lunes, 4 de junio de 2018

Análisis de la «Segunda Serie» de los 81 Rituales del Arca de Vª Orden

1012948_366115506899069_2960089005297564230_n-800x200

Vengo recogiendo las notas  que se aportan en la obra Les 81 Grades qui fondèrent aun siecle des Lumieres le Rite Français.  a cuyo  pie de las Series de cuadernos de grado  que componen el gran trabajo que ha realizado Colette Léger  a modo de introducción y explicación de tan compleja obra.

Son comentarios que se realizan al comienzo de cada Serie,  en esta ocasión se aborda la Segunda  Serie,  (grados 10 al 18º)  de las nueve que se compone el contenido  de esta gran Arca del Vº Orden del Rito Francés, con 81 Cuadernos Rituales.

A dichas explicaciones de Colette Léger, se van añadiendo anotaciones de otros autores y personales con las que intento complementar dichas aportaciones para poder tener un conocimiento y visión general del contenido y del contexto en que se desarrolló el examen dey composición de este gran Arca de la Vª Orden

Por los trabajos de Pierre Mollier y Daniel Ligou, sabemos que los trabajos de la Comisión  que abordó el análisis de este gran Arca de Rituales , cuadernos que muchos de ellos no eran la representación oficial ritual del  Gran Oriente de Francia, tal y como se manifestó en 1786, pero sí que fueron parte de la base de estudio  para la codificación de las Cuatro Ordenes de Sabiduría del Rito Francés, de ahí que nos encontremos con cuadernos rituales, muchos de ellos fueran desestimados por los integrantes de la comisión de estudio, bajo epígrafes muy diferentes, como no «ser interesantes»,«resultar odiosos por sus escenografía sanguinaria», o no estar en la línea con  «la universalidad de la masonería ».

Aborda Colette Léger  esta Segunda Serie compuesta por los Grados 10 al 18º  de los cuales nos indica que:

La Segunda Orden de Sabiduría, ocupó la 13 sesión del Gran Capitulo General, la cual se celebró en 18 de diciembre, durante y como venía siendo habitual fue Roëttiers de Montaleau quien hizo la lectura del Cuaderno de Grado de Escocés, pero la deliberación del grado se hizo por parte de un comité particular, compuesto por el Gran Maestro, el Orador del GCG y los oficiales de la 2ª Orden.
De esta reunión particular nada se sabe, aunque más tarde sabremos, tal y cono nos cuenta Pierre Mollier, que años más adelante el masón Colsón, comenta que había estado autorizado a «realizar una paleta dorada para el grado de escocés, lo cual era una cuestión bastante atípica para los grados escocistas de la Segunda Orden, al menos los instituidos por el Regulador de Los Caballeros Masones.

En efecto, se había integrado en el seno de la 2ª Orden del Rito Francés la recepción al grado de Escocés de la Bóveda Sagrada con una ceremonia cuando menos singular, en la cual el candidato es conducido progresivamente al Santo de Santos por tres ritos de purificación: masticación, libación y unción, que no parece que haya sido muy practicado en el siglo XVIII.

La paleta jugará por tanto un papel importante en esta segunda serie compuesta al menos para este Arca de los 81 Grados de 8 grados: Elegido de los Nueve; Elegido de los Quince o de Perpinang* ; Elegido Perfecto; Maestro Elegido; Elegido Secreto o Severo Inspector; Sublime Elegido; Elegido Inglés; Elegido de las Doce Tribus y Elegido, llamado Caballero del Águila Negra.


Elegido de los Nueve. (10º) El ritual conservado dentro de este Arca que nos aporta Colette Léger es el correspondiente al de Perfecto Masón Elegido, erróneamente clasificado como Maestros Elegidos (13º) dada la homonimia de los intitulados, lo cual ha comportado esta confusión con relación a este primer ritual, de los tres grados de los Elegidos de la colección Muy Secretos Misterios.

Elegido de los nueve

«El tema que trata este grado, es la venganza de la muerte de Hiram, reclamada por el Rey de Tito, ante la situación de un asesino Abhiram, un desconocido rompe el retiro de Salomón para revelar el hecho a este, el cual envía a Nueve Maestros en su búsqueda, uno de entre ellos es Abhiram, que privilegiará la venganza a la justicia salomónica»

El grado de Maestro Elegido, llamado de los Nueve de la Logia Madre Escocesa de Marsella, plantea este único grado de venganza, tal y como se recoge en el ritual de recepción, aunque con algunas precisiones que se recogen en la instrucción y el largo discurso histórico, por el cual nos enteramos que Salomón aplica también la venganza sobre los otros dos malvados Compañeros.

Es evidente que estos grados y rituales será diferentes a los cuales al final conformarán el actual 2º Orden de Sabiduría que preconiza el Gran Capitulo General del Rito Francés del Gran Oriente de Francia.

Elegido de los Quince, o de Périnang *. (11º) De manera única en este Arca aparecen estos dos grados distintos que son reunidos bajo el mismo titulo de la nomenclatura Elegidos de Périnang y Elegido de los Quince, de hecho, estos dos grados versiones sucesivas de un solo grado, siendo conferido o el uno u el otro, generalmente el Elegido de los Nueve.

Elegido de Perinang

· Nota: Indicar que no se trata del Grado de Perpiñán o Perpinang, sino que lo que sucede es que hay una falta del copista del grado, y en realidad es: PÉRINANG el nombre del desconocido que revela el lugar en que se haya el asesino Abiram.

El tema de los Elegido de los Quince: se trata de la búsqueda y el castigo de los dos autores del asesinato de Hiram. Uno de los intendentes de Salomón informa que ellos están ocultos en el país de Geth. Serán pues, Quince Maestros a los cuales se les encomienda la búsqueda de Abiram y traerlo de vuelta a Jerusalén, ellos sufrirán el castigo divino, de tal manera que ritual precisa que «la venganza fue cumplida, de lo cual se aprende que Dios no deja ningún crimen impune, y que tarde o temprano el vengará la sangre del inocente».

Elegido Perfecto (12º). Este grado ocupa un solo cuaderno en el Arca, y es considerado como el ultimo grado de la Logia Negra, siendo una continuación del cuaderno de Elegido de los Quince: La muerte de Hiram esta siendo vengada y se mantiene la palabra fundamento de la perfección de la masonería y que conviene buscar entre los escombros del Temple del Salomón.

Se reconoce por la instrucción que estamos en presencia de la instrucción del Elegido Perfecto, ante el grado terminal del sistema parisino del Gran Elegido de Londres, calificado dentro de su estatus de verdadera luz de la Orden del Arte Real y masónica.

La instrucción y el discurso del grado de Elegido Perfecto, son integrados como complemento del grado de Elegido de los Quince en los cuadernos de Mas Secretos Misterios, de la Masonería Adonhiramita.

Maestro Elegido (13º) Dos cuadernos de grado, casi idénticos son conservados dentro de este Arca de los 81 grados, siendo este reescrito procedente de los materiales anteriores cuadernos: Elegido de los Nueve, y Maestro Elegido.

Es, por lo tanto, una nueva reformulación de Elegido de los Nueve, pero no conlleva la intervención del Rey de Tiro para reclamar venganza. En la colección Mirecourt se menciona como Pequeño Elegido.

La Cámara de Grados en 1782, analiza los cuadernos rituales de estos grados de Pequeño Elegido; Elegido Desconocido; y Elegido de los Quince, y concluye: que nos han encontrado nada odioso en ellos, y de considerarlos sería interesante consultar el Caballero de Lion, y tras esto recomienda sean guardado con notas propias para un segundo examen de estos grados.

Elegido Secreto o Severo Inspector (14º) Este ritual de grao es construido en base a los tres grados antes mencionados y sobre tres máximas: el crimen no puede quedar impune, la conciencia es un juez inflexible, y sin un poder legítimo la venganza es criminal. La toma de conciencia y el acto de los malvados Compañeros, cara a los Maestros que los buscan viene a sustituir la pulsión de la venganza y las escenas sanguinarias.

Lo cual viene a indicar la adhesión a las ideas de las Luces y de los Padre fundadores, denunciado por la Logia Madre Escocesa de Marsella, en la toma de sus trabajos en el debut de sus trabajos en el siglo XIX, como un espíritu de reforma, y de innovación sin dejar de ser fiel a los antiguas fórmulas y costumbres.

Este ritual de Elegido Secreto fue redactado en 1784 por el Gran Capitulo General, quien el 24 abril tras la perfecta lectura por parte de Montaleau en 1º Orden del GCG, quien fue aplaudido por ello en el seno de la sesión, siendo entregado el cuaderno al presidente de la Cámara de 1ª Orden.

Era un grado practicado dentro del Gran Capitulo General del Gran Oriente de Francia en 1786.

Sublime Elegido (15º) El Arca no contiene este cuaderno ritual que pertenece al sistema parisino del Gran Elegido de Londres del Rito de Perfección que no era en sí mismo un rito, sino la sentéis lograda de grados que se practicaban bajo diversos regímenes rituales que dieron como resultado el sistema de 25 grados.

La venganza de la muerte de Hiram está cumplida, la reconstrucción del templo se ha reemprendido. Salomón procede a elegir a los 12 Maestros que representan a su vez las tribus de Israel para conducir los trabajos del templo, ejecutar la justicia en el seno de la obra, y acabada la obra Salomón instituye la Orden de los Caballeros Elegidos para recompensar su misión de defender el templo contra eventuales enemigos.

El discurso histórico del grado conlleva una referencia a las cruzadas y al famoso discurso de Ramsay, con párrafos enteros copiados.

Elegido Inglés (16º) Este grado es un sistema de grados Elegidos, que viene a cerrar el repertorio comprendido por el grado 11º y el grado 13º aquí comentados como grados de venganza, y en este caso estamos ante el grado de recompensa., el cual se haya en el Arca de forma incompleta en lo relativo al Maestro Elegido, aunque está presente en otro como es el Caballero Elegido Perfecto en tres grados desarrollado dentro del movimiento que inició Chaillon de Jounville, Consejero en el Parlamento de Paris (1752) y Consejero de Estado.

Grados que por otro lado eran condenados por el Supremo Consejo de los Principies Masones de Oriente (1780).

Elegido de la Doce Tribus (17º) Se considera que este cuaderno de grado es una versión primitiva del Sublime Elegido.

Elegido. (18º) Llamado también Caballero del Águila Negra. (18º).

Los rituales de grado que figuran en el seno del Arca de la Vª Orden son el Caballero del Águila Negra, también denominado Rosa Cruz del Barón de Tschoudy. El sentido hermético de los cuadernos nos puede llevar a una confusión de grados, y conviene considerar que estos cuadernos pertenecen a la familia de los Caballeros del Águila Negra Rosa Cruz (76º).

El cuaderno propone para este grado 18º el nombre de Caballero del Águila Negra idéntico en las palabras de reconocimiento a otro cuaderno de grado intitulado Caballero del Águila Negro de Inglaterra.

Es un grado, que, en el cuaderno del Arca, aparece como particularmente sanguinario, ya que es la Orden la demanda la venganza por la muerte de Hiram, cuyos restos han sido custodiados por un águila Negra antes de ser de nuevo encontrados. El recipiendario escogido por sus pares ejecuta sin vacilar la orden que le ha sido dada aplicando al pie de la letra sus juramentos y promesas.

A priori Colette Léger, nos indica que parece un grado de la Masonería Templaria de Prusia, ante el cual la Cámara de Grados del 23 de julio de 1782 lo considera como contrario a todo espíritu de la masonería y la humanidad.

En este sentido Colette Léger, no hace reflexión alguna sobre este grado tan polémico como singular y que desde hace tiempo se viene reclamando como parte del quehacer del patrimonio ritual del Rito Francés , el cual ha tenido muy diversas controversias:

Este Kadosh del fondo Mirecourt se traduce en los rituales de Gran Inspector Gran Elegido (1760), Gran Inspector Gran Elegido de Lyon (1761); Gran Elegido de Londres (1761) procedente de una copia muy anterior y finalmente Elegido o Príncipe Katos.

La vertiente del Caballero Kadohs templario: Caballero Elegido (1765); Caballero KxxxxS (1770); Caballero Kados (Maçonnerie des Hommes) copiado en 1780; Kadosh de Sudermanine; Gran Caballero del Águila Blanca o Negra del Rito de Perfección; el Gran Inspector (Maçonnerie des Hommes) que tiene todas las características del Kados a excepción de la Escalera Misteriosa, y finalmente el Kadosh Filosófico o Gran Elegido Caballero del Águila Blanca y Negra, de la promulgación del 1805 del REAA.

El grado de Gran Inspector Gran Elegido o Caballero Kadosh fue testado realmente a partir de 1761 como procedente de la molienda del Conde Clermont. Estos textos prueban en efecto que este grado Kadosh primitivo, o primero, que ha prolongado el grado del Elegido, Como grado de venganza presenta por primera vez la leyenda templario-masónica. Ésta tendrá un hermoso desarrollo en los altos grados que nos llegan especialmente de la mano de la Estricta Observancia Templaria  y el Régimen Rectificado.

El texto de 1750 muestra que es través de la instrucción del grado de Gran Inspector y Gran Elegido, último de la Masonería, en los archivos de JB Willermoz se encuentra también el ritual del Caballero Kadosh del Rito de Perfección en 25 grados, el famoso sistema de los altos grados franceses de los años 1760, que, vía Etienne Morin y América, deviene como el antepasado directo del Rito Escocés Antiguo Aceptado, que se implanta en Francia en 1804

El 23 de marzo de 1762, los Hermanos de Metz lo rechazan solemnemente. No entraremos en el detalle de una historia que tiene distintas maneras de intentar, por turno, imponerse como superior a otra. Mientras que el círculo interno de la primera Gran Logia de Francia entrega el 27 de agosto de 1761 a Étienne Morin una patente que le permite difundir el Rito de Perfección, a lo cual se entregará con entusiasmo, mientras el grado de Kadosh es condenado en sucesivas ocasiones, en particular por el Consejo de los Caballeros de Oriente el 21 de septiembre de 1766, como guadaña, fanática, detestable, tanto como contraria a los principios y al objetivo de la Masonería y contrario a los principios y a los deberes del Estado y la religión. En 1778 el Convento del Galias será quien lo refute y condene a la quimera que es, a su modo de ver, la idea del restablecimiento del Orden del Templo. Estas condenas son un fracaso, puesto que se encuentran a lo largo de los años siguientes una gran cantidad de testimonios y rituales que certifican su prestigiosa permanencia.

La sombra proyectada es fuerte y su compatibilidad ritual y filosófica con el GODF y el Rito Francés será perfecta. No obstante, no se rehará la historia en el contexto de Antiguo Régimen, el Gran Capítulo General, que no puede elegir seguramente porque: el grado de Kadosh no se dedicó a codificar el Rito Francés, en su 4º Orden (o para materializar el 5º). Le era seguramente imposible hacerse con la clave de reorganización de la otra Maestría. Por falta de lucidez, no lo hará hasta después de 1789, y no lo podrá lograr seguramente hasta después de diciembre de 1804, dado que a partir de entonces se definió claramente al grado de Kadosh únicamente como perteneciente al REAA, que acaba de firmar un acuerdo con el GODF…

La detentación del ritual de Kadosh por el rito escocés le permite ofrecer un magnífico grado según el Rosa-Cruz. Se acepta pese a todo la connotación crística de este último, a pesar de esfuerzos interpretativos (en torno a INRI,) por ejemplo.

Ello hace pasar el Kadosh como un contrapunto de un grado de Libertad. Será una de las causas principales que explican el declinar de las Órdenes del Rito Francés y la potenciación en los años siguientes del REAA. Numerosos índices muestran o buscan un grado complementario fuera de la ganga crística, los Capítulos franceses se vuelven A la vez franceses y escoceses, luego tan solo en escocés.

El signo de este descenso y fracaso será cuando el propio Capítulo Metropolitano de Paris del Rito Francés, en 1821, venga a reconocer la superioridad del grado de Kadosh sobre el de Rosa-Cruz.

Poco después, los discursos de 1830 del Hermano Lambry, Orador del Capítulo Francés de Metz los Amigos de la Verdad son una interesante ilustración de la forma en que se experimentan las cosas. Éste interrogación sobre el grado de Rosa-Cruz, va hacer más difícil poner en armonía nuestra institución, que no puede satisfacer teniendo otras religiones cristianas y, más lejos aún, tal grado viene a hacer dudar de la utilidad de mantener ceremonias verdaderamente nocivas a la Masonería e incompatibles con el estado actual de las Luces.

 Criticando agudamente los sacerdotes, clasifica de hombres egoístas, cuya práctica bien conocida es volverse maestro de toda sociedad donde él al bonhommie de introducirlo, para explotarlo solamente a continuación a su beneficio (!) lo cual viene explícitamente a precisar que en caso de que este grado pudiera atraerlos a la Masonería, estos últimos, afortunadamente, serían rechazados a continuación por el siguiente grado: … el más elevado… basado en sistemas bien diferentes. ¡Son unos bonitos consentimientos!

La consecuencia confirma esta evolución. Está bien por y para el Kadosh que los Capítulos franceses transfieren, firmando la sentencia de muerte de los Órdenes. En definitiva, los Capítulos lo reanudan por otra parte para lo que es. ¡Ahora bien no tienen la impresión de salir del Rito Francés y, aún menos, de traicionarlo!

Nota: Sobre este tema del Kadosh tienen ustedes la posibilidad de leer algunos trabajo en un monográfico que puso en marcha el Circulo de Estudios de Rito Moderno y Francés, a través de la Revista Rito Francés nº 1 (2012) que puso a disposición de los lectores un tema monográfico como fue: Grado Kadosh . Un Grado de Tradición Francesa.

Traducción , notas y complementos  de Victor Guerra  

Vª Orden, y 9º de las Ordenes de Sabiduría del Rito Francés y  Presidente del Círculo de Estudios de Rito Moderno y Frances Roëttiers de Montaleau

lunes, 28 de mayo de 2018

Análisis de los 81 grados del Arca de Vª Orden del Rito Francés. (III)

Resultado de imagen de 1ª orden de Sabiduria del Rito Frances

Primera Serie. Entre la historia y la realidad.

Habíamos analizado hasta aquí las grandes dificultades que habían tenido los masones del Gran Capito General  para llevar a cabo las distintas codificaciones, y ya fallecido Roëttiers de Montaleau que había sido el alma de la reforma, pues más aún.

Parte de lo publicado hasta ahora:
Analizada  toda este compleja obra que está archivada en el Biblioteca Nacional de Francia (BNF).y estudiada por parte de Colette Léger, de lo cual esta autora saca como conclusión varias cuestiones.
  • · El Arca está incompleta: 23 grados de los 81 reporteados no están presentes, por tanto, para realizar esta obra se han tenido que consultar otros fondos para un trabajo de reconstrucción, y por tanto se debe tener cierta precaución con respecto al trabajo.
  • · Muchos de los grados, como era frecuente en la época tienen el mismo título, aunque son diferentes, por tanto, se registran problemas a la hora de las clasificaciones archivísticas.
  • · Para un mismo grado, figuran diversos cuadernos, que a su vez presentan diferencias notables y que para mayor complicación  pertenecen a sistemas diferentes, aunque (C. Léger) nos habla sobre  la voluntad de reunir diversos conocimientos masónicos que había entre los masones encargados de  tal codificacion.
Para los tres primeros grados del Arca, los manuscritos no son nada más que un tuileur, un documento que  comporta las informaciones necesarias para hacer reconocerse como poseedor del grado de la logia que se visita. Con la exclusión de la ceremonia de recepción, el discurso histórico y la instrucción que le aporta la temática del grado.

Pero el trabajo de recopilación del que ahora disfrutamos tiene tras de sí todo un quehacer histórico complejo, el cual se desprende de ese intento de normalización de los rituales de las Ordenes de Sabiduría por parte del Gan Oriente de Francia y sus referentes.

A este respecto se había logrado compilar un texto referencial para los grados simbólicos estudiando y escudriñando entre los viejos textos rituales hasta poder dar con la piedra filosofal del rito que condensara la voluntad y el hacer de los «modernos» dejando fuera préstamos, injerencias, y devolviéndole al rito cierta prestancia de modernidad bajo la influencia de las Luces, para lo cual se entregó en su momento Régulatuer du Maçon.

La tarea había sido ardua y compleja, y parte de los actores habían cumplido con su misión y con su ciclo vital tras defender sus posiciones en cuanto a la naturaleza de la masonería simbólica, ahora tocaba el turno a las Ordenes que profesaban, en su trabajo de análisis y reflexión sobre la base documental se denota la coexistencia de dos discursos, no excluyentes, pero que planteaban una cierta tesitura en cuanto a la noción  y práctica masónica, y dadas las aspiraciones y las tendencias que se daban en el seno del Gran capitulo es de creer que la tarea era ardua.

No cabe la menor duda de que una de las cuestione esenciales a despejar, y no pequeña, era hacer ver en ese momento que se daba vital importante a los Altos Grados, que el Rito Francés no estaba regido por el mismo patrón de los Altos Grados llamados  escocistas, sino que este se constituía en base a un conjunto de grados (Ordenes) y cada una de ellas era depositaria de una amplia familia de grados, tal y como se estipulaba en Estatutos de 1784.

Es clave por tanto,  saber que el Gran Capitulo General, «planteaba y buscaba una redacción muy simple de todos y cada uno de  estos altos y sublimes grados, a fin de establecer una entera conformidad en su práctica […] -tanto es así que se ordenará a todos los Soberanos Capítulos-  que los cuadernos de grados fueran escrupulosamente revisados y reducidos a uno solo, un mismo y único punto de partida».

Parte de ese trabajo de refundación y codificación en lo relativo a las Ordenes de Sabiduría, es lo que hoy conocemos como Régulateur des Chevaliers Maçons, cuyo trabajo fue impreso en el debut del siglo XXI, el cual se conformaba en cuatro Altos Grados: Elegido Secreto, Gran Elegido Secreto Escocés, Caballero de Oriente, Soberano Príncipe Rosa Cruz.

Parte de los grados, sobre los que se trabajó para discernir si eran aptos o no,  fueron los que hoy nos ofrece la editorial Conform bajo el titulo de los 81 grados del Rito Francés que  fundaron en el siglo de las Luces el Rito Frances

Composición del contenido de las  series ritualistas

Primera Serie: Comienza el Arca como es natural por los tres primeros grados simbólicos: Aprendiz, Compañero y Maestro Masón.

Vienen a continuación  los seis grados de transición entre el Grado de Maestro y los Grandes Elegidos (Escoceses).

« Después de realizar un homenaje a las raíces de Hiram, arquitecto del Templo asesinado, los masones son invitados a concluir la construcción del Templo, tras un pacto de alianza entre Salomón y el Rey de Tiro, en busca de la perfección»

Todos estos grados procedentes en su mayoría  1740, digamos que los más antiguos no fueron tenidos en cuenta para  la codificación de las Ordenes de Sabiduría del Rito Francés por parte del Gran Capitulo General, por ejemplo  se trabajó  en la estructura del Elegido de los Nueve, con elementos que se fueron tomando a modo de préstamo del grado de Elegido de los Quince, y Elegido de Perinang, este ultimo no se haya en este gran conservatorio de los 81 grados que estamos analizando, y cuya fijación fue  rápidamente resuelta el 24 abril de 1784, cuando Roëttiers de Montaleau realiza la lectura de grado de Elegido.

Es evidente que buscar en todo este rico conservatorio un clima y una base idónea para el Gran Capitulo General, era complicado, pues se buscaba huir de los abusos, y puestas en escena sanguinarias y vengativas, lo cual en parte  bien reflejan algunos de estos 81 grados que se han editado.

Al final la conformación del Elegido Secreto que se perseguía era aquel que «no ejecuta por si mismo a los asesinos de Hiram, los cuales se pude decir, que estaban bajo el miedo y los remordimientos».

En efecto, la base que finalmente conforma esta 1ª Orden es tomada de los  rituales más antiguos como es el  Elegido de los Nueve, así como del Elegido Desconocido, o Elegido de los Quince, en los «cuales no se percibe nada odioso en cualquiera de ellos»

El Maestro Secreto, (4º) se presenta en este conservatorio de los 81 grados sobre cuyos textos se intenta cimentar la estructura de las Ordenes de Sabiduría,lo cual es comparable- como nos indica Léger- al Maestro Secreto de la Logia Príncipe Clermont (circa 1760), presente en una colección de manuscritos conservados en la Librería nacional de Australia (copias de 1782) y de la colección Bonseigneur, depositada en la universidad Tulane de Nueva Orleáns. Es una copia antigua y posterior a 1786, aunque  son textos diferentes  con respecto a los antiguos cuadernos rituales de los Maestros bordeleses y parisinos que estaban en la línea del Rito de Perfección.

«La gran aportación de este grado son las cualidades reconocidas al recipiendario de hacerse digno de perseverar en el desarrollo iniciático de la Maestría, con la fiel observación del secreto masónico»

Sin embargo, cuando este grado se examinó bajo la lupa del Gran Capitulo General, el 19 de marzo de 1782, donde fue  presentado bajo la formula de Roëttiers de Montaleau, se ordenó que «dicho grado debe ser rechazado como absolutamente nulo».

En cuanto al Maestro Perfecto, (5º) contenido este estuche de los 81 grados, es un grado aparecido en Francia sobre 1740, el cual  fue muy prolífico pues se le halla en diversos sistemas de grados del siglo XVIII.

Tres cuadernos son los que figuran el Arca, el primero pertenece a la colección Mirecourt, y los otros dos a la colección de Cuadernos Masónicos, será el primero, el de la colección Mirecourt el que aquí se imprima,  el cual fue resumido por Antonie Gastebois, Secretario de Ayuntamiento, y Gran Oficial del GOdF, masón bastante critico con las cuestiones místico-rituales.

Este cuaderno de grado presenta en la primera página el tablero de logia, tal y como aquí se expone
Maestros Perfecto

Después de una marcha misteriosa, el recipiendario recoge la comunicación de la palabra sagrada del grado (Jehová), tenida como la «antigua palabra del Maestro Masón que no había sido perdida»

Tal y como nos explica C. Léger, para diversos autores, entre ellos René Guilly, el grado de Maestro Perfecto sería un antiguo grado de Maestro, que fue sustituido por un nuevo grado de Maestro que integraba la leyenda de Hiram, teniendo M.B como la palabra sagrada,. Grado, que por otra parte no había desaparecido y que de aquí en adelante se posicionará como uno de los llamados Grados Escoceses.

Con respecto a este grado la Cámara de Grados, lo examina el 19 de marzo de 1782, y determina que «es un grado sin vida, sin base, y ni siquiera tiene un apoyo histórico».

Sin embargo, se le reserva porque su instrucción de grado, sobre la que se remarca su importancia en tanto que  hay diversas cuestiones que pudieran servir para enriquecer otro grado de la serie.

Maestro por Curiosidad (5º) o Maestro Inglés. Este ultimo es comparable al de la Gran Logia de Escoceses de Valois, de la colección Mirecourt.

Maestro Ingles

El contexto de la trama «es la visita del rey de Tiro a Jerusalén para manifestar su descontento por la falta de respeto de Salomón por un tratado de Alianza firmado con ocasión de la construcción del Templo. La alianza es renovada, con el compromiso de respetarlo, lo que viene a significar la palabra paso del grado».

Tal  ritual analizado por la Cámara de Grados en 1782, «es rechazado, ya que parece injurioso tanto a la memoria de Hiram, rey de Tiro, como a Salomón».

Secretario Intimo (7º). Es un grado del Rito de Perfección cuyo tema es el mismo que el anterior y anuncia la aparición de los grados de Perfección, y se haya dentro de la familia de grados de la antigua masonería bordelesa y del sistema del Gran Elegido de Londres.

Maestro Preboste y Juez o Maestro Irlandés (8º) Se presenta como un grado muy antiguo y presente en varios sistemas presentando  versiones muy homogéneas.

En este arca conservatorio, hay cuatro cuadernos: Maestro Perfecto Irlandés, Preboste y Juez, grado de la Gran Logia de Escoceses de Valois, el segundo sería Potente Maestro Irlandés, Preboste y Juez, de difícil lectura dado la presencia de los caracteres jeroglíficos de la Estricta Observancia, lo que hace pensar en que pudiera ser un ritual lionés, ligado al 7º sistema del REAA, intitulado Preboste y Juez o Maestros Irlandés

El que se reproduce en esta obra es el denominado Maestro Irlandés, tras el cual puede estar una antigua versión de grado comparable del sistema parisino de Gran elegido de Londres.

Maestro Irladsez

En él encontramos un homenaje que se rinde a Hiram, inspirado en las costumbres funerarias chinas, según precisiones de René Guilly y Roger Dachez, en el cual se rememora la condiciones de reanudación de los trabajos de construcción del Templo de Salomón, con el restablecimiento del orden, dentro de cuyo cuadro el recipiendario es constituido en Preboste y Juez de todos los obreros, ejerciendo a la vez las funciones de Maestro con acceso a los plano del templo e interviniendo en  las diferencias entre los obreros.

Este grado fue como los anteriores, examinado por la Cámara de Grados en 1782, donde se remarca que su contenido  pudiera servir para el desarrollo y redacción de otros grados posteriores. Aunque los miembros de tal organismo, se extienden en sus apreciaciones dando a entender «que estos pequeños grados planteados como intermediarios entre el Maestro y el Elegido, son superfluos y no forman una cadena que pudiera unir los otros dos grados».

Como se puede ir comprobando de toda esta Arca de los 81 grados, ninguno de los grados que pudieran en un principio  conformar la 1ª Orden fueron tenidos en cuenta.

Intendente de los Edificios (9º). Sería más plausible que fuera Intendente de las Obras, en función de las traducciones.

Se trata de un grado con bastante antigüedad, presente en los sistemas de los arcaicos Maestros de Burdeos y de Paris, y que tiene un precedente en el grado de Preboste y Juez.

El presente cuaderno de grado intitulado Intendente de los Edificios o Maestro de Israel, muy semejante al que se conserva en el Rito de Perfección y que se reintegra como tal en el siglo XIX, en el seno del sistema del REAA, y como tal se le trata, como un grado composite que toma préstamos del escocismo parisino, en concreto del ritual 3 JJJ , siendo su tema central «remplazar a Hiram por Superintendentes de las obras a fin de poder concluir la construcción del tercer nivel del Templo destinado a contener el Santo de Santos.»

La Cámara de Grados, (7 mayo de 1782) concluye ante le examen del cuaderno  que el grado de Maestro de Israel, «puede ser un grado intermediario entre los grados de Elegido y Escoceses, y por tanto opta por dejarlo en la secretaría de la Cámara para su consulta.

Victor Guerra  MM.:.

Vª Orden, y 9º de las Ordenes de Sabiduría del Rito Francés y 
Presidente del Círculo de Estudios de Rito Moderno y Frances Roëttiers de Montaleau

lunes, 21 de mayo de 2018

EN ORO Y AZUR. UNA PICA EN BRASIL

32392082_1985199898180894_724774210781577216_n

Han pasado los años y aquella acción del 2008 de poner blanco sobre negro lo relativo al Rito Moderno, cuya aventura a algunos les pareció un atrevimiento, y a otros todo un desafío, despertó rencores, envidias varias y como no, ataques directos por parte de muy fraternales Hermanos e Instituciones masónicas, y máxime cuando de la edición de los blogs pasamos a la edición de textos, la reacción aún fue de mayor rango y escala.

Puesto que un pequeño grupo de masones de a pie, en el reducto de España, con algunos Hermanos desperdigados por Sudamérica, pusimos en marcha el Centro de Estudios de Rito Francés Roëttiers de Montaleau, en ese momento fue cuando Joaquim Villalta, tras la publicación de mi libro Rito Francés, este publicó el suyo En Oro y Azur . Reflexiones, estudios y ensayos sobre el Rito Francés, el cual editó nuestro sello editorial de referencia como es Masonica.es.

Si bien la traducción de los rituales del Régulateur du Maçon, ya había hecho levantar el dedo escudriñador de fraternos masones abanderados bajo los sellos de los blogs Mandiles Azules y Desde el Rito Francés, todos ellos hoy desaparecidos y desperdigados por la faz de la tierra que se dice, cuando sus editores y colaboradores vieron los libros, pasábamos de la traducción y anotación crítica a la reflexión personal y a la introducción de autores europeos y brasileños, con la publicación y traducción sus trabajos sobre el Rito Francés y el Rito Moderno, ya fue el acabose, y algunos perdieron los estribos y los modos en cuanto a lograr vacíos masónicos ante nuestro quehacer.

Había sentimientos ambivalentes, por un lado, traer al tapete masónico rituales y reflexiones a la misma altura que se hacía en Francia, o en Bélgica nos henchía de orgullo, pues estar recuperando la voz, la altura intelectual de un tito y sus referentes, y sobre todo poner en el tapete el Rito de Fundación, como era el Rito Francés, aun estábamos en mantillas en cuanto a las diferenciaciones entre Rito Francés y Rito Moderno.

Ni que decir que las reacciones más duras vinieron cuando En Oro y Azur, Joaquim Villalta empezó a deslindar campos semánticos y de praxis, y contar como algunos organismos masónicos tuvieron que volver su mirada a Brasil, donde había quedado un reducto importante en cuanto a la práctica del Rito Moderno, y no la patraña del Capítulo de Roos, sobre la cual se quiso reedificar la vuelta de las Órdenes de Sabiduría del Rito de Fundación , lo cual muy bien descifró y relató Jean van Win en su momento.

Pero claro, poner de manifiesto que los europeos tuvimos, más bien los masones franceses, tuvieron que volver sus ojos hacia el orbe brasileño, para recuperar el Rito Moderno, prácticamente desaparecido en cuanto a las Ordenes de Sabiduría era algo duro de reconocer , y pese a las criticas y los compartimentos estancos en los que nos vimos envueltos, de nuevo fueron los Hermanos brasileños, los que pusieron en marcha y desembarcaron como Supremo Consejo del Rito Moderno en el 1º Congreso de Rito Francés y Rito Moderno de Barcelona, del cual se auto-excluyeron algunas grandes potencias masónicas, eso sí para luego montar el paripé de la Carta de Lisboa del Rito Francés a modo de corralito personalista y colonialista.

Fueron los masones del Supremo Consejo del Rito Moderno del Brasil, quienes pusieron la pica en Flandes, y con ellos al frente el Gran Comendador José María Bonachi Batalla quienes nos otorgaron la Vª Orden de Sabiduría 9º Grado de Grandes Inspectores, tanto a Joaquim Villalta como a mi, y o a otros Hermanos europeos a la conclusión de este congreso, y que se nos entregó tal distinción y grado por los trabajos realizados.

Y de nuevo es Brasil quien años más tarde de la mano de Cleber Vianna y la labor y tenacidad de el Hermano Gustavo Patuto, no solo articulan un 1º Congreso de Rito Moderno en Brasil, sino que convencen a la potente editorial A Trolha para que se vierta a portugués o brasileiro el libro de Joaquim Villalta: En Oro y Azur.

Es realmente importante tal cuestión, y demuestra una vez más que uno no es buen profeta en tierra propia, aquí pasamos por ser los chicos del Rito Moderno a los cuales se puede denigrar y vilipendiar sin problema alguno, en otros lares, en cambio algunos de nosotros somos referentes en cuanto al Rito Moderno, donde países y estructuras masónica como las portuguesas, como Belmiro Sousa, VM.:. de la Logia Estrela do Norte del GOL o el Gran Capitulo General de Cavaleiros Rosa Cruz del RF de Portugal o el Supremo Consejo del Rito Moderno del Brasil, con el inestimable apoyo de dos importantes amigos y Hermanos Cleber Vianna y Gustavo Patuto han conseguido esta labor de que la importante editora masónica Trolha ponga a la venta en Brasil tal trabajo que ha sido traducido por el Hermano J. Filardo 

Reacciones que hubo con respecto al libro de En Oro Azur en su primera publicación

Victor Guerra.
Maestro Masón. IVª Orden del GOdF,
Vº Orden, Gr 9º. del Rito Moderno (Supremo Consejo del Rito Moderno del Brasil).
Venerable Maestro de la Logia de Investigación Los Modernos.
Miembro de la Logia Estrela do Norte . Grande Oriente Lusitano.
Presidente del Círculo de Estudios de Rito Francés Roettiers de Montaleau

jueves, 26 de abril de 2018

El Gran Capitulo General de Rito Francés y el Arca del Vº Orden.(II)

Sello cabecera GCGRF

En la entrega anterior exponía una larga reseña sobre la obra que ha puesto a la venta la Editorial Conform, de la mano del Gran Oriente de Francia y su Gran Capitulo General, titulada: Los 81 grados que fundaron en el siglo de las luces el Rito Francés,

Por tanto siguiendo, como no podía ser de otra manera, el trabajo de la estudiosa Colette Léger con aportaciones propias y de otros estudiosos tan importantes como Pierre Mollier he ido pergeñando estos textos para dar a conocer la realidad que hay detrás de esta aportación de los 81 rituales provenientes de la molienda de los «Modernos», que supone un contingente documental de primer orden, el cual nos aporta una visión interesante, que hasta ahora apenas si habíamos vislumbrado, sobre los llamados Altos Grados escocistas.

Un tema sobre el cual hay que decir que han sido pocos los autores que lo han trabajado de forma intensa, reseñar por tanto que entre la escasa nómina de autores que lo han abordado se encuentra André Kervella, David Stevenson, Jean- Emile Daruty o Alain Bernheim, pero aun conociendo sus trabajos y libros, hasta ahora no se había podido tener en las manos, y de una manera integral, estos 81 rituales.

Rituales que obraron en manos del Gran Capitulo General del Gran Oriente de Francia cuyo organismo el 17 de febrero de 1786 pasa a denominarse Capitulo Metropolitano, titulo puramente honorífico, al cual le alcanzará el proceso revolucionario de 1786, sufriendo graves consecuencias, hasta tal punto que sus trabajos se vieron interrumpidos entre los años 1792 y 1797, aunque ese mismo año [1786] ya el organismo ritual del GOdF, ya había publicado unos rituales, pero el en ese mismos tiempo acontecen un maremágnum de problemas que van a coadyuvar a que todo el panorama cambie en función de cuestiones como los cotidianos problemas dinerarios, al abandono de otros Capítulos que se salen del organigrama que se iba confeccionando, y como no, la fuerte impronta que va a marcar la irrupción en el panorama masónico francés del Rito Escocés Antiguo y Aceptado en 1804, ritual contenido en 33 grados, lo cual supuso una total revolución dentro del mundo masónico francés.

Antes había irrumpido también en este mismo contexto geográfico, y masónico-ritual el Rito de Heredom de Kilwinning, que se va establecer por medio de la creación de varios talleres: Edimburgo, Rouen, Paris, en Laval, Aix-Provence en Brest, etc.

El nuevo Capítulo Metropolitano, se enfrentará a la tarea de volver a posicionar el rito, ahora denominado de Rito Francés, teniendo para ello que reorganizarse internamente, tarea que le será encomendada una vez más Roëttiers de Montaleau, lo cual viene a denotar el gran rol que desarrolla este personaje entre los grandes oficiales y fundadores del GOdF, pero no será una tarea en solitario, sino que le acompañaran otros viejos resistentes de establiment masónico como Bacon de la Chevalerie, a cuya ayuda vendrán otros notables masones, también grande dignatarios, pero no provenientes del GOdF, sino que venían del Gran Capitulo General de Francia.

A este proyecto se van a sumar los restante miembros aún vivos y en activo del antiguo Consejo de Emperadores de Oriente y Occidente, los Soberanos Príncipes Masones, y el Consejo de la Caballeros de Oriente [Thory], como es de suponer entre todos ellos recogían una muy vieja membresía en los Altos Grados, no en vano el Consejo de los Caballeros de Oriente, ya los encontramos trabajando hacia mediados de 1740.

Aunque el Gran Capitulo había nacido con la vocación de federar los Altos Grados masónicos de Francia, esa pretensión no será posible, porque como antes he comentado, irán apareciendo nuevos cuerpos que revindicarán para sí los mas altos e ilustres grados, en una clara intención de carácter ofensivo para poder hacerse con ese control federativo ya mencionado, teniendo en cuenta que el GOdF ante esta ofensiva que atentaba contra su soberanía, la cual a sentir amenazada por una potencial organización nacional de Altos Grados, que tuviera o no visos de realidad, ponía en peligro la masonería simbólica y su autonomía.

Hay que recordar que el gran Oriente de Francia, ya ponía en alerta a sus logias sobre las nuevas doctrinas en materia de Altos Grados, tal y como indica mediante una carta en 1789 «el sistema de los Grados del Gran Capitulo General no deviene del rito oficial de los altos Grados del GOdF» [ Mollier].

El inquieto Roëttiers de Montaleau, como Muy Respetable y Perfecto Maestro, no se echa para atrás y en 1786 presenta un «proyecto para organizar las bases invariables de las 5 Ordenes de los más altos conocimientos masónicos comprendidos dentro de los 81 grados distribuidos por 9 series, para establecer en consecuencia los Capítulos Metropolitanos, los Capítulos Superiores y un Directorio del Rito Primitivo».

Pero el proyecto presentado no fue adelante, y ello no permitirá al Rito Francés reposicionarse frente al REAA, confiriendo a los Capítulos Superiores los grados de la 4ª Orden, donde se pueden hallar para nuestra sorpresa y como bien nos indica Colette Léger, los grados de el Gran Elegido de Londres o el Caballeros Kadosch, eso sí quedando bien entendido que estos estaban incluidos en el gran patrimonio de la Vª Orden del Rito Francés.

La llegada del Iº Imperio de Francia, permitirá un renacimiento de los trabajos masónicos tanto en los grados simbólicos como en los Altos Grados, que van a ver cómo se van a ir constituyendo y regularizándose diferentes Capítulos Rosa-Cruz por todo el país. De este modo se relanzan los trabajos con los supervivientes de la hecatombe revolucionaria, proyectándose de nuevo la Madre Logia Escocesa de Francia, sobre la base ritual de Rito Escocés filosófico, la cual dará sostén para la implantación en París del Supremo Consejo del REAA, que además va a estar presidido por otro gran referente como era Cambacérès, por cuya suprema elección se pondrá fin a una larga controversia, lo cual ponía nerviosa a toda la organización masónica que representaba el GOdF, ya que Cambacérès, no solo va devenir en Gran Comendador del Supremo Consejo de REAA, sino que será Gran Maestro honorífico del Rito de Heredom, Gran Maestro la Madre Logia Escocesa del Rito Escocés Filosófico.

Por si esto fuera poco, en ese contexto aparecen sistemas que quieren relanzar fuertemente Régimen Escocés Rectificado, y la Orden Real de Escocia de Heredom de Kilwinning, aunque en general todos reconocían la soberanía del GOdF, pero justo hasta el Grado Rosacruz.

Un poco antes de la muerte de Roëttiers de Montaleau, se efectúa la refundación de la Vª Orden, el 18 de febrero de 1808 [ con la invasión, dicho sea de paso de las tropas francesas del territorio español], se realiza esa puesta en escena sobre la base de los trabajos abordados en cuya sesión participan los masones Defoissy, Pajot d'Orville; Pajot Senior Lelivre-Villette, Pardon, Roëttiers de Montaleau, Geneux, Delahaye y Hacquet todos ellos Caballeros Rosacruces y miembros del Capítulo Metropolitano se presenta a debate el proyecto de Estatutos propuesto para la Vª Orden, que tras el debate se aprueba por unanimidad, precisando que dicho cuerpo director estaba dirigido por un Consejo de Nueve miembros poseedores de los más altos grados, y que serán los guardianes de los reglamentos y los archivos y de los cuadernos de grados, divididos en 9 serie y conservados dentro de una pequeño arca con 9 cajoncitos.

En la primera sesión de la Vª Orden restaurada se establecen los Reglamentos y Estatutos en base a veintiocho artículos, en cuyo proyecto estarán muy presentes masones como Defossy, Gesneux y Pajot, sin embargo quien se ausentará será Hacquet y terminará como dimisionario del Comité, ya que será uno de los introductores del RAA en 1804 y pasaría por ser «un buen erudito consultando las bibliotecas».

Este Consejo de los Nueve estaría asistido por 27 Prosélitos mediante una ceremonia llevada al efecto como Caballeros del Oriente, lo cual se suponía ser una buena herramienta para ir recibiendo a los detentores de los Altos Grados de países y ritos, «a fin de aumentar la masa de conocimientos» [Leger]. Aunque el elemento central era el Consejo de los Nueve, quedando los Prosélitos como un rango inferior, puestos que estos no asistían a la sesiones salvo por invitación y solo tenían acceso a las diez primeras clases del Arca, aunque el grupo de los Prosélitos , fueran los reclutadores para componer el Consejo de los Nueve, lo cual constituía el hecho de ser Prosélito una grado de entrada a la Vª Orden, dados los conocimientos relativos al trabajo de historia, simbolismo masónico.

La Vª Orden recogía sus nuevos miembros según la ceremonia de grado Caballero del Sol, grado clásico del siglo XVIII con ciertos tintes alquímicos, pero de gran fundamento racionalista, y en cuyos sitiales de los oficios de este grado se hallaba a Defossy ocupando el trono de Padre Adán, a Geneux ocupar el púlpito de la Verdad, a Cherub el cepillo y a Bourret el bastón del Maestro de Ceremonias. Su ritmo de trabajo venía a ser una reunión al mes.

Estos Hermanos como miembros de la Vª Orden no portaban nada más que más que una medalla representando el «triangulo radiante, en cuyo centro se hallaba el nombre de Dios en caracteres hebraicos, y con el numero 5 en el parte superior rodeado del ouroboros, todo ello suspendido un collar blanco moaré, simple para los Prosélitos, y listado exterior en oro parta los miembros del Consejo de los Nueve. El blanco será el color de la Vª Orden.

Diversos miembros de este Comité de los Nueve: Antoine-Ferdinand Gastebois y Philippe -F Lelièvre-Villette serán los encargados en febrero del 1809 de poner a disposición de este, nueve series de cuadernos de grados del total que fueron entregados al Consejo, y que ya Roëttiers de Montaleau había dejado determinado ese gran aporte que estaba en manos de la Cámara de Grados desde 1782.

Será justo por el trabajo de estos dos masones como se conoce la composición y contenido del Arca, aunque en dicho articulado no se hace ninguna mención explícita a los artículos consagrados a la Vª Orden provenientes de los Estatutos del Gran Capitulo de 1784, los cuales ya le asignaban de un lado la constitución de una suerte de Cámara de Administración, «bureau de correspondance et comité, du Chapitre» y del otro lado una «académie chargée de conserver tous les grades physiques et métaphysiques et tous les systèmes» articulo 29.

Por otro lado, indicar que se pierde el rastro de los trabajos de la Vª Orden hasta 1813 pero no su herencia, como eran los cuadernos masónicos contenidos dentro del Arca conservado por el GOdF y posteriormente por la BNF.

Una vez más el Soberano Capitulo Metropolitano cambiará de titulo el 19 de febrero de 1823 por decisión del GOdF y de su Supremo Consejo de Ritos, el título adoptado será el de Capítulo de las Galias así mismo se crea un Consejo de la Galias con patente del grado 30º del REAA, previamente solicitado por el Capitulo Metropolitano, lo cual es aprobado, deviniendo así en un Consejo Kadosh y como tal habrá un gran desarrollo durante el siglo XIX.

Si embargo un largo sueño se cernirá sobre la práctica de las Ordenes de Sabiduría del Rito Francés a partir de 1850, y no será hasta 1960 cuando estas recobren fuerza y vigor, pero esta es otra larga historia…

Aunque cabría preguntarse el por qué de esa desaparición, Pierre Mollier, buen conocedor de las interioridades de los archivos y de las idiosincrasias del GOdF, plantea que la desaparición de la Vª Orden no vine del colapso del Imperio, cara a ser una amenaza exterior por los asuntos masónicos de los Altos Grados, aunque pudiera ser que estuvieran también como telón de fondo. Gran parte del GOdF estaba ligado tanto por la base como por la cúspide con el régimen napoleónico, y esta tenía otros graves problemas como el económico junto con los peligros fronterizos, y no el tema masónico y los Altos Grados.

La explicación, por tanto, habrá que buscarla de una parte de por la existencia del Supremo Consejo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado y su formación en el seno del GOdF, como la conformación de Gran Consistorio, transformado en Gran Colegio de Ritos, que será el encargado a modo de autoridad sobre los Altos Grados más allá del Grado Rosacruz.
En ese mismo momento del «arrimage» del Supremo Consejo al GOdF, todos sus dignatarios antiguos miembros de la Vª Orden fueron recibidos en los grados 32º o 33º del REAA, con la consiguiente situación que los húsares del GOdF ya no tenían que salirse de la Obediencia ni de sus Altos Grados del Escocismo.

El Contenido del Arca del Vª Orden.

El contenido de esta arca en 1808 estaba compuesto por los cuadernos rituales y los reglamentos archivados por el Capitulo Metropolitano, los estatutos y reglamentos habían sido aprobados en el Consejo de los Nueve del Vº Orden en febrero de ese mismo año, confiando las dos llaves del Arca, una al decano de Consejo y la otra repartida entre los miembros del Consejo.

Este famoso Arca Vª Orden a semejanza del Arca de la Alianza, contenía el saber que se juzgaba esencial para el conocimiento masónico, y por ese motivo se denominó como los 81 Graos del Arca, que contenían:

  • · Conjunto de cuadernos de grado de la Antigua Maestría Bordelesa, de la Antigua Maestría Parisina, del sistema parisino del Gran Elegido de Londres, d ela logia de Maestros Granes Escoceses de Valois, de la Madre logia Escocesa de Marsella, la colección (recuil) de la Masonería Adonhiramita, y la colección de los Mas Secretos Misterios de las Grados de Masonería dados a conocer.
  • · Los grados del Rito de Perfección, a excepción del Caballero del Real Hacha y el Príncipe del Real Secreto.
  • · Los grados de la colección de la logia Mirecour (Vosgos) a excepción del Fendeur del Devoir, grado forestal.
  • · Los 33 grados del llamado Conde de Clermont, cuyas copias datan de 1768 a excepción del cuaderno de Caballero de Phoneix, de naturaleza hermética.
  • · Diversos grados de la Masonería de Prusia del Barón de Tschoudy y de la Masonería Hermética de Montpellier, y los Elegidos Coëns de Martines de Pasacally.

Todos estos cuadernos fueron depositados, pertenecieran a uno u otro sistema de grados en el citado Arca del Vª Orden. La introductora al «trabajo de los 81 rituales, nos indica que este número no es escogido por azar, sino que viene del cuadrado del 9, expresión de la perfección», en tanto que además tal cifra viene significada dentro del Gran Capitulo General porque sus número de fundadores también fueron 81 al igual que el del Capítulo Metropolitano, y también dicha cifra se va a encontrar dentro de los rituales de los Maestros Escoceses, llamados Grados de Perfección, y en cuyos contenidos hallamos los 81 golpes de la batería, la edad de 81 años, un total de 81 luces a modo de decoración…, las letras que compone las palabras de los Perfectos Elegidos.

También se hayan correlaciones con ese número en el ritual del Caballero del Oriente cuando se habla de los 81.000 obreros cautivos en Babilonia. En el 81 cuaderno del Arca El Caballero del Zodiaco, deja traslucir la idea de perfección- nos dice Colette Leger-que «permite al candidato adquirir las cualidades necesarias para poder llegar a la perfección de trabajo proporcionado con la intención de buscar un tesoro precioso para acumular oro, sino para aliviar la pobre criatura, para conocer y servir al autor de la naturaleza».

Todo este compendio ritual, contenido en 81 cuadernos rituales, no todos eran practicados dentro de los diferentes Capítulos, per estaban comprendidos en función de que ellos venían a representar en un ultimo término que la masonería como lugar de sociabilidad era a su vez un lugar de transmisión de los conocimientos tradicionales, que además representaba un patrimonio masónico importante de cara a establecer un sistema propio, que era a su vez la ambición ultima, el de hacer una Vª Orden bajo la forma de una Academia de Ritos, aunque para ello se tuviese que lidiar con sistemas hermético, teosóficos que habían sido aportados al Arca procedentes de otro de los grandes referentes masones del GOdF como era Savalette de Langes.

Todo este gran Arca que venía ordenado por la mano de Roëttiers de Montaleau, nos permite observar las ambiciones de 1806 del Rito Francés en un momento tan crucial como fue la aparición del REAA en el paisaje masónico francés, y de las 4 Ordenes del Capítulo Metropolitano hasta 1780, y de otra parte la de los Capítulos Superiores, estableciéndose una doble división de grados:

Pequeña Masonería: grados de Aprendiz, Compañeros y Maestros; luego los Elegidos, Escoceses y Caballero del Oriente.
Alta Masonería: Los grados Rosacruces, los Caballeros del Templo, los Desconocidos, los Sublimes Filósofos, los Iniciados y Filaletos o Maestros de todos los Grados

Es evidente que la presencia de dos grandes referencias como fueron la de Roëttiers de Montaleau, y Savalette de Langes, no fue casual como tampoco el que ambos estuvieran ligados a la famosa logia los Amigos Reunidos y al Régimen de los Filaletos.


Les 81 grades qui fondèrent au siècle des Lumières le Rite Français, préface de Philippe Guglielmi, Co-édition Conform-Grand Chapitre Général du Grand Orient de France, collection Joaben hors-série, 3 volumes (264 p. + 264 p. + 328 p.), Paris, 2017, 97 €.

Victor Guerra

Vª Orden, y 9º de las Ordenes de Sabiduría del Rito Francés y  Presidente del Círculo de Estudios de Rito Moderno y Frances Roëttiers de Montaleau