sábado, 4 de octubre de 2008

Dos libros esenciales en Masonería

Dos libros ocupan estos días toda mi atención por lo reveladores que son en esa búsqueda de la esencia masónica. 

Por un lado tenemos,  en formato  libro, los dispersos trabajos de Roger Dachez,  del cual ya me hice eco en este blog de sus trabajos,  publicando  un par de artículos,  que ahora vuelven  a publicarse en esta edición de un modo más actualizado.

Cuando concluya su lectura, me comprometo a realizar una pequeña nota, además de traer algún que otro capítulo 

 Otro de los trabajos que me está gustando por su iconoclastia es el libro que ha escrito el Redactor Jefe de la revista Joaben, dedicada al Rito Francés: Jean Charles Nehr. Iniciado en 1965 en  la logia L´Enclicopédique  (GODF); y habiendo obtenido la mayor parte de los grados del REAA, hoy   es uno de los  grandes impulsores del Gran Capítulo General del Rito Francés del GOdF.

Nerh, en su libro desprende una frescura interesante en el cual  nos propone vivir los conceptos  fundamentales del simbolismo masónico, no desde una perspectiva clásica, sino  desde una interpretación  que busca  la esencia original del símbolo masónico. Dicho así parace cosa fácil, pero en cuanto entramos en materia, vemos que la cuestiones masóncias y más las relativas al simbolismo y al ritual, se han vuelto con el pasar de los años, como la cebolla, capas y capas de conceptos, de herencias culturales  que han ido envolviendo el primigenio pensamiento masónico, hasta desfigurarlo.

Para lograr esa profundización  en el origen o va desarrollando en el libro el corpus del desarrollo simbólico tras el Siglo de las Luces hasta nuestros días, mostrándonos los estratos heterogéneos que se han ido  superponiendo y envolviendo los simbolos masónicos: el pensamiento gnóstico, el kabalismo, el ocultismo...etc todo un desarrollo bastante poco coherente, y que sin embargo está ahí, y lo aceptamos y los difundimos sin más aptitud crítica y trabajo de 

Por tanto lo que nos propone Nerh es una "descontrucción" para poder  reeencontrar  una masonería desvestida de "contaminaciones" de toda naturaleza al igual que hace Dachez , para de este modo poder avanzar en busca de un símbolo  fuerte que ha constituir  toda una herramienta para poder encontrar esa masonería  moderna  y de progreso que considera la Tradición  como una fuente creadora.

Ambos libros los podemos pedir a la librería DETRAD.

domingo, 28 de septiembre de 2008

Rito Frances en Portugal

 

RITO FRANCES EN EL GRAN ORIENTE LUSITANO

Hipólito de la Costa, trajo  de Londres y París, en 1802, la Carta Patente necesaria para el funcionamiento del Gran Oriente  Lusitano. Y dos años  más tarde se firmó  un Tratado de Amistad con el Gran Oriente  de Francia.


El Tratado es firmado, por parte del Gran Oriente  Lusitano, por el masón  de nombre simbólico Egas Moniz, a Caballero Rosa-Cruz, éste  considera que los Órdenes de Sabiduría del Rito Francés,  ya existían anteriormente en Portugal, en el seno del Gran Oriente Lusitano, pero no existen documentos que justifiquen en este sentido tal aseveración.

Por otra parte, la Constitución del Gran Oriente Lusitano de 1806, se refiere explícitamente a los distintos Órdenes y a los Capítulos del Rito Francés, nosotros en los  Capítulos IIIº y XIIIº, se considera la existencia de un “Soberano Gran Capítulo de Caballeros Rosa-Cruz”, así como de varios Capítulos.

La evolución histórica de los Órdenes de Sabiduría del Rito Francés o Moderno, conoció vicisitudes diferentes. Tanto en Francia, que dejaron practicarse durante alrededor de 150 años, hasta llegar a la  segunda mitad del siglo XIX. En Portugal, los Trabajos en Rito Francés  siguieron durante este largo período, a pesar de innumerables persecuciones y prohibiciones de la masonería, aunque se siguió  en completa clandestinidad, aún después de  que Salazar hubiera prohibido la Masonería  en 1935,

Los últimos Hermanos supervivientes del “Soberano se integró Gran Capítulo de Caballeros Rosa-Cruz”, ya existente en 1804, al Supremo Consejo de los Grandes Inspectores Generales del Grado 33º del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, para Portugal y su jurisdicción, a través del Acuerdo de 1939 y a partir de esta fecha, el Rito Francés o Moderno ha dejado de ser practicado en Portugal.

Solamente en 1991, después de la Revolución de los Claveles el 25 de abril de 1974, con la fundación del Taller simbólico “Delta”, el Rito Francés o Moderno se reintroduce al Gran Oriente  Lusitano, en el cual se practicó exclusivamente por este taller durante 10 años.

A partir de 2001, se ha elevado a un grupo de masones  del Gran Oriente Lusitano, que pertenecían a los “Delta” y “ 25 de abril”, en Francia, gradual y sucesivamente, en los distintos Órdenes de Sabiduría del Rito Francés o Moderno, con la ayuda del Gran Capítulo General del Gran Oriente de Francia y bajo los auspicios del Gran Oriente Latino Americano, venido a constituir el “Gran Capítulo General del Rito Francés de Portugal”, así como varios Soberanos Capítulos.

El Supremo Consejo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, depositario desde el Acuerdo de 1939, de la Patente y de todos los Poderes de Jurisdicción y la Administración del Rito Francés o Moderno para Portugal, que se reactiva en 2003 al Soberano Gran Capítulo de Caballeros Rosa-Cruz, con los elevados Masones en Francia, así como con otros, en particular, con los  griegos Fernando Valle, Iniciado en el Rito Francés o Moderno en 1923, (último sobreviviendo desde 1939, con 103 años en 2003, de los cuales 80 como a Masónl), transfiriendo para este Soberano Gran Capítulo la Patente y todas sus Prerrogativas, permitiendo así el restablecimiento de la Cadena de Unión del Rito Francés o Moderno en Portugal, en toda la su plenitud.

Estos Masones decidieron por unanimidad, en la Asamblea del 5 de septiembre de 2003, integrar las dos instancias en un solo Poder Masónico Libre y Soberano, similar respetar las herencias y de la Tradición histórica del Rito Francés o Moderno en Portugal, constituyendo así el “Soberano Gran Capítulo de Caballeros Rosa-Cruz - Gran Capítulo General del Rito Francés de Portugal”.

La doctrina masónica del Soberano Gran Capítulo de Caballeros Rosa-Cruz - Gran Capítulo General del Rito Francés de Portugal, se inserta en la Tradición desarrollada en el seno del Gran Oriente  de Francia, en particular, por lo que se refiere al Capitulo ción de Altos Grados de 1782, a la acción de Roettiers de Montaleau, a las decisiones en esta materia de Convento de 1786 y a su actualización elaborada a partir de 1998.

El Soberano Gran Capítulo de Caballeros Rosa-Cruz - Gran Capítulo General del Rito Francés de Portugal, es un Poder masónicamente Instalado,   Soberano e Independiente, regularmente constituido y, esencialmente filantrópico y filosófico y progresivo, que tiene por objeto la búsqueda de la Verdad, la práctica de la Solidaridad entre todos los Hombres Libres y de las Buenas Prácticas, sin rechazo de razas, nacionalidades, culturas, sexo o creencias.

Trabaja para el perfeccionamiento material y Moral del Hombre y la Humanidad, así como para su progreso intelectual y social. Tiene por comienza Tolerancia mutua, el respeto por terceros y por nosotros propios, Libro Examen, la Democracia, la Laicidad y la Libertad Absoluta de Conciencia.

Considera las concepciones metafísicas como formando parte del foro íntimo y exclusivo de la evaluación individual de sus miembros.

Se niega a realizar toda afirmación dogmática y tiene por divisa: Libertad, Igualdad y Fraternidad.