jueves, 6 de octubre de 2011

Es el GODF una Obediencia de Rito Moderno? Materiales para una analisis (Entrega 1ª)

Todo Mason tiene el derecho  a  publicar su opinión sobre las cuestiones masónicas
Artículo 17. Constitución del GODF de 1865

TESIS
image



Introduccion y Tesis

Trabajando en estas últimas aportaciones en los blogs que edito sobre las distintas definiciones del Rito Moderno o Francés, sus variantes, su existencia y persistencia en el seno de los distintos organismos masónicos, he venido reflexionando sobre un tema que creo interesante como es la simbiosis del GODF y el Rito Francés y viceversa, llegando a la conclusión de que el símil de Rito Moderno= Gran Oriente de Francia (GODF) debería tomarse con cierta cautela en cuanto a ese binomio que en muchos entornos se da por establecido.

Parecerá una “boutade” lo que digo, pero tiene su lógica, ya que el GODF se ha convertido en un modelo propio de trabajo masónico con sus características y peculiaridades, y una de ellas sin duda es el “Rito Francés”, pero a renglón seguido hay que decir que el rito no marca de forma excesiva el trabajo de la Obediencia, por un lado por las circunstancias y orientaciones socio políticas de la Obediencia, y por otro porque no desea estar atada como estructura a las tradiciones ni de los “modernos” ni de los “antiguos” , y por esa sencilla razón sin perder de vista esa vehiculación con los “modernos” ha optado por crear sus propios modelos rituales, a su imagen y semejanza, haciendo que estos respondan a sus necesidades y postulados, y por eso el GODF ha optado por desarrollar los rituales denominados de “Referencia”, bien sean de Rito Francés, bien de REAA, o Menfis Mizrain.

Al Gran Oriente de Francia (GODF) no se le puede calificar de potencia masónica del Rito Moderno, tal y como se concibe en otras órbitas más ligadas a la tradición del Régulateur, y eso es debido a que el GODF supera con creces ese marco conceptual, y por tanto la fortísima organización francesa es más que un Rito, es más que una familia masónica, en definitiva es una organización de sociabilidad en acción compuesta por masones reunidos en torno a varios ritos y a lemas muy concretos, que en ocasiones, como me comentaba un hermano francés inserto en una vieja logia de la Región 17 estos días, rayan en cierto dogmatismo como pueden ser el tema republicano y el de la laicidad.

A MODO DE INTRODUCCION y CONOCIMIENTO

Como nota aclaratoria deseo exponer que este post no debe entenderse como un ataque al Gran Oriente de Francia, y de hecho no lo es, aunque pueda parecerlo, sino que lo que intento es penetrar desde otras ópticas, ya que mi propia militancia en el GODF incidía en esa visión y recepción de la imagen tanto interna como externa, y las propias repercusiones de exponerlas. Hoy libre de esas cargas e imponderables puedo hacer un acercamiento distinto, que no es novedoso, ya que algunos autores, incluso ligados al GODF, han bosquejado algunas  de las  cuestiones y tesis que expondré y como decía un viejo referente que hoy ha pasado al Oriente Eterno:  Siplement, le moment est venu vraisemblablement de rompe avec cette historie sainte qui s´est construire autour d´une Maçonnerie désormais lissée à souhait, respectueuse de maitres d l´heure, policée et symbolatre, plus soucieuse  d´un rince-doigts a L´Elysée que  d´une contestation argumentée et active  d´un ordre établi sans cesse plus injuste, plus dur aux faibles, plus favorable aux puissants

Lo que hay que entender primeramente es que el GODF es una gran organización, muy, pero que muy poliédrica, conformada por unas 1.030 logias y con no menos 50.000 miembros.

Que arrastra una historia larga y compleja de distinto signo político, social y masónico desde su intrínseca relación con las Luces, a su permeabilidad con el imperio Napoleónico, pasando por fases, muy ligadas al desarrollo y presencia del REAA, a períodos racionalistas, donde los rituales sufrieron sus embates, a períodos grises, o de fuerte simbolismo guenoniano, o l desarrollo de fuertes órganos centralizadores al modo y manera de los “aparatos políticos”

Con logias muy centradas en el mundo iniciático y lejos del “ societal mundo que forma parte de la Obediencia”, y en claro contraste y en contraposición con pocos pero fuertes talleres que están muy al cabo de la calle (modelo societal que dicen los Hermanos franceses), y cuya presencia no se magnifica tanto en blogs o en medios de comunicación, (Téngase en cuenta que de las 1.030 logias no llega ni a un centenar las que tiene páginas webs), sino además de mantener su propia red de comunicación, se manifiesta de forma contundente en las esferas políticas y sociales, sobre manera en las relacionadas como por ejemplo la laicidad en cuyo campo es todo un ariete como lo demostró con el aniversario de la Ley de 1905; y como tal fuerza está girando, quiera o no, en las órbitas del poder público, como así lo han tratado autores como Sophie Coignard, F.Koch, Ottengeimer, P. Brunat, y cuyas cuestiones se recogen en diversas pinceladas que se dejan leer en los libros de Grandes Maestros del GODF como: Goudrot, Baroin, Lambicchi, Bauer, Quillardet..etc.

Es una organización que ha pasado por todo, y que no le gusta en exceso que se reflexione sobre la propia organización, su desarrollo y sus hombres , al menos de forma pública, y cuando alguien lo hizo como los Hermanos: Boegling, Bauer, Leforestier, Zeller, en general estos no han salido bien parados de tal crítica, por ejemplo Fred Zeller[1] con su libro “Trois points c´est tout” en 1976, es suspendido de sus derechos por el Consejo de la Orden, por sus críticas al Gran Oriente de Francia, y estamos hablando de alguien con mucho peso en esos momentos en la Obediencia, pero estaba en ese preciso instante de la publicación de su libo en medio de fuertes luchas políticas por hacerse con el GODF y sus áreas de influencia.

Por colocar otro ejemplo, decir que pese a sus potentes órganos de difusión: Prensa (Revistas) radio y TV, al GODF no le gusta que fuera de su control se hable de la Obediencia y sus estructura interna y por tanto ejerce un férreo control reglamentarista a través del Reglamento General dice que solo los Consejeros de la Orden, o estando ellos delante,  o con autorización del Consejo de la Orden se puede hablar del Gran Oriente de Francia. Esta directriz se suele aplicar a carta y cabal, aunque siempre hay excepciones. No en vano como expone quien fuera Consejero de la Orden, y encargado de los temas de las Revistas de la Obediencia, el Hermano Eduoard Boeglin en su libro: Main Basse sur la Maison Rue Cadet,  comenta que “Los masones exigen –con razón- una información libre. Los periodistas libres, no son por tanto considerados como útiles a la dirección de la Obediencia”.

Este sistema está apoyado por  otros “controladores del sistema”: Hermanos, Venerables, potenciales y futuros cargos a Consejero, y Consejeros que pondrán al Consejo de la Orden en guardia sobre las críticas o posibles críticas y repercusiones, que en ocasiones tienen más bien un cierto tinte de personalismos que salvaguardar que otras cosa; y a pesar de que estamos hablando de 50.000 miembros el sistema es tan eficaz que a la Cúpula Masónica le llega todo, en tanto que hay una permanente  deriva en  modificar el Reglamento General de la Orden para hacer de ello un “aparato de control” (Hay una gran especialidad en ciertos masones del GODF, en general siempre los mismos, que confunden el citado Reglamento con una pieza “perfecta” montada incansablemente con pequeños toques” (Boeglin 2004) para así ajustarla a la necesidades del momento o del personaje, con Venerables reglamentaristas, como uno muy que me era muy cercano, que exponía aquello de que “No m valen ni los Usos ni las Costumbres Masónicas,  solo el Reglamento General de la Orden”.

Por ser más pedagógicos, exponer que  en el mes de mayo y junio el Consejo de la Orden debatía en su seno de cómo se podría hacer “callar a los Hermanos que mantenemos o manteníamos plataformas críticas con la Orden”, elogiando en esas mismas sesiones la labor “objetiva” en las informaciones de blogs como los de que dirigen  Jiri Prigman, o Jean Laurent Turbet , mientras algún que otro Consejero nos colocaba a editores con modestos blogs como Masonería Siglo XXI u otros , en el punto de mira del Consejo; cuando en realidad lo que realmente hacíamos y hacemos era, y es contar una realidad vivida y percibida por un masón del GODF. Y como paradoja de esta kafkiana situación mientras  un Consejero como Gerard Contremoulin, mantenía en la Red varios “sites” sociales, y blogs  como “sous la Voute Etoilée”, a la vez arremetía contra el resto de los blogs desde su doble posición como masón particular y como  Consejero de la Orden, y al que por cierto perdí como “amigo” en Facebook por mis críticas a la famosa Carta del RF de Lisboa..

Por tanto, estamos ante una organización muy poliédrica, poco penetrable conceptualmente, con pocos elementos de análisis en tanto que su abundante membresía genera poca reflexión masónica, aunque los libros de sus Grandes Maestros; Goudrot, Baroin, Zeller, Bauer, Guglielmi, Lambicchi, Miterrand, contienen interesantes perlas para analizar algunos aspectos más societales que iniciáticos, pero en general el profano no cuenta con mucha documentación sobre cómo se concibe el trabajo masónico desde lo interno, o lo iniciático, y en cambio hay superabundancia sobre la exteriorización de tintes profanos, laica o republicana.

 En el Gran Oriente de Francia hay  tensiones larvadas de todo tipo y naturaleza, están las  intestinales luchas entre las logias de la periferia y la centralidad parisina, entre los talleres capitalinos y los de provincias; entre las distintas organizaciones rituales dígase REAA, rito Francés, etc ; entre las distintas tendencias políticas presentes en el Consejo de la Orden y en la Obediencia: Socialistas, Republicanos de Izquierda, Centristas de Bayrou, hasta derecha sarkozistas, que también están presentes, y hasta hubo una potente facción comunista y trotskista que fueron desmanteladas.

Estamos en ese sentido ante  una organización muy vinculada a los cargos públicos de toda la escala y mando, a través de las extensas relaciones y de su membresía que abarca desde Concejales, a Ministros, desde la Guardia Nacional a los centros de Inteligencia, precisamente esa relación le permitió a uno de nuestros espías “independientes” Guerrero Lucas, relacionado con el caso Granados y Delgado , para a través de su membresía en el Droit Humanin (DH) relacionarse con los hombres del GODF ubicados dentro de las esferas de Inteligencia. No es ninguna sorpresa, por otra parte,  si digo que ha habido Grandes Maestros del GODF, relacionados con el espionaje francés como Baroin o el propio Alain Bauer.

Es por tanto el Gran Oriente de Francia una organización donde las luchas no salen a flote, están en un segundo plano, soterradas pero siempre latentes y por ello es difícil captarlas, porque se envuelven como las cebollas en capas y más capas, perdiendo de vista en muchas ocasiones el meollo de la cuestión, un ejemplo de esas luchas de poder es la tensión permanente entre el Rito Francés y el REAA, que es la que me ha llevado a desarrollar este trabajo. Que no se ve, ni se percibe a ojos de un profano o de un masón poco observador, o poco metido en las “cosas societales”, como me confiaba estos día un Hermano francés miembro del GODF y alineado en el escocismo, pero cuyos enfrentamientos son los que dirimen algunas cuestiones de peso como por ejemplo la mixtidad.

Por otro lado se producen varios paradigmas y paradojas, ya que una cosa es lo que significa el GODF en el mundo masónico continental y del Hexágono, y otra cuestión muy distinta es como se le concibe desde fuera, y aun otra más paradójica, sobre cómo se proyecciona esa imagen desde dentro y desde fuera. 

  No tengo muy claro aún como se hace o se construye esa imagen en el hexágono, por una membresía con una media de edad muy alta, muy recluida en los aislados habitáculos rurales, aunque hay potentes logias en los medios urbanos pero sus miembros habitan en el medio rural, salvo el caso de Paris, Touolouse, Burdeos, etc.., pero es un hecho que se consigue lanzar una fuerte imagen exterior, eso sí muy encauzada desde los centros operativos de la organización masónica como son Paris, o los clásicos núcleos que capitalizan logias muy determinadas a modo de lobby masónicos, en los cuales nos es raro ver Consejeros de la Orden, o Ex Grandes Maestros.

Desde fuera, como es el caso de España, sí que hay una potencia de proyección del GODF como “masonería liberal y adogmática”, de cuño republicano y muy laica, cuya proyección que no proviene tanto de las Cúpulas o del propio trabajo de las logias, sino de los estandartes periféricos que levantan sus miembros, como fue el caso de mi propio blog Masonería Siglo XXI, u otros desde el untuoso Memoria Masónica y Social, Apuntes desde el Rito Francés. O Mandiles Azules” defendidos y mantenidos por los propios miembros, conjuntados la mayoría bajo la plataforma de “Blogs masonería.es” y cuyos postulados como “sección española de la Región 17 del GODF” tanto en lo institucional, como en lo que representan ese conjunto de blogs, que en algunas ocasiones asustan a sus aliados y partenaires del Espacio Masónico de España (EMdE).

En ese sentido no hay nada más que ver el disenso interno que ha habido con algún que otro manifiesto de forma conjunta sobre la Laicidad y la Masonería, que no se logró…; y aunque hubo un tiempo que el GODF se proyeccionaba como representante del Rito Francés, en lo cual yo tenía un papel importante, más personal que institucional, lo cual que no era bien mirado por el escocismo del GODF, ni por algunos Consejeros, aunque  lo que había y hay es  bastante envidia, pero en parte se dejaba hacer, aunque es innegable de que en estos momentos se intenta desde varios blogs realizar un reapropiamiento de esa cualidad de estandarte del Rito Francés, que puede ocupar y ocupa un lugar, pero digamos que en realidad es más virtual que real ya que  el crecimiento del GODF en España en términos reales se realiza desde presupuestos y estrategias del escocismo (REAA) presente tanto en logias azules como en la masonería roja,

Y no hay que olvidar que en realidad el GODF se representa de sí mismo, y en todo caso el rito Francés, digamos “su rito francés”, viene  a implementar la paradoja,  puesto que pinta lo que pinta, puesto que el potente órgano regulador como potencia orgánica masónica e iniciática en el seno de la masonería francesa del GODF, es el Rito Escocés Antiguo y Aceptado (REAA), y no el Rito Francés. Aunque no por ello el GODF deja de jugar un papel y un rol CENTRAL en el seno de la masonería continental.

La paradoja de la masonería francesa,  y la que practica el propio GODF: es la que se declara adogmática tal y como indica el artículo primero de la Constitución del GODF- mientras se mantienen en el seno de los Altos Grados una liturgia- que lo quiera o no - nos reenvía a diversas tradiciones donde intervienen la cábala, el hermetismo, el esoterismo cristiano con un viejo fondo de catolicismo. Este sincretismo  de pata de terciopelo choca con el racionalismo que alumbra a las Luces y que pide prestado para la Masonería del Siglo XVIII" (CH. PORSET 2002)

(próxima entrega en unos 14  días)


[1] Fred Zeller. Fue Gran Maestro del GODF entre 1971-1973. Se puede leer una reseña sobre su personalidad en Grandes Maestros del GODF: Fred Zeller . El intelectual atormentado
 
Víctor Guerra, MM.:. del Rito Moderno y Vº Orden , 9º Grd
Presidente del Círculo de Estudios de Rito Francés Roettiers de Montaleau
Miembro de la Unión Masónica del Rito Moderno
Director Academia Internacional del Vº Orden de Rito Moderno

No hay comentarios: