viernes, 20 de abril de 2012

ELECION Y REPRESENTACION LOS DEBATES ALREDEDOR DE LOS ESTATUTOS DEL GRAN ORIENTE DE FRANCIA (1773-1789)



La publicación de este trabajó nunca pretendió atacar a nadie sino dar las pautas que los propios historiadores del GODF como Pierre Mollier hacen sobre su propia Obediencia, y en este caso me interesaba más el tema de la sociabilidad que otra cosa, aunque Pierre Mollier remarca el tema del nacimiento del GODF.

En ese punto  donde habla  de la Formación del GODF , yo metí un comentario al respecto de esa fecha con relación a otra barajada  como 1728.Hoy viendo que se aprovecha la Revista HIram Abif numero de Mayo-Junio 2012 para explayar que el GODF nace en 1728, pues no me queda otro remedio que  subir la morcilla que metí ene el texto  a este escalón, con la intención de clarificar algunas cuestiones.En este contexto  decía  que lo expuesto por Mollier "En realidad  viene a demostrar, una vez más, que a pesar de que en algunos sellos del GODF esté presente la fecha de 1728 como posible fecha de fundación, realmente esta fundación no se efectúa hasta la década de 1770. 


Ver polémica suscitada con este tema y con respecto a esa antigüedad: GODF y el Landmak de la Ancianidad,[7] y el GODF y los mojones de la ancianidad[8]] y más recientemente por lo publicado en la Revista Hiram Abif, mayo-junio 2012, donde se retuercen los argumentos para hacerlos coincidir con los sellos referenciados en diversos artículos  sobre el nacimiento oficial del GODF http://www.mediafire.com/view/?wtioxrdcrheowrm."


En todo caso fecha arriba o abajo, lo que no se explica es porqué hay hasta sobre abundancia en querer demostrar que 1728 es la fecha de arranque del GODF, y  porqué el GODF mantuvo durante decenas de años 1773 como fecha oficial y de una y no se explica porqué este fue corriendo la fecha en sus sellos hasta llegar al mojón de 1728.


Pregunto ¿Es que acaso los propios historiadores masones del GODF se han equivocado y el Consejo de la Orden ha querido rectificar esa gran error historiografico... y consigno de este modo la fecha como 1728...?  Pues viendo lo que se expone en alguno artículos como !1728".... pues hasta puede



Les dejo con el artículo de Pierre Mollier, más interesante que la polémica y que además aclara muchas cuestiones


VG

El lugar de las logias de las Luces en la Revolución Francesa es una de las cuestiones clásicas dentro de la historiografía del Siglo XVIII.

De acuerdo con la primera denuncia formulada por ciertos contra-revolucionarios, la asociación de la francmasonería en los acontecimientos de 1789 y el 1793 es revindicada por los Hermanos republicanos de finales del siglo XIX. Mais de Mathiez, Alain Le Bihan y Pierre Chevalier, historiadores profesionales del siglo XIX, finalmente contestaron todo el rol real jugado por la masonería en la tormenta revolucionaria confinan el papel de las logias a simples sociedades de banquetes y fiestas.

El debate es nuevamente lanzado en los últimos veinte años en base a los trabajos de Ran Halévy[1] y Margaret Jacob[2], de acuerdo a modalidades diferentes, los dos atribuyen un rol importante dentro de la ejecución y puesta en marcha y la difusión de una sociabilidad democrática preparadora de la modernidad política. De este modo Margaret Jacob insiste durante todo su trabajo sobre manera en la labor de las logias y su propia organización, mostrando y comentando la reflexión colectiva de cómo un grupo se somete a la autoridad de los reglamentos lo cual esconde un trabajo social, propiamente político.

La investigación esta fundada sobre una variedad de estudios realizados en varios países europeos. La crítica hace hincapié en el carácter selectivo de los ejemplos.

Muy al contrario del fenómeno que se comenta, se analiza por ejemplo en el seno de los países germánicos el papel de la Estricta Observancia Templaria, ¿La cual tal vez se podría considerarse como una reacción nobiliaria lejos de un aprendizaje democrático?

Hoy nosotros podríamos, tal vez, abordar un estudio sobre un importante episodio histórico de la masonería francesa, y dentro de él analizar el concepto de la "sociabilidad democrática" ya que nos ha parecido particularmente fecundo.., puesto que tales cuestiones se agitan sobre los debates que hubo en el seno del GODF sobre los Estatutos y Reglamentos, que se desarrollaron en París entre 1773 y 1789.
En todo caso no es un ejemplo de un grupo masónico entre otros muchos, sino la reflexión que reunió a un cuerpo que representa a buen parte de la masonería francesa.

A lo largo de 25 años, los dignatarios del GODF estarán obligados a precisar, a modificar y hacer evolucionar los reglamentos internos según las circunstancias, intentado lograr una regla colectiva y puesta en debate al filo de los últimos años del Antiguo Régimen.

En fin. El montante de archivos que se han conservado y que están a disposición para su estudio es importante, tanto la documentación sobre la elaboración de los Reglamentos y sobre la puesta en marcha como sobre sus ulteriores instancias. Un interés suplementario es saber algo más sobre las personas y los destinos individuales burgueses de toga o de la nobleza liberal, o sobre los dignatarios del GODF que indubitablemente pertenecían a las clases sociales que lanzaron la Revolución.

1728-1773 La autoridad masónica francesa se empieza a organizar

Desde su introducción alrededor de 1725 hasta finales de los años de 1760 la francmasonería francesa no cesará en las formas de ensayar la forma de organizarse. Tal es así, que ya entonces reconoce a un Gran Maestro para la Francia en 1728[3] emancipándose de este modo de la tutela inglesa. En 1735 se dota por primera vez de unos Estatutos Constituyentes para conformar la Gran Logia[4]. Más concretamente esta primera Gran Logia está guerra por la autoridad, pues no parece tener ninguna ascendencia sobre las logias del reino.

A intervalos regulares- el 24 de junio de 1745, 4 de julio de 1755, 19 de mayo de 1760, 17 de abril de 1763, ensayará la manera de establecer su supremacía promulgando varios estatutos. Cada uno de estos textos insiste sobre la autoridad que pretende tener sobre las logias del reino, pero parece que ello no tiene grandes consecuencias ni mucho éxito.

Justo hasta 1760 las logias viven dentro de una cuasi independencia. Las más antiguas constituyen las nuevas, y cada una corresponde con tal o cual según las circunstancias. Por tanto la unidad de la masonería francesa no reside en el reconocimiento por todos del Gran Maestre. A partir de 1743 y justo hasta 1771, será cuando una personalidad de gran importancia en la Francia de Luis XV, el Conde de Clermont, príncipe de sangre se pone a la cabeza de la masonería francesa y duran te rija estos destinos. 

Aunque el magisterio de Louis de Bourbon-Condé no es solo un padrinazgo simbólico a la manera del Antiguo Régimen, aunque el Gran Maestro no interviene jamás en las gestiones de la Orden.

En su nombre en 1761 todavía se desarrolla la primera tentativa real de establecer una autoridad central que su pudiera imponerse a diversidad de logias. Y esto se logrará alrededor de un sustituto nombrado por el Gran Maestro, Augustin Chaillon de Joinville, pero no habrá nada que hacer pues la Gran Logia aún esta en su gran letargo, y aunque se informa a las logias, están desoyen el llamamiento de lealtad al Gran Maestre. La Gran Logia finalmente "despierta" ya que no solo la forman parisinos sino también talleres de provincias que se resisten a volver a reconocer a esta Gran Logia de Maestros de París llamada de Francia[5]. Contestada y rápidamente divisionada en distintas facciones, de nuevo interrumpe en el escenario masónico con sus trabajos en 1766. Luego en el año de 1771 se produce la muerte del Conde de Clermont, y surge la necesidad de elegir un sucesor lo cual amenaza con una nueva reunión de la Gran Logia.

La Formación del Gran Oriente: Una crisis de la representación?

Los acontecimientos que van a llevar a la formación del Gran Oriente de Francia comienzan con un episodio clásico del Antiguo Régimen- la reunión de notables para solicitar un protector, y que paradójicamente en unas semanas se convierte en una "Asamblea Nacional" de electos diputados[6].

[En realidad esto viene a demostrar, una vez más, que a pesar de que en algunos sellos del GODF esté presente la fecha de 1728 como posible fecha de fundación, realmente esta fundación no se efectúa hasta la década de 1770. Ver polémica suscitada con este tema y con respecto a esa antigüedad: GODF y el Landmak de la Ancianidad,[7] y el GODF y los mojones de la ancianidad[8]] y más recientemente por lo publicado en la Revista Hiram Abif, mayo-junio 2012, donde se retuercen los argumentos para hacerlos coincidir con los sellos referenciados en diversos artículos  sobre el nacimiento oficial del GODF http://www.mediafire.com/view/?wtioxrdcrheowrm.

A la muerte del Conde de Clermont, una facción minoritaria de la antigua Gran Logia ensaya la manera de recobrar su predominio y con suma habilidad ofrece al Duque de Montmorency-Luxembourg la dirección de la Orden.. Mientras se decide proponer la Gran Maestría al Duque de Chartre, primo del rey, y futuro jefe de la Casa de Orleans y poseedor del título más alto del reino, después de su padre…En resumen un candidato incontestable.

Este acepta el cargo pero es imposible llevar algo a cabo por el proceso de oposición, lo cual retrasó a su vez varios meses, por la desgracia de Philippe de Orleans de aislarse de la corte por su oposición a la reforma de los parlamentarios.

En los medio masónicos parisinos estaban ocupados en desarrollar un equipo reunido en torno al nuevo "Administrador General" que es el titulo escogido por el Duque de Montmorency-Luxembourg, el cual propone un tren de reformas para dotar a la masonería francesa de una verdadera organización común. El principal obstáculo seguía siendo la facción de la antigua Gran Logia que no esta asociada al desarrollo de estos eventos. Toda la estrategia de Montmorency-Luxembourg va a consistir en marginar el ataque a su representatividad. La autoridad tradicional se va a oponer a la autoridad representativa, para lo cual se hará hincapié en la aplicación de los principios más allá del simple marco masónico.

La renovación de dignatarios y la puesta a punto de una nueva administración masónica supusieron la adopción de nuevos estatutos. Los reglamentos de 1763 parecían obsoletos y la antigua Gran Logia había cambiado sus textos de referencia en diversas ocasiones: los nuevos estatutos fueron preparados por una comisión en estrecha colaboración con Montmorency-Luxembourg.

Oficialmente, esto era solo para "reformar los abusos para para mayor lustro y esplendor del Arte Real"[9]

Las diferentes asambleas sin embargo van a ir a la adopción de los nuevos estatutos que van a dar validez la reforma orquestada por el Administrador General. En el capítulo 1 dos artículos representan una pequeña revolución relativa a los usos de la antigua Gran Logia. El artículo 4 de la Sección 1 precisa que "El Gran Oriente de Francia no reconocerá ya mas por Venerable (presidente) de la logia, que al Maestro elevado a la esta dignidad por el libre elección de los miembros de su logia.

De esta manera se pone fin a los Venerables "inamovibles" detentadores de la presidencia durante toda la vida, así como a los propietarios de un cargo. Por tanto la elección deviene en un sistema que se va a aplicar prácticamente a todas funciones masónicas. El Gran Maestro, y el Administrador General dan ejemplo, sin tener en cuenta su primera nominación para dignatarios de la Gran Logia, y por tanto se someten a la elección asociando de esta manera al cargo la representación de todas las logias.

Solamente el Administrador General, primer Barón Cristiano de Francia, se somete a la elección aceptando de esta manera entrar en la arena de los debates y poder debatir con los importante burgueses de la antigua Gran Logia que habían decidido vender cara su piel.

La segunda innovación esencial es que el Gran Oriente de Francia estará compuesto de […] todos sus Venerables en ejercicio, y de los Diputados de las Logias tanto de París como de Provincias (Capitulo 1 Sección II artículo 1er. ) . Todas las logias estarían por tanto representadas en la nueva administración de la Orden. Cuando se les ofreció una parte del poder a los delegados de las logias de provincias, un tanto desconfiados, pronto estos se sumaron a la reforma en la cual al final ellos mismo fueron sus principales sostenedores.

Los lioneses que diez años antes habían protestado ante la Gran Logia de Maestros de Paría, llamada de Francia, ahora la saludaban a esta como la Asamblea Nacional". Los debates fueron progresivamente adoptando los nuevos estatutos de las logias tanto de París como de provincia, fundando así la legitimidad del nuevo Gran Oriente bajo la autoridad del Duque de Montmorency-Luxembourg.

De esta manera la masonería francesa se irá dotando de una nueva organización, en tanto que el gobierno de la Orden reposaba en tres cámaras: La Cámara de Administración; La Cámara de París y la Cámara de Provincias. Como su mismo nombre indica la primera asegura la gestión de la organización central, fundamentalmente de las finanzas, y las otras dos cámaras administraban las logias en sus respectivas circunscripciones (Constituciones, certificados, y los diversos contenciosos). Los miembros de esas instancias eran elegidos todos en el seno de la asamblea de diputados de las logias: Los cuarenta y cinco oficiales en ejercicio serían siempre elegidos por el Gran Oriente, y eran renovados una tercera parte cada año.[10]

En cualquier caso en estas reuniones estaban tanto los representantes de la burguesía ilustrada con personajes como Lalande, o Guillotin, y de la nobleza liberal en la persona de Montmorency-Luxemborug y sus amigos, y todo ellos con la idea de lograr una organización radicalmente diferente a la antigua Gran Logia.

La cuestión relativa a la separación de poderes, elecciones y representaciones a todos los niveles son los principios que presidirán la constitución del nuevo Gran Oriente de Francia y incontestablemente están ideas están inspiradas en las ideas de las Luces, que ven por primera vez su aplicación en la Francia de siglo XVIII.

La vía "democrática" del Gran Oriente de Francia de 1773 a 1793

Los textos son una cosa y la practica otra y habrá que preguntarse: ¿Cómo fueron aplicados estos Estatutos de las Luces, en la vida cotidiana del Gran Oriente?

Los numerosos registros de las sesiones de las diferentes instancias de la Orden, muestran que los dignatarios verdaderamente jugaban el juego de lograr unos reglamentos liberales y pre- democráticos. Hay diversos ejemplos para poder ver el desarrollo de estos juegos de sociabilidad.

Los Estatutos a modo de "texto político", en 1773 abordan federar las logias a los principios de un nuevo equipo. En la vida cotidiana de la asociación se irá perfilando de este modo y a lo largo de los años y en función de los problemas que van apareciendo una serie de precisiones con respecto al funcionamiento de las diversas instancias de la Orden.

Las Cámaras del GOdF son llamadas de forma permanente a elaborar los reglamentos complementarios, y estos no son simple evoluciones técnicas, por ejemplo en 1775 se decide someter a la reelección a los principales dirigentes del GODF, el Administrador General y el Gran Conservador, y cuando en realidad antes eran cargos inamovibles.

De forma paralela y en un gesto magnánimo el Gran Maestro él mismo propone renunciar a su inmovilidad y someterse a la elección cada tres años, aunque los Hermanos rechazan este ofrecimiento y propuesta. Otro ejemplo de esa preocupación democrática se manifiesta el 15 de febrero de 1782 cuando se decide que antes de los debates, todos los diputados de las logias pudieran acceder a los dosieres para poder llevar a cabo los encargos de sus respectivas logias y de esta manera poder dentro de la posible mesura debatir los ordenes del día anunciados previamente.

Una de las cuestiones que durante mucho tiempo va a ocupar a las distintas instancias de la asociación masónica francesa es establecer los precisos procedimientos para la elección de los oficiales de las diferentes cámaras, y que será logrado sobre manera gracias a la ayuda del Secretariado, que cobrará una importancia capital en la nueva organización masónica.

En Agosto de 1875 se procede a una votación que es detallada con gran precisión tanto en su desarrollo como en su concepción, lo cual se nos presenta como un interesante aprendizaje y la preocupación por el quehacer democrático. Se pueden encontrar otros ejemplos de procedimientos de votación como los que se refieren a los reglamentos internos del GODF. 

No estamos aún sobre los modelos perfectos, aunque prestan una gran atención al rigor en los procedimientos electivos, los cuadros del Gran Oriente ensayaran de forma paralela restringir el acceso a los oficiales dándose de esta una forma de coaptación, que provoca la oposición del Hermano Desjunquiéres que contesta de este modo: El Reglamento del 17 de agosto de 1785 tiene a separar absolutamente los oficiales del GODF de los Diputados de las logias intentando hacer un cuerpo aparte. Yo no he visto jamás al GODF como una logia de Diputados con derecho a elegir en su seno a los oficiales para presidir, conducir y esclarecer los trabajos, administrar más particularmente los problemas de la Orden y preparar la materia par poder ser usada por la Orden".

Estos ejemplo exponen la legitimidad con respecto al espíritu democrático con respecto a las clásicas y tradicionales sociabilidades del Antiguo Régimen: Si podemos tomar como modelos las sociedades civiles, o no, algo parecido a la practica que tuvieron las primeras compañías de finanzas justo hasta las ultima cofradías de Artes y los Oficios"

Como han visto los vínculos entre las sociabilidades tradicionales y las nuevas estructuras son más complejas que la simple oposición entre "Antiguos y Modernos" El argumentario del Hermano Desjunquière llevó a anular el reglamento y volver a votarlo, y todos los Diputados del GODF se convirtieron de nuevo en elegibles a los diferentes puestos de oficiales de la Orden. Este episodio es interesante ya que ilustra la complejidad en la elaboración de la nueva sociabilidad democrática, a la vez que muestra los vínculos con las más antiguas formas sociales del momento.

Una quincena de años más tarde de la fundación del GODF, en 1789 se vivirán episodios similares y en los debates cada vez más se irán viendo con detalle las constantes llamadas a la devolución entre las diferentes instancias, así como diferentes repeticiones de lecturas de informes y actas particularmente complejas y fastidiosas en pro de un perfeccionamiento de la estructura masónica.

Por eso es importante para los historiadores del Siglo XVIII prestar atención a este material documental que está en los archivos del GODF, de cara a estudiar la formación de la sociabilidad masónica democrática en los años que preceden a la Revolución.

En los primeros días de 1789 el GODF envía todas las logias bajo sus auspicios una circular para que rindan cuentas de su actividad, la introducción de esta circular es interesante: Sobre el verdadero interés de las logias, se semiente la necesidad de estar gobernadas de manera uniforme y de estar sometidas a los reglamentos derivados de la esencia misma de su asociación, comprometida a reunirse para formar un centro común. ..La Constitución del GODF es puramente democrática, y nada se decide si el voto de las logias, aportado en las Asambleas Generales por sus representantes.

El ambiente general comienza a marcar a la sociedad francesa en el comienzo del año de 1789 y tal vez no sea ajeno al sentido a lo escrito en los párrafos anteriores. EN todo caso se ha de constatar ya que el texto se inscribe en la continuidad de la doctrina del GODF después de 1773.

Pierre Mollier     Chroniques d´Historie Maçonnique nº 57 (2004)


  • [1] Ran Halévy: Les loges maçonniques dans le France d´Ancien Régime aux origines de la sociabilité démocratique. Cahiers des Annales, Librairie Arman Colis. Paris 1984
  • [2] Margaret C. Jacob. Living the Enlightenment, Freemasonry and Politics in Eighteen- century Europe. Oxford University Press New 1991
  • [3] Alain Le Bihan. Paris: 1728 Les maçons et les Grands Maitres jacobites ou la reconnaissance du premier d´entre eux: le Duc de Warthon. Les plus belles pages de la Franc-maçonnerie française. Paris 2003
  • [4] Etienne Fournial. Les plus anciens devoirs et règlements de la Franc-maçonnerie Française. Annales du Grand Orient de France. Supplément du Bulletin nº 48 du GODF 1964.
  • [5] BnF , HM 11 bis.
  • [6] Para una buena fuente sobre este tema ver el trabajo de Pierre Chevalier. Historie de la Franc-maçonnerie, I la Maçonnerie École de L´Égalité (1725-1799) Paris. 1974. Y para seguir la cuestión en detalle ver: Constitutions du Grand Orient de France par la Grande Loge Nationales- 1773. Introducción de A. Groussier 1931, y donde este Gran maestre transcribe todo los procesos verbales de las reuniones
  • [7] Blog Masonería Siglo XXI: http://www.victorguerra.net/2011/09/gran-oriente-de-francia-y-los-mojones.html
  • [8] Blog Masonería Siglo XXI: http://www.victorguerra.net/2011/09/gran-oriente-de-francia-y-los-mojones.html
  • [9] Asamblea de Diputados de las Logia de provincia del 8 de marzo de 1773. Constitution du Grand Orient de France, par la Grande Loge Nationale 1773. Introduction de A. Groussier. Paris 1931.
  • [10] Constitutions du Grand Orient de France par la Grande Loge Nationales- 1773. Introducción de A. Groussier 1931


Tradución Libre Víctor Guerra. Vº Orden, y 9º Grado del Rito Moderno.Miembro del Circulo de Estudios de Rito Francés Roettiers de Montaleau.Academia Internacional del Vº del Rito Moderno /UMURM.
Nota: Por favor, recuerde que no soy un traductor profesional, ni he estudiado francés en la universidad, ni en una institución , solo está el empeño de poner a disposicióne estos textos . Los errores de hecho, los malentendidos en la lectura del texto,  o los errores en las traducciones, etc, son todos míos. Sólo puedo pedir disculpas por adelantado.