubieran recibido del propio Dios.

Estas características se mantienen presentes en todos textos ingleses posteriores.

En todas las versiones precedentes, el lugar donde Hiram fue enterrado, se encontró por accidente. En el Rite Ecossais Rectifié de 1782, esto se cambia al mencionar: “tres de ellos, atraídos por el brillo de una luz extraordinaria fueron hacia un promontorio

donde el cadáver había sido enterrado”(trois dëntre eux alleres par lëclat d¨une Lumiere extra ordinaire se dirigent vers l¨eminence ou le cadáver avoit ete enterré). Aparte de esto, la Leyenda Hirámica del primero de los “Grandes Rituales” es un ejemplo típico de los rituales franceses del siglo 18. El Rite Moderne de 1786 también presenta un fenómeno natural que guía a los buscadores a la tumba.

Al amanecer uno de ellos se notó un vapor elevándose sobre el campo a la distancia; este fenómeno cautivó su atención, lo comunicó a los demás maestros y todos se acercaron al sitio de donde salía el vapor. A primera vista divisaron una pequeña eminencia, o loma.(18).

Aunque diferente en muchos detalles del Rite Ecossais Rectifié, la Leyenda Hirámica del Rite Moderne es, además de ese punto, también un ejemplo de la forma generalmente hallada en los rituales franceses del siglo 18.

La segunda edición del Master Key de Browne, en efecto, retoma la forma de Prichard: solo tres conspiradores desde el comienzo, y “quince amados hermanos” enviados a la búsqueda de Hiram, aunque es claro que son “ Compañeros de Oficio”. No hay mención de la posibilidad que pudieran hallar la Palabra del Maestro “ in him or about him”, ni de la imposibilidad de pronunciarla sin la presencia de tres Maestros.

Como un eco de eso, solo se menciona “que (Salomón) informado de que Hiram había sido ultimado, el secreto de una palabra de maestro estaba inevitablemente perdido”. Este último acierto, aunque sorprendente, también se halla en un manuscrito francés de 1803.

La Leyenda Hirámica del Rite Ecossais Ancien et Accepté, el tercero de los “Grandes Rituales”, sigue, como veremos el trazado inglés, del cual es un perfecto ejemplo. La innovación mas remarcable es que se dice que los doce Compañeros enviados a buscar a Hiram, tenían “la promesa de Salomón de que serían premiados con la maestría si lograban su cometido”( (la promesse de Salomon d’être récompensés par la maîtrise, s’ils parvenaient au but de leur recherche).

Esto tiene sentido. En las versiones francesas siempre son Maestros los que buscan a Hiram, con lo que no existe problema. En las versiones inglesas ahora, los doce Compañeros de Oficio traen los nuevos secretos de un Maestro Masón por definición y conocidos por ellos. Así la consecuencia lógica es que ellos son Maestros Masones desde ahora y que no lo eran antes.

El único texto que se aproxima a esto es el Ecossais Anglois de 1745-50, que es la traducción al francés de un texto inglés. Tiene los ( aparentemente numerosos) Maestros buscando a Hiram ( lo cual puede ser una influencia francesa), en tanto que los Compañeros de Oficio hallan a los asesinos. Entonces este texto inusualmente extenso, hace decir que Salomón después de la finalización del Templo “premió con la maestría a los mas virtuosos entre los Compañeros y especialmente a aquellos que habían vengado la muerte de Hiram “((gratifia de la maitriseles plus vertueux des Comp et surtout ceux qui avoient vengé la mort d’hiram).

El ritual de Emulation, el cuarto y último de los “Grandes Rituales” sigue la misma línea inglesa con respecto a las variaciones discutidas antes. La desviación principal es que Salomón no envía en busca de Hiram a los doce Compañeros que se habían rehusado a conspirar, sino que “seleccionó quince leales Compañeros de Oficio” para
hacerlo. Esto se ha inspirado en los “Quince amados hermanos” de Prichard.

4. Los asesinos son descubiertos.

Prichard nada dice con respecto a lo que hicieron. El Rite Ancien de Bouillon de 1740 menciona que “Los malhechores huyeron y abandonaron toda pretensión sobre lo que pudieron haber obtenido La cuarta parte de la Leyenda Hirámica habla de cómo los asesinos de Hiram fueron descubiertos.

, volviéndose errantes sobre la faz de la tierra y para siempre malditos”.

El Ritual Ecossais Anglois es el que por primera vez elabora este punto.

Hemos visto que se menciona que “ Salomón hizo una llamada general a los obreros y que vió habían desaparecido solo tres hermanos que se retiraron al darse esta orden.” ((Salomon fit faire l’appel général des ouvriers, au quel il ne manqua que les trois freres, qui s’êtoient retirés à cet ordre). Este hecho se menciona en algunos rituales franceses manuscritos de 1760 en adelante. Pero el ritual Ecossais Anglois es mucho mas informativo dándonos este informe:

Los Compañeros de Oficio, angustiados por la idea de que obreros de su propia clase habían quitado la vida a Hiram, rogaron a Salomón por el permiso de vengar ese crimen, quien lo garantizó en tanto que prohibía eliminar cualquier rastro de sangre hasta que la venganza fuera completa.

Al efecto, eligieron 60 de entre ellos, de los cuales quince de quedarían a guardar el Templo, con 5 en cada puerta. 45 divididos en tres grupos, yendo 15 al Sud, 15 al Este y 15 al Oeste, después de acordar una forma especial de caminar con el propósito de distinguir los lugares por los que ya habían pasado, como así también una señal especial para reunirse si fuera necesario.

Los que fueron hacia el Este, dieron con G (ubelas), quien admitió su crimen y fue sometido a la misma pena; quemaron su cuerpo y esparcieron sus cenizas al viento. Arribaron a Jerusalén al tercer día después de su partida y al quinto día de la muerte (de Hiram).

G(ubelos) fue hallado en el Sud, y después que admitió el crimen, se le abrió el vientre y las vísceras arrancadas y quemadas; las cenizas esparcidas al viento. Estos arribaron a Jerusalén al quinto día desde su partida y el séptimo de la muerte.

A G( ubelum) se le encontró en el Este y después de haberse asegurado que aún con tormentos no arrancaron a Hiram la palabra del Maestro, su corazón, entrañas y la lengua se arrancaron, sus cuatro miembros (brazos y piernas) fueron cortados y expuestos sobre higueras hacia las cuatro partes del mundo; el resto fue quemado y las cenizas arrojadas al viento.Este grupo arribó a Jerusalén al septimo día desde su partida y noveno de la muerte.(19).

Este texto clama por comentarios extensos, pero voy a autolimitarme. Permítanme evitar la introducción de una explicación de las imprecaciones, que formaban parte del juramento tradicional , al menos desde 1727 (20). Nótese además que el texto, a pesar de su extensión esta claramente incompleto, pues la declaración; “ Lo sometieron a la misma pena” ( Ils luy firent subir la merme peine) plantea la cuestión:¿ la misma de qué?.

Aparentemente se asume que se sabía, pero no hay nada escrito. A lo que se refiere, llega a ser claro desde el siguiente texto que contiene tal elemento, y que es de Three Distinct Knocks de 1760.

Una de las Partidas, llegó hasta el mar de Joppa, y el que se puso a descansar al lado de una roca, pudo escuchar un lamento espantoso que provenía de allí.

Oh! Que se me corte la garganta de través, mi lengua sea arrancada y enterrada en las arenas del mar, en la bajamar a un cable de longitud de la costa donde la marea fluye y refluye dos veces en 24 horas, antes que aparecer cómplice de la muerte de nuestro Maestro Hiram.

Otro dijo: ¡ Oh¡ que mi corazón sea extraído de mi pecho izquierdo desnudo y dado a los buitres del aire como presa antes de aparecer cómplice en la muerte de un Maestro tan bueno. Pero ¡oh¡ dijo Jubulum yo fui quien le golpeó mas duro que ellos, así que le maté. ¡Oh¡, que mi cuerpo sea dividido en dos, una parte llevada al Sur y otra al Norte, mis entrañas reducidas a cenizas en el Sur y esparcidas a los cuatro vientos de la tierra, antes de aparecer cómplice de la muerte de nuestro maestro Hiram.

Este hermano al oir esas tristes lamentaciones llamó a los otros dos y llegando a la roca los apresaron y ataron llevándolos ante el Rey Salomón a quien confesaron lo que habían hecho, que le habían dado muerte y que no deseaban vivir. Así Salomón ordenó que sufrieran sus propias sentencias; dijo Él: han marcado su propia muerte y que caiga sobre ellos lo que han pedido.

Jubela fue retirado y su garganta cortada a través. El corazón de Jubelo fue extraído de su pecho izquierdo desnudo y el cuerpo de Jubelum dividido en dos partes, una llevada al Sur y otra al Norte.

Esencialmente el mismo texto se halla en el master Key de Browne y en el ritual del Rit Ecossais Ancien et Accepté, en tanto que en ritual de Emulation se muestra una versión reducida donde falta la razón de ser de esta parte del relato, puntualmente los lamentos y castigos reales así como una explicación de las imprecaciones del juramento.

Esta claro, entonces, que hallar y castigar a los asesinos es un elemento que se halla exclusivamente en el ritual inglés, el cual parece haberse desarrollado después de 1740. Ningún ritual francés tiene esto mientras que sí lo tienen todos los ingleses. Esto viene a confirmar que el ritual mas antiguo que se ha encontrado del Ecossais Anglais es en verdad una traducción de uno inglés, como se ha dicho, y que también el ritual del Rit Ecossais Ancien et Accepté debe ser considerado mas inglés que francés.

Pero deducir ahora que este elemento del ritual del Ecossais Anglais no ha dejado huellas en Francia, al contrario de otros menos notables que como se ha visto fueron copiados en los últimos manuscritos franceses, sería una conclusión demasiado precipitada.

Pero ese elemento fue claramente elaborado en Francia en un grado completo pero separado, el de Maitre Elu.(Maestro Elegido)

Tradicionalmente se asume que ese grado fue creado en Lyon en 1743, pero no hay evidencia disponible que sostenga esa pretensión y Paul Naudon arguye que. “ Fijando la fecha de creación del grado Elu- aún en su forma primitiva de Elu Ecossais- tan tempranamente como 1743 no parece como muy prematuro” ( Il nous parait qulque peu prématuré de fixer des 1743 la création du grade d¨Élu, meme Dans sa forme prinitive d Élu Ecossais, incluse Dans l´Ordre des Ecossais” (21)

Yo coincido aquí con Naudon y asumo que este fue el ritual del Ecossais Anglois que, en su traducción al francés, llegó a convertirse en el grado de Maitre Elu.

La primera versión impresa de este ritual está en Les Plus Secrets Myteres des Hauts Grades de la Maconnerie Dévoilés, publicado por primera vez en 1766. Sin duda hay versiones mas antiguas de manuscritas, pero la falta de tiempo me impiden seguirle el rastro, así que no se sabe realmente cual es la versión mas antigua datada con seguridad.

Por Joannes Snoek.