miércoles, 14 de diciembre de 2011

APROXIMACION HISTORICA A LA PUESTA EN MARCHA Y DECLIVE DE LAS ORDENES DE SABIDURIA EN EL GODF.



Semanas atrás escribía una historia sobre el mudo subyacente del Rito Escocés Antiguo y Aceptado: La Pasión Escocista del GODF ? Materiales para una análisis, trabajo en parte basado en las pocas  historiografías que hay sobre el Rito Francés, que han publicado Hermanos relacionados con el GODF: A. Bauer, J-G Plumet, Boeglin , etc… y tomaba como referencia para este trabajo de la  omnipresencia y subliminal presencia del  escocismo  en el GODF (entendiendo  escocismo como la  práctica del REAA) para lo cual me he servido de los trabajos de  J. M Daruty sobre el REAA, o los de  Jaunaux  sobre el GOdF , o los de Jean Ursin y Kervella, muchos de ellos significados miembros de primera línea del GODF, como AG. Jouaust y su historia del Gran Oriente de Francia.

Y es que  se ponía en duda, por algún Blog colega, que durante casi 150 años  los Altos Grados del GODF hubieran estado desaparecidos, y para reforzar tal opinión de no había sucedido tal  cosa, se expone un trabajo de Pierre Mollier, que si bien es interesante por calidad de sus investigaciones, hay que decir que  entre las brumas de su trabajo  deja entrever  que hubo mucha dejadez en la práctica de las Ordenes de Sabiduría en base a la preeminencia del REAA y que durante 150 años estas Ordenes han estado supeditadas  al REAA y eso se ve en la sucesión de derogaciones de estamentos que se venían abajo porque no cumplían las expectativas de los defensores del  REAA en el GODF.

Unas veces triunfaban unos,  y en otras pues otros, pero ello acarreó al RF  situaciones políticas obedienciales complicadas, sí se niega esto se está obviando la propia historia del GODF y sus concurrencias con el Rito Francés, la búsqueda de nuevos espacios y “demarches” como el Rito Francés Restablecio o el Filosófico en , cuanto a las logias azules, pero si negamos lo evidente y nos empeñamos en demostrar que el RF estaba en la Obediencia, es que no hemos entendido nada de nada, y lo que es peor la ceguera gremial  no llevará a perder de  vista el trabajo de la reconstrucción que hubo de hacerse en base a la apuesta de Hermanos como Guglielmi y otros, si se quiere reescribir la historia, no hay problema, pero entonces no podremos entender que pasó con el ímpetu de Rene Gully, y como se fue a Holanda a buscar unas bases que no existían, y que además han resultado falsas, como demuestra Jean van Win y reconocido todo ello por MoIllier, Dachez y otros, y cuyo artículo de Jean van Win publicaremos en toda sus extensión pero que el Hermano Joaquim Villalta ya ha adelantado algo al respecto. Capitulo “De Ross” el derrumbe de una leyenda

Es evidente que en su trabajo Pierre Mollier no nos va dar cuenta de cuáles eran  las razones de todos esos cambios  y la aparición de las Cámaras  de Ritos o los Colegios de Ritos, ( puedo decir que nombrar dentro del Gran  Capitulo General  del RF  el Colegio de Ritos, es diríamos como nombrarle “la bicha“, ). Entiendo que haya cuestiones que sean  difíciles de entender si uno no está muy puesto en estas circunstancias  historiográficas de la masonería y del GODF del otro lado de los Pirineos,   o  no conoce las interioridades  estructurales de la gran obediencia francesa. Lo cual no es fácil y no todo está en Internet…

Para intentar dar fuerza a lo ya expuesto  en estos artículos y sobre algunas situaciones por las que pasaron las Ordenes de Sabiduría,  traigo hasta este blog al  amigo e historiador o divulgador del Rito Francés o Moderno:   Ludovic Marcos,   Conservador del Museo de la Francmasonería,  miembro de las Ordenes de Sabiduría, y que sin ambages y desde su militancia pro Rito Francés no se guarda a la hora de exponer las realidades por las que ha pasado el Rito Francés en el GODF, y que viene a complementar lo que expone Mollier y a clarificar esas brumas que encontramos en su texto, entre corchetes introduciré algunas notas para intentar explicar o aclarar algunos aspectos.


En todo caso esta temática ya expuso con este trabajo
La Puesta en valor de las Ordenes de Sabiduría ( dos entregas)
http://www.victorguerra.net/2011/02/sobre-la-puesta-en-valor-de-las-ordenes.html
http://www.victorguerra.net/2011/02/sobre-la-puesta-en-valor-de-las-ordenes_19.html

Y ya lo avanzo  como advertencia con esto  no deseo enzarzarme en guerras rituales o desmentir a unos u otros, tratado de ampliar el campo de la información y el conocimiento histórico por el cual pasó el Rito Francés, y lo hago desde distintas perspectivas.

Víctor Guerra. Editor de Rito Francés

Texto de Ludovic Marcos
En los últimos años las cuatro Órdenes del Rito Francés  del Gran Oriente de Francia,  prácticamente  habían desaparecido,  desde la  mitad del siglo XIX,  y se reanudaron luego más tarde con  fuerza y vigor. El misterioso Vº Orden  incluso  fue reconstruido sin que se pueda apreciar si exactamente se trata de una  Academia del Rito, según la expresión  consagrada, o de un  grado blanco.

Será útil comenzar diciendo que los grados se crearon  en el siglo XVIII, y se preguntarán ¿Cómo y porqué después  de haber funcionado durante  decenios,  se perderán bajos las arenas o brumas  del siglo XIX? O ¿Por qué los sistemas de los grados suplementarios aparecen en  la mitad del siglo XVIII, al mismo  tiempo que  se afirma el grado de Maestro?

¿Cómo integra el Gran Oriente de Francia el funcionamiento  de los grados  dentro de una visión  coherente y en una organización de grados?  En fin,  y sobre todo  ¿Cómo  explicar el declive de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés en el siglo XIX  siendo  suplantados por el Rito Escoces Antiguo y Aceptado,  en general  muy minoritario  en la logias azules del Gran Oriente de Francia?

Estas cuestiones que son centrales, sí queremos aprender del  pasado  y  asegurar que nuestros grados  filosóficos realmente sirvan esta vez para nuestro progreso personal  y  la influencia de la Obediencia.

El Contexto de elaboración de los Grados del Rito Francés.
 A la cuestión concerniente a la aparición de los sistemas complementarios al  grado de Maestro, debemos remarcar que este último se estructura por una dramaturgia que proporciona un mito a la masonería especulativa. La francmasonería es una masonería de la piedra,  pero de simulacro. Con el sacrificio de Hiram, con la muerte el padre,  se afirma o se descarga, al mismo tiempo, sus orígenes.

Sin embargo la historia ha conjuntado  una serie de grados que prolongan el grado de Maestro, que en este contexto es el primero de todos ellos, Este conjunto se alimenta de variantes de la Maestría y de diversos aportes muy pertinentes y significativos. Los Altos Grados de del siglo XVIII  se revelan en su mayoría proveniente  de la tradición francesa, son de este modo el conservatorio del imaginario de una época.

La puesta en marcha de estos grados  de la otra maestría, mucho mejor conocida gracias a las recientes investigaciones,  debe entenderse a la vez como un complemento de la Maestría, registrándose  una diversidad y finalmente  el ordenamiento  de un sistema simple y coherente de cuatro estadios, que a la  ve funcionan de forma autónoma y solidaria con la Obediencia.

En 1773, la primera Gran Logia [de Francia] se transforma democráticamente en el Gran Oriente de Francia, y en ese primer tiempo se procede a la reorganización de las logias azules. [ya que nace como una organización de logias simbólicas]. La comisión que lleva a cabo  esta compleja cuestión de los Altos Grados queda en suspenso. En 1776  bajo la influencia de Bacon de la Chevalerie, esta Comisión llega a un acuerdo con [con los Directorios escoceses de la rama  francesa] la Estricta Observancia Templaria (futuro Rito Escocés Rectificado) aunque este acuerdo no será finalmente aplicado.[dados los desacuerdos existentes y los vivos debates  que había  de fondo sobre  los Altos Grados  y la polémica  que había con la logia Contrato Social]

Comienza así un período de numerosos conflictos con la Madre Logia Escocesa del Contrato Social [puesto que el GODF rehúsa reconocer como obediencia  masónica a la Gran Madre Logia de Escocia y dejarla ejercer como tal, aunque tampoco  la reconoce como logia simbólica  con su nuevo título de San Juan de Escocia del Contrato Social,   de por medio están las amenazas de  darla de baja  como logia irregular, y otras desavenencias. Daruti 1879]

Lo cierto es  que estos sistemas de grados,  que florecieron en esta época, estaban ansiosos por conseguir cuanta mayor  independencia fuera  posible. Por otra parte es un hecho cíclico de nuestra historia, especialmente cuando las posibilidades en el seno de las logias azules, o partir de ellas, o en el mundo profano  a algunos Hermanos les parece que  la promoción es insuficiente….

El desarrollo de los Altos Grados es notable sobre manera  a partir de 1750, que es cuando muchos índices permiten encontrar  ya desde los años  1730 en el seno de la tradición inglesa la fuente del Royal Arc   y del Maitre Parfait, después de identificar durante 1740  en Francia por ejemplo la existencia de Maestros Irlandeses, Elegidos, Escoceses, etc…

Pasada la mitad de siglo los desarrollos de la dramaturgia hiramica alrededor de los temas de venganza, más los aportes caballerescos, templaristas y rosacrucianos prolongan, apoyan y justifican  la puesta a punto de los sistemas de grados complementarios que serán quienes libren toda una batalla  de influencias que se registra a finales de los años de 1760,  intentando siempre de imponer  un grado que será capital el de Caballero de Oriente  o  Rosa Cruz.. etc.

Es en este contexto tan agitado  y como reacción en el cual  se  crea un gran cuerpo federativo: Gran Oriente de Francia (GODF). Obediencia con la cual comienza eficazmente la unificación  y la reorganización  administrativa y ritual de los tres grados simbólicos,  pero expuestos sobre la complejidad de los problemas  ligados a los grados  siguientes, Ya que la integración en GODF entrará en conflicto con los poderes y las jerarquías rituales y las autoridades administrativas.

Ello conlleva que haya desinterés, llegando incluso a  ignorar a otros cuerpos masónicos presente al mismo tiempo.. A principios de los años de 1780  deviene  evidentemente una doctrina propia de la Obediencia sobre los grados  creándose de este modo la Cámara llamada de Grados, creada en 1782, y constituida por miembros sin un rango particular en el seno de la Obediencia.??? [coloco la  triple  interrogación,  porque los miembros  eran tres Grandes Oficiales que serán los Duques de Chartres, y el de Luxemburgo [ primer barón cristiano de Francia] más el Conde  de Villefranche; tres Oficiales de Honor: Bacon de la Chevalerie, Salvalette de Langes, y Bignon; cinco Oficiales de cada una de las Cámaras de Administración de París y de Provincias, por esta última son nombrados Roettiers de Montaleau, Salivet, Laffilard l´aine , De la Vigerie  y seis Oficiales Generales,  que fueron  nombrados en la Asamblea  del  1 de febrero de 1782.   O sea que en ese momento igual no estaban en los cargos jerárquicos  pero eran auténticos pesos pesados en la estructura]

Esta Cámara tendrá en su seno  la gran figura de Roettiers de Montaleau [como Orador , y a Bacon de la Chevalerie como Presidente,  y Salvalette de Langes como 1º Vigilante;  y a Boucaul como 2º Vigilante] el primero  va imponer y a efectuar después  a la hora e abordar el estudio de los rituales un método de trabajar riguroso, sin ideas preconcebidas, estudiando los grados conocidos y la puesta en  práctica de  sus principios de una forma coherente y que conducirán [tras varias asambleas] a la creación de las Órdenes de Sabiduría.

El trabajo de la Cámara de Grados.
La Cámara examina todos los rituales de su tiempo y de la lectura de esos trabajos (que conocemos a partir de los estudios de Pierre Mollier) es para nosotros un precioso calidoscopio de grados, que por tanto afectan a la génesis del primer Orden.  Los Hermanos fueron presurosos para aportar en las primeras asambleas y presentar sus  análisis  y observaciones a  los grados  según un “orden analítico conocido” que estaban  entre el Maestro  y los  diferentes grados de los Elegidos. 

Así es  que en la sesión siguiente  fueron examinados los grados de Maestro Perfecto, llamado de vida, sin base  y sin apoyo histórico pero donde la Cámara remarca dos cosas que podrían servir de forma útil ya que el Maestro Secreto rechazado como absolutamente nulo, al igual que el Maestro Irlandés, y el Maestro Inglés, e incardinados en el ensamble de grados el Maestro Elegido,  en tanto que finalmente fueron calificados de superfluos.[ como otros muchos ya que por diversos historiadores fueran calificados de  inexplicables lios de grados, la anarquía escocesa, o mezcolanzas sin sentido]

Luego vienen los grados del Pequeño Elegido, el Elegido Desconocido, o el Elegido de los Quince, la Cámara estimada contra corriente  escoger un Elegido razonable que  no tuviera partes odiosas tal y como se había visto en algunos de ellos. Desde este enfoque estudioso, razonable y sin complacencias, que como nace nuestro grado de Elegido. Por fin estimaban con este regreso al trabajo  que sería igualmente  necesario consultar el grado de Caballero del León, y por tanto se interesaban entonces por un grado de la Masonería Perfecta del tipo  de Caballero de las dos Águilas o finalmente por el Caballero del Ancla.

La siguiente asamblea, siempre con el admirable proceder de un personaje como Roettiers de Montaleu se procede a estudiar los grados llamados Escoceses, y todos los pequeños grados que pervivían, y que fueron analizados de la misma manera que otras series de grados.

 Esta Comisión no actuó por azar. El enfoque que le llevó a estudiar esta serie de grados- dio origen a las Órdenes- según las temáticas u orden analógico  conocido, de hecho detrás de este aparente desorden, se ha ido clasificando en función de una lógica y un esquema después de numerosos años de estudio. Con mayor frecuencia  comienzan con un sistema vengador que caracterizará  el grado de Elegido. Luego se organizó en torno a variantes las prácticas  de un grado Escocés. Lo que generalmente  es claramente identificado como caballeresco.

Por lo tanto es comprensible que la Cámara  no estableció sin dificultades sobre el principio de una síntesis de cada uno de estos tres niveles,  y será finalmente el hilo de un  IVº  grado que se irá imponiendo poco a poco como un grado terminal por su título, (y por lo que podemos decir)  que la relevancia de tal ritual a los  ojos contemporáneos será el grado Rosa-Cruz.

Detrás de esto  también hay una cuestión ideológica. El grado en cuestión, a pesar de los esfuerzos posteriores  para separarse  de su matriz crística, o de un contenido simplemente deísta, que una connotación alquímica que es compatible (nos atrevemos a decir) con el Régimen que era todavía Antiguo. La Comisión poblanamente podría haber buscado, con una cierta audacia, un grado terminal del lado de ciertas inclinaciones solares, astrológicas, o bien aún  a partir de inspiraciones egiptológicas ya en boga. Pero podría ser el más sulfuroso y renombrado grado Kadosh. Esto después de la mitad del siglo, una tradición más bien francesa, y se presenta muchas ventajas y prolonga y mezcla concluyendo la temática del Elegido (es, por otra parte el Gran Elegido) y este Caballero (es también el Caballero del Águila Blanca y Negra) que conjunta una elevación templaria y mística que ofrece numerosas resonancias simbólicas.

Cuyo grado es perfectamente apto para conjugar la búsqueda del conocimiento, por la razón  y la elevación espiritual. El  exalta la libertad, e incita a combatir  con las armas puras. Es a la vez el grado terminal del Consejo de Granes Inspectores Elegidos que dirigió la primera Gran Logia de Francia, y es el grado 24º de Rito de Perfección (que cuenta con 25 grados) que vamos a volver  a ve en 1804  procedente de América bajo el nombre de  Rito Escocés Antiguo  Aceptado. En el momento en que nos situamos, aun se beneficia de un incontestable prestigio. Pero entonces ello es un regicidio. El aprendió más y más abiertamente el apoyo sobre la muerte de Jacques Molay en 1314. Y ha sido varias veces condenado especialmente por el Consejo de Soberanos Caballeros del Oriente e 1766, como falso, fanático, detestable, y contrario a los principios y a las metas de la masonería y como contrario a los principios a los deberes de Estado y la religión. No hay más que decir….

Así mismo, cabe señalar que el estado de espíritu de los Hermanos no está predispuesto a aceptar de forma forzada como eminente el grado de Rosa-Cruz. Todo por sus características religiosas.

La aparición del Gran Capitulo General…
La Cámara trabajará hasta febrero de 1783, Roettiers de Montaleau, presentará el mismo  26 de los 38 grados examinados ganando una gran influencia. Luego se ve  que su actividad se interrumpe a  finales  de 1784  y se produzca  la constitución del Gran Capitulo General,  al comienzo del año. ¿Qué ha pasado durante todo este tiempo? Cierto es que la Cámara  tuvo que archivar la redacción de los tres rituales simbólicos, es decir armonizar y precisar los usos introducidos en el comienzo del siglo.

Esta codificación, matriz de nuestro rito actual, será votado en 1784 por el GODF y recopilado  sobre libretos expedidos a las logias, y luego impreso en 1801 bajo el nombre de Regulaetur du Maçon.

En realidad  la Cámara de Grados no podía estar sorprendida de que este  Gran Capitulo General fuera creado, ya que eran esencialmente casi que los mismos miembros, incluido Roettiers de Montaleau que había escrito los Estatutos en mazo de 1874, un mes después siete Capítulos se unirán a esta Gran Capitulo. [Por cierto 7 Capítulos Rosa –Cruz. De hecho ellos no se consideran aptos a pesar de ser los principales animadores de Cámara, y apoyan la reforma que plantea el GOD en los Altos Grados y que da origen al Gran Capitulo General y que como nos expone J-G Plumet , “ se comete un error táctico que podía estar repitiendo los dolorosos errores del pasado… un masón libre en una logia libre (en el Antiguo Régimen (y formando parte de él) era una frase vacía o una cláusula de estilo” ]

Los miembros de las Cámaras habían acabado de codificar el Rito Francés de las logias azules en 1783 [el Régulateur du Maçon] y  conscientes de la urgencia [ con respecto a los Altos Grados] promueven una solución institucional: una Gran Capítulo unificado, autónomo  y solo controlado por el Gran Oriente de Francia , con  una estructura  ritual  que comprendiera los cuatro Ordenes  razonables conforme a los trabajos desarrollados. En realidad la similitud de actores que estaban en las dos estructuras (GODF y Cámara de Grados) aseguraba la continuidad filosófica.

Evidentemente  los Estatutos de la nueva institución  de  19 de Marzo de  1784 reflejan  los trabajos de la Cámara de Grados.

Artículo 27.- El Gran Capitulo General contendrá en su seno en la medida de lo posible, todos los conocimientos masónicos, en consecuencia los grados, de partida aquello,  que vienen inmediatamente  después de la Maestría, que serán conferidos sucesivamente, y que se dirán a continuación.
Artículo 28.- Todas las formulas diferentes y múltiples serán clasificadas  y filiadas según el grado que de ellos dependan. Cada grado será conocido bajo la denominación de Orden.
Artículo 29.- El Gran Capítulo General refundirá todos los conocimientos en  cinco Órdenes:
El 1º Orden comprenderá todos  los intermediarios entre  la Maestría  y el Elegido. El Elegido será el complemento.
 El 2º Orden  comprenderá  los Escoceses, Todos los Escoceses posibles y lo que les es relativo. [Purificaciones, libaciones y el uso de la trulla, con marcha  del impenetrante al Santo de Santos. J-G Plumet]
El 3º Orden comprenderá  el Caballero del Oriente y lo que a él se refiere. [Elementos diversos de varios grados caballerescos y templarios, que conforman el arquetipo del grado. J-G Plumet]
El 4º Orden comprenderá el grado Rosa-Cruz y todo lo relativo  a la puesta en marcha del este Orden,[ Condenado por el Soberano Consejo de los Caballeros del Oriente  del Grado Kadosch (1766) por “fanático, falso y detestable y como contrario a los deberes de la Masonería]
El Vº Orden comprende todos los grados físicos y metafísicos de todos los sistemas, particularmente aquellos adoptados por las asociaciones masónicas vigentes. [  y que tenía la vocación de ser o convertirse en una Academia, o un Conservatorio de Rito]

El artículo 30 precisa la composición del Gran Capitulo General en cada una de las Ordenes, e indica que el Vº Orden estará compuesto  de veintisiete miembros, a los cuales será confiados un cierto número de misiones- al menos es la intención- que detallan los siguientes artículos, pero sin, ninguna presencia o preponderancia en el Gran Capitulo General, ni dentro de ninguna asamblea concerniente a los diferentes Órdenes. (arti 32)

Nos resta por saber  cuáles fueron realmente las actividades y los usos de Vº Orden. Desgraciadamente las actas de esas reuniones se han perdido y solo contamos con las alusiones en el seno de las otras Órdenes que atestiguan la realidad de sus actividades justo hasta la llegada de la Revolución.

El final  de Altos Grados franceses
El problema está en saber si el Rito Francés ha  perdido,  o jamás encontró,   su verdadero grado terminal. Sin embargo pronto surgen de nuevo.

Principalmente y sobre todo con el fantasma del Kadosch, que es  cuando sale del armario bajo el Imperio como el grado 30º del REAA.

El Gran Capitulo  General y las Ordenes   renacen bajo el 1º Imperio, [ edad de oro  del GCG –GODF que será cuando se le bautice como Rito Francés o Moderno ]en un contexto muy diferente y con la concurrencia  de este último rito (REAA) que se implanta en Francia después de julio de 1804 y que integra el GODF al fin del año.  Esto explica la reaparición del Vº Orden en 1807, de cara a la concurrencia, que será  más estructurada.

Ese mismo año muere Roettiers de Montaleu, y siete años más tarde, la caída de Imperio comporta un golpe terrible, en entonces cuando el  Rito escocés se acomoda mejor  a la Restauración (Elie Decazes, su Gran Comendador es también Primer Ministro de Louis XVIII).

Lo soberanos Capítulos de Rito Francés  continúan igualmente funcionando, como un prolongamiento de una logia azul, y se constituyen para  conferir las 4 Órdenes. La perspectiva siempre es diferente. Es bien conocido que a partir de una época  los primeros Órdenes, en particular el 2º y 3º Orden son  trasmitidos formalmente cada vez más rápido

Probablemente la atracción por el kadosch se deja sentir. En 1821-1822 el Gran Capitulo General demanda su patente al Supremo Consejo Escocés. Muchos Capítulos demandaban poder ser “franceses y escoceses”  al fin de poder utilizar ambos ritos.[ Hay que tener en cuenta que a partir de  1814 el GODF pretenderá legitimarse como legítimo administrador del REAA, ... no demandará al Supremo Consejo, ni hará alianzas con este, y al  que tratará de irregular, y todo ello apoyándose en varias documentaciones, que son ridículas y hasta falsas. AG. Jouaust 1989]

El proceso progresivo muestra que ha habido, en general entre 1820 y 1830 un acortamiento por la base y un prolongamiento por la parte de alta, es decir  un abandono de las Ordenes anteriores al grado Rosa-Cruz, que  Elegido  anteriormente  fue practicado durante mucho tiempo y adjuntado al grado Kadosch  se vivió como un grado último, grado de libertad contra la tiranía.. etc.  Durante un tiempo transitorio, ello no presume una escocificación completa del Capítulo. Que en parte se vive como “francés” bajo la  Obediencia y la logia que le sostiene, que no se preocupan  de la existencia de grados blancos, más allá del 30º , o incluso si el 33º  comienza su tour de dar una visión cenital  para  representa un objetivo. La historia del REAA  muestra también  lo mismo, la supremacía  de los grados blancos no es algo que se consiga fácilmente.

Nos deslizamos  insensiblemente   por una situación  donde el REAA a veces  a practicado al tiempo el grado 9º (Elegido de los Nueve) a modo de imitación del 1º Orden de Sabiduría, que viene  a trasmitir directamente el grado 18º, mientras  que un Capítulo  “francés”  hasta ahora puede conferir directamente el grado Rosa Cruz sin ser demandado, y por tanto es natural preguntarse,  de qué tipo es. Ya que los rituales son idénticos, a  diferencia de otras prácticas de  Hermanos en  logias azules de rito “francés”.[No debenos olvidar  que en 1821 con la publicación de los Estatutos y Reglamentos Generales de la Orden Masónica de Francia  por el Gran Oriente de Francia, el Gran Capitulo Metropolitano reconoce, y muy hábilmente sugerido que después de unas veintena de años que el grado Kadochs era superior al IV Orden, lo que va lograr una deriva  de las logias para trabajar  en el rito escocés. Lo cual fue toda una recapitulación (J-G PLumet)]

La culminación de la mutación se hace en la mitad del siglo XIX, una medida en la cual los 30º devienen en recipiendarios del grado 33º (después de haber recibido rápidamente el grado 32º) y se integran en la estructura dirigente del Supremo Consejo, con el aval de la voluntad política de la Obediencia.

Los reglamentos de los rituales del GODF oficializan la desaparición de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés  en 1859, entonces  el ritual Murat, precisa que el ritual practicado  en el GODF comprende siete grados (como el francés): Aprendiz, Compañero, Maestros, Caballero Rosa Cruz 18º, Caballero Kadosch 30º, Príncipe del Real Secreto 32º y Gran Inspector general 33º.

El Rito Francés en su práctica y en su filosofía, se mantendrá sorprendentemente cuando se piensa, en el seno de las logias francesas, y su Obediencia histórica, el GODF hasta nuestros días. Pero va a perder de todos modos la referencia de los Cuatro Ordenes, la memoria  y la conciencia  de su legitimidad y de su grandeza ritual, y se las arreglaran  para que el silencio mantenido sea la obra de un autentico falsificador.

Será también la posibilidad  o la ocasión de una maduración histórica del siglo XIX que la que nos resentimos hoy día. Los grados filosóficos franceses no se mantendrán aislados pero aún mantienen algunas cepas en los Países Bajo y en Brasil. 

Dichas Órdenes reaparecen en Francia  en los primeros años 1980 y 1990 y se instaura el Rito Francés  que conoce un gran desarrollo.[ Y que renace entre otras cosas por una grave crisis en el Gran Colegio de Ritos, víctima del autoritarismo endémico.. y la aparición del GADU.. que devendrá en destitución de algunos miembros y en la fundación de la GLUF.. y en  septiembre de 1994  en el seno del Gran Colegio de Ritos se crea el  Colegio de Rito Francés Moderno (RFM).. y en  mayo de 1999 bajo la dirección del Gran Maestre  P. Guglielmi, el Consejo de la Orden  dicta la resolución de la Refundación de los Altos Grados del Rito Francés.]

 Un desarrollo con mucho dinamismo en gran cantidad de países y de Obediencias. Pero esto es otra historia.

Ludovid Marcos.



Traducción libre y notas de Víctor Guerra. Vº Orden  de Sabiduría del Rito Moderno

jueves, 1 de diciembre de 2011

HISTORIA DE LOS RITUALES MASONICOS (II)






3.- Génesis de los Grados simbólicos en Francia
La francmasonería especulativa se implanta en Francia en 1725 sobre el basamento de los inmigrantes británicos exiliados por razones políticas y religiosas. En París  a menudo nos encontramos con notables que vienen de Londres. Ellos aportan por lo tanto sus bagajes como es el ritual en uso en  Londres en ciertas épocas,  y como los llamados “Antiguos” no aparecen hasta 1751 podemos decir que estos inmigrantes traen consigo una masonería de estilo “Moderno”, la cual se va a implantar en el país.

La Orden se va a desarrollar a partir de las capitales de las grandes metrópolis de provincia y es así como el ritual de los “Modernos” se va a difundir por toda la Francia del siglo XVIII. Este es también el único ritual  conocido por los grados azules que es del tipo de los “Modernos” y traducido al francés el cual devendrá más tarde en el Rito Francés, aunque en ese momento carece de nombre y se aplica en las ceremonias de la masonería simbólica.

Esta masonería simbólica conocerá dos codificaciones. En 1774 los masones lioneses introducen en el seno del ritual elementos judeocristianos y caballerescos. Ellos creen que así el Rito Escocés Rectificado que a pesar de su nombre está relacionado  con la estructura de del tipo de los “Modernos”, y que por tanto es una variante del Rito Francés. Este rito es integrado en el GODF en 1776.

Desde su creación en 1773 las logias demandan al GODF establecer una versión estándar  de la masonería simbólica. Pero se necesita un cierto tiempo  y no será hasta 1786 cuando en la Obediencia prospere un texto de referencia para los tres grados simbólicos. Este ritual será muy difundido entre las logias del GODF en forma de copies manuscritas y será conocido bajo la forma con la cual será imprimido en 1801 el “Régulateur du Maçon”.

 Es una  versión francesa en la cual está presente el ritual de los “Modernos”. Es un texto de referencia  del Rito Francés. El Gran Oriente de Francia de todo modos hace a lo largo del tiempo varias revisiones, una ellas en 1858 de la cual se desprenden los llamados Rituales de Murat, en 1885 se originas los Rituales de Amiable, con  la variante Blatin en 1907, y luego en 1938 bajo la dirección de A. Groussier, el llamado texto Groussier  con ligeras variaciones y retoques en 1955 que viene a representar la versión ritual estándar del GODF.

En 1804 arriban a Francia varios millares de refugiados de Santo Domingo a causa de la emancipación de los hombres de color.  Entre ellos numerosos Hermanos. Haití está a una decena de kilómetros de las costas americanas, los exiliados de Santo Domingo, son durante el primer momento refugiados de Pensilvania. Los masones criollos frecuentaran durante años las logias de Filadelfia. Sin embargo los Estados Unidos habían recibido numerosos emigrantes preferentemente de Irlanda. La Gran Logia de Pensilvania  se encontrará sumergida bajo el trabajo del estilo “Antiguo” y por primera vez los franceses se encontraran practicando una masonería de estilo “Antiguo”.

Repatriados a Paris, los masones criollos traían de vuelta  el Rito Antiguo y Aceptado. En la versión francesa se habrá añadido la palabra- más ambigua pero prestigiosa- de Escocés “Le Guide des Maçons Ecossais” publicada en los primeros años del siglo XIX constituye  el texto de referencia para el REAA, que es una versión francesa del Rito de los “Antiguos” y que será integrada en el GODF unos meses más tarde  de haber llegado a Francia, en 1804 y que será practicado en el seno de numerosas logias.

Los ritos egipciacos para los grados simbólicos, Misraim en 1814 y Menfis en 1838 son variantes del REAA, en el cual se introducen elementos de la egiptomanía muy en boga en esa época. El rito de Menfis  será integrado en el GODF en 1862 y el de Misrain en 1865.
A comienzos del siglo XIX  con la aparición de otros ritos, los rituales masónicos practicados en Francia a los lago del siglo XVIII y fijados por el Regulateur du Maçon y que serán bautizados como Rito Francés o Rito Modernos

 4ª.- La evolución de los Rituales Simbólicos en los siglos XIX y XX.
Aquellos que comparen los dos textos de referencia: el Régulateur du Maçon  para el Rito Francés, y la Guide des Maçons Ecossais para el REAA, constatará que apenas si hay diferencia con el origen  y por el carácter más o menos simbólico.

La diferenciación sobre el plano es un fenómeno de fin del siglo XIX. En esta época  el Rito Francés es practicado por la inmensa mayoría de logias de nuestro país y está sumido a la ideología de la mayoría de los masones de los años 1860-1880. De este modo es reescrito a la luz de las corrientes intelectuales en boga, notablemente el positivismo. No sabemos  el sicoanálisis  y el inconsciente de todo el simbolismo que parece  revelar todo un infantilismo lleno de superstición. Las versiones Mural (1858) y la Amiable (1885) reducen la presentación de los símbolos de diferentes grados a una  porción congruente y los reemplazan  con los discursos morales y las alegoría sobre el bien y el mal.

Será A. Groussier  quien en entreguerras planteará un retorno a las fuentes simbólicas del Rito Francés. Hay quien habla  con un poco de condescendencia del “Rito Groussier” comentando que es un contrasentido. El texto establecido bajo la dirección  A. Groussier es adoptado en 1938 y luego en 1955 marca de nuevo un retorno al simbolismo que constituirá parte del ritual estándar del Gran Oriente de Francia.

En los años 1880 los grandes tallares masónicos serán marcados por el positivismo, los Hermanos interesados por el simbolismo, los mismos  que estuvieron en el Rito Francés, como O. Wirth se juntaron a los talleres de un rito minoritario ya que estaban más libres para trabajar según su gusto. Es en esta época cuando aparece la idea de que el REAA sería más simbólico. La escuela de O. Wirth antiguo secretario de Stanilas de Guaïta, sobrecargará de elementos traídos de ocultismo, y quitará los símbolos tradicionales que no ayudan a su interpretación.

Este retorno del interés por el simbolismo no se percibe hasta principios del Siglo XIX como consecuencia del renacimiento en 1913 del GOdF por el Rito Escoces Rectificado.

El movimiento lanzado por Groussier se prolongará  con la reconstrucción de la Obediencia después de la II Guerra Mundial. Los Hermanos versados en los estudios iniciáticos intentaran revivir todas las potencialidades simbólicas de la tradición masónica francesa. Pero lamentarán notablemente que los masones del GODF interesados en el simbolismo sean conducidos a dejar el Rito Francés, rito tradicional de la Obediencia para reunirse  en torno a una logia del REAA considerada como más simbólica. Aunque piensan poder conciliar la orientación simbólica  y ser fieles a la tradición ritual del GODF.

Con el bienvenido acuerdo de Francis Viaud se decide despertar una versión tradicional del Rito Francés y con el levantamiento de la logia  el Devoir et la Raison en 1955 se ofrecen dos posibilidades  a los  más celosos Hermanos proclives al a este resurgimiento:
  • Utilizar tal cual el ritual del “Régulateur du Maçon” fijado por el GODF en 1786 e impreso en el año 1801
  • O reconstituir sobre la base del “Régulateur du Maçon”, con documentos del siglo XVII, como  un ritual del siglo de Las Luces practicado en aquellos tiempos en las logias francesas. Esta segunda solución es una especie de proyecto de reconstitución o de “restauración” .

Por razones diversas , es esta segunda cosa la que se lleva a cabo. Precisar que las dos soluciones presentaban textos muy próximos. Los “restauradores2 del Rito Francés Tradicional voluntariamente encontraron una denominación  que englobó todo el sentido a su empresa de investigación, y que ellos bautizarían como el Rite Moderne Français Retablí. La expresión Rito Moderno vino precisamente  de la mano de ser considerada la restauración como del tipo  “Moderno”, ya que se inscribía en el seno de la tradición de la primera  Gran Logia llamada de los “Modernos”, y “Francés” porque se enraíza en la versión implantada  en 1725 y traducida al francés, y “Retablí” porque el texto era el resultado de un trabajo de restitución.

 Aunque el nuevo ritual se reencuentra con nuevos sucesos, puesto que se implanta en diversas logias de la Obediencia. Aunque no se puede obviar que otras logias desde una perspectiva especialmente simbólica escogerán utilizar tal cual el Régulateur.

En estos momentos (1998) hay unas cincuenta logias del GODF que practican una versión tradicional del Rito Francés, que además practican otras Obediencias como Gran Logia Tradicional Simbólica Opera (GLTSO) Logia Nacional de Francia (LNF) o la Gran Logia Femenina de Francia (GLFF) o la Gran Logia Nacional de Francia (GLNF).

En 1813  en Inglaterra por la presión del poder político la Gran Logia de los “Modernos” y la de los “Antiguos” se fusionan. El Rito escogido o elaborado es esencialmente de estilo “antiguo” y se denomina Emulación, cuyo rito se difundirá por el imperio colonial británico.  Y el rito de los “Modernos” de la primera Gran Logia fuer cayendo en desuso en su tierra de origen. Hoy día solo una obediencia a nivel internacional  lo practica como es el Gran Oriente de Francia, [En este sentido hay que decir que hay otras potencias como el Gran Oriente Belga, o el Gran Oriente de Brasil que practican el Rito Moderno, desde la perspectiva de la masonería liberal]con el nombre de Rito Francés y en varias versiones.

Pierre MollierLa Chaine de Unión nº 6/7 1998

Traducción libre de Víctor Guerra   MM.:. del Rito Moderno y Vº Orden, 9º Grado

viernes, 18 de noviembre de 2011

BREVE HISTORIA DE LOS RITOS MASONICOS (1ª parte)

Evolución conceptual de la Biblia en el Ritual Masónico
Esquema de H.:. Juan José Hauva (Chle)

La masonería especulativa aparece en Gran Bretaña. Las fuentes de los rituales se deben buscar en la transformación de las organizaciones de la construcción dentro del país, y especialmente en Escocia. Pero la constitución de Obediencias en todo el mundo y dentro de ellas los Altos Grados va a conducir a la multiplicación de Ritos alimentado de valores muy diferentes. Por tanto hoy traemos hasta estas paginas uno de sus divulgadores Pierre Mollier, vinculado al GODF, y aunque el artículo ya es un poco viejo ya que data de 1998, no por ello pierde frescura, en la aportación de datos y análisis. El artículo estará compuesto por dos entregas y cerrará la edición por este año un trabajo de otro de los divulgadores más interesantes del Rito Francés:  Hervé Vigier
VG

La historia de los Ritos Masónicos, está naturalmente ligada a la aparición en los primeros decenios a la francmasonería especulativa. Y las fuentes se encuentran solamente en la Gran Bretaña del siglo XVII.

Es Inglaterra entre 1717 y 1751 cuando el viejo patrimonio ritual de la masonería operativa escocesa es reorganizado por al uso por parte de los “especulativos”. Esta reorganización conducirá a la fijación de dos grandes familias ritualísticas masónicas en los grados simbólicos: “Modernos y Antiguos”.

Todos los ritos masónicos practicados en le mundo provienen de uno u otro modo de estas dos familias, cuya apelación también es muy engañosa. La génesis ritual de los grados simbólicos practicados en Francia no se pueden comprender sin utilizar una cierta red analítica. Los meandros de la historia ritual pueden parecer hasta remotos o alejados de las actuales preocupaciones de los masones de hoy en día. Ellos son por tanto, portadores de la llave que permite explicar ciertos aspectos del paisaje masónico.

1º.- La Prehistoria.
Como atestiguan los registros de municipalidades de Edad Media muchas sociedades profesionales de comerciantes y artesanos se reunión en el seno de las cofradías de otras corporaciones responsables de la gestión de los intereses del oficio: formación, contratación, atribución de responsabilidades… Asimismo todas estas organizaciones tenían tratados comunes que aparecen bajo formas distintas según los oficios y las formas geográficas.

Como la mayoría de las organizaciones medievales, hay razones para pensar que ellas estaban ritualizadas. Pero no se dispone de ningún documento sobre los eventuales ritos practicados para la entrada en el seno de las organizaciones, o la validación de una cualificación o el acceso a ciertas funciones. No se sabe rigurosamente nada acerca del ritual practicado por los famosos “canteros de las catedrales”.

El primer documento ritual relevante sobre una sociedad del oficio del cual disponen los historiadores es muy tardío y data de 1666, y es referente a una organización profesional particular: El Compañerismo. En Europa occidental, desde Renacimiento al siglo XIX , estas sociedades del oficio desaparecen, y mediante el hecho de la evolución económica se pueden mantener como organizaciones profesionales, como pueden ser la Canteros de Estrasburgo, o los diferentes Compañerismos franceses.

La masonería especulativa es producto de la trasformación de une de estas organizaciones profesionales de Gran Bretaña en el siglo XVII o de principios del siglo XVIII. Tal y como exponen los historiadores a la luz de los documentos, la francmasonería especulativa es un fenómeno exclusivamente británico. Las primeras logias especulativas aparecen en Francia alrededor de 1725 nacidas en el seno de las comunidades de emigrantes británicos.

Ello por lo tanto no tienen ninguna filiación con las organizaciones profesionales francesas como el Compañerismo, donde la similitudes proceden esencialmente de préstamos  a la masonería y no a la inversa. Las fuentes rituales masónicas deben ser buscadas en las transformaciones de las organizaciones profesionales de los masones operativos británicos, aunque también entre los ingleses, irlandeses, y también, y principalmente entre los escoceses.

En el siglo XVII las logias de masones operativos escoceses tenían  voluntad de recibir a miembros fuera del oficio, y tales recipiendarios eran principalmente notables clientes o bienhechores. Esta práctica de la “Aceptación” no es probablemente específica de los masones escoceses, ya que dicha práctica va conducir a una verdadera trasformación de la institución.

Se trataría en todo caso de una trasformación progresiva. Está es una cuestión sobre la que se interrogan hoy día los historiadores. En efecto, el perfil de estos masones “aceptados” está relativamente descrito. Se trata generalmente de intelectuales humanistas, y de ellos se conoce su fuerte interés por la antigüedad, el hermetismo, las nacientes ciencias experimentales. Sobre esta importante entrada de “aceptados” quedan unos cuantos años para saber de este subyacente proyecto y ello a pesar de las hipótesis, pero es mucho aun lo que se ignora.

Aunque en revancha se puede decir que se dispone de una serie de documentos sobre las practicas rituales de esta masonería escocesa que es la fuente de la masonería especulativa. La ceremonia parece una suerte de “bautismo” por el cual se instruye al recipiendario por medio de signos y de una misteriosa “Mot du Maçon”  lo cual permite al nuevo miembro hacerse reconocer.

Esta trasmisión de la “Mot du Maon” es el corazón de la ceremonia; en 1691 el pastor Robert Kik explicaba:
“La “Mot du Maçon” es en cierta manera son un misterio, no voy a ocultar lo poco que sabemos. Es una especie de tradición rabínica en el sentido de comentario sobre Jakin y Boaz, las dos columnas erigidas en el Templo de Salomón, con una cierta adicción de un cierto signo secreto trasmitido de mano en mano mediante el cual se reconocían familiarmente entre ellos”.

Los documentos hacen alusión a los usos rituales de la masonería escocesa los cuales se multiplican a partir de 1630. Pero no fue hasta 1696, por medio del manuscrito ¡archivos de Edimburgo” el más antiguo y completo ritual masónico. La instrucción , consiste en varias preguntas y respuestas sobre el templo de Salomón y las herramientas de la logia.

A finales del siglo XVIII y principios del siglo XVIII, las logias no operativas van siendo en Escocia cada vez más numerosas, así como en Inglaterra y Irlanda.

2.- Después de 1717
Son cuatro las logias las logias no operativas que se van a unir para fundar en 1717 la Gran Logia de Londres y de Westminster, y colocar de este modo la primera piedra de la francmasonería especulativa contemporánea Y es por medio de esta primera Gran Logia cuando se fija entre 1720 y 1730 un sistema de tres grados. El fondo de estos tres grados se encuentra el viejo patrimonio ritual escocés que hemos evocado, pero enriquecidamente desarrollado.

Se conocen los rituales de esta primera Gran Logia por una obra de 1730 que escandalizó a los Hermanos por su revelación al gran público. Esta divulgación intitulada “Masonry Dissected”. Si hablamos de la “primera” Gran Logia se trata de una masonería inglesa que parece tan monolítica por lo cual se va a erigir una “segunda” Gran Logia en 1751.

Las rivalidades y las querellas y las excomuniones entre las dos grandes logias son toda una historia de la masonería de la masonería inglesa hasta 1813, justo en ese año se fusionan ambas dos grandes logias se la presión de poder político que terminará en la articulación de la Gran Logia Unida de Inglaterra. Los enfrentamientos entre las dos grandes Logias, y subyacen por debajo de esos enfrentamientos; las cuestiones religiosas, políticas y sociales que se van a concentrar sobre las cuestiones rituales.

La Gran Logia aparecida en 1751 se presenta como la reunión de Masones fieles a los Antiguos Usos de la Orden. Y acusan a la primera Gran Logia de haber aportado innovaciones y cambios en los rituales (después de que los profanos hubieran leído La “Maçonnerie disséquée”.

Después de que la Gran Logia de los Antiguos Masones se constituya se muestra la diferencia del ritual practicado con relación a la primera Gran Logia, la tradición masónica original y auténtica según los “Antiguos” consistirá en:
  • · Atribuir la palabra “B” a la columna del Norte y asignarla a los Aprendices
  • · Situar al Primer Vigilante al Occidente cara al Venerable y al Segundo Vigilante en medio de la columna del Mediodía de cara a la columna de los Aprendices
  • · Asociar el tercero grado a la palabra M. B.


La Gran Logia de los Antiguos Masones, animada por el Hermano Lawrence Dermott, organizador muy capaz e interesante comunicador. El convencerá a los Hermanos de la Primera Gran Logia, a los mismos que habían adoptado los nuevos usos. El sobrenombre de “modernos” es atribuido tras las diversas polémicas y que hemos convenido en llamar la primera Gran Logia por tanto anterior a la Gran Logia de los “Modernos”.

Los historiadores desde hace mucho tiempo han creído el discurso oficial de la nueva Gran Logia. Los “Antiguos” fueron los secesionistas ansiosos por volver a los usos tradicionales. Los “Antiguos” fueron en gran parte componentes de la inmigración irlandesa en Londres, y por cuyo motivo eran considerados como hostiles en las logias inglesas. Por lo cual optaran por reunirse entre ellos. Las diferencias de los rituales no vinieron de las “innovaciones” de la Gran Logia de Londres, sino por el hecho de las prácticas en Irlanda y también al parecer en Escocia. Que van reorganizar el patrimonio ritual de la vieja masonería operativa de manera un poco diferente.

Así que en que el siglo XVI la “Mot du Maçon” el primer grado será a la vez J y B a la pregunta “J”? se respondía “B”. Lo cual nos remite a las formas rituales de los años 1720-1730 y que estallará dividiéndose en dos grados con los “secretos” del viejo grado operativo de Aprendiz Entrado, los ingleses en conjunto dotaran a “J” al primer grado, y “B” al segundo grado, los irlandeses y los escoceses lo harán a la inversa. El ritual de los “Antiguos” no es menos simbólico que el de los “Modernos”. Y la jerarquía de los símbolos se presenta de una manera diferente y con ciertas variantes en las ceremonias.

Si nosotros somos un poco entendidos estas controversias nos pueden parecer un poco tontas, pero son indispensables para comprender la génesis de los de los ritos masónicos. Todos los rituales derivan de una u otra familia, ellos pueden ser del tipo “Moderno” y por tanto ligados a los usos a la primera Gran Logia, o del tipo “Antiguo” y por tanto se inscriben en el seno de la nueva Gran Logia de 1751, y de las fuentes irlandesas y quizás escocesas.

Pierre Mollier .  Bibliotecario del Gran Oriente de Francia

Nota: Artículo publicado en la Revista La Chaine d´Unión nº 6/7 Julio/diciembre 1988
la 2ª parte continuará dentro de 14 días
Traducción libre de Víctor Guerra   MM.:. del Rito Moderno y Vº Orden, 9º Grado
Presidente del Círculo de Estudios de Rito Francés Roettiers de Montaleau
Director Academia Internacional del Vº Orden de Rito Moderno/UMURM

viernes, 4 de noviembre de 2011

Reflexiones sobre la importancia ideológica de los rituales y evolución de la ritualidad francesa

 
El Hermano Guillermo Fuchslocher. Aunque nunca ha estado rodando por este blog si que ha estado por nuestras cabezas y mentes, porque aunque estábamos en aquellos momentos el GODF, este nunca se preocupó de nuestra formación como principiantes del Rito Moderno o Francés, o uno sabía francés y tenía dinero para comprarse los libros del la Obediencia que por cierto cuando no fueron rentables en vez de regalarlos a las logias p ponerlo muy baratitos para la adquisición de los Hermanos , pues no,  se vendieron en oferta a Amazón… pues eso o  uno o los compraba o se quedaba con las ganas de saber algo sobre el Rito Francés o esperaba a que alguien hiciese algo que se pudiese leer….

En general y aunque ahora todos escribimos, y todo somos adalides del universalismo y cantamos fraternidades y hablamos del Rito Francés a trote y moche, pero la triste realidad es que en esos tiempos nadie escribía del tema , ni en aún en planchas.

En mi logia madre, escuché de todo .. temas sobre la homosexualidad, el blanco sobre negro ideológico, la iglesia, la mixtidad… pero muy poco por no decir nada sobre el Rito Francés,  y las actas están ahí para atestiguar lo que digo, y cuando yo lo hacía, o sea presentaba planchas sobre el RF,  el personal logial ponía mala cara por aquello de dar la lata con el Rito Francés.. lo que son las cosas… y  lo mismo pasaba con  respecto a los Hermanos latinoamericanos se pasaba de ellos como del carajo, hoy todo son fraternidades vengan de donde vengan, es lo que tiene la masonería relacional…y exaltaciones a los Grados de Sabiduría con dos viajecitos al año a Francia....

Y que pinta en todo esto Guillermo Fuchslocher, pues el fue el primero que nos puso a algunos en guardia con sus textos sobre el Rito Francés de él lo ignorábamos todo, hasta creí que era un Hermano latinoamericano en Paris, digamos que un “mohicano” en la revolución de los adoquines.

Y el con ese texto sobre Rito Francés que está ahí sin apenas presión, pero se va colando abre vista y oídos  para una experiencia que no es relacional, sino vivencial, y el la comunica sabiendo que el rito Moderno es sibelino, que no se deja atrapar en luces y escenografías, que es puro debate y pura filosofía, pero no desde el atrio profano sino desde la sombra de la Tenida, desdela observación desde la reflexión , el Hermano Guillermo nos aportó las primeras silabas y letras a nuestra caletre, nos las silbó a nuestra orejas para que nuestros ojos buscaran el sentido a todo lo que veíamos que no por simple es menos complejo. 

Hoy me enorgullezco que conocerle y tener con el amistad y careto abundante sobre lo que nos preocupa, y mientras otros más cercanos nos denigraban o nos hacían de menos, desde otras latitudes que “otros hermanos califican de miasmas” se reflexionaba sobre nuestro trabajo para el debate en logia, no para las lamparitas relacionales, sino para conocer y para discernir.

Pues bien , ese intercambio descubrí por que me lo hizo llegar una plancha que el Hermano Guillermo hizo  y que dos años más tarde he tenido conocimiento y que hoy doy a conocer con permiso del autor y su nota.

Víctor Guerra
 


NOTA: Este texto fue La respuesta a un correo electrónico, escrita a “vuelapluma” en junio de 2009, y configura un artículo de opinión en el que los datos aportados contextualizan y ejemplifican las opiniones vertidas, pero no responden a una investigación realizada ex profeso. Al momento (noviembre de 2011) debe recurrirse a los resultados de las últimas investigaciones académicas sobre este tema, efectuadas por el querido hermano Víctor Guerra.

Guillermo Fuchslocher.
Nuestro Q:. H:. Francisco Jaramillo pidió nuestra opinión sobre un correo del Q:. H:. Victor Guerra, Presidente del Circulo de Estudios de Rito Francés “Roettiers de Montaleau”, quien refiere que un equipo de miembros españoles y mexicanos del Círculo que preside “…ha finalizado la traducción completa en lengua española de los rituales de los tres primeros grados simbólicos del Rito Francés según el ritual publicado en 1801 con el nombre de “Régulateur du Maçon” a partir de los manuscritos de 1783 ….

- Este trabajo que permite aproximarnos a una práctica cercana a la tradición de los modernos no se ha limitado simplemente a una traducción literal del texto, donde para evitar posibles vacíos o incoherencias, se ha procedido a un estudio comparativo paralelo y contrastado con otras diversas fuentes del XVIII y XIX, así como con rituales en práctica del RF Tradicional, lo cual llevará a la publicación en breve de una edición comentada de este compendio ritualístico desde un punto de vista histórico, simbólico y formal.- Se trata del primer trabajo en español del que tengamos constancia que sigue fielmente esta obra de referencia, dado que las más semejantes practicadas por algunas Obediencias, presentan sustanciales modificaciones y adecuaciones a particulares usos, modificando, entre otras cuestiones, la naturaleza y composición del cuadro de Oficiales, Tableros de logia y determinados procedimientos en el ritual.” (Correo de 23 de junio de 2009).

Este trabajo del Circulo de Estudios de Rito Francés “Roettiers de Montaleaues importante y extenso, ya que el Regulador de 1801 es una obra de cerca de 400 páginas, que incluye los rituales de los tres primeros grados, de cuatro de las cinco órdenes superiores que actualmente conforman el Rito Francés o Moderno, y de los trabajos de banquete. Más de 250 páginas corresponden a los grados simbólicos. Pero lo más relevante es el estudio comparativo que se menciona, que seguramente permitirá aclarar algunas dudas históricas, como ya lo han hecho otros estudios realizados por integrantes de dicho Círculo de Estudios, los cuales resultan muy valiosos para nosotros, ya que en este lado del mundo, y pese al Internet, disponemos de muy pocas fuentes de consulta sobre el Rito Francés, a lo que se suman nuestras limitaciones en lo que tiene que ver con el idioma francés.

El Regulador del Masón, según la edición que hemos revisado (Les Éditions du Prieuré) es una reproducción de una edición de 1801 del Gran Oriente de Francia, pero en la Wikipedia francesa se menciona que dicha edición de 1801 fue realizada por un impresor inescrupuloso, que incluye modificaciones respecto de los rituales utilizados por el GOF. De todas maneras, se trata de una compilación y/o codificación de rituales, realizada de 1783 a 1786, sobre la base de rituales manuscritos de 1783, los cuales se considera son muy similares a los rituales utilizados entre los años 1740 a 1760, los que a su vez no tendrían mayores diferencias respecto de los rituales originales traídos de Inglaterra a poco tiempo de fundada la Gran Logia de Londres en 1717. Si esto es así, y dado que esta ritualidad no es radicalmente diferente a la utilizada actualmente por el Rito Francés, podría considerarse que este Rito sería el más cercano a aquel tipo de masonería que surgió en Inglaterra hace 292 años.

Una diferencia de los rituales constantes en el Regulador de 1801 respecto de los rituales que usamos en la Logia Eugenio Espejo, que son una traducción de los utilizados en la actualidad por el Gran Oriente de Francia, es que ellos incluyen, por una parte, la declaración de principios del Rito, en la cual destaca su defensa de la absoluta libertad de conciencia y la negativa a realizar afirmaciones dogmáticas, y, por otra parte, en los juramentos de cada grado aparece la fórmula ALGDGADU. Esto concuerda con una nota histórica constante en el Cuaderno del Grado de Aprendiz vigente, que afirma que los rituales de 1786 incluían la fórmula ALGDGADU.

Pero esta diferencia entre la postura oficial -no meramente individual- sobre libertad de conciencia y creencias religiosas adoptadas y adaptadas por muchas organizaciones masónicas, que han originado fuertes confrontaciones y divisiones a nivel mundial, refleja la existencia de diversas concepciones masónicas, manifiestas en los rituales, lo que nos permite analizar la importancia ideológica de los rituales.

Desde esta perspectiva, una primera característica de los rituales radica en que los rituales suelen reflejar la evolución e involución social e ideológica de la microsociedad masónica en los distintos países donde se afinca. Para el caso, repasemos los principales momentos y características que determinaron la evolución de la ritualidad francesa:

a) Los primeros rituales de la más extendida rama de la Masonería Especulativa Moderna surgieron en Inglaterra con la creación de la Gran Logia de Londres en 1717, la cual, según el Rito Primitivo, constituyó una disidencia o complot conservador. Se considera que sus rituales estaban basados en rituales escoceses y/o irlandeses de cofradías masónicas católicas, los cuales fueron modificados a fin de reflejar el espíritu de relativa amplitud que quisieron darle a la naciente obediencia sus ideólogos y fundadores, para que ésta se constituyese en el brazo político de la recientemente instaurada dinastía inglesa hanoveriana, ya que desde el siglo anterior las organizaciones masónicas especulativas estuardistas y republicanas habían cumplido eficazmente un papel similar al de los actuales partidos políticos.

 Como la nueva dinastía necesitaba consolidarse y ganar adeptos entre sectores medios y altos pro monárquicos, pero divididos en distintas iglesias, se requería que su brazo político tuviese una ideología que estuviese por encima de las diferencias religiosas y brindase un espacio de paz y tolerancia, pero eso sí, sometiendo a todos al respeto al gobierno imperante y excluyendo las discusiones políticas, para lo cual recurrieron a la vieja fórmula política de la derecha: el apolitismo. Con estos principios se autoexcluirían la mayoría de los masones escoceses y católicos, quienes trabajaban en sus propias logias, política y militarmente, por la restauración de la Casa de los Estuardos; y los restantes masones republicanos del H:. Cromwell, enemigos de los monárquicos, que en su mayoría habían emigrado a América. Por tanto los rituales debían tener esta ideología más o menos amplia y tolerante y se conoce eran muy sencillos.

b) Estos primeros rituales ingleses, y la ideología que implicaban, fueron los que pasaron a Francia al poco tiempo de fundada la Gran Logia de Londres en 1717. Sin embargo, casi desde el principio, los sectores religiosos conservadores no estuvieron contentos con el relativismo religioso de la nueva obediencia. Como la nueva ideología les parecía peligrosa, trabajaron insistentemente por darle un carácter confesional a esta Masonería, lo que al final lograron en el Reino Unido.

 Tal vez la primera impresión que describe los rituales ingleses es de 1730, realizada por Samuel Pritchard “miembro reciente de una logia constituida”, con el nombre “La Masonería Disectada”, la cual refleja una gran sencillez ritual, pero no se tiene la certeza si se basa en los rituales originarios o en unos que ya incluyen modificaciones, luego de 13 años de creada la Gran Logia. En esta publicación consta el juramento sobre la Biblia “en presencia de Dios Todopoderoso”, pero datos interesantes son que los Vigilantes se encuentran al Occidente, como sucede actualmente en el Rito Francés; las tres luces de la logia son el Sol, la Luna y el Maestro de la Logia; y se usan dos palabras sagradas, B y J. Por su parte, en Francia, en 1745, se publicó “Le Sceau Rompu” (El sello roto), una descripción de la ritualidad francesa, considerada similar a la publicación inglesa de 1730. En esta publicación consta que las tres grandes luces son el Sol, la Luna y el Maestro de la Logia.

El juramento toma la forma de promesa y tiene una variante inicial “Prometo ante el Gran Arquitecto del Universo, que es Dios, y ante esta augusta Asamblea…” El juramento se efectuaba colocando la mano derecha sobre la Biblia. Sin embargo, uno de los mayores expertos sobre el Rito Francés, el Ex Gran Maestro del Gran Oriente de Francia, Q:. H:. Arthur Grousseir, dice al respecto “…se sabe que en su origen la Gran Logia de Inglaterra no puso ninguna Biblia sobre el altar, y no será hasta 1760 que ésta sea considerada como una de las Grandes Luces de la Masonería. Nosotros no ponemos ningún reparo a que determinadas Grandes Logias exijan a los profanos que hagan su juramento sobre la Biblia. Esto puede ser exigido en nombre de la religión que profesen, pero no se nos puede exigir a nosotros en virtud de un viejo Lindero de la Masonería.- El Gran Oriente de Francia puede recordar que desciende directamente de la primera Gran Logia de Francia, fundada por los masones británicos. Durante dos siglos nunca hemos considerado la Biblia como una Gran Luz, y no hay ningún rastro de que en algún momento el trabajo en las primeras logias francesas se haya realizado en presencia de la Biblia. Muy al contrario, en los rituales más viejos que nosotros hemos conservado, los candidatos siempre han hecho su juramento sobre la Constitución y la Espada.” 

Además recuerda: “… los Deberes de 1723 declaran que "en tiempos antiguos, se exigía a los masones que fueran de la religión del país en el que vivían, pero que ahora se considera más conveniente antes que obligarles a esto, el que cumplan con la religión con la que todos los hombres están de acuerdo... es decir, ser hombres de honor y de buenas costumbres." Y más adelante Anderson especifica aún más esta idea diciendo: "y dejando a ellos sus opiniones particulares".- ¿Tenemos entonces el derecho a pensar, refiriéndonos a este texto que, imponer el dogma de la revelación divina, es formalmente contrario al texto y al espíritu de los antiguos deberes de 1723?” (Del Informe presentado por el Gran Maestro Arthur Groussier a la Asociación Masónica Internacional, en nombre del Gran Oriente de Francia. París 1939).

c) En distintas fuentes se citan unos rituales ingleses de 1730 y otros franceses de 1745 que son muy similares. Probablemente se refieren a los mencionados en el punto anterior pues, en efecto, tienen una gran correspondencia. Lo que no podemos hacer es incurrir en el sofisma de la falsa generalización y asumir que esos eran los únicos rituales utilizados en esos años, sobre todo tomando en consideración lo expuesto por el H:. Groussier. Pero lo que sí está claro es que la ritualidad inglesa y la francesa originada en la Gran Logia de Londres, a más de su origen común se caracterizan por su gran sencillez. Ellas serán conocidas posteriormente como Rito Inglés de los Modernos, la primera, y Rito Francés o Moderno, la segunda. En ambos casos el término Moderno se refiere al apelativo con el que tildó años después, la obediencia de los Antiguos, religiosa y conservadora, a los masones andersonianos ingleses, antes de que se fusionaran ambas según la concepción conservadora triunfante, y dieran lugar, a principios del siglo XIX, a la Gran Logia Unida de Inglaterra y al denominado Rito Emulación, basado principalmente en el ritual de los Antiguos, conocido en Latinoamérica como Rito de York.

d) Luego de los primeros años, aproximadamente a partir de 1730, se da un proceso de cambio y adiciones al ritual más agresivo, tanto en Inglaterra como en Francia. En Inglaterra con una fuerte influencia conservadora, que pretendió y logró dar un carácter muy religioso a los rituales, y en Francia con la inclusión de muchos elementos esotéricos y de altos grados que devinieron incluso en nuevos ritos. Los rituales adoptaron elementos y pruebas de antiguas iniciaciones con el propósito de impactar psicológicamente al subconsciente.

 Una de las corrientes que toma fuerza en Francia en esa época proviene de los masones conservadores y católicos escoceses y estuardistas, la que con el tiempo aportará el soporte doctrinario del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el cual, sin variar su espíritu tradicional, adoptó muchos elementos esotéricos, que en los orígenes de la Masonería Especulativa Moderna habían sido ajenos a ella.
e) En 1773 surge el Gran Oriente de Francia sobre la base de la anterior Gran Logia de 1728 y otros cuerpos simbólicos y filosóficos, y ese mismo año comenzó a trabajar una comisión de estudio de rituales, la que ya para 1780 produjo una aprobación de esos trabajos. Para 1849 un sector religioso conservador, influenciado por el giro confesional de la masonería inglesa, logró se apruebe la obligación de creencia en Dios para la iniciación. Pero en 1877 el Gran Oriente eliminó la fórmula ALGDGADU, con lo cual retomó y reafirmó el carácter laico de la masonería en tierras francesas. En concordancia con lo anterior, y no sin una dura disputa de los sectores laicos y confesionales en pugna, desde 1879 se produjo una reforma de los rituales que eliminó de éstos la fórmula ALGDGADU y otros elementos religiosos.

f) Junto con el proceso de laicización, en la segunda mitad del siglo XIX se produjo una reacción a la inclusión en los rituales de elementos esotéricos, de impacto psicológico y de antiguas iniciaciones, la cual estuvo fuertemente influenciada por el positivismo. Esto se concretó a partir de 1886 (Rito Aimable), lo que aportó y quitó a los rituales, pues les devolvió la sencillez originaria y le dio al Rito Francés un claro carácter racionalista, que no pretende impactar al subconsciente con dramatizaciones ritualísticas, sino la comprensión racional del proceso iniciático, pero sacrificó algunos importantes elementos simbólicos.

g) La síntesis vino dada en el siglo XX, a partir de 1938, de la mano del Gran Maestro Arthur Groussier, quien retomó muchos elementos simbólicos, pero sin sacrificar el carácter laico y racionalista del Rito. A sus trabajos, que dieron como resultado una reforma ritual, suele conocérselos como Rito Groussier, lo que no hace relación a un rito distinto, sino a esta versión del Rito Francés.

h) El actual ritual de referencia del Rito Francés con el que surgen las nuevas logias del Gran Oriente de Francia, se basa en la edición de 1953, reeditada en 1979, y se fundamenta en los trabajos del H:. Groussier, en una versión simplificada, que incluye elementos básicos o mínimos, de carácter obligatorio, y una serie de elementos adicionales optativos.

i) Los rituales que utiliza nuestra Logia Eugenio Espejo provienen de dos fuentes: una traducción propia de los rituales de referencia del GOF, según los cuadernos de cada grado, y una traducción y modificación de los mismos realizada por el Gran Oriente Latinoamericano. Los rituales franceses publicados por Pentalpha corresponden a la primera fuente, revisada y corregida, para que reproduzcan con mayor fidelidad la versión de 1979 del Gran Oriente de Francia, que es según la cual la GLEDE reconoció el Rito de la Logia.
Ya señalamos que una primera característica de los rituales consiste en que ellos reflejan la línea o evolución ideológica de la microsociedad masónica en distintos lugares y tiempos y hemos visto, en grandes líneas, la evolución del Rito Francés. Pero a esto debemos añadir una segunda característica de los rituales: los rituales constituyen el instrumento por medio del cual se expresa la doctrina del respectivo rito, considerando que cada rito refleja un distinto tipo de masonería o al menos una particular y diferenciada ideología masónica. Es en este contexto que considero debemos entender a los ritos que practicamos en nuestras logias. Para algunos hermanos formados en el tradicionalismo, que piensan que la masonería es apolítica, puede constituir una aberración hablar de izquierdas o derechas en masonería o comparar los ritos con corrientes ideológicas o partidarias, pero un estudio histórico de los mismos nos muestra que esa fue la realidad de su surgimiento y de los grandes momentos de los que nos enorgullecemos, la cual pervive, aunque sea en forma soterrada o inconsciente.

Desde esta perspectiva, ritos como el Yorkino y el Escocés vienen a constituir el ala conservadora y tradicionalista de la masonería (pese a que este último tenga en su seno hermanos y logias progresistas); el Rito Francés o Moderno representa el ala liberal (pero por su carácter amplio se desarrollan en su seno elementos conservadores); y el Rito Francés Primitivo constituiría la corriente de izquierda.

De lo anterior se desprende una tercera característica de los rituales: los rituales establecen unos particulares entornos de trabajo para las logias y para las grandes logias, los cuales brindan una mayor o menor libertad y democracia, de conformidad con la ideología y concepción de poder del respectivo Rito, fundada en su historia y prácticas: monárquica el Yorkino, aristocrática el REAYA, y más cercana a la democracia los franceses. Es por esto que en el Gran Oriente de Francia se pueden practicar distintos ritos, pero el de base y rito oficial de la obediencia es el Francés o Moderno, lo que equivale a contar con una constitución o reglas de juego que establecen un entorno de trabajo semejante al de la democracia liberal. Pero las obediencias que tienen otro rito como base, por ejemplo la Gran Logia del Perú el York y la Gran Logia de Chile el Escocés, cuentan con unos entornos de trabajo que no se corresponden con la democracia liberal sino con la concepción ideológica y de poder de sus respectivos ritos.

En el caso de la Gran Logia Equinoccial del Ecuador, ésta heredó de la Gran Logia del Ecuador la ritualidad yorkina para tenidas de Gran Logia, la cual no ha cambiado en su esencia, y su primera Constitución respondió a esa concepción ideológica y de poder, que es conservadora y autocrática. Pero en este caso, la ritualidad y la normativa son manifestaciones de la ideología y entorno de trabajo y de poder yorkinos, que constituyen una cultura muy fuerte, pues la docencia y la literatura tradicional siguen esta tendencia, a lo que se suma una visión particular de muchos de sus docentes, que identifica los principios y características de su rito con los principios y características de toda la masonería. Por todo esto, y porque el escocismo de la GLEDE ha sido fuertemente influenciado por las concepciones yorkinas, especialmente jurídicas, no es de extrañar que en el último proceso de reforma estatutaria no solo se mantuvo sino que se fortaleció esta concepción, pese a que a muchos hermanos nos parezca un contrasentido que la masonería haya luchado históricamente por los derechos humanos y la democracia y en su vivencia interna practique la exclusión y la autocracia.

Una cuarta característica de los rituales radica en que los rituales, en cuanto expresión doctrinaria de los ritos, constituyen guías teóricas e ideológicas para la acción, y la concepción del trabajo o praxis masónica varía entre los distintos ritos. El llamado Rito York y el Rito Francés coinciden en su praxis filantrópica, aunque en el primero su fundamento es caritativo cristiano y en el segundo solidario laico; el REAA y el Rito Francés coinciden en su preocupación por el análisis y la propuesta social; mientras el Primitivo Francés es claramente político. Pero los ritos y rituales utilizan la ideología masónica de conformidad con el contexto social: en los ritos conservadores no se cuestiona la sociedad mientras ésta sostenga los intereses de sus miembros, generalmente de clases medias altas y altas, y tienden a convertirse en clubes sociales y hasta seudo esotéricos, por lo cual sus organizaciones tienden a ser vistas desde fuera como instituciones anacrónicas. Un rito liberal, como el Francés Moderno cuestiona la sociedad si en ésta se violan principios liberales, como los derechos humanos y el laicismo, o centra sus preocupaciones en la pequeña sociedad masónica interlogial para luchar por este mismo tipo de principios liberales: libertad de conciencia, democracia.

Esto se debe a que estos principios constituyen el común denominador de sus integrantes, en un entorno de trabajo que propicia que sus miembros tengan ideologías distintas. En países desarrollados en que este rito cuenta con muchos integrantes y se conforma con miembros provenientes de clases medias intelectuales y progresistas, las propuestas y acciones han tomado un giro más hacia la izquierda, en torno a una concepción del laicismo vinculada al compromiso social.

 Pero en nuestro contexto, si bien el Rito Francés es bueno como espacio de trabajo democrático, hasta el momento ha resultado poco eficaz como guía ideológico-política para la acción, ya que en la macrosociedad su ideología equivale a la de un partido liberal, es decir tiene poca actualidad o vigencia como propuesta transformadora, y se ve limitado por la heterogeneidad de sus miembros, incluidos los conservadores; aunque puede justificarse internamente dentro de una microsociedad masónica conservadora, como contrapeso o fuerza equilibradora. Por su parte, los ritos progresistas, como el Primitivo Francés, si bien tienen una línea ideológico-política mucho más adecuada para la propuesta y emprendimiento de acciones de cambio en la macrosociedad, se ven limitados a la hora de la acción, debido a que su rigor y reserva implica contar con pocos integrantes comprometidos prioritariamente con este Rito, los cuales, si han estado previamente vinculados a otros ritos, pasan por un período de re-formación para superar la dificultad de asumir el trabajo masónico de manera distinta, pues están acostumbrados a considerar que éste consiste solo es escribir planchas y asistir a logia, ya que la masonería tradicional y la comodidad de sus templos genera aburguesamiento.

El desarrollo que ahora muestra el Rito Francés Moderno en castellano, con el Gran Oriente Ibérico, un grupo de logias federadas al Gran Oriente de Francia, y otras dependientes de otras obediencias, se ha producido en menor tiempo que el de existencia de la Logia Eugenio Espejo, ya que ésta fue –salvo el GOLA- pionera y tuvo contacto con quienes formaron algunas de las primeras logias que ahora pueden verse en los sitios web referidos en el correo del Q:. H:. Guerra. La diferencia estriba en que esas logias, principalmente españolas, surgieron con mucho esfuerzo propio, en distintas ciudades, en distintos templos, muchas de ellas al margen de las obediencias preexistentes, priorizando el estudio de la nueva ritualidad. En nuestro caso, nos aferramos a la GLEDE y a su templo, y con ello hemos corrido su misma suerte.

Por último, una quinta característica de los rituales es que los rituales tienen un gran poder de influencia, pues de tanto repetirse y escucharse tienen un efecto similar al de la publicidad, y nos inculcan ideas a través de símbolos y mitos que por lo general llegan directamente a nuestro inconsciente, y conforman grupos de ideas que constituyen verdaderas ideologías. Por esto no es de extrañar que hermanos que en la macrosociedad se los ha considerado progresistas, en nuestra microsociedad masónica puedan ser conservadores. El rito influye e influye mucho. Y quien se inicia en la masonería no sabe que también se adscribe a un rito y con ello comienza el proceso de adquisición de una ideología masónica. En el caso del Rito Francés, según lo practicamos, su ideología liberal y democrática no ha aportado mucho más que lo que ya piensa un ciudadano respetable que desea iniciarse, sobre todo si los procesos de selección previos no son rigurosos o se basan en recomendaciones de hermanos aprendices, que conocen poco de masonería y del rito, y a los que no conocemos suficientemente.

¿Qué hacer frente a todo esto? Para comenzar pienso que es importante “abrir bien los ojos” y analizar las situaciones, estructuras e ideas muy críticamente. Luego de ello deberíamos ser sinceros con nosotros mismos y contestarnos si el tipo de masonería que practicamos es la que nosotros concebimos y queremos. A continuación vienen las decisiones difíciles, pues si la respuesta a la pregunta anterior es negativa, aún nos enfrentamos al peso que tiene la costumbre y la comodidad. Algunos entendemos la masonería según las implicaciones dadas a su lema por la Logia Voltaire: “Siempre Adelante”, vanguardia de cambios en la sociedad; pero nos topamos con unas tradiciones, unas costumbres, una forma de hacer las cosas, que no son parte de la esencia masónica, y sin embargo están muy arraigadas en nosotros, e incluso nos gustan y nos aferramos a ellas, por lo que nos costaría mucho renunciar a ellas. En el fuero interno sabemos que tarde o temprano tendríamos que hacerlo si queremos “ser consecuentes entre los dichos y los hechos”, según reclamaba nuestro recordado H:. Lucho German.

Pero una decisión de reenfoque de nuestro quehacer, o de nuevo inicio, solo es posible y útil si se la hace en coincidencia con otros hermanos de pensamiento similar, ya que para la acción efectiva no es suficiente la fraternidad, sino que se requiere imprescindiblemente la coincidencia de ideas, la coincidencia ideológica masónica. Pero aún contando con esto se puede fracasar. Un colectivo de hermanos con una clara ideología masónica común puede hacer cosas importantes, pero el error es confundir medios con fines y no planificar. Y se suele pensar que la acción masónica debe realizarse al interior de la microsociedad masónica, olvidando la macrosociedad a la que nos debemos. Se considera más importante la conformación de un cuadro logial, la vanidad de un alto grado, o un puesto en Gran Logia, que el establecimiento de objetivos de trabajo en la sociedad, a mediano y largo plazo. Se cree que un plan de trabajo es una lista de temas de planchas. Y se piensa que el trabajo masónico es fundamentalmente intelectual. Sin la superación de todo lo señalado, en el mejor de los casos incurriremos en el mero activismo, sin guía ideológica, sin planificación, sin metas, sin logros trascendentes. La ritualidad se convertirá en rutina.

Sin embargo, las decisiones y las acciones individuales y concertadas de los miembros convencidos de una determinada tendencia ideológica masónica pueden tardar e incluso no concretarse. Pero hay un trabajo personal y grupal que es posible e inmediato: el estudio, la investigación, el análisis y la crítica, que superen los lugares comunes y las concepciones tradicionales y tradicionalistas, pues “saber es poder”, y brindan mejores posibilidades para planificar la acción y la trascendencia, para lo cual pueden retomarse anteriores emprendimientos que hayan quedado truncos. Pero también, en este sentido, el Círculo de Estudios de Rito Francés “Roettiers de Montaleau” constituye un ejemplo digno de ser emulado.

Agradezco al querido hermano Pancho por su constante inquietud y sus comunicaciones, que constituyen un poderoso incentivo para realizar reflexiones como la presente, que solo pretende resaltar la importancia de los estudios masónicos para interpretar nuestra situación presente y analizar las perspectivas futuras. O la relación entre memoria, nostalgia y esperanza, de la hermosa cita de Benedetti que reproduce en su último correo.

Con un fuerte abrazo fraternal,

Guillermo Fuchslocher, M:. M:.
Valle de Quito, 28 de junio de 2009, e:. v:.