domingo, 13 de julio de 2008

El tema de los Altos Grados, entre la zarandaja y la hermenéutica


Comentaba Alain Bauer, antiguo Gran Maestre del GOdF unas palabras de las que se hace eco, el amigo y Hermano Heracles en su sitio “Joaben” : " para ser francos el tema de los Altos Grados perturba el debate masónico”.


Desde mi pequeña altura, que es menor en todos los sentidos que la del Gran ex Maestre Alain Bauer, y por tanto la calidad de mi exposición será desde esa atalaya , es mi intención bajarla al tono común de los masones comunes, argumentando que creo que Bauer está pesando en otras organizaciones masónicas y en clave muy personal, cuando habla de que el debate de los Altos Grados nos perturba a los masones en nuestros debates, o al menos, pienso que no se sitúa en la órbita del GODF, cuando hace sea crítica; y digo esto porque me da la sensación personal de que ese debate parece ser poco nítido en el tapete de los trabajos masónicos de la gran obediencia francesa, .

Claro está que él lo expresa, o lo expresaba cuando era Gran Maestre, y a buen seguro que lo expresa desde la condición de cabeza visible de la Obediencia y como tal se “vería pillado” por las presiones, las argucias de las estructuras ritualisticas de los Altos Grados del GODF, en su afán de colocarse en la parrilla de salida. Tal vez desde esa óptica sí se pueda entender lo que nos comenta, acerca de las dimensiones organizativas y hasta as psicológicas en las que inciden. o han incidido los Altos Grados .

La propia idiosincrasia del GOdF, de desgajar los Altos Grados de la carrera masónica, y hasta de su propia estructura en el sentido de que están pero no están, deben estar pero no deben mostrarse, deben mostrarse en donde deben, pero su trabajo no es engalanarse sino reflexionar. Etc., hace que la presencia en la organización del GODf sea más sutil que efectiva. Por tanto, todo ello hace que la tendencia de la “mandilonitis” de los Altos Grados tan clásica en otros organismos y potencias, en nuestra organización “el estamento de los Altos Grados” se constituya como una cuestión muy particular e íntima, ya que le queda poco margen al escaparatismo formal y dialéctico dentro de la Obediencia.

No se puede, ni se deben portar enseñas, mandiles de los Altos Grados, en ninguna estancia azul del GOdF, por lo cual, el que uno tenga un grado u otro, o un mandil u otro fuera de la escala básica de la masonería azul en el GODF carece de importancia porque no se ve, ni se enseña, por tanto corrigiendo a Alain Bauer, poco puede perturbar algo que no se puede mostrar, bien sea para la envidia colectiva o para el regocijo personal, salvo que como dicen algunos malvados "parís es otra cosa".

Es más, esa situación ha creado una cierta tendencia dentro de la organización masónica francesa, en su rama azul, y es “pasar de todo” aquello que suene a masonería roja, negra o blanca; yllegando al punto que hasta se reconviene en las logias azulesa aquellos que se presentan, sin conocer nuestra peculiar posición al respecto con sus enseñas de Alto Grado, sea ndel Rito Francés, del REAA, o de Salomón….y eso sucedió no hace mucho cuando un hermano suizo salió a saludar al Centro de la Logia, con su mandil de alto grado en una logia azul del GOdF, o aquel otro hermano del DH que se le reconvino para cambiara su banda y mandil de Alto Grado, ya que no estábamos en un Capítulo, sino en una logia azul.

Ese pasar de los “Altos Grados” se ve también en los números de Hermanos que se sitúan en las alta cámaras, no sé cuántos Hermanos hay en Altos Grados del Gran Oriente de Francia, pero me supongo que pocos, al menos en Rito Francés; lo que si constato es que hay menos en eéste último que el REAA, cuestión esta a tener en cuenta para otro tema, para plantearse y reflexionar ¿Cómo siendo una Obediencia de Rito Francés en sus primeros grados, el desarrollo de los Altos Grados se haya hecho bajo el modelo ritualístico del REAA?

Esto es en lo que se refiere al Gran Oriente de Francia, cosa bien distinta, es cuando se habla de otras Obediencias (Grandes Orientes y Grandes Logias) en las cuales unas veces los Supremos Consejos se encabalgan en la estructura simbólica, y otras veces no queda tan clara esa encabalgadura, pero sí que se nota o se deja notar que el peso de los Altos Grados manda en el escaparate y en el intríngulis palaciego Obedencial.

De esto último supo mucho el GOE, que tuvo en su seno, allá por la década de los años 20, una dura lucha por descabalgar de sus estructura la rama filosófica, y dejar clara y cristalina la opción simbólica, huyendo de presiones y de tutelas, luchando para que el Supremo Consejo se encargara de sus Altos Grados, la llamada masonería roja; y el Gran Consejo Federal Simbólico se encargara de los tres grados simbólicos: Aprendiz- Compañero y Maestro, deshaciendo de este modo el nudo gordiano de una masonería elitista, donde los acomodados apolíticos querían mando en plaza y la reconducción conceptual de los Hermanos simbólicos más aguerridos y beligerantes en muchos de los órdenes de la vida social , masónica y política hacia parapetos más tranquilos y consensuadas aguas.

La existencia de los Altos Grados, es desde antiguo, y en eso hay que darle la razón a Bauer, una torre de babel donde siempre vemos campear a los suntuosos Soberanos, y Supremos Comendadores, y poderosísimos Hermanos... cuyos rimbombante títulos nos retrotraen a viejos modos y modelos cuasi feudales, que tienen poco que ver con una masonería universal que se predica y practica en otros órdenes de la vía masónica.

No voy a ser tan estúpido ni tan necio como para ver la paja en el ojo ajeno, y no reconocer, que en medio de ese estar sin estar, también se hayan buena parte de los Altos Grados del GOdF, y que hay movimientos para colocarse en primera línea de la Obediencia, aunque quiero pensar y deseo suponer, que ello se debe a las directrices de proseguir y anteponer determinadas formas de pensar y de profundizar en el debate interior, iniciático o filosófico, simbolista o racionalista, y no a otras zarandajas de ir colando, oy colocando el caballo de troya en el punto adecuado de la Obediencia.

En eso vuelve a ser original el GOdF, ya que la existencia de modelos rituales diferentes; Rito Francés, REAA, Rectificado, Emulación, Salomón, nos indican la pauta de los crecimientos, las modas, los intereses de avance etc y nos da las pista de la tendencia de pensamiento que se origina, hay tendencias más espiritualistas en medio del 68 que en el siglo XXI, que eran más librepensadoras.

Esas proyecciones ritualisticas a modo de un gran caleidoscopio aportan una importante herramienta de análisis muy importante y muy sugerente en cuanto a la sociología masónica y su estructuración y como o no con respecto a la sociabilidad, como se puede apreciar en esta somera tabla parte de otro trabajo más denso, acerca de la presencia de determinados Ritos en el GODF y su proyección.

En nuestro caso, no hay que negar que a los Altos Grados del Rito Francés, les cuesta encabezar una reconsideración ritualista por la cual se ha optado de modo personal , y cpor tanto cuesta proseguir el modelo en el cual se ha comenzado en la logia azul, Una trayectoria voluntaria en la que se está contra viento en medio de una marea roja que es imperante en las estructuras del GOdF de Altos Grados, lo que hace opaco buena parte del trabajo de los hombres y mujeres que trabajan el Rito Francés. Y no es que haya lucha o beligerancia, que puede haberla y no seré yo quien las niegue, sea la que opere sobre esa opacidad, que syo creo que viene más de la mano del peso y de la moda y unas determinadas inercias, que de otras consideraciones.

No se debe olvidar que la reimplantación en el GODF de lRito Francés, y sus estructuras de los Altos Grados es de apenas hace cuatro días.

De cuando Guglielmi y Bauer se empeñaron en que los Hermanos que profesaban el Rito Francés como un modelo de trabajo en las logia azules, pudieran tener la oportunidad dentro de esa gran escala del trabajo masónico acceder a los cuatro Ordenes más que presenta el Rito Francés que practica el GODF. O sea que estamos hablando de una reintroducción que data de la época del Mandato de Guglielmi, y Bauer, y que se puede leer en el pots dedicado en Masonería Siglo XXI, a Gugielmi.

Estas por tanto son las consideraciones de un masón del GOdF trabajando en los Altos Grados de Rito Francés.

Victor Guerra

No hay comentarios: