miércoles, 9 de diciembre de 2015

El Régulateur du Maçon, y los fantasmas del GOdF...

 
INTRODUCCION.-

Lo cierto es que tras todos estos años, desde que creció mi preocupación por los temas rituales y me encontré con el Régulateur du Maçon  empezando  a desarrollar de manera incipiente el estudio de dicho ritual, sus procedencia y su proyección, pasando por la creación al cabo de un tiempo el Circulo de Estudios de Rito Francés Roettiers de Montaleau, dando con ello  nacimiento a una serie de traducciones de los rituales de Aprendiz, Compañero, Maestro y Banquetes, (Régulateur) los cuales vertimos al  castellano, siendo estas publicaciones debidamente anotadas y comentadas para uso y conocimiento del publico de habla castellana

Desde ese preciso momento, puedo decir que  ha  ha corrido mucha tinta y  hubo de pro medio muchas refriegas..

Y la verdad es que  nunca supe muy bien porque nuestro trabajo despertó tantas reticencias  y críticas  en general procedentes del  ámbito del  Gran Oriente de Francia, con una fuerte reacción adversa proveniente de algunos de sus más preclaros intelectuales y estudiosos, que no vieron ni en nuestro grupo ni en nuestra labor  una loable labor de promoción de un Ritual que había postergado al olvido.

La reacción española era entendible por las guerras  personales a modo de guerras de guerrillas masónicas, tal vez porque se creía que  había que ir  a la ocupación del espacio del Rito Francés, y en cuyo fragor estaban metidos muchos hermanos,  como si en ello les fuera la vida,  armando para su defensa y ataque  plataformas como los blogs  Mandiles Azules  o Desde el Rito Francés, que fueron en ocasiones no plataformas de información, sino más bien contra información, cuando no armas letales contra personas y proyectos. A veces me pregunto que será de aquella buena gente... seguirán en la militancia activa del Rito Francés?

Como ya he dicho la reacción masónica española  hay que entenderla en el contexto masónico de entonces, donde lo heterodoxo, o lo que se abandonaba era producto de conjura conspicua, cuando no  de combate o invisibilización, que de todo ha habido.

En todo caso gracias a todos esos encontronazos hemos llegado a donde hemos llegado, a estar siete años en este candelero del Rito Francés y el Rito Moderno, y constituyéndonos en un referente internacional de primera magnitud, avalado por las visitas y demanda de información.

UN POCO DE HISTORIA

Lo que ya no entendí muy bien fue la reacción del Gran Oriente de Francia en su conjunto (estamentos y Hermanos)   en tanto que estábamos manejando uno de los más preclaros referentes  rituales codificados en el seno del  Gran Oriente de Francia, llevado a cabo por la acción de Roettiers de Montaleau y su equipo, lo cual dió como resultado en el trabajo decodificación de los rituales de los «Modernos» del siglo XVII y XVIII al Régulateur du Maçon.

Y ese gran trabajo de recopilación y usos dio como resultado de lo que para mi es la obra ritual más neutra posible dentro de la peculiar y singular idiosincrasia del Gran Oriente de Francia que años más tarde echó por la borda  todo ese trabajo y proyección en pro de una reforma deísta de gran calado como fue  la reforma ritual de Murat (1850) asentando un proceder,  que calificaría de nefasto, en torno al rito Francés, al abandonar a su suerte el Régulateur, buque insignia no solo del GOdF sino en la proyección  ritual  este fuera del hexágono: Portugal, Brasil , Países Bajos. etc

Esa deriva de continuas  reformas vendrían de la mano  bien del positivismo variopinto de Blatin y Amiable, y concluiría con una búsqueda simbólica más neutral que neutra  que desarrolló A. Groussier a lo largo de tres grandes reformas, las cuales pasados los años han ido desembocando en la confección in expreso  del amplio catalogo  de los llamado rituales de Referencia del Rito Francés del GOdF.

Nada que reprochar, cada uno hace de su capa un sayo, aunque no entiendo que otras obediencias masónicas externas al quehacer y entender ritual del GOdF adoptaran la ritualidad Groussier  e incluso adoptando los rituales de Referencia, ya que  dicha acción es como «la vida de otros» que ni les pertenece, ni se ha vivenciado, ni es consustancial más allá de la teorización con hechos tan singulares como los que ha vivido el GOdF, cuya ritualidad es un  expresión propia que lo singulariza y y más aún a través de los rituales  de Referencia..  Pero bueno, allá cada uno con sus adopciones ...

LOS  FANTASMAS

Lo que vengo a explicar tras todo este desarrollo a modo de  preámbulo viene como complemento a la explicación acerca del abandono y reacción de querer sacar del ostracismo y del olvido un trabajo que considero pleno y actual  como es el Régulateur du Maçon.

En parte esa reacción contra nuestro trabajo, quitado las fobias y las filias personales, viene más bien de uno de los fantasmas que más se teme dentro del Gran Oriente de Francia, que es la presencia del deísmo en sus rituales, por tanto leyendo un nuevo trabajo sobre las Ordenes de Sabiduría en el Rito Francés que se ha publicado no hace mucho en Francia, descubro el fantasma que ha recorrido buena parte del periplo circunstancial del Régulateur de unos años acá, y  cuyo libro viene a dar claridad  cerca del porqué el rechazo que provocó y provoca  tal ritual, nacido, por otro lado,  de las mismas entrañas del Gran Oriente de Francia, y que paradójicamente solo practican en la obediencia apenas una docena de logias,  de las 1.050 que tiene trabajando el GOdF en Rito Francés.

Está claro que por el camino que se ha recorrido se ha perdido la referencia «moderna» que aún queda impresa en el eje vertebral de los rituales Groussier y de Referencia, pero el hexágono masónico del GOdF es incapaz de asumir  la intromisión de lo extranjero, por tanto el rito inglés de los «modernos» no pudo quedarse tan solo en Moderno, pues ello recordaba otros tiempos y otras latitudes, sino que tuvo que se francés, de ahí que con las diversas derivas habida este  fuese perdiendo el nombre para quedarse con el alias territorial, el cual se ha acuñado, a más no poder y a  macha martillo, Rito Francés,  y solo se ha sacado  otras denominaciones,  cuando empezaron a revindicar el Rito Moderno.

Este es otro de los fantasmas que recorre todos los veneros subconscientes  del quehacer masónico de GOdF, lo cual les hace perder pie en la proyección de la tradición,  y por tanto huyen como de la peste, en eso de tener en su haber un Rito de Fundación, porque ello les parece que es echarse  de nuevo en los brazos anglosajones. Lo «gabacho» les pierde.

Pero esta tampoco ha ido la esencia del encontronazo con el GOdF, sino otro fantasma aun muy presente, el cual recorre de Este a Oeste y de Norte a Sur todas las bancadas del GOdF y ese  fantasma es la base de la defensa laica de la estructura  que llega incluso a  los rituales.

La sola mención del GADU, sin mucho más peso que su dicción un tanto, al menos a mi juicio «neutra» , en los distintos rituales del Régulateur, les ha hecho reos de  la laicidad pregonada desde 1905 , de lo cual se ha hecho garante de dicho principio así como de los valores republicanos el propio GOdF.

Esa lucha por desechar de su seno todo aquello que tuviera resonancias deístas, aunque solo fuera la mención del GADU, en el Régulateur,  la cual se puede obviar sin que la estructura ritual sufra un ápice,. o se desfigure tal ritual, ya que no bebe más de lo necesario de las bases judeo cristianas tal y como lo hacen todos los rituales, eso sí unos con más fuerza y proyección que otros.

Ese viejo fantasma de guillotinar toda referencia deísta fue lo que hizo que en la década de los años 90 se diera la carrera hacia una laicización de los rituales de las Ordenes de Sabiduría, que por ejemplo para no tener que enfrentarse con el grado de  Caballero Príncipe Rosacruz, por sus consonancias monárquicas y crsitianizantes, se fue a la descomposición del IV Orden de Sabiduría,  tomando como modelos de Referencia  los grados de Perfecto Masón Libre, Masón  Heredón de Kilwining  y Perfecto Gran Comendador del Templo, sin que por ahora entremos en las reminiscencias de unos grados y otros, como el  de Heredón de Kilwining, aunque se ha considerado que el impacto siempre será menor que el  grado Rosacruz , cenit de la masonería francesa de los Altos Grados , al menos para la mentalidad francesa.

Por tanto editar  por nuestra parte los rituales en castellano del Régulateur du Maçon, para algunos Hermanos e Instituciones, no era otra cosa que andar por los pasillos de la Rue Cadet, sede del GOd F agitando el espantajo deísta, o al menos eso parece que han creído los Hermanos franceses del GOdF , muy atrincherados en función de las pujanzas y querencias simbólicas que les venían, y les vienen del suroeste francés, que no sé porque extraña razón  parece ser  la sede de los fantasmas más  tradicionalistas.

Personalmente creo que los Hermanos franceses del GOdF, en líneas generales desconocen no solo el Régulateur, sino toda la línea de rituales «pre y modernos» y a esa conclusión he  llegado tras comprobar la falta de definición conceptual a la hora de clasificar y ubicar los diversos ritos y rituales «Francés» , y que según de que autor se trate o de que obediencia, no siempre dichas denominaciones  tienen la misma correspondencia, por tanto el trabajo en pro de una laicización les lleva a cuestiones paradójicas, que se dejan notar sutilmente en la vigilancia de la no presencia del GADU, y luego se les cuelan en los rituales de Referencia  del Rito Francés  fruto de la pujanza, formación y madurez del REAA , cuestiones como la cuerda al cuello en las iniciaciones, o se sigue utilizando las barrocas cámaras de reflexiones tipo -REAA, o el uso  columnas y  luces , que tantas veces hemos ido tocando en este y otros blogs anexos.

Llegando así al nacimiento de un axioma  la consideración subliminal en el seno de la membresía del GOdF , al indicar que tras la Maestría, sí uno quiere crecer (espiritualmente) lo debiera  hacer a través de la adscripción a los Altos Grados del REAA, que son mayoría en el GOdF, aunque resulte un tanto paradójico a ojos externos.

A veces tras  observar tanta lucha de clases, grupos y grupúsculos, en torno al tema de la laicidad en el seno de la masonería francesa, me pregunto al ver algunos aditivos  simbólicos en cuellos y muñecas, sino estaremos ante una seudo membresía espiritualizada por la reforma laica que matan moscas a cañonazos, mientras por la puerta de atrás se le trufa la ritualidad «moderna» o lo que queda de ella  con simbólicas más deístas que poner o quitar un GADU.

Porque creo que se desconoce en gran parte la propia producción ritual, fruto de la cual tenemos el Régulateur, que como herramienta «neutra» si se hubiera trabajado  sobre él sin fantasmas deístas y tradicionalistas, a buen seguro que otro galo cantaría, y habría menos fantasmas por los pasillos de la Rue Cadet, pues bajo esas premisas ahora se entienden muchas cuestiones.

UN TAF   Víctor Guerra


2 comentarios:

Ramón Martí dijo...

Q.·.H.·. Victor,
Tras leer tu artículo me viene a la memoria el día que nos conocimos, el 9 de mayo del 2008, en una conferencia que di en el Club de Prensa Asturiana del diario LA NUEVA ESPAÑA de Oviedo, y tu soliviantada intervención al final de la conferencia, tras mis afirmaciones de la profunda religiosidad del ritual correspondiente a la IV Orden del Rito Francés, conocida como de Príncipe Rosa-Cruz, en cuyo Catecismo por preguntas y respuestas del ritual (versión Gran Oriente de los Países Bajos) se afirmaba que el primer Príncipe Rosa-Cruz era el Papa de Roma, protestaste de algún modo enérgicamente al encontrar tal afirmación inconcebible. Tu artículo, ante la reacción del GOdF respecto a tus/vuestros estudios sobre el Rito Francés, supongo que te habrá sorprendido por su virulencia, ante unos hechos que -nos guste o no- son como son aunque no nos agrade.

Lo bueno de la bien entendida discrepancia entre masones, es que más adelante, fuiste tú mismo quien me presentó en otra conferencia posterior que di en el Ateneo de Gijón. Lo que pasa, es que la tan cacareada "tolerancia" solo lo es respecto a ciertas cosas, mientras que otras -como pueden ser éstas relativas a los orígenes de la masonería- resultan intocables y hacen poner los pelos como escarpias a más de uno.

Un fraternal abrazo desde Barcelona

Ramón Martí Blanco

Victor Guerra Garcia dijo...

Muy Estimado Hermano Ramón Martí: No recuerdo que yo me haya soliviantado, aunque tampoco deseo dejarte por mentiroso, pero seguro que ese es mi tono con respecto a ciertas intervenciones, y no recuerdo cual era el tema del debate, y no creo que fuera la esencialidad del IV Orden de Caballero Rosacruz, en tanto que el GOdF no lo practica, y para ello ha desarrollado otros grados en sustitución, y por otro lado me estás hablando de un ritual de Rosacruz de los Países Bajos que desconozco, y que no coninciden con otros rituales Rosacruz que poseo, en todo caso el tema del rechazo del GODF por el tema Rosacruz , no viene por los que indiquen los catecismos, sino por algunas otras cuestiones previas y de concepción En cuanto a la reacción del GOdF digamos que es agua pasada y viene a explicarse en función de un cierto tono de laicización que se da en algunos sectores del GOdF que hace que un Regulateur du Maçon se quede en el más perpetuo olvido. Y por cierto yo te presenté en la Conferencia porque tu me lo pediste de forma insistente, y mis disputas y debates se quedan al margen de la tolerancia, y en cuanto al tema de los orígenes de la masonería , ni hay nada que sea intocable ni nada que nos ponga los pelos como escarpias, salvo que uno crea aún en los "Reyes Magos", y creo que tu exposición tiene poco que ver con mi exposición de como se pueden explicar algunas cuestiones bajo algunas luces, y comentarte que el tema del IV fue un ejemplo, como pudiera ser el de la presencia del RER en la postergación de las Ordenes de Sabiduría .. EN fin leyendo y aprendiendo, y gracias por tu intervención qui no entiendo muy bien. UN TAF