jueves, 4 de diciembre de 2008

Witht el gran adversario de los Rituales en el GODF

El gran adversario de los rituales del 1887 del GODF e fue Oswald Wirth

Los Hermanos Francolín y sobre todo Hubert emitieron sin reparos sus reservas, pero el que se va a constituir en el  gran adversario de los rituales del 1887, es Oswald Wirth. En uno de los últimos libros de Jean Baylot,   resume la vida de  este famoso masón, que lo fue,  y que contó con un gran predicamento entre los masones.

En 1886, en su  logia  de Châlons, Wirth ya venía criticando  la evolución de la Orden. Vuelto a  París, al año siguiente crea la logia  Les Amis Trionphants” y después “ Le Travail et les Vrais amis Fideles”   los cuales  se asignaran   a la vía escocesa  y poco despues el  "Grupo Masónico  de Estudios Iniciáticos”  junto con Bidegain.

Dos años más  tarde en   1888, dicta  una conferencia que Hubert debía publicar en La Chaine de Unión ,la cual impartida  en su logia, un poco antes de que  Wirth se afiliara  al escocismo, con esas condicionantes era ya muy difícil  dada esa situación  que le fuera permitido tomar parte  en los textos  del Hermano Amiable, entre los dos ya había todo un mundo de diferencias)

 De la mano de este grupo que lideraba Wirth.  podemos decir que salió  entre  1892-93, el Ritual Interpretativo del Grado de Aprendiz ,  luego llamado Libro del Aprendiz

En ese mismo tiempo Wirth, que había evolucionado desde Châlons,  fue reforzando  lazos  con el abad Rocca, con Boulan y sobre todo Estanislao de Guaita,  adhiriéndose a finales de 1888  a la “Ordre Kabbalistique de la Rose Croix”  en cuya organización se convirtió en uno de sus más importantes dignatarios, en poarte  debido a su amistad  con Huysmans. 

 De ahí esa introducción  en sus obras de las especulaciones numerológicas, cabalísticas y alquimistas que poco tienen que ver  con la Masonería, renovando así, a un siglo de distancia las especulaciones de Claude de Sant-Martin y sus discípulos.

Pero el Consejo de la Orden del 1890  no era el de  Luxemburgo ni el de  Orleans,  y deseaba afirmar su autoridad. Además el Hermano Amiable consideraba los  rituales que estaban en marcha  como la obra de su vida,  y no solo eso sino que los consideraba  como algo definitivo, y por tanto  soportaba mal  la violencia de los  ataques de Wirth. 

Por ello, el  30 de marzo de 1896, el Gran Colegio de Ritos  adoptó un informe vigoroso de su   Gran Secretario que fue transmitido por el  Consejo de la Orden  a todas las Logias.

Las observaciones de Amiable se pueden considerar como  enteramente justas, no así  las de Wirth  que estaba cometiendo bastantes  errores  dada su inclinación  hacia una “religiosidad” bastante heterodoxa. Estaba claro que  los dos hombres no hablaban obviamente en la misma lengua ni el mismo lenguaje.

El Hermano  Wirth  resucitaba el tradicional nombre del  "Arte Real”, y Amiable  afirmaba sin reír que él  juraba “con las ideas  republicanas”.

En efecto, los masones del GODF  estaban satisfechos y  permanecerán  así hasta después de la segunda Guerra Mundial.

 Los rituales hasta los años de 1901-1907, apenas si se tocan aunque en las  Asambleas Generales (Congresos Regionales de las logias ) se entablan algunos debates y hasta  se hace la petición de ir hacia una  “simplificación” en los textos rituales (peticiones que son presentadas al Congreso de las logias  de la región parisina en 1903, a loq ue suman  las logias  del Suroeste en 1904).

Este año  de 1904,  el Convento  invita al Gran Colegio a que redacte nuevos rituales “que tendrían en cuenta los progresos realizados en el campo  científico, filosófico y sociológico y también se llenarian de las aspiraciones modernas”.

De  hecho,  se les hizo esperar en sus demanadas, en ese momento- estamos en la época de Combes - el ritual conocía malos momentos  y muchas  logias   no tenían prisa alguna en abordar dicha reforma, será una reacción de las logias en 1907,  cuyo  resultado de la acción combinada del Hermano Blatin, que se había  convertido en Gran Comendador, siendo Gran Maestre  Lafferre  cuando el Convento  apruebe tal cuestión.

El Gran  Maestre recordó en ese Convento  la necesidad de volver al  simbolismo. Pero los dignatarios de la Orden no estaban decididos a  modificar mucho los rituales, esta  situación llegará de este modo hasta la llamada reforma de  Groussier en 1937.

Los “rituales Groussier”, modificados en 1955 por Alexandre Chevalier,  aún  están hoy en uso  en el GODF, y ello señala una  evolución sensible en sentido de una vuelta a la tradición masónica.

El hermano Corneloup habría querido el retorno al Gran Arquitecto (carácter “adogmatico” que se interpretaba  en el seno de la Gran Logia de Francia)  pero éste volvió de nuevo al ritual conforme a las decisiones el de 1877, excepto en los altos grados donde dicho concepto  se volvió facultativo (pudiendo  abrir  los trabajos “a la gloria del GADLU” o “a la gloria de la Masonería Universal).

A la misma  vez  las pruebas simbólicas,  y la simbólica de los elementos,   de nuevo reintroducidos de forma facultativa intercalándose por ejemplo las “questions”  y  los distintos   viajes,  para dejar satisfechas las demandas que había al respecto se planteó “un interrogatorio bajo venda”  separado  de la ceremonia de iniciación, ques lo que aún hoy se hace en el GOdF.

El ritual se toma en estos momentos  bastante   más en serio,  y se intenta que sea  estrictamente aplicado, volviendo, por ejemplo,  de nuevo a la puerta de la logia el uso del mandil, o el uso del cordón,  demasiado  tiempo sacrificado, o los guantes blancos. Por el contrario  muchos hermanos y logias  están “en posición de investigar y profundizar”  sobre todos estos esfuerzos  a lo cual muchos  dignatarios no son  indiferente.

Sin embargo, al rito francés no se le priva de estar en la constelación masónica, ya que sucesivamente  he de señalar que la uniforme “secularización” de las  Luces,  y el pseudo esoterismo  de la primera parte del  Siglo XIX  y el positivismo de la segunda parte de este mismo siglo, hacen del ritual un elemento muy agnóstico  poco probable de profundos cambios ideológicos.

Parte última del trabajo sobre el Positivismo en los Rituales del GODF de Daniel Ligou