domingo, 13 de octubre de 2013

LA ESTRICTA OBSERVANCIA (Final)

De este modo concluyo el interesante trabajo de Pierre Nöel, sobre la Estricta Observancia, y espero haber podido contribuir al conocimiento histórico sobre esta porción de historia masónica, que parece que no gusta demasiado, pero no estamos aquí para gustar o no, sino para dar a conocer aquello que me parece interesante para conocer sobre nuestra propia historia. Darlas gracias a Pierre Nöel por la gentileza de dejarnos traducirlo a lengua castellana, y cuya traducción corre a cargo del Hermano Saul Apolinaire.  Espero que el trabajo os guste

Víctor Guerra

I. Los reordenamientos después de Willemstad.
1. La media mentira de Willermoz.

El Convento, lejos de tener el éxito esperado, fue el toque a difunto de la Estricta Observancia. Las logias alemanas se opusieron a la aceptación de la reforma de Lyon y en su mayor parte o bien regresaron a la masonería inglesa o buscaron otros horizontes. Pero ese no es nuestro asunto.

Los franceses, por el contrario, querían completar el trabajo iniciado. En la célebre carta que dirigiera a Charles de Hesse el 10 de octubre de 1810, Willermoz lo explica en términos cuidadosamente elegidos que no revelan mas de lo que quiso decir a su lejano corresponsal:

“ Vuestra Alteza se recuerda sin duda que el tiempo que los diputados al Convento general habían acordado como duración de esa asamblea resultó insuficiente para perfeccionar la multitud de trabajos proyectados, y se ocupó ante todo de los mas importantes; y a continuación se limitó a esbozar la reforma de los grados simbólicos y los dos de la Orden Interior. El borrador de los tres primeros considerado como suficiente por satisfacer la primera impaciencia de las logias y capítulos y hacer conocer el verdadero espíritu que había dirigido ese trabajo, fue impreso y distribuido a los diputados. Una comisión especial formada en el seno de la asamblea entre los hermanos de Auvernia y de Borgoña, conocidos como los mas instruidos, fue encargada de hacer mas pausadamente la revisión y la redacción definitiva con la facultad de tomar contacto con hermanos de Lyon y Estrasburgo que juzgaran los mas capaces de ayudar ( sic) en perfeccionar ese grande e importante trabajo. La redacción definitiva adoptada por las tres Provincias francesas y la de Italia fue presentada al Eminente Gran Maestre General que la aprobó en 1789. Después fueron publicadas en los capítulos de Francia” ( en Steel-Maret, 1893, p.6).
Eso no era más que la mitad de la verdad. Según las mociones, los grados azules habían sido completados en Wilhemsbad quedando solo incompleto el cuarto y los de la Orden interior. Los caballeros de Auvernia y de Borgoña no habían formado parte de ninguna comisión de rituales y Willermoz había sobrepasado el mandato recibido continuando con el trabajo de los grados azules. Entonces, Brunswick en 1787 había aprobado la versión que el lionés le propuso pero jamás tuvo conocimiento de la redacción final de los grados, lograda recién el año siguiente.

La versión oficializada por el acuerdo a posteriori del Gran Maestre General y depositado en los archivos municipales de Lyon. Titulado “ Ritual para el régimen de la francmasonería rectificada adoptada en el Convento General de la Orden en Wilhemsbad en 1782” ( todas las versiones posteriores al Convento llevan la mención “ adoptada en el Convento General!), lleva en primera página la siguiente precisión: “ Original de los grados masónicos para los Archivos del Directorio General de Lyon en julio de 1784.. utilizados de 1783 a 1788”, pero 1788 fue suprimido y reemplazado por 1785 fecha que es la de una revisión de la que volveremos a hablar. Certificados por Milanois, fueron sin duda utilizados hasta entonces (Ms 5922, biblioteca de la ciudad de Lyon).

Publicados recientemente por el I.M.R.E.T ( 1987) no se apartan de aquellos adoptados en Wilhemsbad. Como ellos se prever agregar la religión cristiana en la primera cuestión de Orden. Para el resto, la única modificación notable es el desplazamiento del SE a NE de la triple flama de oriente en el tercer grado.

El 5 de mayo de 1785, el Directorio de Auvernia decidió que el nombre del Aprendiz sería ahora Phaleg, después de las revelaciones del “ Agente desconocido” (11), Tubalcain siendo un obrero de metales, su iniciación no podía ser mas que “ impura”, el aprendiz debería ser despiojado de sus metales. Phaleg, descendiente de Sem, bendecido por Noé, era “ quien primero instituyó la masonería y el primero que tuvo logia”.

2. La última revisión ( 1787-1788)
La redacción final fue completada por Willermoz desde noviembre de 1787 hasta abril de 1788, época en que vivió en Lyon Louis Claude de Sain-Martin. ¿Sería el “filosofo desconocido” quien le inspirara esta última revisión?. Es posible, sino probable ( no afirmo nada). El antiguo secretario del “ Gran Soberano” siempre se había mantenido apartado de la masonería templaria, a pesar de una adhesión tardía y de principio y sus obras muestran que permaneció muy cercano a las enseñanzas de su maestro desaparecido. ¿ Habría despertado en su amigo una llama un poco olvidada?. Las notas de Willermoz lo sugieren ( Dachez y Desaguliers, 1990, pp.16-20). En todo caso la última versión de los rituales azules, enviada en 1802 al Venerable Maestro Achard de la logia de Marsella “ La Triple Union” ( MS FM 418, B.N. París), testimonio de una impregnación Coen jamás alcanzada antes. No fue jamás, por lo que sé, sometida a la aprobación de los superiores alemanes de la orden. Esos rituales, usados en nuestros días por las logias rectificadas de la Gran Logia nacional Francesa, no pueden, en cualquier caso, ser presentados como conformes a la decisión de Wilhemsbad; contienen muchas innovaciones que hubieran sorprendido a los delegados al Convento.

Los instrumentos ( escuadra, nivel, perpendicular) completan el cuadro del primer grado.
El introductor acompaña al candidato durante sus viajes, con el segundo Vigilante.

El candidato encuentra en el curso de los mismos a los “ elementos” ( mejor valdría decir las “ esencias espirituosas”): el fuego al mediodía, el agua al norte, la tierra al occidente. Esta peripecia, que no conocen ni el Rito Escocés Filosófico ni el Rito Francés ( las pruebas- purificaciones fueron introducidas en la misma época pero su significado es totalmente diferente), sale de la cosmogonía de Martínez. El carácter ternario de la Creación es el reflejo del “Triple Poder” que gobierna el mundo: el Pensamiento, la Voluntad y la Acción divina, representadas en la logia por el triple candelabro de Oriente. Según Martínez, el universo tiene la forma de un triángulo cuya punta mira a occidente, cada ángulo esta ocupado por uno de los tres elementos fundamentales de la materia:

Nord                             sud
    eau                          feu
          Occident
          terre

En el grado de Aprendiz de la Orden de los Elegidos-Coen, los tres elementos están dispuestos así alrededor del candidato acostado en el suelo con los pies a oOiente y enrollado en tres tapices, negro, rojo y blanco, emblemáticos de dichos elementos ( C.A Thory, 1812, pp.246-247). El ritual rectificado recuerda aquella disposición y subraya que el candidato recorre las tres regiones en las que está dividido el mundo.

Los emblemas de la Justicia( en oriente) y de la Clemencia ( en occidente) alusiones a la caída del primer hombre y a la condición de su “ reintegración” al estado primordial, son sucesivamente presentadas al recipiendario luego que este recibe “ el primer rayo de luz”.
En el grado de Compañero fueron introducidas la “ virtud” del grado ( Temperancia) y el rechazo de piezas de metal ( hierro, latón, plata) que marca los tres viajes del recipiendario, uso sin precedente en la francmasonería del siglo XVIII. La instrucción adjunta que deberán ser cinco conforme con el numero teórico de viajes de los cuales los dos últimos le son ahorrados al impetrante.
  • “P.- ¿ qué habéis aprendido en los tres viajes que habéis realizado?
  • R. -He comprobado los vicios de los metales pero dócil a la vista de mi guía, yo los puse a mis pies lejos del recinto del templo y he obtenido las máximas saludables.
  • P. -¿ Cuáles eran esos metales?
  • R. En mi primer viaje, encontré plata al norte, en mi segundo, latón al mediodía y en mi tercero el hierro a occidente.
  • P.-¿Porqué no habéis probado el oro que es el primero de los metales?
  • R -.Porque al encontrarse el oro en oriente, los aprendices y compañeros no podemos descubrirlo.
  • P. -Porqué no habéis podido conocer los otros dos metales?
  • R. -No lo se, fui dispensado de los dos últimos viajes.”
Esta nueva peripecia fue tomada en préstamo del grado de Maestro Elegido, cuarto grado de la jerarquía Coen que contenía once. ( R. Dachez, 1981, pp. 189-191). La prueba mas destacable del ritual es un conjunto de cinco juramentos que debe prestar el recipiendario, a los cuatro puntos cardinales y después al centro del templo. Cada uno acaba con la fórmula “ Abrenuncio” y el rechazo de una pieza de metal: de plomo a occidente, de hierro a septentrión, de cobre a mediodía y de oro a oriente y de plata al centro. El orden de los metales difiere pero la inspiración es bien reconocible.

El tercer grado, sin cambios en general, ve la introducción de la virtud de la prudencia que completa la enumeración de las virtudes cardinales.

3. El grado de Maestro Escocés de San Andrés.
  No fue incorporado hasta 1809 por Willermoz, entonces de 79 años y ya muy solitario:

“ Yo anteriormente anuncié a Vuestra Alteza, que el trabajo de redacción para terminar el cuarto grado debió ser en 1789…forzosamente suspendido. Veinte años han transcurrido en ese estado, pero el año ultimo después de la gran enfermedad que me afectó, viendo que casi me había quedado solo de todos aquellos que habían participado en la obra, me asusté del peligro que corría y sentí vivamente las consecuencia s desagradables que resultarían si esta laguna en el régimen rectificado no fuera llenada antes de mi muerte y así me comprometo a hacerla” ( en Steel-Maret, 1893, pp. 12-13)
En esa carta dirigida en 181 a Charles de Hesse, el patriarca lionés recordaba que el Convento no había puesto sino las bases del cuarto grado, con el cuadro de la Nueva Jerusalén y la montaña de Sion surmontada del cordero triunfante. Por otra parte, se abstiene de agregar que los “ discursos” y la “Instrucción final” enteramente de su mano, constituían una introducción muy completa a la doctrina de Martines y un excelente preludio a las enseñanzas de la ( Gran) Profesión que no fue jamás prevista y con razón, por los diputados al Convento… De hecho, esos textos tuvieron ocasión de explicitar por fin la filiación espiritual del total del conjunto de la obra.

El grado en sí, no se aparta mucho del borrador de Wilhemsbad. El cuarto cuadro y su evocación del Apocalipsis, la referencia a San Andrés parecen muy apropiadas en un grado de transición que “ figura el paso del Antiguo al Nuevo Testamento”. No hay nada nuevo aquí. Y para el propio borrador del Convento Willermoz no tuvo mas que acudir a sus recuerdos: el último grado del Capitulo de Caballeros del Aguila Negra no era , en 1761, el Caballero de San Andrés ( A. Joly, 1938, p.9). En cuanto a la Nueva Jerusalén, aparece en el grado de “Sublime Escocés” ( fuente probable del grado 19º. Del Rito Escocés Antiguo y Aceptado) que tenía por tema “ una elevada montaña donde había un poblado cuadrado con doce puertas” ( carta de Meunier de Précourt, 1761, en Steel- Maret, 1893, p.75). Esos desarrollos permitirían a Willermoz afirmar que “La Orden es cristiana, debe serlo y no puede admitirse en su seno mas que a cristianos u hombres libres dispuestos a llegar a ser de buena fé”.

La instrucción era la ocasión de definiciones donde el estilo y la concepción parecían tomadas de los catecismos en uso en la diócesis de Lyon de esa época ( J. Granger, 1978, en “"La Franc-maçonnerie chrétienne et templière des Prieurés Ecossais Rectifiés", 1982 ( La francmasonería cristiana y templaria de los prioratos Escoceses Rectificados”). Con esto se excluye a los judíos: del Rito,” religiosamente “ , de la fraternidad por estar limitada solo a los masones cristianos y de la Antigua Ley por considerarla como “ “abolida”. Todas, notémoslo, fueron introducidas tardíamente ( las redacciones anteriores las ignoraban) en tanto que se se afirmaba su mensaje martinezista…

El patronato de San Andres permitió además completar la medalla del grado. Hasta entonces no tenía mas que una cara con el doble triángulo y la inicial del nombre de Hiram, como muestra la medalla de Maestro Escocés de Willermoz conservada en la Biblioteca Municipal de Lyon. Desde la revisión final presenta en su reverso el martirio del apóstol sobre la cruz “ en sotuer” que lleva su nombre.

V.Epílogo
¿ Habrá visto Willermoz ejecutar su ritual?. Es dudoso. El Rito Rectificado no se recuperó nunca de los eventos revolucionarios que vieron la desaparición de las instituciones fundadas antes de 1789. Es cierto que algunas logias mantuvieron la llama, en Marsella, Avignon, París y especialmente Besançon, pero su existencia fue efímera o esporádica. Cambacéres, jefe de la masonería francesa bajo el Imperio, acepta la Maestría del Rito en 1809 pero fue un gesto puramente formal. Willermoz remitió a la Prefectura de Neustria ( Paris) cuadernos y rituales en 1808 que no sobrevivieron con éxito a su envío. Cuando murió, el 29 de mayo de 1824, no quedaban mas que el Gran Priorato de Helvecia, fundado en 1785 y el de Borgoña, reconstituido en Besançon en 1817, todos pertenecientes a la Va. Provincia.

Después de años de letargo, el Directorio de Borgoña fue despertado en Besançon el 5 de abril de 1840, poco antes del reinicio de los trabajos ( 5 de junio) por parte de la logia “ La Sincerité et la parfaite Union” a los que se unió el 26 de septiembre de 1845, la logia “Constante Amitié” del mismo oriente. Depositarios de los archivos del antiguo Directorio de Estrasburgo, V Provincia, esa logia, inscripta aún hoy en día en el registro del Gran Oriente de Francia, abandona la práctica del Rito Escocés Rectificado, para no retomarla sino en 1937.

En nuestros días, las dos únicas filiaciones legítimas del Rito son el muy irregular Gran Oriente de Francia y el Gran Priorato Independiente de Helvecia, obediencia madre de los Grandes Prioratos actuales, que son los de “ las Galias”, “ de Francia”, “ de América” o “de Bélgica” (12)

VI.Conclusiones
Mi relato se detiene aquí porque las peripecias ulteriores remiten sin más a la evolución ideológica y obediencial de los siglos XIX y XX. Merece citarse solo esto: la decisión del Directorio del Gran Priorato de Helvecia de escindir el cuarto grado en “ Maestro escocés” y “ Maestro perfecto de San Andrés”( 29 de noviembre de 1893). Esta partición que reduce el pesado ritual de 1809 se acompaña además ( felizmente) de la supresión de comentarios despectivos y hasta ultrajantes respecto a los judíos ( igualmente expurgados de los rituales usados actualmente en Bélgica).

Los rituales del Rito Escocés Rectificado fueron elaborados en unos veinticuatro años, desde 1775 a 1809, qe vieron un intenso trabajo y un establecimiento laborioso. Se puede distinguir cuatro etapas esenciales: los rituales de Lyon, los de Wilhemsbad, la versión “corta” de 1785, la versión “larga “de 1788, esta última caracterizada por una impregnación martinezista que culminaría con el ritual de 1809. Nada impide, hoy en dìa a las logias rectificadas, elegir uno u otro de esos rituales sucesivos, todos conformes a un momento del pensamiento del fundador.

La impronta de un solo hombre, Willermoz, dio a toda esa empresa una coherencia que bien podrían envidiar los demás ritos masónicos. Convencido de que la masonería debía enseñar las “ verdades esenciales”, las encuentra, o cree encontrarlas, en las enseñanzas de Martínez de Pasqually Instruido, nunca cesó de impregnar a la institución masónica de ese martinezismo, alusivo en los grados azules, aparente en los discursos de instrucción final del grado cuatro, confeso en las Instrucciones secretas de la profesión. Debe reconocerse que se supo servir hábilmente de la tradición masónica francesa para comunicar un mensaje teosófico que le era extraño.

Pero si el maritnezismo es sin duda la línea directriz de la reforma, la estructura del Rito sigue siendo la de la masonería ordinaria, es decir una adaptación bastante exitosa de la herencia británica y afortunadamente además porque es la única justificación de su lugar en el seno de la masonería regular.

Podemos sin temor presentar la siguiente premisa: el Rito Rectificado es una forma entre otras de masonería tradicional que se distingue por un aporte doctrinal extra masónico donde cada uno hace lo que le place. Martínez no era ni un juez infalible, ni, a fortiori, un Padre de la Iglesia.

El cristianismo del Rito, tantas veces denunciado, es a mis ojos un falso problema.

Es cierto que Willermoz era un cristiano devoto y católico comprometido, eso que no eran ni Martínez ni Saint- Martin, cristianos también, pero poco ortodoxos. Los rituales que redactó se resintieron a pesar del cuidado que puso en que fuesen aceptables a los luteranos de Estrasburgo y otros lugares. En ese carácter no es de sorprender afirmaciones escritas bajo el Imperio como: “ Los judíos, los mahometanos y todos aquellos que no profesan la religión cristiana no son admisibles en nuestras logias” (Instrucción final del cuarto grado) o todavía: “ La institución masónica , todos los hechos lo demuestran, es religiosa y cristiana”. ( carta de 1814-1815 en cuadernos verdes, num. 10-12, 1992, pp. 241-268)).

Willermoz era un hombre de su tiempo, de una época donde los judíos no eran más que tolerados en la sociedad. Nada para reprocharle, ni lo querría el abate Gregoire!.

Recuérdese que recién en 1809 él explicitó una exclusión que era tácita. Además de una radicalización debida a la edad que yo llamaría síndrome de Jean Barrois, prefiero ver la reacción a una situación novedosa que hubiera hecho plausible eso antes impensable: la candidatura de un judío a la iniciación masónica. ¿ No habían adquirido finalmente en 1791 ese derecho de ciudadanía que el Antiguo Régimen siempre les había negado?.

Las anteojeras y mezquindades del patriarca Lyonés, por comprensibles que fuesen( no digo excusables), son suficientes en todo caso para que nos neguemos, sin temor de alterar la “ tradición” a semejantes afirmaciones hoy en día inaceptables aún la propia Iglesia de Juan Pablo II.

Algunos sostienen ciertamente que el Rito Rectificado es cristiano en el primer grado y que no puede aceptar mas que cristianos a la iniciación. Esa evidencia se desprende claramente del contenido de los rituales, aún sin insistir en la personalidad de su redactor, pero los rituales simbólicos, si se los lee sin malicia, nada dicen de eso. Son ante todo rituales masónicos enteramente basados en la construcción del templo de Salomón y de su reedificación por Zorobabel, sin un contenido intrínsecamente cristiano.

La cláusula de “ fidelidad a la Santa Religión Cristiana” de la obligación (13), el nombre de bautismo del candidato y el de su padre ( cuestión que tendía a excluir a los convertidos, otra tendencia de la época), la cuestión de orden concerniente a la religión cristiana ( introducida después de Wilhemsbad) son los agregados superficiales que no cambian en nada ni el fondo de los rituales ni a su “ eficacia” iniciática, y menos a la economía general del sistema, como lo demuestra hasta la saciedad el uso constante de las logias rectificadas belgas que las suprimieron desde la introducción del rito en ese país.

La exposición de evangelio de San Juan es una constante de la masonería continental desde su introducción en Francia ( 14). En cuanto a las plegarias ellas no representan ningún carácter confesional y pueden ser pronunciadas por todos. Que se tiene en conclusión sino que los grados azules rectificados son exclusivamente “ vetero testamentarios” como sus homólogos del Rito Moderno Belga o del Rito Inglés ( ese que seguramente no prohíbe a nadie hacer una lectura cristiana, como desde siempre se lo ha hecho con el Pentateuco o ese maravilloso canto de amor carnal, el Cantar de los Cantares). Willermoz mismo admite en una carta dirigida a Bernard de Türckheim ( 8 de junio de 1784) en Renaissance Traditionnelle 26:285, 1978):

“No podréis negar que los tres primeros grados no pueden presentar mas que emblemas y símbolos… todos fundados sobre el templo de Jerusalén o el Antiguo Testamento que a su vez esta fundado en ley escrita o religión revelada que ha sucedido a la religión natural, las cuales están designadas en nuestras logias por las dos columnas del vestíbulo”.

La Instrucción final de 1809 no dice nada mas que :

“ Todo lo que habéis visto hasta el presente en nuestras logias ha tenido por base única al Antiguo Testamento y por tipo general asl calebre templo de salomón que fue y será siempre un emblema universal”.
Con el cuarto grado aparece otra dimensión. El cuadro final es la primer referencia cristiana unívoca que se presenta al masón rectificado en el cuerpo de un ritual y no en una glosa conexa o algún comentario paralelo. Nada fuera de lo normal puesto que ese cuadro “ cuya explicación es una fácil figura para el masón del pasaje de la Antigua ley que ha cesado a la Nueva aportada a la humanidad por Cristo”.(Instrucción final).

El mensaje es claro. Si los grados azules son vetero testamentarios y masónicos, ese ciclo se cierra por el cuarto grado que anuncia o mejor dicho abre el ciclo caballeresco cristiano. Las dos Ordenes, masónica y ecuestre, articuladas por un grado de transición, son distintas, como lo son el Craft británico y la Orden de los Knights Templars ( o Cruz Roja de Constantino), articulados por el grado intermediario del Real Arco. En los hechos, el Rito Rectificado se alinea con la masonería anglosajona que le ofrece una serie de grados no confesionales además de otros, cristianos, abiertos a todos aquellos que aceptan la especificidad.
Nada impide a un masón recibir los cuatro primeros grados del Rito Rectificado y abstenerse de proseguir si su conciencia le prohíbe aceptar el cristianismo de la Orden Interior. ¿ No es lo que Willermoz escribía en la carta ya citada de 1814-1815?:

“ La primera de las tres cuestiones de orden presentada a la meditación del candidato en la cámara de preparación es formulada de esta forma: cuál es vuestra creencia sobre la existencia de un Dios creador y Principio único de todas las cosas, sobre la providencia y sobre la inmortalidad del alma humana, y qué pensáis de la religión cristiana?. A esta cuestión el candidato responde libremente y no se es descalificante. Se le presentan las mismas cuestiones al segundo, tercer y cuarto grados y no se le hacen comentarios sobre sus respuestas. Pero en el cuarto se le previene de que ha llegado el momento de hacer conocer francamente su pensamiento sobre su contenido y que sus progresos ulteriores en la orden dependerán de la conformidad de sus principios y opiniones con los de la Orden”.
El candidato responde libremente a la cuestión “ sin que sea descalificadora,” puede expresar una convicción que no sea la de su interlocutor y sin embargo será recibido al cuarto grado incluso.¿ qué mas se espera?.

Su admisión a la orden Interior, solo dependerá “ de la conformidad de sus respuestas”. Dejemos aquí el aspecto desagradable e inquisitorial del cuestionario, impensable en nuestros días ( en las ordenes cristianas anglosajonas, el candidato debe reconocer una Fe trinitaria sin que nadie le advierta si esta” conforme” a los principios de la Orden), para contentarnos con la confesión aún si es involuntaria , cosa que concedo voluntariamente.
Sin duda Willermoz midió mal sus palabras, no habiendo previsto jamás la lectura iconoclasta que yo he hecho, no mas que Anderson pudo imaginar lo que algunos harían con su “ ateo estúpido”!.

Qué importa si en una intuición premonitoria, el lionés dejó que se le escapara algo que, hoy en día, permite la práctica armoniosa de uno de los Ritos mejor concebidos que conoce la masonería, en perfecta concordancia con los principios de la Francmasonería regular.
………………………………………………………………………………………
Resumen.
  • Estricta Observancia, 1775.
  • · Símbolos en los grados azules y divisas
  • · Luz en dos tiempos, "Sic transit Gloria Mundi"
  • · Escocés verde: cuatro luces, un cuadro (Hiram resucitando)
  • Lyon 1776.
  • · símbolo del 4°grado (león...)
  • Lyon 1778.
……………………………………………..
Bibliografía
Bernheim A. (1998) : « La Stricte Observance". Acta Macionica 8 :67-97. Bruxelles.
Charrière L. (1938) :"Le Régime Ecossais Rectifié et le Grand Orient de France. Notice historique: 1776-1938". Paris
Dachez R. (1981) : "Les premiers grades Coens. A propos d'un grade d'Elu (4° grade)". Renaissance Traditionnelle 71: 161-192)
Dachez R. et R.Désaguliers (1989-1990) : "Essai sur la chronologie des rituels du Rite Ecossais Rectifié pour les grades symboliques jusqu'en 1809." Renaissance Traditionnelle 80:286-316; 81:1-56
Désaguliers R. (1983) :"De la loge-mère de Marseille à la "Vertu Persécutée" d'Avignon et au "Contrat Social." Renaissance Traditionnelle 54-55:88-101.  
Feddersen K.C.F. (1982) : "Die Arbeidstafel in der Freimaurerei". Quatuor Coronati n°808 Bayreuth
Granger J. (Eques a Rosa Mystica) (1986) : "La franc-maçonnerie chrétienne et templière des Prieurés Ecossais Rectifiés". Paris
Joly A. (1938) : "Un mystique lyonnais et les secrets de la franc-maçonnerie. Jean-Baptiste Willermoz. 1730-1824." Lyon
Mazet E.(1985) : "Les Actes du Convent des Gaules". Travaux de la loge nationale de recherches "Villard de Honnecourt" 2°série, 11:57-106.
"Minutes des Protocoles français tenus à l'assemblée du Convent Général de Wilhelmsbad en 1782 avec recès original du Convent en langue française et annexes aux protocoles" (deux volumes) Circulation privée. Bruxelles.
Noël P. (1993) : "Genèse et devenir du Rite Français dit Moderne". Acta Masonica 3:37-76, Bruxelles.
Noël P. (1998). « De Stocholm à Lyon. D'un rituel suédois et de l'usage qu'en fit J.B.Willermoz ». Acta Macionica 8 :99-150., Bruxelles.
Steel-Maret E. (1893) : "Archives secrètes de la franc-maçonnerie". Lyon. Rééd. Slatkine, Paris-Genève, 1985.
Thory C.A. (1812) : "Histoire de la fondation du Grand Orient de France". Rééd. 1981, Paris
Van Rijnberck G. (1935-1938) : "Un thaumaturge au XVIII° siècle. Martinez de Pasqually, sa vie, son oeuvre, son Ordre". Deux volumes, Lyon.
Van Rijnberck G. (1948) : "Episodes de la vie ésotérique. 1780-1824". Lyon.
Var J.F. (1991) : "La Stricte Observance". Travaux de la loge nationale de recherches "Villard de Honnecourt" 2°série, 23:15-122
Verval G. (1987) : "La spécificité du Rite Ecossais rectifié".  Nivelles

Reconocimiento
Quiero agradecer calurosamente a mi amigo Frits van Geleuken quien me ha comunicado las copias de los rituales establecidos en el Convento de las Galias y de Wilhemsbad ( referencias en el texto), conservadas en los fondos Kloss de la biblioteca del Gran Oriente de los Países Bajos.

Leyendas de las planchas:
Pl. 1: logia  d'apprenti de la Stricte Observance. Notar la disposición de los candeleros de ángulo.
Pl. 2: cuadro del 3° grado (Estricta Observancia).
Pl. 3: cuadro del 4° grado (Estricta Observance): Hiram saliendo de la tumba.
Pl. 4: cuadro de escocés tomado de la divulgación "Les francs-maçons écrasés..." (1747).
Pl. 5: cuadro de aprendiz, Rito Sueco, hacia 1770.
Anexo
N°1: borrador del 4° grado adoptado en Wilhelmsbad.
Notas
1. El Kadosh le había sido comunicado por su corresponsal messin, Meunier de précourt un año atrás ( in Steeel-Maret, 1893, pp.72-78).
2. Martínez murió en Santo Domingo en 1774.
3. Carlos-Eduardo no fue iniciado jamás. Una búsqueda a petición del Duque de Brunswick lo demostró en 1777. El príncipe declaró ante el enviado del duque, que su padre, el caballero de Saint-Georges le había negado su consetimiento.( en F.Var, 1991, p.31).
4. A propósito de esta profesión, ver entre otras la plaqueta de J.F. Var y G. verval, “ Willermoz et son oeuvre ” , 1992. Las Instrucciones Secretas de la profesión fueron publicadas por P. Vuilaud en su “Joseph de Maistre, franc-maçon” ( 1926) y las de la Gran Profesiòn por A. Faivre en un apéndice a la obra de R. le Forestier “ La franc-maçonnerie templiere et occultiste au XVIII siecle” ( 1970).
5. Tomada al pie de la letra, esta deliberación permitiría hoy en día a los Grandes prioratos Rectificados la práctica de esos grados, desde largo tiempo reservada a los Supremos Consejos del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Los acuerdos tácitos existentes entre esos diferentes cuerpos impiden una eventualidad tal, al menos en los países sonde existen esos acuerdos.
6. En esta carta, esencial para la comprensión del Rectificado, Willermoz reconoció haber redactado las “Instrucciones Secretas” de la Profesiòin, no sin agregar que “ no quería ser en absoluto, reconocido como su autor”.
7. Las principales eran la creciente duda concerniente a la filiación templaria de la Orden Interior y la existencia de los “ Superiores desconocidos”. La ficción estuardista se iba desvaneciendo después de las declaraciones del principal interesado al enviado del duque de Brunswick.
8. Ese entrañable personaje, pariente del rey de Dinamarca, buscó su camino a través de la iluminación mística en todas las sociedades secretas de su época. Dispuesto a todos los excesos ( en un tiempo creyó estar en comunicación directa con el Cristo), declaró después de la última sesión del convento, que el fin de la masonería era “ la búsqueda de Dios, Jehovah”.
9. La composición ternaria del hombre era uno de sus puntos en los cuales estaban de acuerdo todos los ocultistas del siglo XVIII. La ceremonia de apertura de un templo Coen comenzaba por el siguiente diálogo:
  • “ El Sob: M. pregunta al Conductor en jefe de Oriente y occidente, ¿Cuál es el motivo de que os halléis en este lugar?
  • El Comendador de oriente responde:
  • Pod. M., es el deseo ardiente que tenemos de recobrar eso que hemos perdido.
  • P. ¿Qué habéis perdido?
  • R. El conocimiento del cuerpo, del alma y del espíritu; y de todo eso que está contenido en el macro y el microcosmos.
  • P. ¿Porqué os encontraís así falto de conocimientos?
  • R. Por la prevaricación de nuestros rimeros padres, la cual nos ha hundido en las espentosas tinieblas”.
(Ceremonias a observar por los oficiales del Templo de los Elegidos Coen “ dossier Thory, fondos F.M. Biblioteca Nacional, Paris).
10. Después de la apertura de un templo Coen, la iluminación del “ Tribunal” está minuciosamente descripta. Se hace seguir a la plegaria pronunciada por el Soberano Maestro:
“Iluminación. A continuación el Sob.M. enciende su candelabro y las demás luces prescriptas por los Estatutos Generales: y lo hace desde la bujía ubicada en el altar de oriente, la cual jamás debe dejar ese lugar. En las grandes ceremonias, toma la bujía que esta en el centro de su candelabro de siete ramas y dando siete vueltas, en cada una pronuncia +.Después que ha terminado de encender las bujías de su grado, ordena a los dos Réaux+( reales) ir a encender cada una una bujía, para proseguir con la iluminación.Los dos Reaux+ hacen a la vez se inclinan a la vez, la mano derecha al orden y van, a saber: el que está sobre la derecha del Sob.M. toma una bujía del candelero de tres ramas que está delante del Comendador de Oriente; y el Réaux+ que está a la izquierda, toma la bujía que está delante del Conductor de Occidente; los dos las presentan al Sob.M, quien las enciende con su candelabro de siete ramas y se las ofrece a los dos Reaux+ para que ellos iluminen los altares de oriente y occidente: el Reaux+ de la derecha, el oriente; el Reaux+ de la izquierda, el de Occidente. Después de haberlo hecho, regresan a sus lugares con una inclinación hacia el Oriente.En tanto que retoman sus lugares los Vigilantes del T (ribunal) se inclinan los dos hacia el oriente y van en pasos libres a encender sus luces en el altar del Conductor del Occidente”
(“Ceremonias a observar por los oficiales del Templo de los Elegidos Coens”, fundoa Thory, B.N.)
La semejanza con el encendido de la logia Rectificada es asombrosa.
11. A partir de abril de 1785, Willermoz se desinteresa de su sistema rectificado. Las revelaciones misteriosas de un “ agente”, escritos bajo una inspiración “ sobrenatural”, análoga al ensueño magnético, acaparando toda su atención. Ël fundó la “ Sociedad de Iniciados”, consagrado al estudio de esos textos y de recibidos de Saint-Martin. Según el agente “ desconocido”, Tubalcain era un personaje detestable, capaz de las mas vergonzosas prevaricaciones en vía carnal”. El carácter libidinoso del “ primer obrero de metales” no permitía emplear su patronazgo. No es mas que dos años después que los “ iniciados” se volvieron mas críticos cuando se enteraron que el agente no era otro que la canóniga de Remiremont, Marie-Louise de Monspey ( Madame de Vallière).
Sin embargo ella continuó enviando sus “ revelaciones” hasta el final del siglo. Hay que reconocer que el Agente ne hacía mas que confirmar las afirmaciones de martinez. El “ Tratado de la Reintegración de los Seres…” distingue dos suertes de hombres según que descendieran de Cain o de Seth. Los primeros son irremediablemente perdidos, los segundos susceptibles de recuperar “ el estado glorioso” de Adán antes de su caída. Tubalcain pertenecería con toda seguridad a la primera categoría, Phaleg a la segunda.
12. Como para toda obediencia de “ altos grados”, su regularidad depende de la de las Grandes Logias donde reclutan sus miembros.
13. No es suficiente exigir un juramento de fidelidad a la religión cristiana ( o israelita o musulmana) porque el objeto de ese juramento sea cristiano ( o israelita o musulmán). Imaginad que una cláusula tal sea agregada al juramento de Hipócrates, en ese caso no sería una practica cristiana( o israelita o musulmana).
14. Las insistencia sobre el Evangelio de San Juan proviene, me parece, no de su “contenido esotérico” sino mas bien la particular importancia que le acuerda la Iglesia católica desde antes del Concilio Vaticano II. Su prólogo estaba expuesto durante la misa y leído por prelado después que había reenviado a los fieles, sea cual fuere el día del año litúrgico.

PIERRE NÖEL

No hay comentarios: