sábado, 14 de mayo de 2011

El RITO MODERNO FRANCES RETABLI, según René Guilly.




como bien dice Charles Porset, siempre ha habido Hermanos implicados en la búsqueda de “un más allá” en cuanto a los rituales masónicos, y tambien de la bobería masónica.


Y aunque  cada uno ha enfocado esa búsqueda de la esencialidad desde la concepción espiritual que le es más preciada, aunque los hay tan tontos que para significarse de los demás en esto del Rito Francés , por aquello de estar y  no dejar hueco, se juntan para volver  a traducir lo que ya está traducido, con mejor o peor fortuna.

Pero parece que la vanidad  del seguidismo y  de “querer estar”en esto del Rifo Francés, del cual han estado hasta ahora desaparecidos, pues hacen que se quieran recuperar tiempos a toda pastilla, y hasta los modos y maneras,  aunque en general digamos que son buenos “traductores” pero  no  son estudiosos, son meramente transcriptores de una visión , y lo que desean es hacer opaco el trabajo de los demás.. bueno de vanidosos emuladores  está lleno el mundo, y de esas búsquedas no se libra  el mundo masónico. 

Al final lo paradójico, que bonita palabra, es que hacen lo mismo que critican, y no van más allá, no dándose cuenta que algunos ya llevamos años de ventaja y que para ayudarnos y diversificarnos y ampliar más el campo de estudio  hemos creado  el Circulo de Estudios de Rito Francés Roettiers de Montaleau, y decirles a los émulos  que hay terrenos que por  su cortedad de miras, y que hay terrenos que les están vedados precisamente por ese seguidismo.

Por eso que hay quien se quedado con la expresión más laica que expresaría el “Régulateur”  pero vacía de contenido, pues  todos sabemos que si bien esta plasmación impresa de un ritual fue la expresión genuina de una época y un espíritu, no por ello algunos Hermanos han dado un paso más y han  hollado en  otros surcos, en otras expresiones más simbólicas, e incluso podríamos llamar más espiritualistas, las cuales  se han desarrollado  en el propio seno de la familia ritual de los “modernos”. Por poner un ejemplo extremo de esa existencia, aunque un tanto tangencial, si se quiere es la existencia del RER.

Por tanto desde la ruptura del monobloque que siempre ha querido reducir Las masonerías, a La Masonería (me remito a loa anteriormente citado), han surgido búsquedas importantes en otras fuentes que  responden a otras aspiraciones y espiritualidades, tal vez menos laicas, pero que también tienen su hueco y su legitimidad  por mucho que a mi amigo C. Porset, le enrabiete tal cuestión, como buen volteriano que es.

Presento pues en este blog plural, en la concepción y en la expresión antes y después de mi partida del GODF , un trabajo de Rene Gully, el cual me hace llegar Joaquim Villalta, y que a su vez ha sido elaborado por Bernard Trinquet y Jean-Claude Villant, proveniente de un borrador donado por Jean Cuillerant en 1960, y que como primicia traduzco para este Blog, con la idea de aportar elementos para el debate y el conocimiento desde esa otra concepción “más espiritualista” que se manifiesta a través, por ejemplo del Rito Francés Restablecido.
VG


Este artículo es el primero de una serie, en los que serán sucesivamente examinados los principales problemas que la Logia “Devoir et de la Raison” se propone estudiar y resolver para realizar uno de los objetivos que tiene asignados desde su fundación en 1955, reencontrar los orígenes y las tradiciones puras de lo que comúnmente se denomina Rito Francés.

A medida de que este trabajo fue avanzando, nuestra logia estimó que la expresión Rito Francés, estaba incompleta en lo que respecta a su pasado, y que esperamos que en el futuro adopte, para designar todos los rituales de los tres primeros grados, el término que parece más preciso y más exacto de Rito Moderno Francés “Retabli” o Restablecido.

Y esta es la directriz que se marcan esta serie de cuadernos, para una buena comprensión de la cuestión, que es un tanto introductoria y que es imprescindible responder: ¿Qué entiende la logia “Devoir et de la Raison” por Rito Modernos Francés. Y más especialmente por Rito Modernos Francés Retablí?

Antes debemos hacer una llamada a tener ciertas nociones de historia masónica.

EL RITO MODERNO.
La fecha de 24 de junio de 1717 marca un dato importante u capital para la historia masónica universal.

Cuatro logias de Londres y Westminster se constituirán en Gran Logia. Después de unos años de cierta eficacia esta institución conoció una gran prosperidad. En 1723 publica bajo la firma de J. Anderson la primera edición impresa de las Constituciones, la masonería conocerá entonces un gran auge no solamente en Inglaterra sino por gran parte del mundo.

Pasados los primeros veinte o treinta primeros años el nuevo cuerpo masónico conoce las primeras dificultades serias en razón, sin duda, de los problemas administrativos producidos por una expansión que nadie pudo prever y de la existencia de elementos independientes o disidentes. [En algunos textos se denota la tensión de querer enraizarse en las antiguas tradiciones, o de querer empezar una nueva singladura] ahora lejos de disminuir con los tiempos la cuestión, las dificultades terminaran por provocar una crisis extremadamente grave, que tendrá unas consecuencias sobre el futuro de la masonería mundial considerables.

En efecto, el 5 de diciembre de1753, un cierto número de logias formaran en Londres una segunda Gran Logia. Esta nueva Obediencias “antigua” se había fundado en 1747 y reprocha a los masones de la Gran Logia de 1717 que se han apartado de los “usos antiguos” y por lo que ellos toman el nombre de “Gran Logia de Francos y Aceptados Masones, según las viejas instituciones.

De hecho, es preciso especificar si se desea permanecer en el seno de una perspectiva histórica exacta, indicar que los primeros miembros de esta Gran Logia no fueron propiamente disidentes, ellos no provenían de logias de la jurisdicción que impugnaban. Había entre ellos “operativos” que pudieron o no quisieron unirse a la Gran Logia de 1717.

En cuanto a los “especulativos” su origen es verdaderamente diverso, entre ellos había numerosos elementos extranjeros a la Inglaterra, propiamente dicha, por ejemplo había particularmente bastantes irlandeses; y una de las consecuencias que de hecho se producen unas excelentes y rápidas relaciones con los nuevos cuerpos y las Grandes Logias de Irlanda y Escocia.

De todas formas el término “cisma” se puede aplicar sin reserva al origen de los eventos, que pronto tomó una deriva que se convirtió en una polémica tan grande que se convirtió en una “escisión” que partiría a la masonería inglesa y a las logias británicas en dos grandes facciones profundamente opuestas.

Los nuevos cuerpos encontrarán en el irlandés Laurence Dermott un animador formidable. Y es seguro que fue el autor del apodo despectivo con que calificó a la Gran Logia de 1717de “los Modernos”, mientras que él y sus amigos se titulaban con orgullo “los Antiguos”. Esta apelación es curiosa y puede parecer hasta importante, pero no es necesario hacer hincapié en el absurdo de L. Dermott ya que este lo hacía para molestar, aun cuando se trataba de una causa justa.

Si como veremos dentro del próximo cuaderno y los siguientes, la Gran Logia de 1717 había aportado a sistema masónico primitivo una serie de modificaciones, desechado unas y considerando otras sin que ello le llevara a perder su filiación de tradicional, y es indiscutible que nunca la perdió. La apelación de Rito Moderno es tomado para designar el ritual que la Gran Logia de 1717 practicó, hasta que la Gran Logia de 1753 decidió que su práctica fuera denominada como Rito Antiguo, para rivalizar tanto al otro lado de la Mancha como del Atlántico.

Está fuera de toda discusión que el Rito Moderno fue exclusivamente practicado por las primeras logias constituidas en Francia entre 1720 y 1730 y por la Gran Logia, fundada un poco más tarde en 1735 que será quien done su filiación directa al Gran Oriente de Francia en 1773. Así mismo este último dato de 1799 la masonería francesa conoce un cisma, que es importante reseñar que no era de nuestro conocimiento, que la cuestión del rito no era una piedra de toque entre los dos Oriente rivales, y que no hubo dificultad alguna para la reunificación de 1799, con lo cual en 1801 el Gran Oriente de Francia publica el Régulateur du Maçon dentro de la estricta tradición del Rito Moderno, aunque considerada como una nueva división que dará como respuesta la creación de la Grande Logia General Escocesa de Francia” , cuyo ritual es el que practican la mayoría de los masones franceses.

El autor de este cuaderno trata de sus ensayos de ilustrar en las conferencias que dicta de acompañarlas con estampas de documentos masónicos del siglo XVIII y de principios del siglo XIX para ver el parentesco tan estrecho que existe entre el Régulateur du Maçon de 1801 y la Gran Logia de 1717 y ver así mismo las fuentes masónicas más antiguas y de alto interés, tales como el Edimbourg Régulateur House Manuscrip datado de 1696 y descubierto en 1930.

EL RITO FRANCES
Está perfectamente claro a nuestra vista que la masonería practicada en Francia en el siglo XVIII en los tres primeros grados provenía esencialmente de la Gran Logia de 1717, aquella que recoge sin ningún género de duda la herencia tradicional que hoy tiene como tal un valor incalculable.

Lamentablemente esta perspectiva histórica del apego se vio comprometida por las dificultades del vocabulario en los informes sobre la cuestión de los Altos Grados. En efecto, a pesar de la reprobación de la Gran Logia de 1717, los altos grados comienzan a proliferar en el siglo XVII en diversos países y particularmente en Francia. El Gran Oriente de Francia desde su fundación va adoptar una actitud conciliadora tendente a federar en su seno el gran número de logias azules entendiendo esta política como un respeto con los cuerpos de Altos Grados que existían de modo que concluyeran entre ellos los tratados de alianzas.

Una de las consecuencias de este espíritu de asociación fue la constitución en 1786 de un ensamble en cuatro grados superiores: los Elegidos, de Escocia, Caballeros de Oriente y los Rosa-Cruz, que con los tres primeros grados del Rito Moderno, forman un sistema de siete grados que se denomina Rito Francés. Esta denominación fue lamentable, porque algunos de estos grados superiores eran quizás franceses, pero los tres primeros grados aunque eran pocos, no puede ponerse en duda su origen inglés.

Probablemente nadie va a impugnar tampoco este origen de distinguir los sistemas que aquí se denominarían como escoceses. Desde la aparición del tema del Rito Francés que recobra elementos diversos: ingleses, franceses, escoceses, se opondrá al Rito Escocés que estaba lejos de su línea, ya que proviene en línea directa de Escocia.. Esta oposición de dos los dos temas conforma un poco , el uno y el otro , la exactitud histórica que hizo fortuna en el siglo XIX con la aparición del Rito Escocés Antiguo y Aceptado contribuirá aún más a embrollar de forma peligrosa los problemas.

En lo que concierne a la masonería azul, la pluralidad de ritos no parece haber sido la regla en la Francia del XVIII. El ritual “escocés” el más antiguo que el autor de este cuaderno conoce para este periodo esta en los Fondos Masónicos de la Biblioteca Nacional, y se trata de un remarcable manuscrito proveniente del Rito Escocés Rectificado que data de 1782.

Lo que al contrario es llamativo en el seno de los estudio de los documentos rituales franceses de 1740 y 1780 para los tres primeros grados es su relación constante y estrecha relación. Manifiestamente todos ellos provienen de una misma fuente y esa fuente no es otra que la Gran Logia de Los Modernos de 1717. Y es por ello que el rito practicado en la Francia del siglo XVIII no lleva el nombre, que empiezan a denominarse más adelante. El Rito Moderno de encuentra como tal en 1753 en los eventos que hemos conocido que no están en uso pero cuyas connotaciones llegan a nuestro país y cuyo rival es el Rito Antiguo, que tiene un origen polémico y displicente y se comporta con intenciones hirientes y una buen parte de injusticia.

El Rito Moderno, no propaga la guerra en Francia, su influencia inglesa fue empleada como un equivalente del Rito Francés. Viullaume, denomina la segunda parte de su Manual Masónico: “Tuileur du Rite Français ou Moderne”, más la denominación de Rito Moderno que el emplea e más que nada voluntariosa.

Rito Francés o Rito Moderno, apelaciones devenidas necesariamente por la aparición ulterior de los ritos, y que son sinónimos en siglo XIX y que aplican tanto a los tres primeros grados como a los cuatros grados superiores. Con frecuencia leemos el titulo de los rituales impresos o de los tuileurs; Altos Grados del Rito Moderno, que es todo caso inexacto ya que los Modernos de 1717 eran opuestos a la existencia de los grados superiores. Del mismo modo Rito Francés designa comúnmente el sistema de tres grados de la masonería azul, y que ha hemos planteado como cuestionable.

De hecho para volver de nuevo al problema de los tres grados del Rito Francés después de 1786 parece haber sido el término oficial utilizado por la GCDF, mientras que el Rito Moderno obtiene la preferencia de ciertos autores del siglo XIX deseosos sin duda de olvidar de este rito con la Gran Logia de 1717.

Es visiblemente el carácter oficial de Rito Francés el que supervive hasta nuestros días, mientras que el Rito Moderno a nivel de instrucción masónica desaparecerá en la última parte del siglo XIX. Hay que remarcar que en Bélgica el Gran Oriente practica los rituales del mismo origen y la expresión es Rito Moderno como es usual entre los belgas, aunque no por las mimas razones puedan adjuntar la denominación de Rito Francés.

EL RITO MODERNO FRANCES
El apareció en nuestra logia, y la cuestión fue deviniendo poco a poco en imposible entre el nombre entre Rito Modernos, que tiene el mérito apreciable de ser un ritual de filiación directa con los fundadores de 1717 y luego transformado en Rito Francés al ser constituido como un rito oficial. Los motivos por los cuales nuestra logia ha asociado las dos nominaciones de forma equivalente ha sido con respecto al orden histórico de la aparición, a partir de ahora el Rito Moderno Francés tiene la ventaja de eliminar una dualidad artificial e irritante y de guardar en el olvido el epitafio venerable de “Moderno” y reconciliar el profundo afrancesamiento de la herencia de la Gran Logia de 1717.

EL RITO MODERNO FRANCES RETABLI
Sin embargo aún se quiere recoger en la Francia masónica de 1955 la tradición verdadera del Rito Moderno Francés, y lo diremos una vez más, y es que a través de los siglos XIX y XVIII francés y el remonte justo hasta los masones ingleses de 1717, ha sido toda una dura empresa que ha estado llena de innumerables obstáculos.

En efecto si el Rito Moderno, ha conocido enriquecimientos impregnados del mejor espíritu tradicional estas contribuciones deben ser conservadas, aunque las alteraciones fueron igualmente numerosas, de ahí el objeto de este artículo, que es estudiar esa inexactitud lamentable desde su origen mismo en Inglaterra. Y podemos decir que Francia no escapó a esta evolución que se verá agravada por las malas traducciones, y por la falta de información y de un mal estudio de las crónicas de la masonería de nuestro país. Pero especialmente será a partir de 1880 [positivismo] que es cuando el Rito Francés sufrirá un período profundamente nefasto donde las mutilaciones se sucederán unas a otras de tal manera que el sistema inicial, quedará profundamente alterado, quedando irreconocible y hasta un tanto incomprensible.

Para remediar la situación un buen número de Hermanos pensaron que sería suficiente con seguir el ritual desde sus puntos de vista personales. Estas vías difieren profundamente de generación en generación desde 1880, y esta curiosa ilusión se ha prolongado hasta nuestros días en base a una superposición sucesiva de elementos y querencias con una confusión aparentemente indescriptible y profundamente desalentadora a la hora del esfuerzo en recoger la verdadera enseñanza masónica.

Es por eso que deseosos de reparar de forma plena estos errores de tal manera que podamos considerar que ello nos conduce de golpe a la muy respetable y rica tradición masónica de los masones de1717 de las que somos in contestación alguna los depositarios, ante su ruina y posible desaparición, la logia “Devoir et de la Raison” busca un terreno suplementario en que se pueda aplicar y definir una tendencia ritual que responda a las aspiraciones actuales de ciertos masones franceses. Su actividad consiste únicamente en encontrar, y en esforzarse en no perder jamás los usos antiguos del Rito, y restablecer de una forma en lo posible sus significaciones simbólicas, de ahí nos decidamos a precisar que esa búsqueda tiene una denominación “Rito Moderno Francés Retablí”.

Nuestra logia espera de otros masones franceses que son susceptibles de estar interesados en las diferentes etapas que marcan el trabajo de restauración tradicional, lo cual es la intención a su vez de este artículo de comprometernos en escribir sobre el resultado de ese esfuerzo y objetivo.

Nosotros poner atención en el camino para no perder de vista el Rito Escocés, tal y como él es practicado actualmente en Francia en los tres primeros grados, dentro de los puntos de contacto con los ritos originales del Gran Oriente de Francia que son numerosos. Y es más sin perder la conciencia de que el rito practicado, no debe lleva a menospreciar a los otros ritos. El origen de la masonería especulativa no tenía con toda probabilidad nada más que un solo conjunto tradicional simbólico y del uso, largamente respaldado y que tiene su proyección en los actuales ritos practicados.

Es por eso que los ritos a la vista de nuestra particular mirada no pueden explicar, los unos por los otros, todo aquello que nos une que es mucho más de lo que nos separa. La primera y más grande dificultad que se le presenta al Rito Moderno es la cuestión irritante de las Columnas del templo de Salomón y el Orden de las palabras sagradas del primer y el segundo grado.

René Guilly.

Nota. Este documento data de los años 1960, en esos años la logia Devoir et de la Razón estaba en el seno del Gran Oriente de Francia, y esa búsqueda que plantea René Guilly la avalará el Gran Maestro Viaud.

@Traducción de Víctor Guerra, MM.:.Rito Francés