martes, 28 de mayo de 2019

Análisis de la Séptima serie del Arca de Vª Orden. Ordenes de Sabiduria


Análisis de la Séptima Serie del Arca de Vª Orden.

La articulación ritual en siete grados que desarrollaba el Gran Oriente de Francia y que había codificado en 1785 el Gran Capitulo General de Francia, aportó pese a los laboriosos trabajos de clasificación y codificación un corpus no solo «genuino» sino pluridiverso en procedencias y conceptos que no por ello deja de desprender una importante riqueza simbólica a veces muy paradójica.

Ese resulta a su vez ser el quid de la cuestión, si bien la base documental de los 81 rituales fue expurgada en el trabajo de codificación, aun así resultaba difícil para los Hermanos de aquellas kalendas, aun siendo parte de la cultura ritual imperante, pero su capacidad crítica les llevó a deshacerse en parte de las raíces bíblicas, caballerescas y herméticas provenientes del escocismo que impregna todo el mundo ritual de los Altos Grados.

Si bien las estructuras rituales de los grados simbólicos eran mucho más simples y por tanto más fáciles de interactuar sobre ellas para crear nuevos marcos de referencia como la mítica de Hiram Abif, pudiendo elaborar sobre ellos un nuevo paradigma simbólico y mítico que tras diversas evoluciones y una codificación hoy conocemos una obra totalizadora como el Régulateur du Maçon, en el caso de los Altos Grados la cosa fue muy diferente.

El escocismo como incipiente cultura ritual de las élites masónicas introdujo a modo de caballo de troya en el magma masónico tantas influencias, tantas culturas y corrientes de pensamiento místico religioso, que coaligado con toda la nebulosa patina caballeresca, lo cual podemos ver patente en el fondo de estos 81 rituales, aportó una multitud de sistemas y grados, que se quisieron conformar como clave de bóveda ritual. Un mundo lleno de oportunas referencias simbólicas muy interesantes y sugestivas, pero también llenas de extravagancias y excentricidades.

De ese magma se nutre también las Ordenes de Sabiduría, sus rituales resultan del trabajo de evolución, pero también de un proyecto de codificación que intentó disolver la fuerte concepción «biblista» volviéndola a una situación ritual deísta con marcados tintes secularizados, cuyo trabajo ha terminado en nuestras manos como el corpus actual de las Ordenes de Sabiduría del Rito Francés. Que como dice Pierre Lefévre: el mito asigna un lugar a lo humano, ofrece una sabiduría en términos de lo que pregunta cada uno en el secreto de su intimidad dejando que tu corazón hable, y se oxigene de razón y nutra la imaginación.

Este podría ser el resumen general de lo que hasta este momento hemos ido trabajando según las aportaciones de Colette Léger.

En cuanto a la base ritual que compone esta séptima serie tenemos ocho rituales que componen la serie del Caballero del Águila y  dentro a su vez de los Caballeros Rosacruces, conformando como elemento nuclear de la actual 4ª Orden  el grado del Soberano Comendador del Templo, cerrando la serie  el escoces de San Andrés.

Repasemos pues los distintos rituales propuestos dentro del Arca de la Vª Orden y que los Hermanos de las distintas comisiones tuvieron que revisar y proponer para su inclusión en el corpus ritual o para su desecho.

 Chevalier de l´Aglie (55º)

 Dentro de la gran clasificación efectuada, se encontraba este cuaderno ritual, presentado como el Manuscrito 272, y muy en la línea de los rituales primitivos del mismo grado, ya que ocupa el 4º grado de la masonería escocesa y conocido dentro del sistema de Perfección, con otros nombres como Parfait Maçon, u otros…Pelicano, de Heredon, de San Andrés…

Un grado de marcado carácter cristiano que afirma la exclusión de los cristianos, y el cual aparece en Francia sobre 1760, el cual deviene a su vez de un sistema en siete grados y que era muy practicado dentro de los Capítulos, poniendo en escena dentro del orbe masónico un pasaje de Antiguo Testamento, presentando la ceremonia de recepción una factura clásica en torno a la recuperación de la palabra perdida en el pasaje hacia la nueva ley.

La instrucción que se aporta en el cuaderno ritual es un tanto atípica, en tanto que se trata de una mezcla procedente de diversos grados ya viejos procedentes del grado Rosacruz, en donde atribuyen, palabras y signos y tocamientos, a modo de emblema de las diversas etapas de la vida de Cristo, confiriendo además parte del ritual la tradición joánica.

El planteamiento de la existencia de unos determinados privilegios por parte de los Caballeros del Águila que visitan una logia, autoriza a pensar en la raíz parisina de este ritual que Daniel Ligou presenta como de «carácter luterano y alquímico» proveniente me imagino de sus heredares anglosajonas.

Hay que tener en cuenta que pese a la estabilidad ritual del corpus rosacruz, no por ello deja de haber dos o tres familias rituales de esta raíz y sensiblemente diferentes, siendo su punto de rechazo por el «estrecho parecido con las ceremonias eclesiásticas», invitando a los Hermanos masones a revivificar la muerte y resurrección de Jesús. Lo cual llevará al Gran Capítulo en abril de 1786 a presentar otra redacción del Grado Rosacruz.

Nada se nos indica sobre la decisión que tomó la Comisión ante este grado que como ya he comentado conforma parte de la revuelta caja de los grados rosacruces, con cuyos rituales siempre el GOdF parece haber tenido problemas, pese a que se le presente como el grado terminal y Nec Plus Ultra.

En este preciso momento en que se examinan estos complejos cuadernos rituales de matriz Rosa-Cruz, es cuando se patentiza una vez más la necesidad de implementar una doctrina propia para los llamados Altos Grados lo cual se hace cada vez más apremiante, de ahí que el Gran Oriente de Francia cree  una cuarta Cámara  que es consagrada como Cámara de Grados, que efectuará  un trabajo real sobre tal temática, pero como nos dice Pierre Mollier, «ignoramos porque su actividad no condujo a una solución concreta» pues a partir de 1784, se entra en un período de paralización dándose la paradoja que parte de los animadores  de esta Cámara, crearan en 1784 y fuera del GOdF un  Gran Capitulo General de Francia que van a impulsar siete Capítulos Rosacruces asentados en París: Reunión, Amis Intimes, Frères Unis de Saint-Henry, Amitie, Harmonie, Salomón, Trinite, que se presentan como el cuerpo federador de los Altos Grados de Francia y con la intención de expurgar muchos abusos, y en el cual se incardinaría al año siguiente el miembro del GOdF, doctor Gerbier.

Esta situación como es natural crear una tormenta dentro del Gran Oriente de Francia, a veces con carácter muy peripatético, pues por ejemplo de los ochenta miembros de este nuevo organismo veintisiete son oficiales del GOdF. Tras cuatro volverán al seno de Gran Oriente de Francia que se dotará de un sistema de Altos Grados, puesto que durante cuatro años se había estado dando la batalla para que dicho Gran y Soberano Capitulo General de France, tuviera una jurisdicción suprema incluso sobre el GOdF mismo.

De por medio de toda esta situación se estaba dando también el llamado affaire de la Patente Gerbier, el cual presenta un pergamino fechado el 21 de marzo de 1721 que parece pretender la concesión de un titulo para la concesión de un Capítulo Rosa-Cruz realizado por el Duque de Antin que le había sido confiado por el Conde de Clermont, que fortuitamente había pasado a las manos de Gerbier y por tanto creyendo a este  determinaran  la unión, bajo el concordato de marzo de 1785, de ese pretendido Capitulo Rosa Cruz y el Gran Capitulo General de Francia y forma un solo cuerpo. Sin embargo, todo estaba sujeto a la falsedad de tal Patente.

Como nos falta documentación y las actas detalladas de estas reuniones, y como no un detalle de la historiografía del momento, no sabemos hasta que punto la defensa o defenestración de ciertos sistemas rituales estaba de por medio de todo entramado de Cámara y Comisiones, pues no se debe olvidar que frente a ese rechazo de ciertas propuestas rituales cristianizantes, había otro gran número de Hermanos que estaban encantados con el tema los sistemas Rosa-Cruz y que estos cerraran la culminación de la carrera masónica sin dejar de incidir en el papel que jugaba a modo de ariete escocista el papel  de la Gran Logia Escocesa de Heredom de Kilwining.

Chevalier de l´Aigle R . :. C. :. Et Maitre Parfait en Architecture (56º)

El ritual conservado dentro de los fondos masónicos y signado como Ms 1047 B, que es considerado como un ritual sobrecargado y de difícil lectura se conoce  como el Gran Ecossisme ou Ordre et receptión de Chevailler, Prince Souverain d´Eridón de Rose Croix- Rose-Croix symbolique, con el grado de Maitre Parfait en Architecture.

Colette Leger nos dice «que el cuaderno de Chavalier de Rose-Croix es clásico pues el comporta sin embargo una parte intitulada Hystorie et vari sens de la Maconnerie, es donde se rencuentra el grado de Chevalier Prince de Rose  Croix fundado por Godfroid de Bouillon en 1102, que pertenecen a la serie de gados del Conde Clermont, ya que le discurso imputa  a G. de Bouillon la creación de la masonería para esconder a los ojos de los sarracenos la practica de la religión cristiana».

Queda claro a la luz de una lectura atenta el carácter resolutivamente cristiano de este tipo de masonería, en la cual la mítica de Hiram se reconvierte en Cristo y los apóstoles en los Escoceses que serán quienes prediquen la fé, la cautividad de Babilonia designaría la tribulación de la Iglesia bajo los emperadores romanos y la libertad acaecida bajo la mano de Constantino. La antigua palabra será Eli Eli Lama Zabactani.

Pese a todo ello dicha base ritual sirve para la codificación del 4º Orden de Rito Francés, que sufrirá la consecuente descristianización con la reescritura del discurso histórico, lo cual en parte permite incluirlo como grado terminal, incluso dentro de los Capítulos del GOdF.

En 1782 la Cámara de Grados, ante el examen de este cuaderno del Caballero  del Águila Rosa-Cruz, concluye, de igual modo que hizo con otros cuadernos rituales de la familia Rosa-Cruz , «que es un grado  muy ceremonioso conforme a la ceremonias eclesiásticas, y por tanto el no podrá ser conservado, y por tanto es rechazado», y sin embargo la misma cámara ante el grado de Caballero de la Rosa-Cruz, estima que aun siendo muy similar al anterior y por ello tener muchos elementos en común con referencia a la ceremonias, pero habiendo sido un ritual más extenso, se decide conservarlo.

Aun así vuelve  a  ser planteado en la sesión del 20 de agosto  de 1782, donde la Comisión vuelve a la carga para indicar que el grado de Maitre Parfait en Architecture, que sigue dentro del Rose-Croix se debe conservar teniendo en cuenta que es un grado  del Grand Architecture  Ecossais, donde la el Arca de la Alianza es presentada como la figura de la nueva Ley, y que se traduce como el paso al Nuevo Testamento.

Realmente el ritual que se transcribe por parte de Colette Léger, pese a su título  de Receptión des Chevalier de Rose-Croix (Brevet) es  un documento interesante por su extensión unas 21 páginas.

Chevalier de L´Etolie d´Orient (57º)

Son conservados dos cuadernos en dicho Arca y signados como Ms 1047, y muy comparables entre sí, en tanto que uno de ellos aporta mucha más información que es el que se transcribe para este trabajo de los 81 Rituales del Arca de la Vº Orden.

Dicho cuaderno ritual y como tal grado recupera la temática del Caballero de San Juan de Palestina (48º) aunque va más allá en cuanto a los requisitos religiosos, ya que el conocimiento viene de la mano del conocimiento de la verdad por las ceremonias de la ley judaica (grados Escoceses). El recipiendario tendrá que vivir y morir dentro de los principios de la Santa Religión cristiana a fin de acceder a su salvación.

La alegoría presentada aquí como la Estrella de los Reyes Magos, viene a representar el acceso al conocimiento divino por la práctica de las tres virtudes teologales, que son los fundamentos de la nueva ley. Lo cual no viene a ser otra cosa que el prolongamiento del grado rosacruz.

Y cuyo cuaderno ritual aporta los Títulos y las decoraciones, la forma y composición del mandil, introduciendo una Apretura, una Recepción, la Obligación o Promesa y una larga Instrucción con el Cierre de los Trabajos.

Souverain Commandeur du Temple (58º)

Con respecto a este grado, hay tres cuadernos idénticos en el seno del Arca, el ritual presentado es el Ms 1047, el cual aporta en su última parte los privilegios asociados al grado.

El ritual contiene toda la apariencia cristiana de la época y presenta la continuidad entre el Antiguo y el Nuevo Testamento y ente la Maestría de la masonería salomónica y el grado Rosacruz: librado del yugo de servilismo de los hombres por el paso a la nueva ley, se adquiere la grandeza de autoridad sobre los otros Masones.

 Este grado para la ritualidad del Gran Oriente de Francia, que intenta desmarcarse del imperante catolicismo militante del grado Rosa-Cruz, hará de este grado el terminal de sus Ordenes de Sabiduría, en concreto de su 4ª Orden.

Le Gran Maitre des Maitres, ou Maitre ad Vitam. (59º)

Este Manuscrito del Arca está signado como 10471, se trata de un cuaderno ritual de la colección Count de la Barre.

En él se puede extraer la instalación de una Maestro de Logia con una duración que no parece tener límite, y que deviene de los grados de Maestro Escocés y del Comendador del Oriente. En este caso la promesa de este grado se realiza ante el Evangelio de San Juan.

Según Pierre Noel, este grado figura en el Recueil de 1763-1765 y sería el origen del grado de Gran Maestro de Logia contenidos en los Manuscritos Francken de 1783, y Antonie Gastebois lo menciona por el hecho de no ser dicho grado compatible su supremacía con los principios masónicos.

Les Antipodiens. (60º)

 Se conserva un solo cuaderno ritual en el seno del Arca signado como Ms 1047 J., el cual se limita a un «tuileur» con poca definición, aunque figura en alguna colección del siglo XVIII que se conserva en los archivos de la Gran Logia Nacional de Francia.

Será el Tablero de Logia el que nos permita pensar que estamos ante un grado somital (Nec Plus Ultra) con referencias también muy cristiana.

Le couronnement de la maçonnerie (61º)

Dos cuadernos idénticos se guardan en el Arca, signado el que transcribe por Collete Léger, con el numero 1047K.

Un grado con una instrucción muy cristiana y que está considerado como la etapa última de iniciación masónica definida como la búsqueda de la verdad.

El recipiendario Perfecto Escocés, es invitado a entrar dentro del templo de la Virtud y pisar la cabeza de una serpiente simbolizando la condena de los vicios siendo llamado a la practica de la Virtud a fin de asegurar su salvación, deviniendo de este modo en un verdadero y digno Masón cristiano, a imagen de lo acontecido cuando el templo está concluido, los cuales se distinguirán por su santidad y caridad y sus buenas acciones.

Dicho grado nos anuncia la llegada de la serie ritual Kadosh.

Les Initiés dans les profonds mystères. (62º)

Son cuatro los rituales que componen esta serie del Conde de Clermont contenidos dentro del Arca, y signado el transcrito como Ms 1043L.

El interés de este grado ultimo que no comporta ceremonias de recepción su importancia reside en el discurso del Orador que denuncia los nombres de los grados en razón de simple recogida de la Biblia de la ceremonias judaicas que no son nada más que un malvado efecto del carácter Sacerdotal de sus ceremonias que son un mal efecto el carácter sacerdotal de sus ceremonias que no debiera dar fuera de nuestras Iglesias, o lo hermético pretendiendo igualar la ciencia del creador y autor de todo lo terrestre.

 El recipiendario, proveniente de la Masonería de Perfección es invitado a salir de la tiranía de los grados inútiles y es llamado a la practica de las virtudes cristianas.

Ecossais de San André  (63º)

Ritual signado como Ms. 74 tras el cual se esconde un grado terminal de un sistema en cuatro grados, y un grado clásico del Escocismo en cuya recepción el recipiendario recibe la cualidad de Perfecto Masón.

La clasificación de este grado Escocista dentro de la 7ª serie explica en parte su título de San Andrés, ya que le proviene del primer Colegio de Escocés instalado en Escocia. Como tal grado se deja notar su fuerte carácter cristiano, en cuyas ceremonias el recipiendario afirma es cristiano y apostólico y por tal filiación se revindica la francmasonería por parte de las cruzadas dentro del discurso histórico.
Sus postulados y estatutos son próximos al los del grado Rosa-Cruz.

La Cámara de Grados tras analizar el Grado de Escocés de San Andrés el 25 de junio de 1782 al cual anexiona a otros grados escoceses, indica que sería bueno volver a releer el discurso histórico donde el Orador este hace observar que su discurso se encuentra en un trabajo intitulado L´Etoile Flamboyante, que se reconoce como autor al Barón de Tschoudy.

El cuaderno ritual del Arca contiene una Descripción y decoración de las cámaras, una Apertura del Capítulo, una Recepción, una Obligación o Promesa , una corta Instrucción y el Cierre del Capítulo, realizando una cierre final ritual  con una historia sobre el grado de San Andrés, que se realiza como Discurso Histórico.

En todo este contexto ritual no debe perderse se vista el papel  que jugaba la Logia Madre de Rito Escocés Filosófico que pretendía ocupar la cabeza ritual del escocismo  en Francia, y en cuyo seno militaban también importantes miembros del Gran Oriente de Francia.

Las referencias bibliográficas y fuentes son:
Les 81 grades qui fondèrent au siècle des Lumières le Rite Français, préface de Philippe Guglielmi, Co-édition Conform-Grand Chapitre Général du Grand Orient de France, collection Joaben hors-série, 3 volumes (264 p. + 264 p. + 328 p.), Paris, 2017, 97 €.

Enlaces a las entregas anteriores:
 Víctor Guerra. MM .:. y Vª Orden, y 9º de las Ordenes de Sabiduría del Rito Francés y Moderno. Venerable Logia Investigación Los Modernos. Presidente del Círculo de Estudios de Rito Moderno y Frances Roëttiers de Montaleau