sábado, 31 de agosto de 2019

CARTA DEL RITO MODERNO. PORTO 2019





 Acto de la firma por parte de algunos miembros (Frigerio, Decanis, Mde.Sorrento)


Con motivo de la celebración del II Congreso del Rito Moderno, en la ciudad de Oporto (Portugal) en el momento de la clausura,  el día 23 de junio, en cuyo día Porto celebra el dia de San Juan a la noche, el pleno de Caballeros de la Sabiduría, y conservadores del Rito Moderno,  plantean en asamblea y ante el cierre del II Congreso y como corolario a este el editar una nueva versión renovada , tal y como se hizo  durante el 1º Congreso de Barcelona en el 2011, que se entregó la famosa Carta de Barcelona 2011.

Miembros Vª Orden: Sorrento, Villalta, Decanis, Duhal, Vallejo, Frigerio

Pus bien, al cierre y a modo de clausura del correspondiente congreso en Porto, se presentó firmada por todos los miembros de la V ª Orden de Sabiduría presentes, la siguiente Carta Porto del RITO MODERNO 2019.



NOTA: A esta Carta de PORTO 2019 se irían sumando más   miembros  poseedores del la Vª Orden de Sabiduría del Rito Moderno y Rito Francés



miércoles, 21 de agosto de 2019

A propósito del libro de RITO MODERNO de Walter Celso de Lima


Con gusto he recibido este libro desde Brasil, lo cual es toda una proeza, me refiero al envío, pues el empeño de la editorial  ATrolha por poner en el tapete editorial masónico obras de todo estilo y cultura masónica, y la labor de sus autores porque su obra se conozca es impresionante.

Es una pena que los europeos, en concreto los masones y los lectores franceses, estén cerrados a todo aquello que no se genere dentro de los arcanos del hexágono y vuelvan la espalda a todo lo que se produce fuera del área francófona,  y menos  aún si las obras llevan el título de Rito Moderno, al que los lectores europeos tiene conformado como algo proveniente de allende los mares.

Si bien es cierto que en España se están realizando algunas reflexiones sobre la temática, con bastante repetición y poca innovación pues al final estar dando sobre un día si y otro también sobre el mismo yunque, cansa y fatiga, y al final genera unas ciertas sinergias poco sugestivas.

Pero es verdad que lo que no está llegado desde otras latitudes, como la que se genera en las latitudes hispano y lusos parlantes, están resultando lecturas muy estimulantes y máxime en lo referido al Rito Moderno.

Por otro lado, indicar que soy poco amigo de los agasajos, propios y ajenos, lo cual resulta extraño en el mundo de la masonería, que es una auténtica fiesta de las vanidades bajo la cobertura de la fraternidad, lo cual no quita que muestre mi interés y lo manifieste por aquello que se produce al otro lado del océano, por mucha urticaria que les salga a algunos masones europeos.

Dicho todo esto, para que no haya dudas, quiero exponer mi opinión personal sobre el libro de Walter Celsode Lima, el cual ha tenido la amabilidad de enviarme su texto, ante lo cual debo decir que desconozco un poco el desarrollo de la reflexión masonológica acerca del Rito de los Modernos en Brasil,  más allá de los trabajos de Antonio Onías Neto, o los trabajos de José Castellani, o de Paulo César Gaglianone, o el libro colectivo titulado  bajo  el titulo de Rito Francés o Moderno. La masonería del tercer Milenio, que se tradujo del brasileiro al castellano y editado  por Masónica.es, cerrando el capítulo los artículos y el último  libro de Cleber Vianna o el que coordinanron LUis. A Aveline de Oliveira e Isaque Gomes Correa. Rito Francés ou Moderno. Un desafío que vale la pena arrostrar.

Es cuanto conozco de la producción bibliográfica brasileña sobre el Rito Modernos, que los masones franceses, en el siglo XIX tamizaron hasta convertirlo en Rito Francés, dejando de lado los orígenes y las originalidades que se dieron en el siglo XVIII  para dar cobertura a una forma  ritual que venía de lejos y que se resistía a ser devorada por el incipiente ««escocismo»  que presionó desde los Altos Grados para devorar todo aquello que emergiera y que lograron con el paso de los siglos hacer florecer una cultura ritual propia basada en ese primigenio «escocismo».

El Rio Moderno en Brasil se puede decir que, pese a que nos parezca mayoritario con relación a nuestras paupérrimas cifras europeas, más allá de la multitudinaria práctica administrativa por parte del Gran Oriente de Francia, lo demás son más cuentos que cuentas, y que en Brasil se me antoja que también el Rito Moderno, ha sido ninguneado por otras culturas rituales emergentes.

Amén de que las modas y las corrientes de influencia ha dejado extraños posos rituales, que en Europa han tenido poco recorrido como la reforma ritual de Amiable,  en base a las corrientes positivistas y que en Brasil han quedado como un referente para presentar un aspecto laico frente a las corrientes más espiritualistas.

Y son curiosas estas realidades, pues si bien en Brasil , o al menos en algunos sectores se constata esa presencia del  ritual Amiable, como referente de la práctica masónica del Rito Moderno, lo cual genera una cierta contradicción, puesto que ya estaríamos en las postrimerías del acontecer del Rito Francés como tal concepto, renunciando en parte a las esencias del Rito de los Modernos, codificado como tal Régulateur du Masón, pues en otras latitudes latinas lo que ha imperado es la reforma Groussier, que es la que ha cuajado en Portugal y en España de forma mayoritaria.

Podríamos analizar esta interesante paradoja que nos puede llevar a paradigmas muy curiosos, como pensar que el establecimiento de la reforma positivista de Amiable en Brasil ¿Sería una forma de oposición ritual al Rito Adonhiramita…?

Pero no trato de abrir este debate, sino reflexionar sobre el libro que tengo sobre mi mesa de Walter Celso de Lima.

Ante tal lectura llama la atención, aunque es una cuestión que se repite en buena parte de la bibliografía masónica brasileña, y es la tendencia a mezclar masonería y filosofía, haciendo de ello una especie de tándem, que no comprendo muy bien a cuál es la razón, pero creo que está en la idiosincrasia brasileña, pues no hace mucho se nos planteó  desde Brasil el abordar un trabajo a diversos masones sobre sobre  los filósofos masones, ante lo cual yo reflexionaba si de verdad se podría decir ¿ha habido una filosofía masónica? Y por consiguiente ¿había habido filósofos masónicos, más allá de sus membresías.?

Un trabajo arduo, al cual se le ha dedicado muy poca reflexión, y que espero que el trabajo realizado vea pronto la luz, y podamos ver algún resultado.

Pero volviendo al libro que preside esta reseña, hay que advertir una confusión bastante generalizada y es considerar los diferentes rituales, producto de las diferentes reformas: Murat, Amiable, Blatín o Groussier , como Ritos, cuando en realidad han sido reformas de los rituales en uso, la de Murat queriendo recobrar el pensamiento religioso, Blatin y Amiable  planteando como trabajo ritual las tesis positivistas, de las cuales Groussier con calma fue devolviendo a los rituales cierta simbolización.., pero en todo caso siempre estamos hablando de la reforma del rito y por consiguiente son reformas rituales, y no un rito en si mismo, por tanto no hay 200 ritos franceses.

El Amiable, ni el Groussier pese a sus intensas reformas, se pueden constituir en Ritos autónomos, y es algo que se ve con mucha frecuencia en los diferentes textos , en eso hay que darle la razón a Joaquim Graves dos Santos, cuando afirma que Rito Francés o Moderno es un árbol con muchas ramas que algunos casos puede ser muy grande»»

Sin quitarle un ápice de razón, dicho autor y otros traen a colación otro paradigma y es el tema del Rito Moderno o Francés, ante lo que cabe preguntarse en exactamente los mismo, ¿No estaremos confundiendo las largas ramas con el árbol?

Se embosca el Hermano  Walter en el tema de la definición de  los  Ritos que proceden a su vez del Rito de los Modernos , y se vuelve a caer en ese maniqueísmo el Rito Groussier  no existe como tal sino la reforma ritual que ha generado lo que hoy conocemos como Rituales de Referencia del Gran Oriente de Francia.

Y en el texto Walter intenta dar la batalla con el peliagudo tema de las definiciones  del Rito Francés Tradicional, que asimila  en este caso al Rito Moderno Reestablecido,  aunque yo no tengo claro y tampoco lo parecen tener claro otros autores a la hora de fijar el tema de  las definiciones sobre estos ritos, pues no todos parecemos entender lo mismo, a la hora de definir una u otra cosa, y como el Restablecido de René Guilly, es el llamado Rito Francés Tradicional…?

Tradicional… Según el texto introductorio del GODF a este ritual, nos dice que esa recuperación se basó en dos opciones: 1ª / Utilizar tal cual el Régulateur fijado por el GODF en 1786 y 2ª / Reconstruir el ritual sobre la base del Régulateur y documentos del siglo XVIII, por tanto, Restablecido puede ser, porque no? ¿Tradicional… con respecto a qué?
Sobre esta situación, se expuso en el Congreso del Rito Moderno y Francés en Porto 2019, una ponencia que planteaba a modo de propuesta, trabajar sobre posibles definiciones, dada la diversidad y confusión existente.

Recomiendo leer ¿RITO MODERNO o RITO FRANCÉS…. DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO?. DIVISIONES Y DERIVADAS…


Al leer estas dos entregas verán que no es tan fácil el tema de las definiciones sobre las reformas rituales.

No obstante, a pesar del poco material bibliográfico existente, Walter Celso Lima, se atreve a entrar en esta controvertida materia, y creo que le falta haber leído estos trabajos que enlazo para terminar, si cabe más liado.

Existe también un dato que se repite de forma continuada y que no sabemos muy bien de donde viene y es cuando se nos  indica que en 1761, por el Gran Oriente de Francia, y en esta ocasión se recoge  del texto de Paulo César Gaglianone, hasta donde yo sé esa fecha no tiene sentido puesto que la codificación de las directrices rituales de los Modernos, se constituyeron en 1785 por los trabajos encargados a  Röettiers de Montaleau, y que sepamos no se hizo nada al respecto de esa fecha, salvo que se esté hablando de la Gran Logia de Clermont, como un antecedente, más o menos claro del Régulateur du Maçon. o  que se tenga como fecha  de creación 1760-1761  por el hecho de que por primera vez se imprimieran los rituales de cada grado, por parte de la Gran Logia de Francia.

Pero aún así con todo, estaríamos hablando en dicha fecha, de una notable rama de un gran árbol, y no del propio árbol en sí.

En ese sentido la búsqueda filosófica de algunos conceptos vertidos en algunos rituales de raíz de los Modernos, con respeto a «edificar Templos de Virtud y cavar mazmorras para el vicio» como expone Walter Celso de Lima, y que en el Régulateur , en el 2º grado,  se recoge  «edificar cárceles para los vicios y elevar Templos a la virtud» y sin que ello esté presente en el 3º grado del Régulateur., aunque sí que está presente en el Luquet de 1745  bajo esta fórmula «On y élève des T. à la VERTU, et on bâtit des P. pour les VICES

En este caso, el Hermano Walter busca en la filosofía griega  la respuesta  sobre las virtudes y los vicios y nos da un catálogo de vicios masónicos comportados en lo referente a los masones en logia, ¿pero acaso la virtud no genera una ciertas sinergias masónicas que al final se convierten en pesadas losas?, como puedan ser el buenismo, el palmerismo fraternal ciego ante las visiones críticas.. etc.

En todo caso el autor  entra en su libro en los temas centrales del rito con el tema de la inversión de las columnas, y en un tema que no deja de ser paradójico, si partimos de la idea que el Rito Moderno , busca el equilibrio, entre lo sagrado y lo profano, y el Rito Francés como tal da un paso hacia una laicidad plena, litigante y combativa en el seno masónico y como proyección social, no cabe hablar de caridad en la Masonería de la Caridad, puesto que esta como tal se manifiesta en unos estadios muy determinados y bajo concepciones muy dogmáticas.


El índice de trabajos sigue con la inversión de columnas, tema que ya ha tratado  JOaquim Villalta en un blog Racó de la Llum,  o el tan polémico asunto del trilema (LIF) que no está en el rito de los Modernos, sino en el Rito Francés, o sea   Libertad , Igualdad y Fraternidad, ya que el Rito Moderno utiliza el «Vivat, Vivat, Semper Vivat».

En fin una apuesta arriesgada la de Walter Celso de Lima, en la que va saliendo librado, pero teniendo en cuenta los déficit documentales que padecemos muchos, la falta de trabajos al respecto del Rito de los Modernos, desde la perspectiva de un árbol con muchas y potentes ramas.

Por lo demás animar a Water Celso de Lima a proseguir profundizando en los materiales que nos ofrece el Rito de los Modernos para poder ir descifrando nuestra propia historia masónica y trabajar por el esclarecimiento de la verdad.

Víctor Guerra

viernes, 26 de julio de 2019

Análisis de la Novena serie del Arca de Vª Orden de Sabiduría del Rito Francés (final)


Análisis de la Novena serie del Arca de Vª Orden.

Abordo la exposición sobre la novena serie y ultima del gran Arca de la Vª Orden de Sabiduría que contiene los siguientes rituales, ni que decir tiene a este respecto, que los textos esenciales de este trabajo pertenecen a Colette Léger, que son lo que conforman el núcleo central de toda la exposición, que se complementa como ya he expuesto con otras aportaciones de diversas autorías, incluyendo las personales.

Esto no se realiza con efecto de copiar textos sin más sino con la intención de situar los 81 rituales aportados en sus diferentes contextos, para que el lector en lengua castellana tenga una noción y conocimiento lo más completa posible, ya que los textos de referencia están en francés.

Maçonnerie Hermétique Apr.:. Comp.:. Mte.:. (73º)

El cuaderno que aquí se expone es el Ms. NAF 10958 titulado como Rite Hermétique en trois degres: Apprenti Adepte Chevalier de la Rose-Croix, Excellent Chevalier Adepte Prince de la Rose-Croix (Prince de Mercy) et Maitre Adepte Commandeur du Saint-André.

Según se desprende del propio manuscrito este grado establecido por el Conde de Orfeuille sobre finales de  1780 por el Capítulo que este presidia, el cual en 1822 formará una especie de Gran Oriente, con la idea de levantar el Supremo Consejo de Francia que desde 1813 estaba sin vida, este nuevo ente muy vocacionado al escocismo y como tal sociedad muy selecta casi toda ella de carácter aristocrático, a cuya organización se van a unir  los Caballeros bienhechores del Olivo escocés que estaba presidida por Larochette uno de ellos jueces del Conde de Grase Tilly.La instalación  de tal ente fue desarrollada por el conde de Muraire y el conde de Orfeuille, y el general Ferning. (Clavel).

Dicho Capitulo en 1780 era La Reunión de la Vallée d´Aunai en el Poitou, que recibe sus cartas capitulares del Gran Capitulo General de 1786, a modo de reanudación del Rito de Heredom de Kilwining.

El ritual es según nos dice, Léger, y se puede leer en el correspondiente tome tres de su obra, un tratado de alquimia que toma prestados diversos materiales de las principales obras de dicha época como la Grand OEuvre dévoilé de Coutan en faveur  des enfants de la Lumière (1775). Diccionario mítico-hermético de Pernety (1758) y los rituales alquímicos de Tschoudy (circa 1766).

La temática de este grado es la iniciación de un miembro Rosa-Cruz de Heredom en el contexto de la construcción de la gran obra, que permitirá acceder la verdadera sabiduría construida sobre la humildad y el socorro a los pobres en oposición a la falsa sabiduría de los sofistas denunciados por Platón, contra lo cual el recipiendario es puesto en guardia.

La realización de la Gran Obra es presentada como una alegoría del trabajo iniciático del Masón en su búsqueda de la perfección.

Se trata de uno de los rituales más largos presentado en este Arca, muy completo  que empieza con la Decoración de la Logia del Aprendiz Adepto Caballero de la Rosa-Cruz, presentando  el Tablero de Logia y las ceremonias de Apertura de los trabajos tras la preparación del candidato al que se le conduce a una sala negra donde alumbra una sola vela amarilla, despojando al candidato de sus ropas, que queda en camisa y en pantalones y los ojos vendados por una singular gasa de varios colores, siendo cubierto pro un velo a modo de gasa negro.

Procediendo tras la Apertura a la Recepción   con la consiguiente Obligación en nombre de la Santa e indivisible Trinidad. A continuación, viene la Instrucción de grado y la clausura de los trabajos, para pasar al 2º Grado de Excelente Caballero adepto Príncipe Rosa-Cruz, cuyo ritual sigue los pasos del anterior, pero añadiendo varias explicaciones sobre los tableros de logias.

En este caso es interesante la explicación sobre el sistema de la Gran Obra Filosófica a modo de catecismo que se cierra con un discurso explicativo del sistema, todo ello en clave hermético-alquímico.
Se cierra el cuaderno ritual con el 3º grado de Maestro Adepto Comendador de San Andrés.

Para recibir este grado, el cuaderno ritual, ya prescribe que  se debe estar en posesión  del Compañero Adepto Príncipe de Mercy, o poseer grados equivalentes como  eran el San Andrés de Escocia Patriarca de las Cruzadas del Rito Antiguo y Aceptado; o el Verdadero Masón Aceptado del Rito de Misraim, o el Masón Hermético  del Capítulo metropolitano de Francia,  o el grado de Caballero de los Argonautas de la Academia de los Verdaderos Masones,  o el Caballero  Adepto del Águila y del Sol del rito de Perfección, o Adepto del Oriente  de la Orden de los Templarios, o Maestro Gran Arquitecto  Coëns de los grados  Elegidos Coëns.

 Se presenta el clásico esquema de Apretura de Trabajos, con realización de una Obligación en la gloria del GADU, y tras lo cual se consagra al neófito mediante la colocación de la espada  en la cabeza de este  con la consagración realizada en nombre de Dios y San Andrés de Escocia con dieciséis golpes sobre la espada, tras l cual se le enseñan las palabras, signos y toques, y se le expone el Nuevo desarrollo del sistema de la Gran Obra, que se cierra con una Instrucción a modo de catecismo y la clásica Clausura de Trabajos.

Elu Suprëme. (74º)

 Se trata de os cuadernos, casi idénticos de este grado que figuran en el seno del Arca como Elegido Supremo, y Elegido Supremo o Ayudante del Tabernáculo de los Perfectos Masones, en general son textos comparables a los cuadernos de la Masonería de los Hombres y del Documento de Bonseigneur.

El cuaderno que reproduce Colette Léger es el Elegido Supremo (Ms 1048 D).

La recepción a este grado es conferida al candidato mediante el acceso al conocimiento del Gran Libro de la Naturaleza y sus Leyes, que detentaba Salomón.

En dicha ceremonia se invita al candidato a no abandonar el culto al verdadero Dios en favor de falsos ídolos, a imagen y semejanza del Rey Salomón en el fin de sus dias.
 La Cámara de Grados reunida el 19 de septiembre de 1782, en el análisis jerárquico de este grado, concluye que la moral parece buena, y por tanto se archiva para recurrir a ella si hiciera falta.

Ecossais de San Andrés du Chardon, ou Ecossais d´Heredom, suivi du Secret des Secrets. (75º)

Este cuaderno aparece en la colección de rituales del Marqués de Gages y se data como de 1763, y es comparable al cuaderno del Arca (Ms 1047 P) denominado 4º Grado Escocés, o Escocés de San André de Chardon, clasificado por error en la séptima serie   (63º grado) y de muy difícil lectura.

El sistema ritual de Rito Escocés Primitivo encuadrado  en el tradicional escocismo de Kilwinnig  con las leyendas y mitologías de Heredom, bebe de la tradición originada a partir de Robert Bruce en 1314 para celebrar la victoria escocesa de Bannockburn, y la Orden de San André de Chardon será revelada pro Charles II en 1658 en Londres a la hora de condecorar al general Monck y sus partisanos, como fieles defensores de  la causa estuardista, lo cual llevará a una duplicación  masónica como tal grado, practicado de manera bicéfala  en Rito Escocés Primitivo, con la leyenda simbólica central basada en el libro de Esdras I y II, y la referencia mítica del retorno dl exilio y la reconquista del trono.

Algunos autores dada su referencia católica (Antiguos Deberes) y al calvinismo del Mason Word, le hacen vincularlo a la corriente del «Early Grand Scottish»

El recipiendario, en este cuaderno ritual tras haber visto la Gran Luz, como en los grados clásicos de Perfección toma las alegorías de los grados precedentes parta encontrar el verdadero objetivo de la masonería, a través de la Trasmutación de los metales y por las operaciones de la Naturaleza, al modo de como lo hacía Salomón y sus fieles, así como los Templarios que se tienen en este cuaderno como los ancestros de los masones.

Es este un cuaderno muy breve, en el cual se presenta tras la Recepción, una Obligación que arranca con una jura y promesa en el Santuario del templo, o Santo de los Santos, en presencia de la Divinidad… El cuaderno se cierra con un largo discurso mediante la presentación de los cinco puntos de Perfección de la Maestría Escocesa y el clásico catecismo que exponen casi todos los rituales.

Le Chevalier de l´aigle noir Rose-Croix ((76 º)

Cuaderno ritual clasificado como Ms., en la colección Baylot FM4, 38 y comparable a otro titulado de igual forma y debido a la pluma del Barón de Tschoudy.

Expone Léger, que «la prueba preliminar del grado es la confrontación a la realidad de la muerte por una puesta en escena un tanto sanguinaria, pero al contrario que en el Elegido llamado Caballero del Águila Negra (18º) el recipiendario es el actor, pero si el espectador de acto de venganza, viniendo a explicar con todo ello que la muerte es necesaria para regeneración.

Durante la instrucción del grado se comunica al candidato el conocimiento de los misterios de la cábala inscritos sobre el pentáculo de Salomo, y los grandes principios de la realización de la Gran Obra. Siendo los detentores de este grado, a priori de origen prusiano, y deben ser mirado los Príncipes Masones y como tal deben disfrutar de los privilegios dentro de todas las logias».

Frente a este grado presentado ante la Cámara de Grados como Chevalier de l´aigle noir  ou Souverain de Rose-Croix du Régime d´Heredom en Ecosse, y reunido tal organismo el 3 de septiembre de 1782 concluye que «este grado es puramente filosófico, y que no tiene ninguna analogía  con los otros grados, y por tal consecuencia no se puede seguir adelante con él»

Philosophie (77º)

Cuaderno registrado como Ms. 1048 M y den ominado como Sublime Philosophe, y es idéntico al grado epónimo de la colección Mirecourt.

Este ritual no es otro que  la puesta en escena en clave masónica del libro del Conde de Gabalis, o los Entretenimientos sobre las ciencias secretas  del Abad Motfaucon de Villars que publicó su obra en 1670 denunciando  a los cabalistas  ante los espíritus crédulos. El libro ha sido publicado como Le Comte de Gabalis, ou Entretiens sur les sciences secrètes (1670), edición de Didier Kahn para la editorial Honoré Champion, Paris. 2010

El recipiendario se le confiere el conocimiento de la cábala y de todas las ciencias universales   a fin de hacer de él, un enfant de la sagesse, instruyéndoles en la secreta operaciones de la Naturaleza a fin de poder compartirlo con los otros iniciados.

Un cuaderno que se aporta es muy breve y en él se encuentra una ceremonia de recepción y un catecismo.

Supreme Conmandeur des Astres (78º)

Este es otro ritual epónimo del Barón de Tschoudy, y que figura como Ms.80.
La recepción presenta ante el recipiendario que el cuerpo de Hiram es la materia primera de la Gran Obra, y su estado de putrefacción en la tierra hace que se convierta en la panacea universal.

Este grado confiere la verdadera sabiduría y la felicidad por la instrucción de las distintas etapas necesarias para la realización de la Gran Obra, donde los principales símbolos de los grados simbólico son alegorías (piedra bruta, la estrella flamboyante, el cuerpo de Hiram, las baterías).

Sublimes Philosophes ou Philosophes inconnus. (79º)

Manuscrito registrado como el 111 y denominado como Philosophe Inconnu.

Considerado como un grado del tipo académico en el cual se reivindica la tradición de Hermes continuada por Salomón, que inicia en la sabiduría de la cábala  que es presentada  como el verdadero objetivo final de la masonería en la búsqueda de perfección moral.
La instrucción que aporta este grado es un verdadero tratado de alquimia así com o la explicación del tablero de logia que es un revisión bajo el ángulo hermético de los diferentes símbolos del grado Rosa-Cruz, en el se rencuentra el nombre de los elementos  del grado de Aprendiz  Filosofo y Desconocido del Barón Tschoudy.

Chevalier de Cabale (80º)

EN el Gran Diccionario Histórico de 1732, Morei aporta la siguiente definición sobre los cabalistas: son gentes que son principalmente seguidores de la tradición de los antiguos, o de la ciencia que encierra y pretende todos los misterios de la ancianidad, así como los secretos de nombre inefable de Dios, las jerarquías celestes, las ciencias de los nombres. Etc.

En este grado, el recipiendario es el Caballero del Toisón de Oro, ultimo grado de la masonería hermética de Montpellier, en el cual se hace iniciar en los misterios de la cábala, la cual confiere el conocimiento y la armonía entre la Naturaleza y la religión, lo cual se propone para una mejor comprensión del mundo que se le presenta en el acto de la iniciación.

Un cuaderno que empieza con la decoración de la logia y los ornamentos de los Caballeros cabalistas, dando a su vez el signo, el toque, la palabra sagrada que es Neclamak , la palabra de paso: Kal,  y así se da el nombre, la edad , la marcha , la batería, el Orden  y los privilegios de grado.

La Obligación se realiza mediante el Prometo y Juro la mano izquierda en el aire y la derecha sobre el Nuevo Testamento en presencia del GADU y de este Sublime Sanedrín

Se presenta un largo catecismo que se cierra con los preceptos de Orden Moral y los Orden psíquico, tras lo cual se Cierra el Sanedrín con el signo y las 12 baterías en Honor a Dios…

Le Zodiaque maçonnique (en 12 parties) (81º)

Este cuaderno que encierra en si mismo doce partes o cuadernos están contenidos dentro del Ms. 111, y cada uno de ellos está dedicado a una constelación zodiacal.

Es desde luego el ritual más largo y tal vez el más complejo de los que contiene el Arca de la Vª Orden, el cual en sus distintas partes se puede decir que son rituales de vocación académica y por tanto uno se puede interrogar sobre cuál es el sentido de su práctica real.

Están todos ellos imbuidos dentro de la filosofía hermética que se presenta en forma de jeroglíficos, alegorías, de fábulas y mitos en servicio a toda la constelación filosófica que se soporta.
Contienen tales cuadernos a modo de préstamos textos de diversas obras del siglo XVIII, como La connaissance de la mythologie par demandes et réponses (1739), que tuvo diversas ediciones y reediciones, o el libro Cosmopolite ou nouvelle lumiere chymique (1723) tratado del polaco Michael Sendivogius (1566-1636), del cual se rumoreaba que recibió la Piedra Filosofal de Alexander Seton, el llamado cosmopolita. Se trata de una de las principales obras de la literatura alquímica europea de la Renaissance. Incluso si la duda persiste sobre la identidad del «cosmopolita», sus escritos son una referencia para todos aquellos que desean profundizar en el tema de la alquimia.

El conjunto de los 12 grados zodiacales, están considerados como una alegoría de las 12 pruebas u operaciones del trabajo alquímico, que se cierra con el grado de Chevalier des Poissons, el nec plus ultra de la serie, y que es a su vez una forma de advertencia al recipiendario: No se trata de acumular oro, sino de conocer mejor y servir al autor de la naturaleza, para devolverle al hombre primordial.

Este gran cuaderno como ya he dicho se conforma con otros sub-rituales como son  Le Chevalier du Taureau que presenta  los siguientes apartados: decoración de la Academia, con sus  distintas decoraciones, el tablero de la Academia, y su correspondiente Apertura en la cual se exponen los Signos, los toques y la Joya de grado que es la figura de un todo en oro, sobre la que se graba  la estrella  de Aldebaran, que va suspendida de un cordón azul en collar  sobre el cual bordados 51 estrellas.

Se aporta la instrucción del grado y el Cierre de la Academia.

 El siguiente cuaderno está dedicado a los Chevaliers des Gemaux, que sigue las mismas trazas que el anterior en sus exposiciones, al cual le sigue el cuaderno dedicado al Chevalier de l´Ecrevisse, al igual que lo hace el Chevalier du Lion, que es el quinto cuadernillo ritual.

A continuación viene el Chevalier de L´Epy ou de la Vierge, cuyo ritual aporta una plegaria, y después viene el cuaderno séptimo de Chevalier de la Balance,  cuyo tablero de Academia es un rectángulo  y en su parte media se haya  representada la estatua de Themis, con la balanza en una mano y la espada en la otra, a un lado se haya  la estatua de Medusa y  en el otro una égida, conteniendo además una fuente  y la representación de Pegaso.

El sub-ritual  u octava parte está dedicado al Chevalier du Scorpion, cuyo tablero de la Academia  estarán trazadas al Occidente la figura de Neptuno  y la de Júpiter, luego al Mediodía la Mercurio y en el Septentrión  a un lado un águila  y al otro lado un león, y al Oriente  dos animales y la Luna en pleno apogeo, y la joya del grado es la figura de un escorpión sobre el cual están grabadas en plata tres estrellas dispuestas en arco, una cuarta sobre el corazón y otras sobre la cola, lo cual se suspende de un collar  con 22 estrellas bordadas.

El siguiente grado es el Chevalier du Sagitario, seguido del ritual del Chevalier de Capricornie, y del Chevalier du Verseau que presenta una cámara muy ricamente ornamentada y con un tablero de la Academia representado en un gran rectángulo un gran águila que sostiene sobre sus garras un hombre joven, cuyo tablero durante la recepción  será situado sobre una pequeña tabla delante del trono, dicho águila representa  el disolvente de los filósofos y de Gáminedes  de la tierra y con la conjunción de dichas substancias poder hacer el néctar  por cuyo medio los Dioses se hacen inmortales.

Cierra este gran cuaderno el ya citado Chevalier des Poissons, cuyo tapiz de Academia, se conforma mediante un rectángulo en cuyo fondo habrá representado un río en el cual hay dos delfines sobre los que se encuentra Venus y Cupido, y en sus bordes un gigante enorme que les persigue. La joya se compone en base a dos peces en oro ensamblados, lo cual se suspende de un collar azul sobre el cual habrá bordadas cuarenta y dos estrellas.

RECENSIÓN

Una vez fallecido Montaleau, se pone en escena en 1808 por un Consejo de nueve miembros poseedores de los más altos grados, y como guardianes de los Reglamentos y los Archivos del Gran Capitulo Metropolitano, asistidos por una serie de 27 Prosélitos ponen en marcha la Vª Orden, en un ambiente fuertemente católico y una importante dominancia de la cultura hermética y caballeresca, que como hemos ido entresacando de dicho bagaje ritual se opera sobre diversas bases.
  • ·   Por un lado, la filiación de los masones operativos del medievo con las tradiciones constructores del Templo de Jerusalén.
  • ·     El origen caballeresco que se revela a través del Discurso del Caballero Ramsay de 1737.
  • ·  El origen templario, los francmasones como descendientes conceptuales de los Templarios
En todo caso con todo ese volumen de rituales (81) los comisionados terminan por presentar nueve series de nueve grados, a modo de una progresión del Rito Francés, de la cual no todo parece aprovechable.

La 1ª Serie. Comprende los grados de Aprendiz, Compañero y Maestro que son la pieza común en todos los sistemas masónicos, los cuales invitan a la concluir la construcción del templo de Salomón después de la muerte de su arquitecto, Hiram, haciendo hincapié en la búsqueda de la perfección.

La 2ª Serie.  Está compuesta por los Grados de los Elegidos, designados al azar para  llevar a cabo la búsqueda de los asesinos de Hiram con el fin de vengar su muerte, y Elegido por Salomón para supervisar la construcción del templo.

La 3ª Serie. Todo un conglomerado de familias de grados de Elegidos por Salomón que anuncian las series escocesas para los grados probatorios, por encima del grado de Maestro de Logia dentro de la Masonería de Perfección.

Series 4ª y 5ª compuesta por los grados denominados escoceses, con muy diferentes objetivos y entre los que destacan las referencias al Antiguo y Nuevo Testamento, en la secuencia de buscar la palabra perdida tras la muerte de Hiram.
Los rituales muestran una serie de ceremonias cuasi sacerdotales, y como tales Escoceses se muestras como un círculo cerrado perseguidores de la virtud y
 Celosos conservadores del conocimiento adquirido.

Serie 6ª. Da comienzo la llamada Masonería Renovada, según Colette Léger, que sitúa la destrucción del Templo de Jerusalén, apareciendo por tanto los grados caballerescos cuyo representante más fiel sería el Caballero de la Espada o del Oriente actuando como grado terminal en 1750, cuya temática como es la salida del exilio de Babilonia de los judíos para construir el Templo se entremezcla con las míticas de las cruzadas y los míticos templarios.

Serie 7ª. Grados y rituales netamente cristianos como el grado del Águila o Rosacruz, considerados como los «nec plus ultra» a partir de 1760, que como expone Léger: el resultado de la recepción, conlleva un dialogo de tipo socrático, que permite reencontrar la palabra perdida tras la destrucción del Templo».

Serie 8ª. Esta serie confiere a la masonería a través de los rituales la filiación caballeresca y templaria don una serie de discursos historicistas en los que están presentes las cruzadas, se distinguen en este sentido los grados de Grandes Elegidos  y los Caballeros Kadohs, que se remata con una exposición hermética y de alta moralidad a través de grado del Caballero del Sol. Grado que se confería a los Prosélitos para su entrada en la Vª Orden, concluyendo de este modo el campo de los conocimientos masónicos.

Serie 9ª. Constituida por los grados de tradición hermética, sin dejar de lado la cábala, la alquimia o la astrología, vistos o revisitados desde un ángulo hermético., y presentados como propedéuticos en el arte de la transmutación   de los metales por la operaciones de la Naturaleza, Grados que son reservados al Consejo de los Nueve de la Vª Orden, detentores de los grados Rosa-Cruz.

CONCLUSIONES 

De esta forma se concluye el repaso del contenido del Arca de la Vª Orden de Sabiduría del Rito Francés, 

En su  seno encontramos un importante bagaje ritualístico de muy diversa naturaleza, unos 81 rituales, de los cuales se tienen escasos datos, sobre todo acerca de sus procedencias y posibles usuarios, lo cual sería importantes conocer quienes estaban promoviendo todo este conjunto ritualístico de podemos situar en el origen del escocismo tanto de primera como segunda hornada, y en los cuales quedan patente desde un principio las influencias caballerescas, neotemplarias, y hermético-alquímicas que se iban introduciendo en la masonería simbólica no escocista.

Un compendio ritual del cual nos tenemos estadísticas sobre las aceptaciones y rechazos acerca de todo este bagaje ritual, cuantos de esos rituales fueron desechados y cuantos fueron puestos en cuarentena, y cuales formaron parte del patrimonio del Gran Capitulo General.

Es cuasi evidente que puso a cierta distancia por parte del quehacer de los organismos masónicos del Gran Oriente de Francia, pues es notorio que los grados Rosacruces y los Kadohs creaban cierta incomodidad orgánica, no solo al Gran Oriente de Francia, como estructura que caminaba hacia una cierta neutralidad religiosa,  sino a también a muchos de sus miembros que se expresaban de forma distante acerca de todas estas influencias, y que les llevaba a rechazar muchos de estos materiales rituales como poco válidos.

No olvidemos que este desarrollo del que estamos hablando tiene mucho que ver con la reforma masónica que emprenden el Régimen de los Filaletos sobre la logia los Amigos Reunidos en la que estaba Roëttiers de Montaleau.

No cabe duda que dicho conjunto de cuadernos rituales es una importante herramienta para conocer el mundo ritual del siglo XVIII  que se fue abriendo paso, como estamos viendo, de forma paralela al desarrollo de la formas simbólicas masónicas en base al omnipresente escocismo, por eso resulta extraño la existencia de algunos rituales con propuestas tan definidas afines al la cábala al hermetismo, o al rosacrucismo, y llama mucho la atención esa doble velocidad cuando comprobamos que  la masonería simbólica aún estaba cimentando y madurando  su desarrollo orgánico y ritual y en cambio los Altos Grados tenían ese grado de desarrollo conceptual.

Esta situación explica como Roëttiers de Montaleau, con su equipo de colaboradores fue capaz de codificar los grados simbólicos en una herramienta genuina, como fue el Régulateur du Maçon,  aunque Ludovic Marcos, lo presente  como «un texto fundamental, pero que no es nada más que una versión propuesta a las logias, y la puesta en escena de una de las infinitas versiones» pues pese a esta opinión, el equipo de codificación fue capaz de presentar una obra culmen en los grados simbólicos  sin embargo frente a dichos cuadernos rituales para componer las llamadas Ordenes de Sabiduría no parece que fueran capaces de presentar el mismo nivel de trabajo para lograr la codificación del llamado Chevalier Maçon.

Puesto que el Gran Oriente de Francia arrastraba los planteamientos frente problemáticas críticas y herméticas en sus Altos Grados, (Ordenes de Sabiduría), sobre manera en los grados terminales como el Rosacruz o el Caballero Kadohs, ya que pese a su importancia no parecía posible deshacerse de todo el entramado alquímico y hermético que sujetaba todo este conglomerado ritual que presentan en gran parte los 81 rituales del Arca de la Vª Orden.

Está claro que frente a toda esa barahúnda de presencias e influencias, a los miembros de las distintas Cámaras de Grado no les quedaba más alternativa que rechazar muchas de las  propuestas rituales que presentaban los diversos cuadernos rituales como inviables, al menos eso es lo que parece desprenderse de actuaciones de los distintos organismos que trabajaron en dicha codificación en el seno del Gran Oriente de Francia, frente a las cuales, dichos comisionados lo que hicieron fue dejar de lado muchos rituales como inservibles, y otros los dejaron de cara a futuros estudios, o aprovechamientos.

Nos falta mucha información complementaria sobre este gran bagaje ritual del cual estoy seguro, que el REAA sí supo sacarle provecho, ya que su tesitura era diferente y partía de un planteamiento de flexibilidad y adecuación a las demandas rituales, que como se está viendo venían de lejos.

Es de agradecer al equipo del Gran Oriente de Francia, y en especial a Colette Léger, y a otros como Pierre Mollier, sus trabajos por desempolvar todo este cumulo de archivos sobre los cuales hemos he ido trabajando y exponiendo para que los estudiosos y entusiastas del Rito Moderno y el Rito Francés, y en especial en lo que respecta a las Ordenes de Sabiduría en lengua castellana, tengan al menos un acercamiento a ese bagaje ritual de los 81 rituales.

En todo caso Roëttiers de Montaleau al final, en el Comité  del Soberano Capitulo  Metropolitano del 20 diciembre de 1806 hace  esta observación  «que las circunstancias parecen requerir que el GOdF esté informado de que el Capítulo ha profesado un conocimiento masónico de hasta 81 grados, distribuido en una serie de 5 Órdenes, y celoso de ayudar a repeler el abuso del tales grados  invita a organizar los Capítulos Superiores no confiriendo a los HH. GG por encima del título de R + C, como grado límite»..

Cierto es que a la muerte de Roëttiers de Montaleau en la refundación del Vº Orden  el 18 de febrero del 108. y sobre la base de los trabajos y los reglamentos aporvados con unanimidad, precisan que  será dirigido por un Consejo de Nueve miembros que poseerán los más altos grados, como guardianes de los reglamentos y los archivos, y los archivos rituales conservados en el Arca de la Vª ORden. Dicho COnsejo de los Nueves estaba auxiliado de una clase de 27 Prosélitos, habiendo sido recibidos  bajo la ceremonia de recepción del Chevalier du Soleis, con la intención de recibir a los detentadores de ALtos Grados de otros ritos, a fin de aumentar la base de conocimientos. De esta forma la Vª Orden se verá reafirmada sobre  el rol de la Academia de Grados y Ritos que se volvía a recuperar  desde 1784.

Las referencias bibliográficas y fuentes han sido:

Les 81 grades qui fondèrent au siècle des Lumières le Rite Français, préface de Philippe Guglielmi, Co-édition Conform-Grand Chapitre Général du Grand Orient de France, collection Joaben hors-série, 3 volumes (264 p. + 264 p. + 328 p.), Paris, 2017, 97 €.

Enlaces a las entregas anteriores:
 Víctor Guerra. MM .:. y Vª Orden,  9º grado, de las Ordenes de Sabiduría del Rito Francés y Moderno. Venerable Logia Investigación Los Modernos. Presidente del Círculo de Estudios de Rito Moderno y Frances Roëttiers de Montaleau