lunes, 11 de enero de 2010

EL RITO FRANCÉS EN FEMENINO: UNA HISTORIA DE FUTURO

La autora del articulo Laure Caille *
-->
Si ya la masonería desde la perspectiva de genero, en este caso desde la óptica femenina, tiene un conglomerado de visiones conceptuales importantes que distan en parte de la visión teocéntrica del patrón masculino , su aproximación al Rito Francés es también singular. En estos días el Gran Oriente está editando una serie de trabajos y entre ellos he traído a colación el de esta Hermana encargada de la Comunicación dentro de la GLFF, que si bien hay entre sus planteamientos y los míos cierta distancia aún dentro del mismo RF, no por ello dejo de reconocer lo interesante de su aportación, motivo por el cual he creído darlo a conocer dentro del programa que el GODF está haciendo por dar a conocer el Rito Francés desde sus distintas vertientes.

Me sigue llamando la atención del artículo de Laure Caille que se centra en temas a veces periféricos , y abandona una cuestión que se da muy mucho en el entorno del RF, ese empeño en explicarlo, en justificarlo, es como si hubiera complejo con respecto por ejemplo al REAA, el Rito Francés es el rito Fundador ,como ella misma aduce , aunque posterga tal paternidad por si llegara el caso de tener que sacarlo, yo lo digo el RF es el Rito Fundador de la masonería especulativa, otros ritos vienen de las derivas dermotistas, tan singulares y legítimas como otra cualquiera, pero que se alejaron de los fundamentos de la primera Gran Logia de Londres, y hay que decirlo sin miedo, sin complejos y sin temor a levantar sarpullidos o guerras rituales.

El RF tiene plaza y lugar en la historia de la francmasonería especulativa sin ambages ni cortapisas, con el GADu o sin el GADU, pero con una defensa clara , concisa y mayúscula de los principios fundadores de 1717, renunciado a rémoras, y recovecos cristianizantes que hasta ese momento habían amordazado a las moribundas logias operativas. Por esa llamada que hace Laure Caille, de defender nuestra propia historia es por lo que traigo este artículo
VGG.

Este es el articulo de Laure Caille:
El Rito Francés es de una plasticidad que se puede adaptar a todas las aspiraciones. Así es como la Gran Logia Femenina de Francia, practica los tres “estilos” el R. F. (Rito Francés Moderno) el RFR (Rito Francés Restablecido) y el RF 1801, que practican el 24 % de sus logias.

En el seno de la Gran Logia Femenina de Francia (GLFF) la historia del Rito Francés no se confunde con la Obediencia. pero si con su pluralismo. La GLFF celebra este año el setenta aniversario. Pero será en 1973, el 16 de febrero, cuando el Gran Maestre de GODF , Fred Zeller, remita la patente del Rito Francés a la Gran Maestra de la GLFF: Libertad Morte; y el 10 de marzo de 1973 será el momento en que se funda la logia Unité, la cual trabajará en Rito Francés.

La pregunta sería: ¿Por qué el Rito Francés y porqué este año? Los años 70 en Francia acusan la eclosión de nuevas formas en cuanto a los encuadramientos sociales, entre ellos los que tienen la aspiración de recoger el sentimiento de numerosas mujeres incardinadas en los espacios de reflexión, de la palabra y de la acción específicamente femeninos. La Gran Logia Femenina de Francia, o las logias que trabajaban entonces en el REAA piensan que es el momento de de abrirse a las evoluciones, y de abrir las puertas de la francmasonería femenina a la mujeres que les imposibilita escoger el ritual en el cual desarrollar su “vía iniciática”. 

Las mujeres deseaban, como afirmaron las fundadoras de la logia “Unité” practicar un Rito despojado de las connotaciones “deístas” y que rechazara “oponer el currículo iniciático a un proyecto humanista” y conjuntarlo con la firme voluntad de “ asociar los trabajos, la vía simbólica masónica a una búsqueda abierta sobre las cuestiones del mundo, de la ciudadanía.
Es en esta época, podemos decir que la historia es un eterno recomenzar. En los pasillo del GODF , brujulean los rumores sobre la necesidad de iniciar mujeres y de ayudar a la creación de un Gran Oriente Femenino. Será el Gran Maestre Fred Zeller quine expresará sin dudarlo en su alocución en la ceremonia de entrega de la Patente “ S.G.M.:. Retrace les destinées de la femme dessués l’âge de cavernes (…) pour arriver a notre époque de revendications. IL nous dit combien ils est heureux de transmettre le Rite Français Moderne a des SS.:. dont apprécie particulièrement le dévouement car, faute de pouvoir crée un Grand Orient Féminin, il voit , dans cette première Logia féminine au Rite Français un rapprochement des Obédiences..” 

Será en este momento cuando la GLFF se muestre deseosa de abrir a las nuevas Hermanas el nuevo proyecto, sin poner en peligro la identidad y la unidad obediencial.

La introducción por tanto del Rito Francés en la GLFF, fue fruto de las circunstancias y de la visión de largo recorrido, y del deber fraternal de trasmisión y de la “realpolitik” obediencial., y fue además el resultado del reencuentro de personalidades excepcionales que permitieron que este proyecto se concretizara.

En estos momentos dentro de la GLFF, mientras trabaja como Obediencia en el REAA, el RF dentro de sus diversos “estilos” es trabajado por un 24% de sus logias. Esta proporción se reparte de forma idéntica por todo el territorio francés, con algunas variaciones o excepcionalidades: el 48% se desarrolla en la llamada región Este, y el 16% en la región Sureste, por remarcar las cuestiones más diferenciadoras.

En contraposición en el llamado Dom Tom, una sola de las ocho logias existentes trabaja en Rito Francés (La Croix du Sud al Oriente de Papeete que lo hace en Rito Francés 1801). En el resto de Europa, África..etc), las once logias que existen trabajan todas el REAA, salvo las primeras Hermanas togolesas iniciadas en 1973 con la ayuda de la logia Unité; el resto es una transmisión desde el Hexágono, la cual se hace desde una logia como La Rose des Vents creada específicamente para ayudar a crecer a otros talleres fuera de Francia.

Por la misma razón, las obediencias hermanas de la GLFF a las cuales ha ayudado en su nacimiento (las grandes Logias de Suiza, España o Venezuela) trabajan todas en el REAA, y solo Bélgica y Portugal lo hacen en RF. Después de 2003 hubo una voluntad de diversificación y desarrollo internacional conducido por la GLFF al crear una estructura de coordinación de las logias de RF: Le Creuset Bleu, a cuyo cargo le ha sido confiado el trabajo de crecimiento y desarrollo de talleres en Letonia y Bulgaria.
Dentro de este mismo espíritu, hay un nuevo estatus concebido por las logias de países extranjeros, y la primera logia “partenaire” que alumbró sus fuegos en el año 2005, lo hizo en Jerusalén (Israel) y trabaja también en RF se trata del taller Jerusalem d´Azur et de Fraternité.

Podemos decir que el Rito Francés en la GLFF por tanto se estructura y desarrolla y se reapropia de su historia. Las fundadoras de las primeras logias de RF, hermanas que estaban iniciadas y que trabajaron durante años en el REAA, están integradas en el espíritu y en la letra de la Obediencia, sin dudar de la buena voluntad de las unas y las otras, fortaleza que es de constatar, aunque es innegable la tendencia humana de reproducirse, se ha de reconocer esa preferencia aunque hay que tener en cuenta los hábitos y por tanto las consecuencias innegables de la importación de numerosos elementos extranjeros a los rituales franceses

De todas formas el garante del Rito, fue justo la creación del Gran Capitulo General Femenino de Francia en el 2001, por el Consejo Federal, órgano ejecutivo de la Obediencia. Hay que añadir que la llegada de las Órdenes de Sabiduría en 1999 a las Hermanas del RF, estas estaban persuadidas que tras el camino de la Maestría, la posible continuación estaba relacionado con la jurisdicción de los Altos Grados del REAA, pero las razones de recomenzar todo el trabajo iniciático y ritual eran numerosas e imperiosas.

Como en las sociedades humanas, las minorías ven a menudo confiscada su propia historia, que además es reescrita por otros, y que encuentran alterada, y desvalorizada. Sin embargo la historia del Rito Francés es contada por ellas mismas, y podemos decir que tiene este esquema. Para reapropiarse de un pasado es necesario poder ser actor. El Rito Francés en femenino. Es una historia de futuro, en ella no puede haber trasmisión sin dignidad de herencia. Es por eso que el trabajo de la memoria es esencial para rendir justicia al Rito Francés y a los valores y a sus raíces, a su historia y a sus tribulaciones, y sobre manera a su formidable vitalidad. La perseverante obra de las Comisiones de Rituales es determinantes para esta salvaguarda.

El primer trabajo masónico es el de rectificar. Para comenzar la vulgata genealógica que se asigna todavía demasiado a menudo al Rito Francés es que parece carecer de plaza propia, como si fuese un retoño casi ilegítimo de una línea masónica prestigiosa pero poco documentada.

Es por tanto necesario que el Rito que se denomina “Francés” haya de distinguirlo de los nuevos usos, de hecho fue importado de la Gran Logia de Londres, y su historia se confunde con la masonería especulativa. No se puede ignorar que la logia que se forma en 1751 bajo la influencia de Laurence Dermott y de ciertos hechos que le acompañan hará que llegue hasta nuestros días un excelente “spin doctor” el cual es innegable que tenía un extraordinario sentido de la comunicación al autoproclamarse la logia de “los Antiguos”, con la intención de desclasar a la logia de los “Modernos” aunque esta fuera anterior a la otra en casi 30 años.. 

Y es sorprendente la reticencia a confrontar la historia más reciente, o los archivos más indiscutibles. Es asombroso que desde los orígenes a nuestros días, los Hermanos y Maestros Masones que dicen “buscar la verdad”, demuestren un gusto tan exquisito por las genealogías dudosas y las historias reconstruidas. Es sin duda el inconsciente masónico que está todavía por explorar. .. Porque habrá un día hará falta apelar a su verdadero nombre de “Rito Fundador” , que menos , y con el mérito de no equivocarnos.

También es cierto que hay una prolífica diversidad en la práctica ritual ante la cual el GOdF ha sido privilegiado y tolerante con las variantes y la unicidad del Rito Francés, ante ello el Hermano Doré respondía el 22 de octubre de 1980 a la Hermana Edith Hakoun fundadora de la logia Phenixiael ritual que nos ha trasmitido el Hermano André Drom, en aquella época Gran Maestro Adjunto, (era un ritual oficial practicado por el GODF de aquellos tiempos)… “quidam” un fulano que es también un Hermano se las ingenia apara aportar diversas modificaciones y añadirles el título de Rite Français como un epíteto para su valorización. De hecho el Rito Francés es instalado por el GO en 1786 y fue impreso en 1801 y modificado en 1848.. y desde entonces no ha variado… Esta misma continuidad temporal es lo que afirma y se expresa en el ensayo-prefacio de la Edición 2002 del Ritual del GODF, lo cual justifica que esa nueva edición se denominara simplemente “Rito Francés de Referencia del GODF.

Al contrario de esa posición la Gran Logia Femenina de Francia ha oficializado prácticas diversas y por tanto ha homologado las tres apelaciones rituales como de referencia, las cuales pasamos a ver.

El RF. Es el ritual que nos fue remitido con la patente por el GODF, y es calificado como “Rito Francés Moderno” (RFM). Ahora bien este término designa la pureza del rito y su origen que proviene de la Gran Logia de los Modernos de 1717, y cuya designación tiene cierta lógica en tanto que se opone al Rito Francés Tradicional, con el que se designa la etapa ritual que tiene en cuenta las evoluciones del siglo XXI y del XX, y la codificación que el Hermano Arthur Groussier, fija en 1938 y en 1955.

El RFR (Rito Francés Restablecido) Es el más próximo a los rituales de la Gran Logia de los Modernos y al Regulateur du Maçon de 1801, Fue la logia Le Devoir et la Raison du GOdF quien donará los rituales a la Hermana Yvonne Dornés, fundadora de la logia La Source (entonces logia de la GLFF) y luego de la Gran Logia de Bélgica, después de la creación de la nueva Obediencia; y de La Francaise al Oriente de París que alumbró sus fuegos en 1981. En el mismo tiempo la logia Porte de l´Orient, ubicada al oriente de Marsella, opta por el RFR en lugar del RF, que era el que había tomado en su creación.

El RF 1801, rito particular a la GLFF , a pesar de su apelación esta próximo al RF, y de ninguna manera al Régulateur. La Logia Phenxinia al oriente de Nueilly, fundada en el RF, unos meses después  de la logia Unité en 1973, tomó por su parte la denominación: RF 1801, en el año 1981.

Vemos entonces aquí el rol determinante que los Hermanos del GODF jugaron para dar a conocer a las Hermanas de la GLFF el Rito Francés al remitirles sus rituales de cara a “experimentar” ciertos temas del 2º grado, los cuales fueron remitidos por aquel entonces al estudio del GODF, y que finalmente no fue homologado. Tal suceso fue conocido en la GLFF de forma maliciosa como el ritual “vilmorin” aunque esto nunca fue desmentido. (Comentado por Bernard Dat en la revista Chaine d´Union nº 8-1999)

Por tanto una loable intención de rendir cuentas de las declinaciones del Rito Francés y su institucionalización en la GLFF, nos conduce perfectamente a la idea de privilegiar los particularismos, que valorizar los fundamentos que reúnen en sí. Es desolador constatar que la cultura de la diferencia que nosotros hemos inculcado a ciertos sucesos sean los que nosotros compartimos a veces, como en las tribus que se bordean o pasan de largo y se ignoran, y que parecen situarse en la historia común de la aculturización.

Profusión e incluso confusión. Sin duda. Más, no es en esta divertida creatividad por la cual se trazan los caminos de la vida y la libertad…? No hay que fiarse, hay muchas casas dentro de la morada francesa.. En efecto, hay diversas variantes del Rito Francés, sin que su coherencia de ensamble quede debilitada. El Rito Francés no solamente acepta, sino que es más reivindica la unidad dentro de la diversidad: “Omnia in Uno” que fue la divisa de creación de la logia Unité. El rito Francés que nosotros enseñamos, no se debe confundirse el Rito con el ritual, lo segundo es la puesta en escena del primero, y ello comporta un espacio de interpretación, de incardinación, literalmente una apuesta en cuerpo y en espíritu.

Nada es pues extranjero a la filosofía del Rito Francés que se fije, que lo que encierra o promulga. Riguroso en sus fundamentos, flexible y adaptable dentro de su ordenamiento, todo modo de funcionamiento normativo está en contradicción con su espíritu. Esa es la diferencia con la mística de los landmarks de la “regularidad”. El Rito Francés se enorgullece de su capacidad de integrar préstamos, rupturas y evoluciones. El Rito Francés ese le puede considerar un “Rito Composite” o mestizo, para el que ningún sentido preexiste dentro de la historia colectiva que porta como tal.

Mas en qué nombre y bajo sus auspicios se construye esta historia? 

Nosotros venimos del GADU. Es un punto sensible que nosotros debemos considerar a menudo como el punto de fractura entre el Rito Francés y otros ritos. De una parte quienquiera que viaje a otras logias de otras Obediencias puede comprobar cuántas de reglas y prácticas pueden diferir, y cuándo es una obligación y una opción entre otras. Durante todo el siglo XVIII el GADU no era invocado en la abertura y cierre de los trabajos, estaba reservado para las grandes ocasiones como las ceremonias de recepción. El exceso de celo comenzará en el siglo XIX. 

De una parte el GADU en sí mismo es un objeto lleno de ambigüedades y confusiones. Invoca y convoca para justificar una fraternidad cacofónica, y todo lo contrario. Las Obediencias llamadas “regulares” y ciertas jurisdicciones intimidan a sus miembros con que se ha de ver a Dios, como el Creador. Otros afirman que se agita el Principio Organizador (el Gran Relojero de Newton), perfectamente compatible con el agnosticismo o el ateísmo. Y para otros es como una suerte de pascaliana desviación “yo practico pero no creo” no desprovisto de unas cascara de mala fé. Podemos colocar cualquier cosa, como si tal, como si fuera muy serio trabajar a la búsqueda de la verdad bajo auspicios tan ambiguos. 

El Rito Francés en femenino: es una historia del volver a ser científico, filosófico y político, y religioso, el cual no se inscribe ni en el tiempo ni en el espacio. ¿Cómo pensar que el ateísmo pude concebir y encontrar su plaza en un proyecto integrador como la masonería?

En contrapartida se ha de insistir sobre su carácter progresista, un tanto subversivo para la época de las Constituciones de Anderson que se reclama “como la religión conveniente para todos los hombres” y que se opone según sus redactores a la “religión de su país” . El GADU es un deísmo abierto que se conjuga con la libertad de libre examen como “centro de unión”

Desde esa misma perspectiva será necesario interrogar la concepción del GADU dentro del contexto del siglo XXI, tal como hicieron los masones del siglo XIX, los cuales emprendieron ese examen dentro del positivismo y las ideas utópicas del Fourier, y el desarrollo anticlerical de esos tiempos. Está claro de que estamos en contextos historiográficos diferentes, con el mismo pero no debemos perder la perspectiva. Ese mismo espíritu de apertura y de libertad de conciencia pudo inspirar tanto la referencia al GADU en 1717, y la libertad de no invocarlo en 1877.

Una cosa es segura, desde los origines a nuestros días, que es inconcebible que la filosofía del Rito Francés de “creer” quien quiera que sea. O no “reconocer” o “recibir” o no “constituir” a un Hermano o Hermana en humanidad, sea haga por algún demiurgo decorado, o por la capacidad de creer o no.

ara mí los clichés que circulan sobre el Rito Francés son particularmente tenaces: El RF será menos simbólico que otros. Otros dicen que la vulgata no está apoyada por los íntimos prejuicios de aquellos que la propagan, lo cual termina creando una fuerte confusión cuando se funde con la línea simbólica; la no asimilación de un corpus heterónimo más que mayestático, no de un saber sino de un conocimiento, no a un trabajo individual y lo que tiene sentido para mí, en función de lo que tiene sentido para el otro. El rito Francés por su misma soberanía, permite investir espacios de imaginación y por tanto apelar sin prejuicios a un “Rito Abierto”.

Una característica indiscutiblemente especifica del Rito Francés es que a través de los siglos ha imperado la economía de su aparato ritualístico y su preferencia por la coherencia más conceptual figurativo, más imaginativo que demostrativo. Es por eso que se puede afirmar que es eminentemente fiel al espíritu de la masonería de origen, pero colocándose en las antípodas de los salones privados, o las tabernas, para estar en los templos amueblados de las logias- a veces sacralizados- haciendo todo un ejercicio de adaptación con los tiempos.

Otra querella que tiene el Rito Francés muy interesante es el aspecto “social” o peor el tema “político” en detrimento de lo que sería la quintaesencia de la masonería: la espiritualidad y la tradición, dos términos que muy a menudo se juntan pero que raramente son definidos. Un tema espinoso que entienden como tal los más celosos es la etimología de las palabras de la realidad histórica.

¿La polis, la ciudadanía, no son cantos por excelencia de los Maestros Masones? ¿ Es que no conocen los trabajos de los venerados Maestros que muestran que ellos apenas si estaban picados del prurito esotérico, que parecen atormentar a todas nuestras logias, e interesados sobre todo en la filosofía y la filantropía y la ciencia… en copiosos ágapes…? 

Esta oposición entre el templo interior y el templo exterior es un falso debate que tenemos el imperioso deber des construir, ¿Cómo construir un mundo más armonioso sin cambiar el orden en sí?, Es parte del buen trabajo el que debe retornar al mundo “Continuar fuera del templo, la obra comenzada”.

Es necesario hablar, en fin, dentro de la excepción cultural francesa el que se constituya el hecho femenino en masonería. Es paradójico entender que las logias femeninas puedan abrir sus tenidas por la lectura de las escogidas líneas de las Constituciones de Anderson. Eso es un hecho, que no hace falta dudar sobre el acto conmemorativo que es fundamental en toda tenida masónica dentro de la afiliación de los orígenes, más no conviene olvidar que ello excluyó a las mujeres de su raza.

Seria muy deshonesto dar crédito al Rito Francés en si mismo puesto que naturalmente dentro del contexto del siglo XVII, es un rito específico que fue asignado al “buen sexo” , más la “adopción” de mujeres en las logias es indisociable del país de las ideas que lo hicieron posible. La profunda diferencia entre la francmasonería adogmatica que sale de las Luces y que entreabrió la puerta de sus logias a las mujeres del siglo XVIII, y que la tradición anglosajona aun las cierra a las mujeres en el siglo XXI es brillante. Nosotras no podemos impedir dentro del inexorable declinar de esta masonería dogmática verlo como una consecuencia no incidental de un repliegue mortífero.

Será necesario barrer bien un cierto número de clichés sobre la “Masonería de damas” del siglo XVIII, largamente tenida como una “masonería de opereta” una ocasión para jugar por parte de las damas de la alta sociedad y procurar honestas masonas. Las investigaciones reciente muestran que ellas eran un espacio de sociabilidad y de emancipación de fuerte eficacia que se inscribe plenamente en una historia que traza para las mujeres los caminos de la libertad.

La francmasonería femenina puede contribuir a revestir la obra de utopía por la que el Rito Francés, a la vez conservador y laboratorio, ejemplo vivo de fidelidad a la tradición y adaptación a la modernidad, que es un espacio de futuro.


Laure Caille
Revta Chaine d´Union 2006

Traducción e interpretación libre de Víctor Guerra MM.:. del RF GODF

NOTA: En el anterior post había colocado una foto de Libertad Morte, tal y como lo recogía del libro  1728 La masonería Española 1939, y que en realidad tal y como nos comenta Xuan  se trata de la Hermana Blanche del DH, motivo por el cual he decidido cambiar la foto, por una miembro de la GLFF para no crear confusión ya que el DH trabaja en el REAA.