miércoles, 21 de septiembre de 2011

RITO MODERNO ó RITO FRANCÉS….. Concluyendo.


Es un ritual muy reciente, tan solo data del año 2002, que es cuando se le da el visto bueno por parte del Consejo de la Orden del Gran Oriente de Francia, aunque en dicho ritual ya venían trabajando desde la logia “Tolerance” de Paris, desde hacía tiempo.
 
Como casi siempre, y ya es una constante, se habla del “empobrecimiento en los planos simbólicos de los nuevos rituales”, lo que hace que determinados Hermanos busquen otras alternativas rituales que no parecen encontrar en los rituales al uso en la Obediencia.
 
En este caso estamos ante un ritual que comienza en 1970, y su base en parte ellos mismos los indican: Tal vez dicho el interés se hallaba en las razones de querer insertar voluntariamente la “nueva” masonería en gestación en el seno de la historia del Oficio. En esta tentativa, el “manuscrito Cooke” (circa 1410) parece que ha servido de base para la redacción, aunque algunos han considerado este documento como una superchería histórica. La geometría, magnificada en el documento medieval podría aparecer como un feliz tratado de unión y respeto entre dos mundos que se cruzan sin saber cómo reencontrarse: de un lado los obreros que practican la geometría con sus manos, y por otro la especulación que puede ser un juego de espíritu.
 
Con esas referencias, su precursores dicen que son actualmente una docena de logias lo que lo practican suponemos que dentro del GODF; el Rito Francés Filosófico no es el tradicional, al menos en sentido en que entendemos como tal. El reivindica una tradición que se inspira en el pensamiento de Paul Valery.
 
Un trabajo extenso y en parte definitorio para conocer este ritual lo tienen ustedes en post.
 
La Masonería de los “modernos” en otras latitudes.
Pero si bien el Rito Moderno al pasar a Francia, como ya se ha explicado se hizo “francés” y se vinculó al nacimiento de la masonería francesa y del quehacer de varios organismos como la Gran Logia de Francia la cual fue derivando por decantación y depuración en lo que en 1877 conoceríamos como el Gran Oriente de Francia, que fue, en parte fue quien lo expandió a la par que se extendía sus propias redes por ejemplo a través del propio imperio napoleónico.
 
Dicha labor hizo que pronto el GODF y el propio Rito Francés se implantara en otras latitudes y tomara otros derroteros, sino conceptuales, que también, al menos sí lo hizo en cuanto a su denominación, que vamos viendo cómo va mutando en base a otras denominaciones; por tanto es el momento de analizar el porqué de esos cambios.
 
De las distintas latitudes a las que llegó el Rito Francés, fueron Brasil, Bélgica y los Países Bajos. Nos interesa traer hasta ustedes los desarrollos de Brasil y Bélgica, por la sencilla razón de que allí la denominación cambia y también porque difiere de las denominaciones francesas al uso. El tema de Holanda lo dejaremos a un lado pues está más vinculado a los Altos Grados y al Capítulo de Ross y en ese tema dentro de poco tendremos interesantes noticias acerca de ese desarrollo que no es tan auténtico como parece y que ha investigado un hermano de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno (UMURM) Jean van Win, y cuyo trabajo publicaremos en la siguiente revista de Rito Francés, y del cual ya adelantado algunas conclusiones el Hermano Joaquim Villalta en su blog Racó de la Llum .
 
El Rito Moderno en Brasil.
Al Brasil llega el Rito Francés a través de la ocupación de Portugal, lo que hace que su rey Joao IV, se refugie en Brasil y confíe a sus hijos la administración de este país, el cual romperá relaciones con Portugal en 1822. En esos momentos la masonería brasileña también se independiza y busca nuevas patentes para trabajar desde esa nueva perspectiva independentista, será de este modo cuando en 1842 el Gran Oriente de Brasil entregue las Patentes para fundar una jurisdicción independiente que se conoció con el nombre de Gran Capitulo de Ritos Azules, y dicha organización cambiará el nombre en 1874 por Gran Capitulo del Rito Moderno o Rito Francés, y finalmente, en 1976 se cambiará por el de Supremo Consejo del Rito Moderno para Brasil. Antes en 1832 el Gran Oriente fue restaurado y con ello el Rito Moderno pasó a ser el rito oficial de GOB, y sus rituales datan de 1834, aunque se tiene conocimiento de rituales desde 1824. El arranque de esta aventura viene de la mano del GODF, pero luego vemos que toma sus propios derroteros.
 
Está claro como planteaba A. Lima que “la masonería brasileña es hija espiritual de la masonería francesa. De Francia vino el Rito Moderno con el que el Grande Oriente (brasileño) alcanzó la mayoría de edad
 
Cuando repasamos el libro que ha traducido del portugués el Círculo de Estudios de Rito Francés Roëttiers de Montaleau, de la mano de Dolores García Lasanta: El Rito Francés o Moderno. La masonería del Tercer Milenio, y que habían escrito en su día los Hermanos brasileños, podemos ver como en los diversos textos la denominación siempre es la misma y se refieren siempre al rito venido de Francia como Rito Moderno, y ello responde a varias querencias, primero porque su referencia es esencialmente la de los “Modernos” y en segundo lugar o como apostilla en algunos casos se añade lo de “Francés” en parte para no renunciar a esa otra paternidad, la francesa, que no se puede negar que proveniente del GODF, pero se antepone siempre y en todo caso lo de “Rito Moderno” que en parte tiene mucho sentido tal denominación ya que estamos hablando de Obediencias y estructuras fuera del ámbito del GODF.
 
También dicha preferencia de denominación, de Rito Moderno, viene dada por aquello de no querer enfatizar un cierto sentimiento seudo- colonialista, que es lo que se podía desprender al denominar al rito de Rito Francés en tierras que no son las francesas.
 
Por otro lado el Rito Moderno que se practica en Brasil, estaría asimilado en un principio, al Régulateur, pues en los tiempos que arriba la masonería al Brasil, son los tiempos en que el Régulateur impera en el obre de los sistemas “Modernos” por tanto en ese tiempo cuando hablamos del Rito Moderno en Brasil, digamos que estamos hablando de un rito que se enraíza con los “Modernos a través del Régulateur.
 
Rito que con los años y los tiempos y las propias evoluciones de la masonería brasileña, hace que dicho Rito Moderno, busque y derive hacia campos más laicos, y cada vez menos deístas, muy similar a que estaba sucediendo con las versiones Amiable y Groussier, pero la distancia y la propia configuración de la masonería brasileña, muy madura a la vez que muy desconocida para los continentales, sería algo así como despreciarla sí pensamos que el resultado de su practica ritual es una copia de lo que se estaba planteando en Francia.
 
Ante tal cuestión hay que argumentar que la masonería brasileña, tanto en los grados azules como en los grados de Sabiduría, ha generado sus propias dinámicas rituales, incluso distanciándose en buena medida de los rituales de “Referencia” del GODF, y ya no hablemos en relación a los Grados de Sabiduría.
No hay tiempo ni espacio, pero tal vez sería bueno hacer una comparativa entre rituales actuales, y analizar por ejemplo un ritual de 1º Grado de RF brasileño, y un ritual de Referencia del GODF, para comprobar el grado de encuentro y desencuentro y las evoluciones de unos y otros.
 
Para finalizar podríamos decir con respecto al tema del Rito Moderno en Brasil que el RITO MODERNO del mundo brasileño, correspondería a un ritual “propio” que se mueve entre el Régulateur y el agnosticismo del Groussier, para utilizar referencias que nos sean más conocidas.
 
El Rito Moderno en Bélgica
En el momento que arriba el Rito Francés a Bélgica, 1.794, todavía este país pertenecía a los Países Bajos austriacos, junto con Luxemburgo, y no será independiente hasta 1830.
 
El Hermano Jean van Win, miembro de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno (UMURM) y que firma el trabajo Le Rite Français en Belgique, publicado dentro de la obra la Renaissance du Rite Français Traiditionnel, que editan los Amigos de Roger Girard grupo y edición que dirige otro miembro de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno: Hervé Vigier. El primero distingue varias épocas masónicas en Bélgica: 

El periodo francés con la aparición del Rito Francés (1794-1814).
El período holandés 1815-1830.
El periodo belga y el declive del Rito Francés 1831-1870?
EL periodo actual y la cuestión del Rito Francés en Bélgica.
 
Tras la primera arribada llegada de la mano o con la incorporación de François Bonaventure Joseph Dumont , o sea el Marqués de Gages, llegan los que pudiéramos llamar los pre-rituales que vienen en “francés” y en los cuales aparecen las reminiscencias de los “Modernos”, por lo cual no podremos hablar de presencia real del Rito Francés hasta la invasión de 1792 por las tropas de la revolución francesa que traerán con ellas las “prácticas masónicas normales” y con ello la aparición del Rito Francés.
 
Es un momento a partir del cual las logias belgas dependerán del GODF y por tanto se puede decir con todo el derecho que el Rito Francés entra en la masonería belga manu militari tanto en las logias azules como en los altos grados, y así será durante la Revolución y el Imperio, aunque también tendrá una desaparición como sucedió en Francia entre 1785 y 1880.
 
En ese periodo desde 1804 todas las logias, bajo el auspicio del GODF trabajaban con el Régulateur du Maçon 1801, ya que además los propios reglamentos obedienciales restringían la existencia de capítulos Rosa Cruz. Será como nos dice Jean van Win, la logia Les Amis Philanthropes de Bruselas quien solicitará la Constitución Capitular en Rito Francés, constituyéndose de esta manera en el Capítulo madre del Rito Francés y tras los sucesos de Waterloo dicho Capitulo tendrá el derecho de trabajar en Rito Francés durante el llamado período “holandés”, aunque la situación sociopolítica no era la mejor para que lo francés tuviera su mejor marchamo. Y cuya declinación se irá dando de forma paulatina entre 1814 -1815 y la independencia de Bélgica en 1830.
 
Entre 1804 y 1820 varios Capítulos serán levantados en Bélgica bajo la egida del Rito Francés que mutará a Rito Moderno dadas las circunstancias políticas y el recuerdo de las invasiones napoleónicas.
 
El período belga llega con la declaración en 1833 con la proclamación del Gran Oriente de Bélgica, que no reconocerá una autoridad superior a la suya, aunque seguirán sus querellas con el Supremo Consejo. Desde 1814 por supuesto, no hablamos de un ritual "de acuerdo con el régimen de GOdF," y mucho menos en la medida en que  jamás se ha hecho con el Rito Francés.
 
De hecho no hay trabajos sobre las diferentes cuestiones sobre desaparición del RF, aunque Daniel Ligou comenta que el RF ha perdurado en los tres primeros grados hasta la reforma Murat en 1858 y justo hasta la mutación en 1877 cuando el RF en siete grados desaparece abruptamente, aunque el Gran Colegio de Ritos se declara legítimo propietario más no lo practica.
 
Jean van Win plantea varias hipótesis para explicar esa desaparición, por un lado la situación política y militar, pues no en vano de pro medio están las diferentes invasiones y con ello sucumbe la autoridad del GODF. La segunda razón está relacionada con la ausencia de un poder centralizador del Rito Francés, que además coincide con el establecimiento oficial en Bruselas del Supremo Consejo del REAA en 1817, y con ello se plasma el reemplazamiento del GODF por una jurisdicción exclusivamente belga y para finalizar con la constitución en 1818 de Grades Logias, por el Norte y el Sur, por Holanda y Bélgica y la reforma brutal de los Altos Grados, y la dimensión del momento que es una importante focalización sobre los temas sociales y un creciente desinterés por la dimensión simbólica del trabajo logial.
 
Es más se da dentro de contexto belga que se considera como normal y habitual que un Maestro Masón que hace los tres primeros grados simbólicos de Rito Moderno luego se bifurca hacia el REAA para realizar todo el periplo de los Altos Grados (4º al 33º) de tal forma que algunos dirigentes de logias simbólicas “modernas” se adhieren normalmente al REAA, y hasta se llega a tal punto que se exige que algunos Venerables estuvieran revestidos del grado del 18º, y eso inciden que se entienda de una forma un tanto superficial el tema francés, que pierde coherencia, frente al REAA, creando un “ rito sincrético “ belga que es el practicado por el Gran Oriente Belga y la Gran Logia de Bélgica y la Gran Logia Regular de Bélgica.
 
La reaparición del Rito Francés hoy en Bélgica.
En Bélgica las logias practican todavía un rito moderno en siete grados heredero directo del Rito Francés., es cierto que determinadas obediencias, no reconocidas, masculinas y femeninas, practican el Rito Francés además de otros ritos. En resumen los grados de Rito Francés no son siempre practicados en el Gran Oriente Belga, que no conoce que el rito moderno muy diferente de Rito Francés, llegando a calificar algunas logias rito francés moderno” como si esos os adjetivos fueran una equivalencia.
 
Aun así se celebra en Bélgica la Fiesta de las logias del Rito Francés.
 
Concluyendo. Por lo que vemos la tradición de los “Modernos” que que estaría representada por el Régulateur solo está representada en Brasil  y en algunas parte de Europa (Francia y España) que siguen fiel al Régulateur  con sus derivas correspondientes, habiendo cierta inclinación a denominarlo como Rito “Moderno” ya que se trata de la codificación en esencia de los rituales de los “Modernos” venidos de Inglaterra y que al llegar a Francia se adaptaron  generando finalmente un sistema ritual dentro de la masonería francesa a la que el GODF mediante esa codificación desembocó en el Régulateur (1786-1801).
 
El Gran Oriente de Francia que trabajó duramente en la codificación de la diversidad de rituales “pre-modernos” y modernos que se daban y que alcanzan el culmen con el Régulateur y en parte fue  fiel a ese ritual durante años, luego la Obediencia sobre manera en 1877 marcará otra derrota y es que toma el rumbo no tanto sobre lo simbólico,  sino sobre la “profanidad” y ya su discurso no será sobre los rituales, o la simbología sino sobre la laicidad, los derechos del hombre, las libertades, la educación de las mujeres, los honores fúnebres, la propaganda liberal , las políticas  diversas, etc y ya entonces el ritual empieza a ser un arma al servicio de la instrumentación ideológica que quiere para si  misma el GODF, ya que desarrolla un modelo masónico de sociabilidad, y por tanto ya no se ata a las tradiciones ritualistas al uso, sino  que crea sus propios rituales donde da cabida a lo que creo necesario como la laicidad, por poner un ejemplo,  y esa trayectoria o ese rumbo  trae consigo  rituales como el  “Rito Francés  de Referencia” que da cabida a esa concepción de la masonería como sociabilidad entendida como la entiende el GODF.
 
Por tanto yo sería partidario de denominar Rito Moderno a los que siguen la línea del Régulatur y sus variantes, y dejaría para referirme al rito que practica el Gran Oriente de Francia como Rito Francés, que es consustancial además  con el concepto  francófono del Hexágono, ya que le primero no tiene esa denominación, con resonancias colonialistas, que tendría para según en que casos el segundo.
 
Esa es la razón en parte por la cual la Unión Masónica Universal del Rito Moderno, se califica como tal, porque está queriendo decir que se enraíza en el Rito de los Modernos, y por tanto toma como referente de ello el Régulateur, sin despreciar ninguna otra variante, y renuncia a calificarse como Rito Francés ya que  además de estar signando a una organización en concreto hace referencia a un tema de nacionalidades.
 
He dicho 
 
Víctor Guerra. V Orden de Sabiduría.
Director  Academia Internacional del Vº Rito ModernoUnión Masónica Universal del Rito Moderno
Gran Capitulo General del Rito Moderno para España

No hay comentarios: