miércoles, 10 de enero de 2018

RITO MODERNO» Y SUS DECLINACIONES: PROMESAS Y JURAMENTOS.

VLS

Introducción. -
Hace pocas semanas se publicaba en Francia un trabajo de Philippe Thomas , sobre la Sabiduría del Rito Francés, el cual fue publicado en la obra colectiva Trois cents ans de Franc-maçonnerie, la cual reseñé no hace muchas fechas.

En su texto hubo cosas que me llamaron la atención, por un lado, ese permanente empeño en llamar al rito proveniente de los usos rituales de los «Modernos» refiriéndose a él como Rito Francés; cuando en realidad el apelativo de «Francés» es una denominación muy tardía, por mucho que los autores francófonos como: Marcos, Mollier, Dachez, Thomas y otros, se empeñen en dicha generalización al escribir sobre el uso ritual de los «Modernos» como Rito Francés.

Indicar que dicho apelativo no tomará carta de naturaleza francesa, hasta casi la llegada de la llamada Reforma Grossuier, o incluso se puede encontrar alguna mención anterior referida a temas administrativos del rito, así mismo el Gran Oriente de Francia, (GOdF) no usó generalizó dicha denominación hasta ese momento.

Anoto esta cuestión  como una nota al margen.

Tampoco quiero soslayar el tema de la complejidad que supuso para el Hermano Roëttiers de Montaleau, el poder llevar a cabo la deseada codificación acerca de los usos rituales de los «Modernos», dado que chocó frontalmente con el muro escocista parapetado detrás de la Cámara de Ritos del Gran Oriente de Francia, que estaba echando para atrás bastante material relativo al ordenamiento ritual, tanto en lo relativo a los rituales simbólicos, material que luego conformaría el corpus ritual del Régulateur du Masón, y lo mismo sucedía con las correspondientes aportaciones para conformar los Altos Grados de la Masonería en el seno de los usos de los «Modernos». denominados Ordenes de Sabiduría.

Una vez dejadas estas consideraciones encima de la mesa, el tema a desarrollar trata acerca de cómo algunos autores, como Philippe Thomas, se apoyan en determinadas construcciones rituales, en este caso a partir del ejercicio de una promesa o compromiso en el aceptación de un profano en masonería en el marco de 1781, para de este modo hacer declinar el Rito Francés o sea el Rito de los «Modernos», hacia la defensa y realce de la Masonería de Tradición lo que comúnmente conocemos como la «regularidad», tendencia masónica que P. Thomas defiende como parte activa de la Gran Logia Nacional Francesa (GLNF), de la que es un alto miembro.

Debe quedarnos más o menos claro que el ascetismo ritual de los «Modernos» con toda la gama de variedades, intromisiones, y préstamos, etc., se fue ajustando de forma muy dispareja a las exigencias del momento histórico por el cual pasaron las distintas y diversas estructuras masónicas, de hecho, parece que se solo se acomodaron bien a los usos rituales «Modernos», o sea aquellos usos devenidos de 1717, conocidos mediante el Prichard, y la sucesión de herramientas rituales (divulgaciones, manuscritos, pre-rituales) que se fueron dando a lo largo del siglo XVIII, aquellas organizaciones que tenían un sen singular.

Cuando se analiza la implementación geográfica y estructural de la difusión del Rito Moderno, vemos que por lo general se ajusta bien a los parámetros liberales del siglo XIX, y por tanto es adoptado sin muchos problemas por organizaciones masónicas como el Grande Oriente Lusitano, o el Gran Oriente de Brasil, en sus distintas acepciones, y épocas, y como no, dentro del seno de organizaciones continentales como el Gran Oriente Belga, y desde luego en el Gran Oriente de Francia, donde el pueblo masónico se encontró cómodo en la raíz de los usos «Modernos», por otra parte, hubo otras masonerías instaladas en países del orbe católico, incluso protestante que les vino mejor por diversas circunstancias políticas, de moda, espirituales la conformación del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Este no deja de ser un reto, analizar ese desarrollo e implementación del REAA frente a ostros usos rituales, tanto en estructuras masónicas como su articulación por esferas geográficas, socio-políticas y religiosas.

Sin embargo, parece que esto se pudiera dar con la misma facilidad y complacencia en el seno de la Masonería continental, la implantación del Rito Moderno, y menos aún en el incipiente desarrollo de la denominada Masonería de Tradición, desarrollada en su mayor parte, en contextos sociales y religiosos de cuño católico, que es lo que motiva, que se produzcan una serie de cambios dentro de los corpus ideológicos, y como no, de los usos rituales dentro de la masonería, no tanto para empatar con la tendencia clerical y religiosa al uso, sino para que de alguna manera, todo tuviera un cierto sentido lógico en esos contextos meta sociales e ideológicos inmersos en el magma católico.

Hay que tener en cuenta que la fundación de 1717, nace del contexto protestante y sus distintas tensiones político-religiosas, y desde esa situación se ha de comprender la potente directriz del permanente alejamiento de los planteamientos masónicos de los mundos tanto, religioso como esotérico. Cosa que en el seno del Continente parece que fue en dirección diametral opuesta a las premisas anglosajonas del siglo XVIII.

Las Modificaciones

Esta constatación la podemos rastrear y datar a partir de la llegada de los diversos usos rituales a Francia, pese a las Luces, y por encima de ellas, en esa constatación parece surgir la imperiosa necesidad de cristalizar un mundo simbólico reconocible y asimilable dentro del orbe católico, no porque los masones de ese momento fueran papistas o furibundos católicos, sino porque su construcción meta simbólica estaba inmersas en las referencias del catolicismo como construcción cultural, y por tanto, bajo ese paradigma creo que se seguían esos patrones de asimilación, de ahí que veamos cómo se van pre-configurando algunos elementos para amoldarlos al nuevo mundo simbólico.

De esta manera podemos ir observando algunas evoluciones, por ejemplo en lo referido a la Cámara de Reflexión,[1] la cual no existe en el mundo ritual inglés, o como de la «free and accepted mason» (a aceptación) esta cuestión se va re-elaborando a través de la potenciación de algunos elementos, como fue la leyenda de Hiram, con paradigmas nuevos que hizo que se fuera abandonando la mítica euclidiana, más tendente al racionalismo, por una mítica dual como es la de Salomón e Hiram, unidos a una fuerte base esotérica y espiritualista como es la construcción del Templo, para ir configurando tras todo el proceso la mítica de la iniciación masónica, como elemento singular y peculiar, muy alejado de las primigenias prácticas masónicas del siglo XVIII, pero a la vez muy cerca de un mundo referencial relacionado tanto con las iniciaciones religiosas, y como no, con aquellas otras de carácter esotérico.

Mundos que requerirían abordar un complejo estudio comparativo simbólico masónico y religioso, sobre significado y praxis, tanto en el mundo anglosajón, como el mundo continental, para apreciar las diferencias.

Detalles de esa mudanza y declinación, a modo de ir avanzando, los podemos rastrear en diversos momentos y circunstancias, tanto en usos rituales como en las distribución logial, y en la incorporación o desaparición de distintos elementos o herramientas o la subida de estos a la categoría de símbolos, lo cual podemos ver en ejemplos, como la mudanza de la simple espada del VM,[2] la cual se trasmuta en la espada flamígera, adquiriendo de este modo potentes significados religiosos; lo mismo sucede con el citado gabinete de reflexión, o la permanente tensión estructural masónica que se canaliza en ese empeño de seguir enlazados con el mundo operativo y sus herramientas, que no dejan se reglamentaciones profesionales, los llamados Old Charges que como tales güildas y cofradías tenían para su propio gobierno, y que desde antaño hay un venerado intento de domeñarlos y convertirlos en claros referentes cuasi constitucionales del quehacer masónico especulativo, a modo de tablas de la ley masónica.

Todo este mundo simbólico nacido, o por lo menos utilizado, en el medio masónico inglés de los «Modernos», fue trasvaso de muy diferentes maneras y modos al Continente, eso sí, pronto hubo la necesidad de ir bañando ese corpus de novedosas modificaciones, reforzando algunas singularidades, de ahí que los pedestales ingleses sobre los que se posaba la biblia, fueran reconvertidos en estratégicos altares en el orbe continental, lo cual además se refuerza con las conversiones de las simples promesas y compromisos (Obligación), las cuales en el Continente estas terminaran en alambicados Juramentos.

No debemos perder de vista tampoco el momento en que se producen la generalización de los Juramentos y el sentido que tenían en el los contextos católicos, pero la masonería moderna  se desarrolla sobre todo en el medio protestante y en un momento, en el cual era importante desmarcarse del «papismo» ¿Es por eso que la biblia es considerada en esos momentos como un «mueble» más de la logia, tal y como deja entrever el Prichard? Tal vez por esa razón el acosamiento de descritianización de los rituales provenga del hecho como ese, o del usos de pedestales en logia y no altares, etc... Es importante tener en cuenta la epoca y cuestiones como los Juramentos  en el contexto social de la Inglaterra protestante, en medio de un tormentoso proceso de religión.

Escenas y actuaciones, como los juramentos mismos que poco a poco que se fueron dotando de imponentes recursos de corte caballeresco para dotar al momento de la Promesa para otros del Juramento, de significadas connotaciones seudo místicas y religiosas, que hoy vemos representadas en tantas y tantas aportaciones con fotos y sentencias de corte templarista, como ruedan por las manos internáuticas de tantos y tantos masones.

Algo, similar, ha ido sucediendo con relación a la utilización de las biblias en el quehacer masónico, las cuales han pasado de conformar parte de corpus legislativo sobre el que se prometía tanto en el ámbito masónico como presente en la vida cotidiana inglesa, ya que además como conocedores de su contenido, como hijos del libro, (protestantismo) lo cual en el Continente fue diferente, ya que dicha función representación legislativa, no fue pareja, sino que adquirió un estatus muy diferente, pasando tal libro, la Biblia, a constituirse en un importante Volumen Sagrado, cuando no la Santa Biblia, elemento alejado del uso cotidiano, solo manejado por la estructura clerical, lo cual adquiere importantes tintes , en el manejo de este libro en el seno de la masonería continental.

Lo que en Inglaterra fue desarrollado en el medio masónico para no tener problemas de desarrollo y crear paradigmas neutros en los que poder desarrollar puntos de consenso, como fueran las logias, en el Continente fue una continua evolución hacia patrones cuasi religiosos, causa por la cual tengo la firme convicción que a la Iglesia Católica ante ello se fue poniendo cada vez más enrabietada, pues cada vez más, los rituales masónicos y el quehacer masónico iban tomando un importante aire religioso, que era y se consideraba como patrimonio de la iglesia como estructura jerárquica -eclesial

Las dificultades y carencias

En fin, estos son trabajos de difícil abordaje, pues suponen una cierta complejidad instrumental como es el requerimiento del manejo de lenguas, tanto antiguas como modernas, para ver y analizar los modismos , en su tiempo y en la actualidad, se precisa tener una visión equilibradora, en la cual es preciso conocer muy bien los mundos católicos continentales y el complejo mundo protestante, y como no, el vaivén de situaciones católicos-protestantes anglosajonas y continentales, por ejemplo ignoramos como estimaron todas estas cuestiones las comunidades protestantes europeas, o sea la llegada de parámetros y directrices provenientes de las moliendas anglosajonas, ello sin olvidar que desconocemos de donde provienen ciertas tendencias, y préstamos tomados por una y otra masonería, en ese vaivén intermareal de emigraciones, de idas y vueltas en suelo anglosajón, que a su vez conformaron un totun revolotun de muy difícil descernimiento, y ya no digamos cuando esto arribó al Continente.

Pero si bien es cierto que muchos masones del mundo continental se fueron acomodando a ciertas exigencias del guion ritual de los «Modernos», incluidas sus áreas de influencia geográfica y política, por muy agnósticos que estos fueran, a otros desde luego, esa cierta parquedad ritual, sobrevenida del uso ritual inglés traducida y conformada ya dentro del Continente, como el uso de los «Modernos» arribado al Continente, no les debió resultar nada fácil, de esa tensión, tenemos ejemplos varios acerca de esa manifiesta inquietud por parte del mundo logial, y personal de los masones, uno de estos ejemplos y que por su cercanía nos puede resultar ilustrativo, entre otros muchos es lo que aconteció con René Guilly.

Este precisó de emprender una cierta deriva simbólica para coger la estela, que en parte, que le ofrecían los «Antiguos», para no quedar varado en áspera playa de los «Modernos», exenta de cierta materia y construcción simbólica, amena y manejable y auto-construible, para de este modo poder dar cabida a ciertos paradigmas dentro de la búsqueda y la construcción personal del masón, tal y como hizo Guilly, con sus búsquedas simbólicas para poder implementarlas en sus declinaciones rituales que le llevaron por ejemplo fuera del GOdF, creando paradigmas estructurales masónicos nuevos como la Logia Nacional Francesa (LNF).

Esa misma tensión la podemos ver por ejemplo en el desarrollo de la estructura del Rito Francés y las Ordenes de Sabiduría, y la creación de los diferentes Capítulos que se dieron en los tiempos actuales con la reactivación de estas Órdenes, lo cual ya he reseñado en http://www.ritofrances.net/2016/01/el-rito-frances-y-sus-ordenes-de.html .

Las Promesas, Compromisos y Juramentos

Volviendo a Philippe Thomas y su trabajo, este nos plantea que en 1781, en el seno de los trabajos de la Cámara de Grados del GOdF, se presentaba en esos momentos una Obligación (compromiso o promesa) la cual había unas citas muy explícitas sobre la fórmula de la Obligación con la presencia de un juramento sobre la biblia que se recogen de este modo «antes de prestar la Obligación, el Venerable dirá al recipiendario, ponga usted la mano sobre la biblia y sobre esta espada, símbolo del honor»

O sea que este subrayado de Thomas, sobre la cita de la biblia, le sirve a este para basar el desarrollo ritual del Rito Moderno en el seno de la llamada Masonería de Tradición que practica la GLNF, que sería el llamado Rito Francés de 1801 , el Moutiers, lo cual no deja de ser paradójico dicho basamento, al menos desde otros puntos de vista, en tanto que la biblia como la espada representan en este caso el «honor», que por otra parte según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua en sus distintas acepciones no es más que:

1. m. Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo.
2. m. Gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas y acciones mismas de quien se la granjea.

Antes estas definiciones podemos ver que ambos elementos, alguno de ellos introducido en masonería de forma tardía , como es el caso de la espada, la cual no estaba presente en el seno de los utensilios u herramientas utilizados en la primigenia masonería de 1717, los cuales como vemos sirven para jurar por el honor propio, quedando a mi personal juicio, la biblia, como un libro que juega el rol de corpus jurídico a modo de usos y costumbres sin más, al igual que la espada, utilizados en esta ocasión para dar por cerrada una acción, por más que haya una cita textual.

Philippe Thomas, por su parte incide en el tema, y nos aporta dicha Obligatión (promesa o compromiso) de 1781, que es sobre la había estado trabajando la Cámara de Grados, y que antecede a lo expresado en el Régulateur du Masón, y que va a constituir parte del llamado Moutiers.

Expongo en toda su dimensión la cita que aporta Philippe Thomas, para luego ir viendo su disección:

«Antes de prestar la Obligación, el VM dirá al recipiendario, que ponga la mano sobre la biblia y sobre esta espada, símbolo del Honor.

Obligación
Yo juro y prometo delante del Gran Arquitecto del Universo de guardar inviolablemente todos los secretos que me fueran confiados por esta Respetable logia, de no escribir, ni trazar, ni gravar, ni burilar sobre ningún material sin que yo no haya recibido el permiso expreso de la manera que me será indicada, de amar y socorrer a mis Hermanos, y de ajustarme a todos los reglamentos de la Respetable Logia. Yo consiento, si deviniera en perjuro de que me fuera cortada la garganta, el corazón y los intestinos arrancados, mi cuerpo quemado y reducido a cenizas esparcidas al viento y mi memoria aborrecida por todos los masones.
Como garantía de mi promesa, yo dejo mi palabra de honor entre vuestras manos, Venerable delante de todos los Hermanos que me escuchan» .

Evolución de tal Promesa en el Rito Moderno.

En el primer documento que tenemos para ver los usos rituales «Modernos» es la divulgación inglesa Masonry Dissected de Samuel Prichard, la cual recoge los primigenios usos de las logias de 1717, publicada en Inglaterra antes de 1730, fue publicada en el mes de octubre de ese mismo año en un pamphlet en inglés, y pertenece a la primera hornada de divulgaciones, la segunda parte de las divulgaciones inglesas empiezan en 1760 con la publicación de The Theree Distinct Knocks (TDK), en ocasiones fueron utilizadas por algunas logias como textos rituales.

Esta divulgación de Prichard, tuvo muchas traducciones, y muy variadas versiones en la forma. Patrick Négrier da como fecha de traducción al francés de esta obra en 1743; lo cual, como ya he adelantado formó parte del bagaje de muchas logias, llegando a funcionar a modo de ritual, incluso llegando a afectar hasta el mismo fondo del trabajo. Por poner un ejemplo, en la traducción al francés (L´Origine et la declaration misterieuse des francs.maçons) se adjuntó un texto por parte de los autores de la traducción en el que se indignaban de la pretensión de la masones jacobitas (católicos) de recoger una anterior crónica con una crítica a la Gran Logia de Francia.

Dicho texto del Prichard, dice:

«R: Con mi Rodilla descubierta y doblada y mi Cuerpo dentro de la Escuadra, el Compás extendido hasta mi Pecho Izquierdo desnudo, mi mano derecha desnuda sobre la Santa Biblia; allí tomé el Compromiso (o Juramento) de un Masón.

P. – ¿Podéis repetir ese Compromiso? R. – Me esforzaré en ello.
Por este Acto Voto y Juro solemnemente en Presencia de Dios Todopoderoso y de esta Muy Venerable Asamblea, que guardaré ["hail"] y Ocultaré, y nunca Revelaré los Secretos o lo Secreto de los Masones o la Masonería, que puedan serme Revelados; excepto a un Verdadero y Legítimo Hermano, después de un debido Examen, o en una Justa y Venerable Logia de Hermanos y Compañeros bien reunida.

Y además Prometo y Voto, que no los Escribiré, Imprimiré, Marcaré, Esculpiré o Grabaré, o haré que sean Escritos, Impresos, Marcados, Esculpidos o Grabados en Madera o Piedra, de modo que la Impresión o el Carácter Visible de una Letra pueda aparecer, y sean [así] obtenidos ilegítimamente.

Todo ello bajo una Pena no menor que tener mi Garganta cortada, mi Lengua extraída del Paladar, mi Corazón arrancado de bajo mi Pecho Izquierdo, para ser enterrados bajo las Arenas del Mar, a la Distancia de un Cable de la Orilla, donde la Marea baja y sube dos veces en 24 Horas, mi Cuerpo quemado hasta las Cenizas, mis Cenizas esparcidas sobre la Faz de la Tierra para que no haya más Recuerdo de mí entre los Masones. Que Dios me ayude».[3]

(Expongo el texto original inglés para los temas de interpretación y traducción)

Este es el modelo, el Prichard, del cual arrancamos, por tanto podremos ver su evolución a lo largo del recorrido que le dan los distintos modelos rituales a este tema de las Promesas y Juramentos y los elementos usados, pero exponiendo tan solo las fórmulas abreviadas insertas en los distintos modelos rituales,[4] y más sabiendo que la fórmula que parece interesar a Philippe Thomas, y sobre la que él asienta como más conforme en cuanto la práctica del Rito Francés, en la línea que él ejerce es la tradición simbólica «Regular» y que asienta sobre el texto de 1781, con la presencia de la biblia, por tanto la idea de aportar los distintos textos provenientes de los «Modernos», no servirán para poder ver esas presencias, y comprobar cómo se planteaban en cada momento y como fueron mudando.

Otra cuestión aparte, muy interesante por otro lado, sería analizar el porqué de los cambios en el cuerpo central del texto dedicado a la Promesa o Juramento, en lo relativo a las penalidades e incluso sobre los modos de hacer, o interactuar en el acto de la Obligación, etc.

El Prichard como ya hemos visto, en su Masonry Dissected de 1730, indica la acción de la promesa de esta manera:

«El Recipiendario: Con mi Rodilla descubierta y doblada y mi Cuerpo dentro de la Escuadra, el Compás extendido hasta mi pecho Izquierdo desnudo, mi mano derecha desnuda sobre la Santa Biblia; allí tomé el Compromiso (o Juramento) de un Masón.
P. – ¿Podéis repetir ese Compromiso? R. – Me esforzaré en ello.
R.- Por este Acto Voto y Juro solemnemente en Presencia de Dios Todopoderoso y de esta Muy Venerable Asamblea, que guardaré ["hail"]»

Lo cual nos está indicando que la biblia tiene en esta divulgación carácter de «mueble» de la logia junto con el compás y la escuadra.

Por su parte el Manuscrito Berné 1740.

«El VM, indica: Hacer avanzar hasta mi por tres grandes pasos del aprendiz Mason, y una vez llegado al pie del trono, hacerle poner de la rodilla derecha desnuda sobre el cojín que está en el suelo, en un recinto la escuadra, el pie izquierdo un poco descalzo, su mano derecha posada sobre la Biblia abierta. El Venerable le indica que tiene la mano sobre la biblia, para prestar la Obligación solemne. Repetid lo que yo voy a deciros…

Obligación
Yo prometo, como hombre honesto, que no revelaré jamás los secretos de los masones y de la masonería.

Manuscrito El Perfecto Masón 1744

Esta es una divulgación bastante compleja dentro de sitial masónico, puesto que se maneja en unos supuestos un tanto atípicos, pero en todo caso es interesante tenerla en cuenta, aunque lo cierto que su posición es muy escueta, y en cuanto a la formula de preparación para ejercer el Compromiso, no se parece en nada a lo que hasta ahora hemos visto, motivo por el cual solo expongo la Obligación que se efectúa en este tono:

«Por mi fe de gentilhombre, prometo en presencia de Dios Todo Poderoso y de esta honorable compañía, que guardaré fielmente los secretos de la hermandad de los masones y que jamás los revelaré por palabras».
Manuscrito Luquet 1745[5]

Estamos ante unos usos masónicos del siglo XVIII, y estos fueron transcritos al francés moderno por G.H Luquet, estando el original en los archivos del Gran Colegio de Ritos del GOdF.

Georges Luquet (1876-1965, fue un destacado miembro del GOdF, en cuyo seno ejerció el cargo de Gran Canciller del Supremo Consejo del Gran Colegio de Ritos, siendo además un reputado historiador. En 1963 escribió un trabajo titulado La francmasonería y el estado en la Francia del siglo XVIII, y por este motivo de la indagación documental descubrió en los archivos del Gran Colegio de Ritos, un ritual manuscrito, signado con la acotación: Inventario Baron 231, y cuya data de redacción se evalúa como escrito en 1745.

«Al pie de este Tribunal de la virtud y de la discreción, ante el que va a usted a prometer ante el GADU, guardar inviolablemente los secretos de la masonería.

Obligación
Prometo delante de GADU, que es D.:., y delante de este respetable asamblea, de no revelar jamás los secretos de los masones y la masonería, tanto aquellos a los que pude saber antes de ser admitido que aquellos que sabré más tarde…»

Unos años más tarde aparece una nueva divulgación Le Vrai secret des freres francs-maçons, denominada comúnmente como Le Maçon Démasqué . Publicada por un autor denominado Thom Wolson en Londres en 1751, aunque existe una edición muy rara de 1748[6].

En dicha divulgación se recogen usos recoge como los del Maestro de Logia, esta es la primera divulgación en francés, que según Carr: «los usos descritos no son conciliables con las conocidas prácticas de una logia inglesa de esa época. Los usos reunidos descritos no corresponden del todo con los usos masónicos londinenses de la época, lo que lleva a pensar que en parte es una obra nacida en el seno de Francia masónica, y trata de usos y variantes que nos pueden concernir».

Aunque también se contemplan tales usos en la divulgación de Prichard; tuvo gran repercusión con traducciones en diversos países y ediciones y fue traducida al inglés en 1766 bajo el título de Salomonin All His Glory y con el nombre de Thomas Wilson.

Le Maçon Démasqué 1751.

Estamos todavía en 1751 y Le maçon démasqué , se presenta como una traducción francesa de un ritual utilizado por una logia de Londres. Así vemos que en los años de 1730 a 1750, los usos masónicos de los hermanos ingleses y franceses para los grados azules eran, aparentemente y sustancialmente idénticos.

«Rodilla en tierra, él apoya (VM) la punta del compás mi pecho izquierdo que está descubierto. Yo lo sostengo con la mano del mismo lado, y tomando (VM) mi mano derecha, la posa sobre las dos espadas cruzadas, sobre la cuales está el libro de las Escrituras Santas, abierto por el evangelio según San Juan, él eleva el mallete y me hace pronunciar la odiosa promesa que me recuerda que yo terminé como tembloroso…
Fórmula del Juramento.

Yo juro ante el GADU que es Dios, de no revelar jamás el secreto de los Masones y de la Masonería, directamente o indirectamente»

Esta cuestión de la presencia del evangelio se verá  tanto en la divulgación que comentaré como  de los Tres Golpes.. y en el ritual empleado por la Gran Logia Madre Escocesa de Marsella que trabajaba en el Rito  Moderno. 

Tres golpes Distintivos 1760[7]

Esta es una de las grandes referencias dentro de las divulgaciones de tradición masónica inglesa y s presentaba como un ritual que permitiría al lector hacerse pasar por francmasón y poder penetrar en todas las logias que le apeteciera. Es un texto que se presenta como representativo de los «Antiguos» y que traigo aquí a modo de contraste, y para los grados de afinidad o de distanciamiento.

«Con la rodilla izquierda desnuda, mi cuerpo derecho, la pierna derecha formando una escuadra, mi mano derecha desnuda sobre la Santa Biblia, la Escuadra y el Compás, mi mano izquierda soportando lo mismo.

Tomé la obligación solemne de los Masones.
De mi libre voluntad y de mi libre consentimiento en presencia de Dios Todo Poderoso y de esta respetable Logia dedicada a San Juan, por esto y sobre esto, yo juro solemnemente y sinceramente que guardaré…»

Es evidente que la toma de posición de esta divulgación o manuscrito, va a conformar todo un desarrollo que veremos a lo largo del hilo de REAA, con la presencia no solo  de la Biblia que sube de « mueble» a gran Luz de la Masonería, como verdadera Luz dentro de un Templo que se conceptualiza como  el símbolo del universo, lo cual vendrá reafirmado a lo largo de la historia del REAA, como bien expone el autor Louis Trébuchet en el trabajo:: Le Volume de la Loi Sacrée le lien avec la Tradition du livre

Maçon Trahi 1766

En cuanto al manuscrito L´Ordre des francs-maçons Trahi, de 1766, de Gabriel Louis Calabre Perau, y el cual tuvo muchas reediciones

Este manuscrito indica de forma generalizada que una vez concluido el discurso del Orador, el recipiendario debe poner su rodilla derecha descubierta sobre el taburete, y debe llevar el pie izquierdo al aire o en pantufla, y de estas trazas se le sitúa ante la plaza del VGM: que le indica «Prometedme que usted nunca jamás trazará, ni escribirá.. » por tano nada se dice de que haya una biblia o un libro sagrado, o que haya otros elementos singulares como escuadra o compases a la hora de prometer cumplir con aquellas cuestiones que se le van a exponer.

Ritual Berté 1788

El ritual Reçuil des trois premieres grades (Berté) 1788, este manuscrito indica que el recipiendario tiene la rodilla derecha sobre el cojín situado al pie del trono, y la mano derecha sobre la Biblia o el Evangelio, teniendo en la mano izquierda un compás en forma de escuadra, apoyando una de sus puntas sobre el pecho izquierdo y la mano derecha sobre una espada que está sobre el evangelio, y en ese estado prestará la Obligación:

Yo ……prometo delante del GADU que es Dios, dar solamente la palabra de honor en presencia de esta respetable asamblea.»

Como parangón de toda esta evolución, Roëttiers de Montaleau, logró una cierta codificación conocida como el Régulateur du Maçon 1785, que es el marco ritual que adopta el Gran Oriente de Francia. En este caso expondré el texto completo como marco referencial para ver y comprobar las diferentes evoluciones con respecto a lo que he expuesto:

Régulateur du Maçon 1785.

Fruto del trabajo de codificación que realizó Roëttiers de Montaleau, y su equipo, sobre los usos de los «Modernos» y que dio como resultado el nexo de unión entre el diverso quehacer de la masonería bajo ese durante el siglo XVIII y marcó la línea a seguir con una cierta coherencia en el desarrollo posterior dentro del Gran Oriente de Francia y de lo que luego se llamó Rito Francés, las diversas reformas habidas desplazaron el texto de referencia, que tuvo bastantes problemas internos par su desarrollo e implementación en las logias. De este Régulateur du Maçon, hay una versión traducida al castellano por los miembros del Circulo de Estudios de Rito Moderno y Frances[8], y editados por Masonica.es.[9]

«El Hermano Maestro de Ceremonias conduce al H.·. Experto y al Recipiendario al altar, teniendo este último al Hermano Experto a su derecha y al Hermano Maestro de Ceremonias a su izquierda, y le hace poner la rodilla derecha sobre un cojín, sobre el cual está trazada una escuadra, la rodilla izquierda levantada; se le hace coger con la mano izquierda un compás abierto. Apoya una de las puntas (que debe ser desafilado por miedo a un accidente) sobre la parte izquierda del pecho descubierto, se le pone la mano derecha sobre la espada que está en posición horizontal y transversalmente sobre el altar. M.·. V.·. Repita conmigo:

Obligación
Yo (nombre y apellidos) juro y prometo, sobre los estatutos generales de la Orden, y sobre esta espada símbolo del honor, ante el Gran Arquitecto del Universo, guardar inviolablemente todos los secretos que me serán confiados por esta Respetable Logia, así como todo lo que habré visto hacer o escuchado decir; nunca escribirlos, grabarlos, ni burilarlos, si no he recibido el permiso expreso, y de la manera que podrá serme indicada. Prometo amar a mis Hermanos, socorrerles según mis facultades; prometo además atenerme conforme a los estatutos y Reglamentos de esta Respetable Logia. ¡Consiento, si fuera perjuro, a tener la garganta cortada, el corazón y las entrañas arrancadas, el cuerpo quemado y reducido a cenizas, y mis cenizas lanzadas al viento y que mi memoria sea en execración a todos los Masones!
¡Que el G.·.A.·.D.·.U.·. me ayude! (ad Libitium)»

Y finalmente vuelvo a exponer la fórmula que recojo del Moutiers, sensiblemente diferente de la expuesta por Philippe Thomas:

Régulateur du Maçon 1801, según el Manuscrito de 5783 MOUTTIERS

A este texto le ha dedicado bastante tiempo y esfuerzo Philippe Thomas,[10] se trata de manuscrito confiado a un archivero diocesano Jean-Paul Bergeri, y se decanta como redactado en 1784, en los mismos momentos que la Soberano Gran Capitulo de Francia, y la Cámara de Grados habría estado trabajando sobre la codificación presentada pro Roëttiers de Montaleau., y se cree que es un documento generado en el seno del Capítulo MoutiersEste manuscrito es el referencial para el rito Francés que practica la GLNF.

«El neófito ante el altar, tendrá la rodilla derecha sobre la escuadra que está depositada en un cojín, la rodilla izquierda elevada, deberá tener en la mano izquierda un compás abierto, y apoyadas las puntas sobre el pecho izquierdo, que estará descubierto …

Repetid después de mí (VM) cambiando mi nombre por el vuestro:
A:.L:.G:.D:.G:.A:.D:.L’U:. Yo..., juro y prometo sobre esta espada símbolo del honor, de guardar inviolablemente todos los secretos que me fueran confiados por resta respetable logia…


El V Venerable dice enseguida, levántese y extienda la mano derecha, yo le voy a leer la fórmula de la Obligación que deben prestar actualmente todos los francmasones del GODF, al final de la lectura, dirá: Yo lo prometo ¡Tendrá el Libro de la Constitución y los Reglamentos Generales sobre los cuales será colocado una escuadra, y sobre ellos la mano del neófito»

Esta es pues, palabra por palabra y sin la menor alteración, los diferentes contenidos de la Obligación que contraen los profanos al entrar en Masonería. Como vemos es la mayor parte de los casos se trata de una promesa o compromiso (Obligación) que ellos prestan ante la asamblea de masones, y no queda tan claro que dicho procedimiento sea un juramento, como tantas veces nos han informado diversos estudiosos ciertos escritores...

Tabla de Contenidos

image

Reflexiones finales.

A la vista de lo expuesto, podemos sacar varias conclusiones, y una de ellas es que queda claro que para la llamada Masonería de Tradición, a este le interesa tener cuanta más proyección exista sobre los dimensionamientos religiosos y caballerescos, los cuales parecen venir a fortalecer la preeminencia de lo divino, la biblia, apoyada por la espada, sería su signo neto, aunque ello tenga menos aval histórico y por tanto no quede tan clara su validez dentro de los contextos de la tradición, tal y como normalmente se usa dentro de la llamada regularidad.

Digamos como conclusión que la biblia, en sus distintas acepciones está más relacionada con la masonería como estructura, que, con la logia, de ahí que haya habido ese empeño en convertir tal libro en una de las Luces de la masonería, aquella que se alinea con las directrices de los autodenominados «Antiguos», que además utilizaban mayoritariamente una biblia del tipo «católico» que vendría a referirnos a una cierta catolicidad primitiva, intentando huir de los textos anglicanos, e imbuirse del ambiente de un cierto primitivismo religioso que deviene del noaquitismo, instalándose en un teísmo latitudinario más personal e identitario.

Por otro lado no deja de ser paradójico que el protestantismo que generalmente ha ido despojándose de la presencia de objetos sagrados, tengan tanto aprecio a la biblia, no tanto como un libro histórico, sino en el caso masónico haciendo centro de su trabajo, tal vez como herencia de un medievalismo tardío, de tal forma que la llamada «biblia completa» haya devenido en el seno el quehacer masónico como un objeto sagrado, y único, y ya no digamos en el seno de la masonería anglosajona, sino en la laica Francia, se puede decir que tal libro no perdió peso, sino que para algunas organizaciones dicho peso fue todo un poder atomizante.

En este pequeño acercamiento se observan además varios tipos de relación con el Libro, por una parte, está la presencia en actos muy determinados del quehacer masónico, por ejemplo, a las aperturas y cierres, y en lo relativo a las Obligaciones, para otros Juramentos, etc. Tenemos a su vez también otro tipo de relación, como es la ubicación de tal objeto en el espacio logial, a cual no solo se ha simbolizado sino que no ha perdido su carácter que unos rebajan su rol colocándolo a veces en pedestales, y en cambios otros crean altares, y como tal lo acercan a la Luz, por último en estas observaciones, cabría analizar cual sería el rol que jugó y juega la biblia dentro del ritual, bien como un libro ordinario, o como un libro sagrado… lo cual abre otro nuevo melón de estudio.

Y este nuevo punto de reflexión, consistiría en definir el grado de importancia de tal libro, ya que hay que tener en cuenta que no solo es la Biblia, y no cualquiera, pues para unos tal importancia viene matizada por el uso de una u otra biblia, aparte claro está del uso y presencia del evangelio, además de la existencia de otras denominaciones utilizadas que entran en juego , y que ha se de ser valoradas en su justa medida, pues no parece ser lo mismo la Santa Biblia, que las Escrituras, o el VLS, más allá de épocas y mentalidades, puesto que frente a ello hay textos rituales que inciden y definen que Libro ha de ser y como, es más textos rituales indican por donde debe ser abierto ese libro, o qué parte debe estar presente en la juramentación, o en el quehacer masónico ritual, incluso llegando en algunos textos a definirlo como el Libro de la Verdad.

Está claro que la biblia no llegó por azar a las logias, puesto que incluso ha logrado en muchos casos a constituir un objeto centralizador y estructurante, incidiendo en una cuestión que se presenta como tangencial, pero que por ejemplo para P. Thomas, no es una cuestión baladí, sino capital, y es la concepción de la regularidad de los trabajos, que para este la presencia de la biblia en ese testo del Moutiers , junto con otros elementos viene a refirma la masonería como una organización espiritual que tiene su validez y regularidad, curiosamente en razón de la presencia y el uso y manejo de la Biblia en la logia.

Puesto que el Moutiers, la biblia no juega un papel pasivo de testigo a modo de promesa sobre las reliquias de los santos, sino muy al contrario como un objeto sagrado y autentificador, de ahí que Philippe Thomas lo haya situado como un texto clave en su declinación personal del Rito Francés, dentro del artículo que ha publicado para conmemorar los 300 años del nacimiento de la masonería, aunque para mi gusto y opinión personal ese aniversario para Philippe Thomas debería producirse en el 2051, aunque en clave irónica-jocosa muchos no llegaríamos a ver ese aniversario.

En fin, quede este trabajo en un texto de reflexión que nos adentra en las peculiaridades del metalenguaje, textual y simbólico, que se da en la logia, y del cual debemos aprender a descifrar y discernir sus trampas y aciertos

Víctor Guerra. MM.:. Logia Estrella do Norte. Grande Oriente Lusitano (GOL)


[1] http://www.ritofrances.net/2012/07/la-camara-de-reflexion-y-sus-artificios.html;
http://www.ritofrances.net/2012/08/la-camara-de-reflexion-su-evolucion-en.html;
http://www.ritofrances.net/2012/08/camara-de-reflexion-en-los-rituales-del.html ;
http://www.ritofrances.net/2012/08/la-camara-de-reflexion-masonica-en.html
[2] http://www.victorguerra.net/2015/05/la-espada-del-venerable-maestro.html
[3] With my bare-bended Knee and Body within the Square, the Compass extended to my naked Left Breast, my naked Right Hand on the Holy Bible; there I took the Obligation (or Oath) of a Mason.
A. Can you repeat that Obligation?
B. I’ll do my Endeavour. (Which is a follows.)
HEREBY solemnly Vow and Swear in the Presence of Almighty God and this Right Worshipful Assembly, that I will Hail and Conceal, and never Reveal the Secrets or Secrecy of Masons or Masonry, that shall be Revealed unto me; unless to a True and Lawful Brother, after due Examination, or in a Just and Worshipful Lodge of Brothers and Fellows well met. I furthermore Promise and Vow, that I will not Write them, print them, Mark them, carve them or Engrave them, or cause them to be Written, Printed, Marked, Carved or Engraved on Wood or Stone, so as the Visible Character or Impression of a Letter may appear, whereby it may be unlawfully obtain’d. All this under no less Penalty than to have my Throat cut, my Tongue taken from the Roof of my Mouth, my Heart pluck’d from under my Left Breast, them to be buried in the Sands of the Seas, the Length of a Cable-rope from Shore, where the Tide ebbs and flows twice in 24 Hours, my Body to be burnt to Ashes, my Ashes to be scatter’d upon the Face of the Earth, so that there shall be no more Remembrance of me among Masons. So, help me God»
[4] http://www.victorguerra.net/2016/11/rituales-masonicos-del-siglo-xviii-y-su.html
[5] http://www.freemasons-freemasonry.com/masonica_GRA_bernheim01.html
[6] Anotado por Philippe Langlet en su trabajo introductorio a Le Maçon Démasque. Editions de la Hutte
[7] http://ritoescocesantiguoaceptado.blogspot.com.es/2015/03/
http://ritoescocesantiguoaceptado.blogspot.com.es/2015/04/tres-golpes-distintos-origenes-de-la.html
[8] http://ritomoderno.es/
[9] http://www.masonica.es/
[10] http://www.editionsdelahutte.com/RESSOURCES/EXTRAITS-RF.pdf

No hay comentarios: