domingo, 12 de octubre de 2008

"Primuns inter pares"

En esta lógica  la primera decisión ha sido la elección, de conformidad al Protocolo Fundamental ratificado por el Congreso de los Soberanos Capítulos, un Gran Gobernador Regulador, Presidente del Gran Consejo y  del Consejo  Internacional del Ve orden.

Antes de mencionar el nombre de la personalidad llamada a estas altas funciones,  es inútil recordar el camino recorrido en términos de credibilidad para  nuestro rito, para que se reconozca por todos, la legitimidad de nuestra herencia patrimonial.

El Rito francés, legítimo y legitimo  heredero de las Constituciones de Anderson y sus autores, se encarna  en el espíritu de esta tradición innovadora que caracterizó siempre al siglo de las Luces.

Rito coherente, progresivo, federalista, abierto y sin exclusiones, siempre se ha tenido por un Rito acogedor y fraternal, democrático, libre e independiente, sin tener que reclamarse heredero de un principio divino obligatorio o de una regularidad venida por otra parte de ciertos devaneos  inútiles e ilusorios.

En otras palabras, reunir lo que es disperso, tal aparece el código genético del rito francés a partir de 1784. Recordemos brevemente que el 17 de febrero de 1786, el Convento del GODF,  confiaba al Gran Capitulo General la gestión de los grados superiores al 3º grado. En una  práctica ritualista federalista estructurada en cuatro Órdenes que quería reunir los distintos grados y grados estructurados por el Gran Capítulo Metropolitano en 1787. En cualquier caso ello significa  la codificación de los Altos Grados. Pero estos cuatro órdenes llamaban a otro, el Vº Orden. Este Vº Orden que se trata de comprender hoy, tanto a nivel histórico como conceptual. “Incluirá todos los grados físicos y metafísicas, y todos los sistemas masónicos  vigentes”.

Tal era el papel histórico de Roëttiers de Montaleau. Su conjugación en el  futuro indica claramente el espíritu de su redacción. Reunir lo que es disperso al más alto nivel de la iniciación,  teniendo en cuenta que la tradición no es rehacer de forma idéntica las mismas cosas que ya otros ya hicieron en otro tiempo, sino que es  encontrar el espíritu, este espíritu creativo que permitió la construcción de las catedrales y que debe hoy permitirnos construir para el hombre un futuro.

Esta es la razón por la que, el Vº orden no debe ser un apilamiento de los grados en unas estructurada y jerarquizada torre,  sino la reunión de los portadores de los grados de los ritos practicados o reconocidos por el GODF. La condición para recibirse en dicho grado es que  además de de presentar la demanda,  y adherirse  la Carta de la Masonería filosófica, y adogmática y universalista instigada por el concepto de laicidad, se trata además de establecer que los ritos son caminos diferentes pero equivalentes y también respetables. Se trata de reunir los altos valores de la francmasonería en una estructura federativa al servicio de la humanidad.

Saliéndose de un cierto proselitismo agresivo entre los ritos, huyendo de las guerras  de las religiones y del maniqueísmo y el dogmatismo, fermentos del integrismo, que constituyen la  antecámara de todos los imperialismos. Pero que se no se equivoquen , el Vº orden no es un sincretismo “pata negra”,  es un lugar emblemático  de apertura, diálogo, respeto al otro y de sí mismo, en perfecta concordancia con las enseñanzas que siempre nos han precedido.

Da prueba este paso el ritual del Grado de Maestro : “Por poco que hayan reflexionado sobre las distintas circunstancias que acompañaron el grado al cual han llegado, quizá habrán observado algunos puntos que parecen contradecirse o al menos no tener el uno con el otro una perfecta conexión. Suspenda aún su juicio a este respecto. Esta diversidad viene de la que han generado  grados que le preceden. Son los puntos fundamentales de todos los conocimientos masónicos Verán más tarde, a través de estudios e investigaciones, que estas contradicciones aparentes parecen desvanecerse desmayarse. La reunión de todos los conocimientos les hará ver la masonería como  un conjunto vinculado destinado a conducir a los objetivos  más elevados. »

Este hilo de Ariana nos recuerda de nuevo la imbricación  entre el Gran Capítulo General y el Gran Oriente de Francia, y es coherente por lo tanto que el primero que presida el Vº Orden Internacional sea  un antiguo Grande Mastre del GOdF:  Philippe Guglielmi, instigador y signatario de la Resolución de Refundación de los Altos Grados de Rito Francés, cuyo título será Gran Gobernador Regulador.

Si pudiéramos comparar una anterior proyección de una espiga por fin germinada, con nuestro legítimo campo patrimonial, podrán ver que la aurora se levanta hoy sobre el pan masónico,, individuación humanista que los portadores del Vº Orden, “Primus inter pares” tendrán ejemplarizar, y el  deber de comunicar y compartir.

El Mañana no  viene jamás , decía a Swami Prajmanpad, ya que la existencia entera se desarrolla solamente hoy. Para un francmasón, son las cosas importantes que no vienen nunca. ya que son todavía las que siempre se pueden abordar

(Jacques-Georges PLUMET

Para Leer más cosas sobre J-G Plumet