miércoles, 21 de agosto de 2019

A propósito del libro de RITO MODERNO de Walter Celso de Lima


Con gusto he recibido este libro desde Brasil, lo cual es toda una proeza, me refiero al envío, pues el empeño de la editorial  ATrolha por poner en el tapete editorial masónico obras de todo estilo y cultura masónica, y la labor de sus autores porque su obra se conozca es impresionante.

Es una pena que los europeos, en concreto los masones y los lectores franceses, estén cerrados a todo aquello que no se genere dentro de los arcanos del hexágono y vuelvan la espalda a todo lo que se produce fuera del área francófona,  y menos  aún si las obras llevan el título de Rito Moderno, al que los lectores europeos tiene conformado como algo proveniente de allende los mares.

Si bien es cierto que en España se están realizando algunas reflexiones sobre la temática, con bastante repetición y poca innovación pues al final estar dando sobre un día si y otro también sobre el mismo yunque, cansa y fatiga, y al final genera unas ciertas sinergias poco sugestivas.

Pero es verdad que lo que no está llegado desde otras latitudes, como la que se genera en las latitudes hispano y lusos parlantes, están resultando lecturas muy estimulantes y máxime en lo referido al Rito Moderno.

Por otro lado, indicar que soy poco amigo de los agasajos, propios y ajenos, lo cual resulta extraño en el mundo de la masonería, que es una auténtica fiesta de las vanidades bajo la cobertura de la fraternidad, lo cual no quita que muestre mi interés y lo manifieste por aquello que se produce al otro lado del océano, por mucha urticaria que les salga a algunos masones europeos.

Dicho todo esto, para que no haya dudas, quiero exponer mi opinión personal sobre el libro de Walter Celsode Lima, el cual ha tenido la amabilidad de enviarme su texto, ante lo cual debo decir que desconozco un poco el desarrollo de la reflexión masonológica acerca del Rito de los Modernos en Brasil,  más allá de los trabajos de Antonio Onías Neto, o los trabajos de José Castellani, o de Paulo César Gaglianone, o el libro colectivo titulado  bajo  el titulo de Rito Francés o Moderno. La masonería del tercer Milenio, que se tradujo del brasileiro al castellano y editado  por Masónica.es, cerrando el capítulo los artículos y el último  libro de Cleber Vianna o el que coordinanron LUis. A Aveline de Oliveira e Isaque Gomes Correa. Rito Francés ou Moderno. Un desafío que vale la pena arrostrar.

Es cuanto conozco de la producción bibliográfica brasileña sobre el Rito Modernos, que los masones franceses, en el siglo XIX tamizaron hasta convertirlo en Rito Francés, dejando de lado los orígenes y las originalidades que se dieron en el siglo XVIII  para dar cobertura a una forma  ritual que venía de lejos y que se resistía a ser devorada por el incipiente ««escocismo»  que presionó desde los Altos Grados para devorar todo aquello que emergiera y que lograron con el paso de los siglos hacer florecer una cultura ritual propia basada en ese primigenio «escocismo».

El Rio Moderno en Brasil se puede decir que, pese a que nos parezca mayoritario con relación a nuestras paupérrimas cifras europeas, más allá de la multitudinaria práctica administrativa por parte del Gran Oriente de Francia, lo demás son más cuentos que cuentas, y que en Brasil se me antoja que también el Rito Moderno, ha sido ninguneado por otras culturas rituales emergentes.

Amén de que las modas y las corrientes de influencia ha dejado extraños posos rituales, que en Europa han tenido poco recorrido como la reforma ritual de Amiable,  en base a las corrientes positivistas y que en Brasil han quedado como un referente para presentar un aspecto laico frente a las corrientes más espiritualistas.

Y son curiosas estas realidades, pues si bien en Brasil , o al menos en algunos sectores se constata esa presencia del  ritual Amiable, como referente de la práctica masónica del Rito Moderno, lo cual genera una cierta contradicción, puesto que ya estaríamos en las postrimerías del acontecer del Rito Francés como tal concepto, renunciando en parte a las esencias del Rito de los Modernos, codificado como tal Régulateur du Masón, pues en otras latitudes latinas lo que ha imperado es la reforma Groussier, que es la que ha cuajado en Portugal y en España de forma mayoritaria.

Podríamos analizar esta interesante paradoja que nos puede llevar a paradigmas muy curiosos, como pensar que el establecimiento de la reforma positivista de Amiable en Brasil ¿Sería una forma de oposición ritual al Rito Adonhiramita…?

Pero no trato de abrir este debate, sino reflexionar sobre el libro que tengo sobre mi mesa de Walter Celso de Lima.

Ante tal lectura llama la atención, aunque es una cuestión que se repite en buena parte de la bibliografía masónica brasileña, y es la tendencia a mezclar masonería y filosofía, haciendo de ello una especie de tándem, que no comprendo muy bien a cuál es la razón, pero creo que está en la idiosincrasia brasileña, pues no hace mucho se nos planteó  desde Brasil el abordar un trabajo a diversos masones sobre sobre  los filósofos masones, ante lo cual yo reflexionaba si de verdad se podría decir ¿ha habido una filosofía masónica? Y por consiguiente ¿había habido filósofos masónicos, más allá de sus membresías.?

Un trabajo arduo, al cual se le ha dedicado muy poca reflexión, y que espero que el trabajo realizado vea pronto la luz, y podamos ver algún resultado.

Pero volviendo al libro que preside esta reseña, hay que advertir una confusión bastante generalizada y es considerar los diferentes rituales, producto de las diferentes reformas: Murat, Amiable, Blatín o Groussier , como Ritos, cuando en realidad han sido reformas de los rituales en uso, la de Murat queriendo recobrar el pensamiento religioso, Blatin y Amiable  planteando como trabajo ritual las tesis positivistas, de las cuales Groussier con calma fue devolviendo a los rituales cierta simbolización.., pero en todo caso siempre estamos hablando de la reforma del rito y por consiguiente son reformas rituales, y no un rito en si mismo, por tanto no hay 200 ritos franceses.

El Amiable, ni el Groussier pese a sus intensas reformas, se pueden constituir en Ritos autónomos, y es algo que se ve con mucha frecuencia en los diferentes textos , en eso hay que darle la razón a Joaquim Graves dos Santos, cuando afirma que Rito Francés o Moderno es un árbol con muchas ramas que algunos casos puede ser muy grande»»

Sin quitarle un ápice de razón, dicho autor y otros traen a colación otro paradigma y es el tema del Rito Moderno o Francés, ante lo que cabe preguntarse en exactamente los mismo, ¿No estaremos confundiendo las largas ramas con el árbol?

Se embosca el Hermano  Walter en el tema de la definición de  los  Ritos que proceden a su vez del Rito de los Modernos , y se vuelve a caer en ese maniqueísmo el Rito Groussier  no existe como tal sino la reforma ritual que ha generado lo que hoy conocemos como Rituales de Referencia del Gran Oriente de Francia.

Y en el texto Walter intenta dar la batalla con el peliagudo tema de las definiciones  del Rito Francés Tradicional, que asimila  en este caso al Rito Moderno Reestablecido,  aunque yo no tengo claro y tampoco lo parecen tener claro otros autores a la hora de fijar el tema de  las definiciones sobre estos ritos, pues no todos parecemos entender lo mismo, a la hora de definir una u otra cosa, y como el Restablecido de René Guilly, es el llamado Rito Francés Tradicional…?

Tradicional… Según el texto introductorio del GODF a este ritual, nos dice que esa recuperación se basó en dos opciones: 1ª / Utilizar tal cual el Régulateur fijado por el GODF en 1786 y 2ª / Reconstruir el ritual sobre la base del Régulateur y documentos del siglo XVIII, por tanto, Restablecido puede ser, porque no? ¿Tradicional… con respecto a qué?
Sobre esta situación, se expuso en el Congreso del Rito Moderno y Francés en Porto 2019, una ponencia que planteaba a modo de propuesta, trabajar sobre posibles definiciones, dada la diversidad y confusión existente.

Recomiendo leer ¿RITO MODERNO o RITO FRANCÉS…. DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO?. DIVISIONES Y DERIVADAS…


Al leer estas dos entregas verán que no es tan fácil el tema de las definiciones sobre las reformas rituales.

No obstante, a pesar del poco material bibliográfico existente, Walter Celso Lima, se atreve a entrar en esta controvertida materia, y creo que le falta haber leído estos trabajos que enlazo para terminar, si cabe más liado.

Existe también un dato que se repite de forma continuada y que no sabemos muy bien de donde viene y es cuando se nos  indica que en 1761, por el Gran Oriente de Francia, y en esta ocasión se recoge  del texto de Paulo César Gaglianone, hasta donde yo sé esa fecha no tiene sentido puesto que la codificación de las directrices rituales de los Modernos, se constituyeron en 1785 por los trabajos encargados a  Röettiers de Montaleau, y que sepamos no se hizo nada al respecto de esa fecha, salvo que se esté hablando de la Gran Logia de Clermont, como un antecedente, más o menos claro del Régulateur du Maçon. o  que se tenga como fecha  de creación 1760-1761  por el hecho de que por primera vez se imprimieran los rituales de cada grado, por parte de la Gran Logia de Francia.

Pero aún así con todo, estaríamos hablando en dicha fecha, de una notable rama de un gran árbol, y no del propio árbol en sí.

En ese sentido la búsqueda filosófica de algunos conceptos vertidos en algunos rituales de raíz de los Modernos, con respeto a «edificar Templos de Virtud y cavar mazmorras para el vicio» como expone Walter Celso de Lima, y que en el Régulateur , en el 2º grado,  se recoge  «edificar cárceles para los vicios y elevar Templos a la virtud» y sin que ello esté presente en el 3º grado del Régulateur., aunque sí que está presente en el Luquet de 1745  bajo esta fórmula «On y élève des T. à la VERTU, et on bâtit des P. pour les VICES

En este caso, el Hermano Walter busca en la filosofía griega  la respuesta  sobre las virtudes y los vicios y nos da un catálogo de vicios masónicos comportados en lo referente a los masones en logia, ¿pero acaso la virtud no genera una ciertas sinergias masónicas que al final se convierten en pesadas losas?, como puedan ser el buenismo, el palmerismo fraternal ciego ante las visiones críticas.. etc.

En todo caso el autor  entra en su libro en los temas centrales del rito con el tema de la inversión de las columnas, y en un tema que no deja de ser paradójico, si partimos de la idea que el Rito Moderno , busca el equilibrio, entre lo sagrado y lo profano, y el Rito Francés como tal da un paso hacia una laicidad plena, litigante y combativa en el seno masónico y como proyección social, no cabe hablar de caridad en la Masonería de la Caridad, puesto que esta como tal se manifiesta en unos estadios muy determinados y bajo concepciones muy dogmáticas.


El índice de trabajos sigue con la inversión de columnas, tema que ya ha tratado  JOaquim Villalta en un blog Racó de la Llum,  o el tan polémico asunto del trilema (LIF) que no está en el rito de los Modernos, sino en el Rito Francés, o sea   Libertad , Igualdad y Fraternidad, ya que el Rito Moderno utiliza el «Vivat, Vivat, Semper Vivat».

En fin una apuesta arriesgada la de Walter Celso de Lima, en la que va saliendo librado, pero teniendo en cuenta los déficit documentales que padecemos muchos, la falta de trabajos al respecto del Rito de los Modernos, desde la perspectiva de un árbol con muchas y potentes ramas.

Por lo demás animar a Water Celso de Lima a proseguir profundizando en los materiales que nos ofrece el Rito de los Modernos para poder ir descifrando nuestra propia historia masónica y trabajar por el esclarecimiento de la verdad.

Víctor Guerra

No hay comentarios: